Biografía de Frankie Banali – Batería clásico de QUIET RIOT

Recientemente nos dejaba (tras una larga batalla), el gran Frankie Banali. Os contamos quién fue el brillante batería de QUIET RIOT que se ha ido muy pronto y ha dejado una huella indeleble en mucha gente (por su valiente lucha y entereza ante el cáncer).

Frankie Banali – Hasta siempre

2020 es un año de pérdidas, y hoy os contamos la de un gran músico, y un tipo muy querido y valorado en la industria: el batería Frankie Banali. Como decimos, un músico admirado en el mundo del rock y del heavy metal sobre todo por su importante labor en grandes grupos como QUIET RIOT y W.A.S.P., además de haber participado en muchos otros proyectos, aunque con menor aportación (pese a hablar de grandes nombres como BILLY IDOL, FASTER PUSSYCATS e incluso TWISTED SISTER). Además, la historia de Banali es una historia de pérdidas a lo largo de su vida. Y también es una historia de lucha y de gran fuerza de voluntad para superar todos los baches. Os contamos muchas cosas de su intensa vida.

Frankie Banali nació en Queens, Nueva York, en 1951. Era hijo de emigrantes italianos, Jack y Martha, y de ascendencia latina (por eso hablaba español con cierta fluidez). No sabemos mucho de su infancia, pero sí que a este intrépido escorpio le influenció enseguida la forma de tocar de Charlie Watts (THE ROLLING STONES), y más adelante de John Bonham (LED ZEPPELIN), del que aprendió cómo conseguir el sonido más duro, y de Terry Bozzio (FRANK ZAPPA, MISSING PERSONS… además de múltiple trabajo de sesión en su CV), del que imitó la técnica, además de muchos otros baterías reconocidos.

El cáncer estuvo muy presente en su vida, y empezó llevándose a su padre muy pronto, en 1975. A sus 24 años se fue a vivir a Los Ángeles, donde empezó subsistiendo como podía, llegando a tocar hasta en 4 bandas diferentes a la vez. Entre esas primeras bandas estaba STEPPENWOLF, en una nueva formación de la gran leyenda del Hard Rock, liderada por su ex bajista Nick St. Nicholas, y con el teclista original Goldy McJohn.​.. aunque sus miras eran más altas.

En 1979, Banali, junto con el bajista Dana Strum (actualmente sigue en SLAUGHTER y la banda en solitario de Vince Neil), estaba ensayando “en secreto” con el añorado guitarrista Randy Rhoads y con el cantante Ozzy Osbourne. El primero quería irse de QUIET RIOT (dejando plantado al cantante Kevin DuBrow, y el bajista Rudy Sarzo le siguió), y el segundo había salido de BLACK SABBATH y hacía audiciones para crear su propia banda. Sin embargo, en 1980 Banali acabó formando un nuevo grupo con Dubrow, y lo llamaron así, DUBROW, pero poco después lo renombraron otra vez como QUIET RIOT, junto con el bajista Chuck Wright y el guitarrista Carlos Cavazo (ex SNOW, y tocando en los últimos tiempos en RATT). Randy Rhoads murió repentinamente (estando ya con OZZY, como todos sabemos) y Rudy Sarzo (que había sido amigo de Banali desde muy joven) regresó a QUIET RIOT.

Quiet Riot – Formación clásica

Este cuarteto tan multicultural (DuBrow era judío, Cavazo es mexicano, Sarzo es cubano y Banali era de origen italiano) firmó un contrato con Pasha Records, y seis meses después lanzó el aclamado álbum “Metal Health”. En esa época, el Heavy Metal en Estados Unidos era un género musical menospreciado por las discográficas. Pero en 1983, ocho meses después de su lanzamiento, “Metal Health” alcanzó el primer puesto en las listas Billboard 200 (reemplazando a “Synchronicity” de THE POLICE y a “Thriller” de MICHAEL JACKSON, ¡casi nada!), siendo el primer álbum de heavy metal en llegar al número 1 en las listas. De hecho subió a QUIET RIOT al podio musical, y vendió más de 10 millones de copias en todo el mundo y fue parte clave para convertir al Hard Rock y Heavy Metal en la música más popular de Estados Unidos en los 80.

Sin duda hablamos de uno de los discos más importantes del género y el que subió a QUIET RIOT a la primera división de inmediado. Años después, Banali lo recordaría diciendo: “QUIET RIOT era un fenómeno. Estábamos viviendo nuestro sueño…”. Abrió las puertas a muchas bandas que antes habían pasado desapercibidas: MÖTLEY CRÜE, TWISTED SISTER, RATT, GREAT WHITE, TESLA, WHITE LION, etc. Y mejoró la calidad de los contratos que firmaron todos después, claro. Los suyos los primeros, al menos entonces. No hay más que recordar las inversiones en los siguientes videoclips del grupo, o el gasto de los músicos en casas, coches… y excesos.

Resumiendo mucho, los siguientes años se resumen en las múltiples entradas y salidas de músicos en QUIET RIOT, al mismo tiempo que producían nuevos discos, hasta un total de 14, con críticas dispares en cada uno de ellos, sobre todo después de no poder volver a repetir el gran éxito que tuvieron con “Metal Health”. Lo más cercano fue lógicamente con “Condition critital” (84), el disco que siguió al multivendedor clásico del grupo. DuBrow, Banali y Cavazo fueron los más estables. Rudy Sarzo y Chuck Wright entraron y salieron varias veces, y vieron desfilar con ellos a unos cuantos cantantes (sobre  todo tras la muerte de Kevin Dubrow, aunque no nos olvidamos de la breve pero interesante etapa de Paul Shortino a finales de los 80), guitarristas y bajistas que no permanecían mucho tiempo.

Una de las últimas formaciones de Quiet Riot

A mediados de la última década, sin embargo, la formación se estabilizó bastante más, con Jizzy Pearl a las voces, Alex Grossi a la guitarra, Chuck Wright en el bajo y el propio Banali en la batería. Y se ha mantenido estable (con el matiz de los vocalistas, que por la banda han pasado varios en los últimos años) hasta que la situación física de Banali le hizo dar un paso atrás. De cualquier manera, está claro que en la etapa final de la banda era el batería el que hacía las funciones de líder y encargado de los asuntos tanto financieros como de management de la banda.

Banali se las apañó bien para alternar su trabajo en QUIET RIOT con sus colaboraciones con otros artistas y bandas. Empezó en 1982 tocando con el cantante / bajista Glenn Hughes y el guitarrista Pat Thrall (ex PAT TRAVERS entre otros) en su disco homónimo, y en otro LP del cantante inglés emigrado a Australia BILLY THORPE (entonces residente en Estados Unidos). Mientras QUIET RIOT entraba en crisis por las bajas ventas de sus siguientes discos y el descarrilamiento de DuBrow (el exceso de fiesta y de consumo de sustancias le hacían tener comportamientos muy raros y molestos, llegando a ser sustituido temporalmente por Paul Shortino –ROUGH CUTT-, con quien la banda grabó un fantástico disco homónimo en el 88), Banali participó en 1986 en el disco “Stars” del proyecto benéfico HEAR ‘N AID capitaneado por Ronnie James Dio.

Después, aprovechando que QUIET RIOT anunciaba otro cese de actividad, se unió a W.A.S.P., con los que empezó grabando el álbum “The Headless Children” y sobre todo “The crimson idol”, el disco mejor valorado y vendido de la banda. De hecho, y muchas veces en la sombra, grabó con W.A.S.P. 6 discos más, el último en 2018 (aunque había estado más de una década fuera de la banda). Grabó también un disco con el guitarrista italiano Alex Masi, y con las voces de Jeff Scott Soto. Y en 1990, Banali se fue además de gira con FASTER PUSSYCAT en una de sus giras de promoción. Sin ser colaboraciones muy relevantes, sí merece la pena nombrarlo en este artículo.

Banali con WASP

Los 90 fueron convulsos para Frankie. De nuevo aparece el cáncer, esta vez para llevarse a su madre tras 8 años de lucha, justo el día en que él cumplía 39 años. Banali superó el golpe y formó HEAVY BONES, con el guitarrista Gary Hoey, que publicaron un disco homónimo y desaparecieron. DuBrow y Cavazo volvieron a (re)formar QUIET RIOT con más cambios de formación. En 1993, Banali regresó y se convirtió además en el nuevo manager… puesto que ha ostentado prácticamente hasta que la enfermedad le impidió seguir con normalidad. Era la época del Grunge, y cayeron un poco en el olvido. Terminaron y publicaron “Terrified” pese a todo, un disco muy decente.

 ​Al año siguiente Frankie se casó con su primera esposa, Karen (en 1997 nacería su única hija, Ashley) y participó en un interesante proyecto, BLACKTHORNE, con el recientemente fallecido guitarrista Bob Kulick (KISS, MEAT LOAF, W.A.S.P., etc.) y con el cantante británico Graham Bonnet (RAINBOW, ALCATRAZZ…) y el bajista Chuck Wright (miembro de la familia QUIET RIOT), con los que grabó “Afterlife” en 1994.

QUIET RIOT realizó tres discos más y siguieron los cambios de formación (incluida la reunión de la clásica alineación de “Metal Health” a partir de 1997, con el regreso de Sarzo… cuando de hecho les vimos en España, en unas fechas inolvidables, pese a que éramos pocos entre el público). Tras otro parón de la banda en 2003, en 2004 publicaron “Rehab” en 2006, con críticas dispares, siendo un trabajo correcto sin más. En 2007 sucede otra gran pérdida en la vida de Frankie cuando su gran amigo Kevin Dubrow (cantante del grupo) fue encontrado muerto en su casa a los 52 años, por una sobredosis de cocaína, justo cuando QUIET RIOT empezaba a despegar de nuevo (poco tiempo antes les habíamos visto en una forma excelente en el festival Atarfe Vega Rock en Granada). Aparentemente, era el fin de la banda, tal y como anunciaba entonces un Banali muy afectado por la pérdida de su amigo, rechazando además la idea de seguir con QUIET RIOT.

Reunion de QUIET RIOT a finales de los 90

En 2009 Frankie perdió también a su mujer, Karen, por un fallo cardíaco, con apenas 40 años. Se recompuso, y en 2010 recaudó fondos con la que entonces era su novia, la directora y actriz Regina Russell (se casaron en 2015). Produjeron un documental sobre la banda, titulado “QUIET RIOT – Well Now You’re Here, There’s No Way Back”, que se estrenó en 2014 y no está nada mal. Muestra el lado más humano de Banali, con su hija Ashley y con testimonios de artistas como Dee Snider (TWISTED SISTER), Glenn Hughes y varios ex miembros de QUIET RIOT.

¿Vemos el trailer del documental de QUIET RIOT? (muy recomendado, por cierto):

Retomando 2010, Frankie recibió el visto bueno de la madre de Kevin DuBrow para revivir de nuevo a QUIET RIOT, con Wright y Grossi. Costó bastante encontrar el cantante adecuado, y finalmente contrataron a Jizzy Pearl (ex RATT, ex L.A. GUNS), y en 2014 apareció “QUIET RIOT 10”, su primer álbum en ocho años.​ Siguieron los cambios de cantante, grabando sus últimos dos discos en 2017 y 2019 con James Durbin, ex concursante del programa de televisión “American Idol”. Pero Jizzy Pearl volvió al grupo para la última gira, en la cual Banali, ya muy enfermo, no podía tocar en algunos conciertos, siendo sustituido por Johnny Kelly (DANZIG, TYPE 0 NEGATIVE). Por eso estos últimos conciertos fueron los primeros en los que no había ningún miembro de la mítica alineación de la era “Metal Health”. Banali había sido el único miembro fijo en la banda desde 1982 hasta que su salud le impidió seguir.

El pasado mes de octubre tocó en un show en el mítico local “Whisky A Go Go” de Hollywood, California. Y dio la noticia: llevaba meses luchando contra un cáncer que en ese momento estaba ya bastante avanzado. Le habían pronosticado 6 meses de vida justo 6 meses antes, cuando había ido a Urgencias con un fuerte dolor en su pierna. Las pruebas mostraron el cáncer de páncreas ya extendido a su cuerpo, sobre todo al hígado.

En una última entrevista a Ultimate Classic Rock, Banali dijo: «Mi vida entera ha sido una lucha por todo. Nunca me dieron nada. Tuve que luchar por todo. Así que estoy acostumbrado a pelear y trato esto de la misma manera que trato con cualquier otra cosa. Tengo la intención de luchar hasta el final«. Hace unos meses una amiga suya creó una página de GoFundMe para ayudarlo con sus facturas médicas (que no eran pequeñas). Finalmente murió el pasado 20 de agosto de 2020, a la edad de 68 años, y dejando tras de sí un gran legado.

Él mismo había informado 3 meses antes de su ingreso, en una publicación en Facebook, con un “selfie” desde su camilla en Urgencias. Volvió a casa y presumió en su Facebook de su té, de su orfebrería japonesa y de la filosofía Zen aplicada a la decoración casera. Y también de su último cuadro, se había convertido en todo un pintor abstracto. Además en sus últimas semanas presumía de sus grandes amigos y compañeros, y mostraba sin pudor la ausencia de su voluminosa melena. Además de ser portavoz de Pancreatic Cancer Action Network, Banali era un apasionado defensor del rescate de animales y de niños.

Una de sus últimas fotos

Durante los últimos 30 años había “apadrinado” a numerosas niñas de familias de escasos recursos, desde que su madre murió. Por eso también solía pedir donaciones en su nombre. Y nos detallaba la durísima batalla que había ido librando durante todo el verano, hasta que nos dejó por la misma enfermedad que se llevó a sus padres… el 20 de agosto de 2020.

En una entrevista en los últimos meses a Sirius XM había dicho: “Realmente la situación en que me encuentro no se trata de un sprint. Es la carrera más larga a la que me podía enfrentar. Por lo tanto, debes tener mucho cuidado con la manera en que interpretas algunas de estas cosas que lees, porque algo puede parecer grave, pero si luego miras el escáner (uno de mis escáneres internos), y no es tan malo como los números dicen… Pero se trata de una enfermedad mortal. No hay duda al respecto. Sé que tarde o temprano acabará matándome. Mientras tanto, tan solo trato de posponer ese día tanto como me sea posible. Sin pelo puedo ganar las olimpiadas de natación”. Que nunca faltara el sentido del humor, en un tipo especial.

Según ha contado su viuda hace muy poco, los últimos 10 años de la vida de su marido fueron muy dolorosos para él. Renunció a una operación en el hombro derecho, para poder seguir tocando (para asombro de los cirujanos que le atendían, que no se explicaban cómo conseguía hacerlo). Convivió además con esa molestia llamada “tinnitus”, el molesto pitido en el oído al que te acabas acostumbrando. Y finalmente llegó el cáncer y se lo llevó. Hasta siempre, Frankie, ¡y gracias!…

Texto: Mar Fuertes y David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com)

Podemos leer muchas de las condolencias tras la muerte de Frankie Banali en este segundo artículo. Y para el futuro, cuando el COVID-19 lo permite se organizará un funeral / memorial a la altura de su leyenda. Mientras tanto, nos despedimos con este vídeo inmortal del US Festival del 83… Bang your head, forever! 

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »