Impresiones generales Graspop 2017 / Introducción

Otro Graspop más a sumar a la cuenta, y probablemente el más caluroso y con mejor tiempo desde 2011. Las espléndidas condiciones climatológicas se sumaron a otra tanda de mejoras en las, ya de por sí, siempre cuidadas instalaciones y servicios para llevarnos a sonreír al recordar los tres días disfrutados en Dessel. Durante el fin de semana en Bélgica pudimos ver un buen número de conciertos entre los que hubo de todo: éxitos esperados, decepciones anticipadas, sorpresas positivas y también negativas. En todos los casos lo musical fue arropado por el fantástico ambiente de camaradería y amistad que reina siempre en el Graspop Metal Meeting y que nos cautivó desde el principio hace ya un buen número de ediciones, tanto como para que el Graspop pasara a ser una de las citas ineludibles del verano

Metal over Belgium!, como rezan muchas de las camisetas del merchandise oficial, pero además de Metal, muchas actividades más relacionadas o no con el Heavy. Es inevitable destacar el gigantesco Metal Market, con acceso libre a la parte de vinilos y CD’s por segundo año consecutivo, y con un montón de ofertas y precios competitivos de verdad. Olvidad por un momento esos puestos en los festivales patrios que piden entre 15 y 20€ por un CD o LP de los más vulgar y pensad en sumergiros en los miles de discos a 3 y 5€ que ofertan multitud de tiendas. Misma historia para el merchandising, ropa, etc.

Hay que destacar también la variada oferta culinaria, con un amplio rango de precios, eso sí. Cuanto más gastes, mejor comerás, pero aún así hay que valorar positivamente los avances de un festival en el que hace años o comías salchichas o paellas indignas de llevar ese nombre. Como todos los grandes Open Airs europeos abundan las actividades paralelas como los coches de choque, la noria, la carpa de firmas y, la preferida de muchos: los ducks of trash, un puesto donde se recompensa a los que recogen la basura y los vasos desechables con merchandising exclusivo y regalos, para conseguirlos hay que pescar patos al más puro estilo de los puestos de feria.

Merece capítulo aparte, en cuanto a servicios se refiere, el nuevo bar dedicado al Jack Daniels y muy inspirado en MOTORHEAD y en la figura de Lemmy.  Una novedad, pero con algunos aspectos a mejorar como el que la música estuviera a un volumen tan brutal como que no se pudiera ni pedir dentro, o el detalle “garrulo” de las camareras bailando encima del billar. Seguro que con el tiempo se van puliendo estos aspectos hasta hacer del lugar un punto de referencia como el Classic Rock Café o la fiesta post conciertos del Metaldome, de los que, ¡cómo no!, también dimos buena cuenta este año.

Sumando todo, como resultado tenemos otra edición memorable de un festival que camina hacia su 30 aniversario y del que tanto Lucía como Pablo hemos disfrutado a tope un año más. Os dejamos con las crónicas (viernes, sábado y domingo)…

Y cerramos con un vídeo resumen muy chulo de esta edición hecho por un fan:

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »