Hasta siempre Lee Kerslake y Ken Hensley (URIAH HEEP) – 1

Seguimos con la triste racha de grandes pérdidas en el rock. Os hablamos ahora de dos miembros de URIAH HEEP, grandes músicos, compañeros y amigos, que se han ido en un breve periodo de tiempo: Lee Kerslake en septiembre y Ken Hensley hace unos días.

Era justo hacer un homenaje conjunto, y en tres partes. ¡Vamos con ello! Y empezamos por la primera y hablando de Lee Kerslake… (en la segunda parte hablamos de Ken Hensley, y en la tercera nos despedimos de ambos). 

RIP Lee Kerslake

Es curioso que en plena pandemia mundial de la Covid-19 estemos lamentando no solo sus efectos devastadores, obviamente, sino también la pérdida de grandes músicos internacionales con largas carreras llenas de éxitos e historias interesantes, pero ninguno de ellos nos ha dejado por este virus, sino por motivos completamente diferentes:

Pete Way (UFO) falleció por no superar las secuelas de un accidente de tráfico, y el cáncer se llevó a Frankie Banali (QUIET RIOT) en agosto y a Eddie Van Halen (VAN HALEN) al comenzar octubre (y os contamos sus vidas en nuestros artículos respectivos). A este luctuoso listado hay que añadir a otros dos grandes artistas muy queridos tanto por amigos y conocidos como por fans, de nuevo surge esa unanimidad que solo los más grandes alcanzan. Vamos a contaros por separado quiénes eran Lee Kerslake y Ken Henlsey, ambos destacados miembros de URIAH HEEP. Y darles desde aquí nuestro sentido pésame y a la vez homenaje por tanto. ¡Gracias y hasta siempre amigos!

Lee Kerslake

Empezamos con esta biografía del batería Lee Kerslake (ex URIAH HEEP y OZZY OSBOURNE entre otros), un hombre muy generoso al que algunos trataron mal, y que fue capaz de perdonar y mantener la amistad hasta el final.

Lee Mike Kerslake nació en Bournemouth (en el condado de Dorset, Gran Bretaña) el 16 de abril de 1947. A los 9 años vio actuar a la orquesta de Ted Heath (le invitaron a subir al escenario a tocar algún instrumento con ellos) y en ese momento eligió la batería para el resto de su vida. Le compraron una réplica de la de Ringo Starr (aunque no le seguía mucho, él quería ser diferente a los demás, y acabaría admirando más a sus amigos John Bonham – LED ZEPPELIN, Ian Paice –DEEP PURPLE- y Cozy PowellGARY MOORE, MSG…-) y cambió jugar por aprender a tocar.

Empezó a ser profesional junto a algunos músicos (incluido Ken Hensley) que le acompañarían en varias bandas. A los 18 años ya tocaba con la banda de blues psicodélico THE GODS, y publicaron “Genesis” (1968) y “To Samuel A Son” (1969). Les siguieron “Orgasm” con HEAD MACHINE (un proyecto paralelo a THE GODS, donde Lee y Ken usaron pseudónimos), y el primer álbum (homónimo) con TOE FAT, ambos en 1970. En todos ellos el cantante, guitarrista y compositor era, como decimos, su amigo Ken Hensley, que después dejó todo para irse a URIAH HEEP. Lee además grabó “Albert One” con la banda de country-rock NATIONAL HEAD BAND (1971). Dos años después, cuando URIAH HEEP ya tenía tres discos publicados, con críticas dispares (el primero fue muy criticado en Estados Unidos, mientras los dos siguientes recibieron más halagos, podéis ver los detalles en el siguiente artículo), decidieron fichar a Kerslake.

Lee Kerslake – Uriah Heep

Sucedió tras una prueba de NATIONAL HEAD BAND ante el manager Gerry Bron. Éste descartó a la banda, pero eligió a Lee como nuevo batería de URIAH HEEP. Lee entraba a formar parte de una banda ya consolidada, pero contribuyó a reforzar su sonido, les aportó fuerza y sentimiento, lo cual se pudo comprobar en los dos trabajos que grabaron ese mismo año, “Demons & Wizards” y “The Magician’s Birthday”, que son fantásticos. Con ambos consiguieron admiración en todo el mundo.

Eran discos de rock progresivo de un grupo muy prolífico, publicaban algo nuevo cada año, y mantenían el estilo, aunque hacia 1975 ya tenían un sonido más cercano al hard rock algo más sencillo y no tan elaborado (de nuevo, os lo contamos con más detalle en el artículo sobre Ken). ¿Vemos una actuación en Tokio (Japón) en 1973?

En los siguientes años siguieron siendo muy productivos, publicando un disco por año e incluso más, hasta editar un total de 9 álbumes de estudio (con Lee en sus filas, queremos decir) y otro más en directo, el aclamado “Uriah Heep Live” (1973), pero la calidad de sus trabajos era algo inferior, con sonidos menos duros y más comerciales, tal vez por los numerosos cambios de formación (que no gustaron ni a Lee ni sobre todo a Ken, como leeréis en su biografía). De hecho, David Byron y Ken Hensley dejaron la banda y comenzaron sus carreras en solitario, y el incansable Kerslake participó en el primer disco de cada uno, y en muchas otras colaboraciones.

Tras grabar con URIAH HEEP el disco “Firefly” (en el que se le acreditó como Lee “El Oso” Kerslake, haciendo referencia a su contundente aspecto físico), a finales de 1979 Lee decidió dejar la banda. Su relación con el manager Gerry Bron nunca había sido buena, le acusaba de exigir demasiado de la banda (hubo quien le llegó a culpar de la muerte por sobredosis del bajista Gary Thain) y de llevarse demasiado dinero por su servicio (les tuvo un año sin cobrar para salvar su propia aerolínea), y Lee decidió irse después de oírle decir que su presencia en el grupo era irrelevante. Con Hensley mantenía una relación intermitente de amor-odio que afortunadamente acabó en una gran amistad. Les consideraba a ambos culpables de no estar cómodo en la banda, por querer controlar todo, cosa que con él allí no podrían conseguir. Hay que aclarar que Lee Kerslake también tenía fama de tener un carácter fuerte, y seguramente fuera cierto también.

Blizzard of Ozz

En 1980 comenzó la complicada relación de Lee con el matrimonio Osbourne. El azar quiso que Lee y Ozzy (ya fuera de BLACK SABBATH) coincidieran en un ascensor de un hotel de Australia, ambos acompañados de sus guardaespaldas, lo cual les resultó divertido. Pronto Lee entró en su nueva banda BLIZZARD OF OZZ (junto con el aún desconocido Randy Rhoads y el bajista australiano Bob Daisley, su gran amigo hasta hoy). La compañía discográfica Jet Records (propiedad del suegro de Ozzy, Don Arden) quería convertirlo en el primer proyecto en solitario de Ozzy, y llamarlo simplemente OZZY OSBOURNE u OZZY, pero los demás miembros se negaron a ser la “banda acompañante de la estrella” (y aun así se puede ver que las portadas de ambos discos dan lugar a la confusión, con el nombre de Ozzy escrito más grande que el propio nombre de la banda, que en el segundo ni aparece).

Ese mismo año se grabó el disco que iba a ser homónimo del grupo, “Blizzard Of Ozz”, para el que Lee ya aportó numerosas ideas compositivas y se encargó de grabar todas las baterías (aunque no era el primer batería que pasaba por allí). A Don Arden le pareció tan bueno que les hizo grabar enseguida otro, antes de que salieran a la que él sabía que sería una larga gira por Estados Unidos, y al año siguiente grabaron “Diary Of A Madman”. De nuevo, Kerslake (esta vez junto a Daisley) contribuía a reforzar el sonido y el éxito de un músico ya consolidado. Y entonces llegó la polémica… pero antes escuchemos el clásico «Crazy train» en su versión original:

Kerslake había dejado la formación para cuidar a su madre, en la recta final de su diabetes. Y después él y Daisley se llevaron la sorpresa de que en el disco no figuraban ellos como los artistas participantes, sino Tommy Aldridge (WHITESNAKE) y Rudy Sarzo (QUIET RIOT, WHITESNAKE). [Aldridge siempre admitió que él no es el batería que suena en ese disco, y siempre confirmó que Kerslake sí lo es]. Además, tampoco recibieron su parte de las ganancias de ambos discos, bajo el pretexto de que solo eran músicos contratados, no miembros de la banda. Sharon, que organizaba todo, les había echado sutilmente.

Por ese motivo, ambos músicos les demandaron, reclamando el dinero y la acreditación del trabajo. Los Osbourne compraron los derechos de ambos discos y los renombraron como discos de OZZY en solitario. Todo esto llevó a Kerslake a la bancarrota y a tener que vender su casa. En 2002 Kerslake y Daisley perdieron el juicio porque el caso había prescrito después de demasiado tiempo de demora, empeorando gravemente su situación económica, y en el caso de Lee hasta su salud (incluso teniendo que ir a vivir a casas de amigos o conocidos). Además, tuvieron que sufrir el bochorno de ver cómo se regrababan de nuevo ambos trabajos, sustituyendo sus pistas de grabación originales por otras nuevas, a cargo del batería Mike Bordin (FAITH NO MORE) y del bajista Robert Trujillo (SUICIDAL TENDENCIES y actualmente en METALLICA), aunque esa nueva edición retocada vendió muy pocas copias.

Por fin con sus discos de oro

En 2011 sin embargo, sintiendo la presión de los fans, se volvieron a reeditar los dos discos, esta vez con las pistas originales, y Lee afirmaba no entender por qué los Osbourne le tenían tanto odio. Recordaba una ocasión en que el propio Ozzy, durante la gira americana, le había pedido a él que hablara con Sharon para decirle que su marido se veía incapaz de dar dos conciertos en una noche en Nueva York, y Lee, que sentía un cariño inmenso por Ozzy, lo hizo, habló con ella de parte de él. Parece ser que desde ese momento ella ya no le tenía entre sus favoritos, pero la reacción de sacarles fuera de todo parecía exagerada. La versión del abogado Steven Machat, que gestionaba los contratos del matrimonio con la discográfica, era que a ella le parecía excesiva la participación del batería y del bajista en el proceso compositivo (desde luego, participaban bastante en dicho proceso, según confirmó en ese mismo momento el productor de ambos trabajos, Max Norman), ya que prefería que su marido tuviera todo el control.

Afortunadamente, Lee confirmó después que, ya muy enfermo y sin ganas de seguir enfadado, había hecho las paces con el polémico matrimonio, pese a lo que le habían hecho. En el fondo, dijo, se daba cuenta de que la vida es muy corta y prefería irse sin rencores, considerando a la pareja como sus amigos (e incluso pidiendo a sus fans en las redes sociales que ellos hicieran lo mismo y simpatizaran con Sharon, que además ya sufría lo suyo con Ozzy, también muy enfermo). Les escribió una cariñosa carta de reconciliación, en la que además les pedía que hicieran realidad un último deseo antes de morir: recibir de ellos los certificados de los discos de platino que recibieron esos dos álbumes, para verlos colgados de su pared antes de irse.

January 23rd, 2019 © 2019 Ron Lyon/HOHMH. All Rights Reserved

No sólo él se ablandó, también los Osbourne, y le respondieron con otra carta enviando buenos deseos y accediendo a su petición (como vemos en la foto de arriba). Cierto es también, que años también habían dado su brazo a torcer, accediendo a acreditarles como compositores e intérpretes de esos discos, y cobrando sus derechos (o al menos una cantidad acordada) por ese trabajo. Más vale tarde que nunca, ¿no?

Pero volvamos a los años 80… Tras grabar los dos primeros superventas de OZZY OSBOURNE, la salida por la puerta de atrás de ese proyecto le dejó libre para volver a ingresar en una nueva formación de URIAH HEEP, con el guitarrista y fundador Mick Box queriendo recuperar la trayectoria anterior, y con el manager Gerry Bron negándose a participar esta vez (para alegría de Kerslake). Publicó con ellos hasta 18 álbumes más (incluyendo numerosas grabaciones en directo), entre 1982 y 2004. El fantástico primer disco de estudio de este retorno, el “Abominog” (1982), volvió a ponerles en lo alto del podio. Los discos siguientes fueron bien valorados en general, con algún altibajo y algún cambio de formación.

En 1987, URIAH HEEP se convirtió en la primera banda occidental que dio un concierto en la ya extinta Unión Soviética (que podemos escuchar completo pinchando aquí), dentro de su nueva política de apertura denominada Glásnost. Hasta 180.000 asistentes pudieron verles llenar el Estadio Olímpico Luzhnikí (entonces llamado Estadio Central Lenin) de Moscú varias noches. Poco después Lee dejó de componer canciones, se había cansado de esa parte del trabajo (se limitaría a hacerlo en casa, sin publicar nada, hasta una década después).

Uriah Heep en Moscú en 1987

En los años 90 dejaron de ser tan productivos, y se fue ampliando el tiempo entre la publicación de un disco y el siguiente. Eso sí, estaban de gira casi constantemente. Fue en esa época cuando vivió en las Islas Canarias, en Lanzarote, y tampoco perdió el tiempo. Fue co-propietario y colaborador en los estudios Ana Lee, y en 1994 produjo un disco para el grupo local KALMACHICHA, titulado “Luna Llena”, que tuvo éxito en las islas. Después, URIAH HEEP volvió a resurgir con más fuerza en el nuevo milenio (lo mismo que les sucedió a muchas bandas de rock contemporáneas).

Además por fin hizo las paces con Ken Hensley, con un simple abrazo en el primer ensayo para preparar la grabación del álbum “The Magician’s Birthday Party” (2002). Ya no volverían a tener más disputas.

En 2003 formó parte de una superbanda llamada LIVING LOUD, con su amigo y compañero de pleitos Bob Daisley (ex URIAH HEEP, GARY MOORE, OZZY OSBOURNE), el guitarrista Steve Morse (DIXIE DREGS, KANSAS, DEEP PURPLE) y el cantante Jimmy Barnes (nacionalizado australiano aunque de ascendencia escocesa). Además el teclista Don Airey (ex-RAINBOW, OZZY, WHITESNAKE, DEEP PURPLE) era invitado en uno de los cortes. Publicaron un disco homónimo (tocando temas que Daisley y Kerslake habían escrito y publicado en sus trabajos con OZZY OSBOURNE), y un disco en directo. Además, creó su propia LEE KERSLAKE BAND, y participó en numerosas actuaciones de otras bandas.

Uriah Heep 90 / 2000

En 2007 Lee tuvo que dejar definitivamente URIAH HEEP, debido a sus serios problemas de salud, ya que tenía varias enfermedades que le impedían seguir tocando la batería. Su primera salida de URIAH HEEP la había hecho muy enfadado por el trato recibido por el manager, y esta segunda vez fue un acto de responsabilidad muy doloroso para él, pero no le quedó más remedio. Como buen compañero, después no dudó en alabar el trabajo de sus sustitutos, Chris Slade y Russell Gilbrook (que de hecho sigue con el grupo, haciendo un excelente trabajo). Al año siguiente volvió a coincidir con Ken Hensley (y con John Lawton y Paul Newton) en la convención de fans de URIAH HEEP, y más tarde en el concierto de URIAH HEEP LEGENDS, en 2012.

En 2014 grabó el valorado álbum “The Sun Has Gone Crazy” en la banda BERGGREN KERSLAKE BAND, que formó junto al cantante sueco Stefan Bergren (SNAKES IN PARADISE), tocando un Hard Rock con toques de blues maduro y elegante, muy al estilo de los primeros trabajos de WHITESNAKE y de otros grupos de los años 70.

En 2015 URIAH HEEP tocó en Moscú, en un único concierto para el que contaron de nuevo con Lee y con Ken Hensley (de hecho, se les nombraba como estrellas recuperadas para ese evento). Se grabó un disco doble no oficial, titulado “Bring Back To The Seventies”. Ese mismo año, Lee, casi sin recursos, empezó a grabar en un pequeño estudio, a sus casi 70 años, su primer disco en solitario, con el título “Eleventeen”, un término inventado en su infancia cuando aprendía su idioma natal. El año pasado Lee lo definía como un disco con varias canciones heavies, otra ideal para ser cantada en algún pub, y una balada dedicada a su madre.

Era un álbum variado en el que cantaba, pero no tocaba la batería (su salud, y forma física, ya no se lo permitía), grabado a intervalos discontinuos ya que Lee se veía obligado a interrumpirlo para poder realizar su quimioterapia (ya entonces tenía cáncer avanzado), y que estaba ya listo para llegar pronto a las tiendas.

Un año después, colaboró con la actriz y escritora británica Tayla Goodman, de la productora London Bridge Films, a la que encontró paseando al perro por un parque, y tras charlar un rato y conocerse, decidieron grabar un videoclip para su álbum en solitario, titulado “Celia”. En diciembre de 2018 Lee dio la noticia de que estaba muy enfermo, luchando contra un severo cáncer de próstata.

Lee Kerslake

En una entrevista a Classic Rock Magazine, contó que ya en 2013 le habían dado cuatro años de vida, y él había luchado contra ello, animado por su pasión por la música y con muchas ganas de vivir, pero ahora, con la salud más debilitada por sufrir además diabetes, psoriasis, artritis y dos soplos cardíacos, y con el cáncer extendido a los huesos, la perspectiva era de tan sólo unos meses más.

Lee pensó en tres cosas que desearía cumplir antes de desaparecer. La primera era poder publicar ese disco en solitario, titulado “Eleventeen” (se espera que salga publicado pronto). La segunda era lo que os hemos contado antes, recibir los certificados de los discos de platino que grabó con BLIZZARD OF OZZ, y los recibió un mes después de pedirlos por escrito, en enero de 2019, junto con una carta dándole ánimos (fueron entregados en la misma ceremonia en que le incluían en el Hall of Heavy Metal History).

La tercera era volver a tocar con URIAH HEEP en un escenario, y lo pudo hacer el 14 de diciembre de 2018, en el Shepherds Bush Empire de Londres, cantando con ellos el tema «Lady in Black”, emocionado y sin poder resistirse a mover un poco las baquetas al final, como vemos en el vídeo:

En 2018 volvió a contar con Tayla Goodman (que no le conocía de nada antes de trabajar con él, pero que sin duda ahora es su mayor admiradora), esta vez para grabar un documental sobre su vida. Se le había ocurrido que quería dejar un legado para sus fans y algo de dinero para su esposa Sue. Hizo varios viajes para que en el documental aparecieran Ian Paice (DEEP PURPLE), Joe Elliott (DEF LEPPARD, con el que se reunió en la fábrica Guinness de Dublín, que le incluyó en su propio “Paseo de la Fama”), sus ex compañeros Ken Hensley y Mick Box (URIAH HEEP), Nicko McBrain (IRON MAIDEN) y Gene Simmons con Paul Stanley (KISS).

Luchador incansable, pese al dolor que sufría con su enfermedad, su motivación era inspirar a otros enfermos, para que luchen por superar su mal, y mostrar al mundo la camaradería entre músicos internacionales, pese a que no tuvieran mucha relación últimamente. Según él, la música le había mantenido con vida durante estos años, y deseaba dar al mundo más de lo que había dado ya. Además repasaría su infancia, con visitas a lugares especiales en su amado Bournemouth (su primera casa, su escuela, el primer pabellón en el que tocó y fue descubierto como músico, con sus colegas de entonces, pero muy emocionado de verles 55 años después), y su carrera, con encuentros con viejos amigos.

Se titularía “Not On The Heep”, y se publicaría al mismo tiempo que su disco inédito “Eleventeen”. Pero también era realista, y ante la perspectiva de que no llegara a verlo realizado, afirmaba con optimismo: “Son lo que son, y estoy orgulloso de ello”.

Para poder financiar este ambicioso proyecto, se creó una campaña de recogida de fondos a través de la plataforma Indiegogo, aunque con poco éxito. A día de hoy sigue en marcha otra campaña de recogida de fondos, esta vez en Gofundme, y organizada por la propia Tayla Goodman, que no llegó a tiempo de que Lee viera el resultado, pero lo sigue intentando.

Texto: Mar Fuertes y David Esquitino 

Al final, Lee murió en Londres el pasado 19 de septiembre, a los 73 años. Como os contamos en la tercera parte del artículo…

Comments

2 thoughts on “Hasta siempre Lee Kerslake y Ken Hensley (URIAH HEEP) – 1”

  1. Freaks says:

    «el aclamado “Uriah Heep Live” (1993)…», es 1973

    1. Red Hard´n´Heavy says:

      Ups, cierto, se nos colón un 9 ahí! Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »