GRASPOP METAL MEETING: crónica del viernes 16 de Junio

Seguimos con crónicas de los grandes festivales europeos, y es el momento de presentaros nuestra visión del GRASPOP METAL MEETING; al que un año más asistimos. Uno de nuestros festivales favoritos y al que llevamos acudiendo (y cubriendo, como vemos aquí) unos cuantos años. 

Para los neófitos, decir que el GMM se celebra en la ciudad belga de Dessel, al noroeste de Bélgica… Ubicado siempre en el mismo lugar, Graspop Metal Meeting lleva ya más de dos décadas ofreciendo carteles variados y de calidad extra una edición tras otra. De hecho este año contaba con nombres como SCORPIONS o RAMMSTEIN en lo más alto del cartel, ¡casi nada!

El recinto también cuenta con uno de los mejores campings festivaleros de Europa, y gigantescas carpas de comida y bebida con mucha variedad y una organización de primera. Raro es tener que hacer cola para recoger la pulsera de la entrada, pillar una cerveza o ir al baño… y hay cajeros, taquillas de sobra, parking gigantesco, lugares habilitados para cargar móviles… además de muchos puestos para tomar Jupiler sin parar, la cerveza oficial del festival, una tras otra.

Por cierto, 5 escenarios nada menos (y una carpita extra por decirlo así, para seguir la fiesta hasta la madrugada), destacando sin duda los dos grandes principales o el Marquee, una carpa enorme, donde durante todo el día se suceden los conciertos. Por supuesto, las coincidencias son inevitables, con lo que es arduo ver todos o casi todos los conciertos del día… De cualquier manera, una edición más ha sido fantástico, y aquí debajo os lo contamos, dividido nuestro reportaje en varias partes como siempre…

Y como decíamos antes, es complicado o directamente imposible cubrirlo todo… así que vamos con nuestro particular resúmen de los tres días del festival… Empezamos por el viernes (que a la fiesta de presentación del jueves, este año nos fue imposible asistir):

BLUE OYSTER CULT

Entre llegar al hotel, recoger acreditaciones y demás, la primera actuación que vimos completa fue la de BLUE OYSTER CULT… Y eso que nos hubiera encantado llegar a BATTLE BEAST o los KING´s X de Ty Tybor, pero de Madrid a Dessel no se llega en metro precisamente, jeje.

La longeva banda fue a lo más sencillo y efectivo, descargando todos sus clásicos y aprovechando al máximo el tiempo que tenían sobre el escenario. BÖC no están muy vistos en Europa, y eso hizo que congregaran a un número de gente considerable, sobre todo teniendo en cuenta lo temprano de la hora y la competencia en otros escenarios de bandas contemporáneas con tirón.

Clásicos inmortales como “Don’t Fear the Reaper”, “Burnin’ for You”, las más coreadas, o “Godzilla” conformaron un concierto más que disfrutable de una banda veterana y muy legendaria que aprovechó la oportunidad de tocar en el escenario grande y de dejar un buen sabor de boca.

METAL CHURCH

Por su parte, METAL CHURCH hicieron justo lo contrario… Hace unos años, en la carpa pequeña, la banda americana facturó una de las mejores actuaciones que hemos podido ver en el GMM. Sin embargo, y debido a los cambios de formación, ahora mismo el grupo no funciona (como también pudimos en RockFest BCN mismamente unos días después). Ni siquiera haber sacado un último disco de estudio tan sólido como es “XI” (del que os hablamos en su momento, como podemos leer en la crónica correspondiente) ayudó a salvar los muebles.

La baja de Jeff Plate (batería clásico de SAVATAGE y también con la TSBO) a la batería se nota muchísimo, y con Stet Howland (ex W.A.S.P.) en su puesto el grupo ya no suena contundente. Por otro lado, la vuelta de Mike Howe (REALM), por más que grabara alguno de los discos clásicos, es un auténtico bluff. Cantar, canta lo justo, y como frontman es lamentable, dedicándose más a juguetear con el público que a hacerle partícipe de la actuación.

Da igual que “Start the Fire” sea una de las canciones más animadas y metaleras de la historia del Heavy, o lo buenísima que es “Fake Healer”, pues en manos de los actuales METAL CHURCH son pólvora mojada. Lástima porque esperábamos mucho más de su actuación y nos dejaron muy fríos.

BLACK STAR RIDERS

Cuánto más se alejan de la sombra de THIN LIZZY más aburridos son, y ése (sólo ése) es el problema de BLACK STAR RIDERS. Me encanta THIN LIZZY y me parece muy honesto el cambio de nombre por parte de la banda, pero aun así sus conciertos transcurren entre el sopor y bruscos despertares en temas puntuales de, ¡cómo no!, THIN LIZZY. Su aparición en el escenario principal del GMM no fue una excepción a esto que comentamos (igual que en ROCKFEST BCN, que varias bandas de Graspop repitieron en Barna unos días después).

 Mira que el primer trabajo de la agrupación fue interesante, pero hoy por hoy no ofrecen más que nostalgia ya con tres discos en la calle… y poca aunque, ¿quién puede resistirse a “The Boys are Back in Town” o “Whiskey in the Jar”? Al final son los dos pilares que soportan en directo el repertorio de BLACK STAR RIDERS, que ya puestos podrían estirarse y meter alguna canción de THIN LIZZY algo menos habitual (cómo sí vimos en Barna el verano pasado en una actuación de la misma banda base pero mucho más acertada).

Supongo que es un as que seguro que reservan para sus giras de clubes, pero que no utilizan en los festivales. Una lástima porque sonar suenan de lujo, pero la chispa y la magia están cuando aparecen bajo otra denominación, es la realidad… con todos los respetos para Scott Gorham por un lado y el gran Ricky Warwick.

SEPULTURA

Y hablando de vivir de la nostalgia… a continuación vimos a SEPULTURA. Mismas sensaciones que cuando vinieron de gira con KREATOR tal y como os contamos aquí en su momento. Eloy Casagrande es un gran batera, pero no respeta las líneas originales de percusión de los temas. Es muy visual, tiene gran pegada y lo que se quiera decir, pero toca para sí mismo y no para el grupo, o para lo que queda de él, con un Derrick Green lamentable en su papel de frontman, un Paulo Jr. ausente y un Andreas Kisser que es de lo poco salvable del grupo. Muy poco ofrecieron SEPULTURA a pesar de tener una posición bastante alta en el cartel, ocupando una posición que presupone una solvencia en directo que los brasileños no tienen.

Las canciones nuevas son intrascendentes, y las antiguas no suenan nada bien con esos aires Hardcore que adoptaron en el lejano 98 con “Against”. La recta final del concierto con “Refuse/Resist”, “Ratamahatta” y “Roots, Bloody Roots” generó movimiento entre el público y levantó un poco el show, pero el legado de SEPULTURA sigue vivo sólo en las manos de los hermanos Cavalera. Por ahora, seguimos renegando de los actuales SEPULTURA y prefiriendo la opción de CAVALERA CONSPIRACY o su actual gira rememorando “Roots”…

DEE SNIDER

Nos fastidió el aplazamiento de la gira europea de W.A.S.P., pero desde luego que el sustituto que encontró el Graspop era de primera… sobre el papel. El vocalista Dee Snider ha retomado su carrera en solitario fuera de TWISTED SISTER. En décadas anteriores nos dejó buenos trabajos bajo el nombre de WIDOWMAKER, DESPERADO… incluso el gran “Love is for Suckers” iba a ser un disco en solitario de Dee. Con esto quiero destacar que, aunque su último trabajo esté en las antípodas de nuestros gustos, no por ello esperábamos un concierto flojo sino todo lo contrario. Por desgracia los músicos del combo eran de cuarta categoría y ni Dee Snider podía levantar el esperpento que presenciamos aun poniendo toda la carne en el asador como frontman, como siempre.

Pocos temas, versiones de NINE INCH NAILS y SOUNDGARDEN, mucha charla y momentos tan bajos como la interpretación en formato balada de “We are not gonna take it” tal y como aparece en el último disco. Había quién se divertía coreando al estribillo, como en el glorioso final de la edición del año pasado, pero cualquier parecido con la euforia desatada en la actuación de TWISTED SISTER en 2016 y la de DEE SNIDER en 2017 fue pura coincidencia.

Bien por haber intentado ofrecer algo distinto a lo que hacía en su banda madre, pero el resultado fue muy pobre para una banda comandada por uno de los mejores frontmen y personalidades de la historia del Rock.

EPICA

Fuego, pasarelas… el primer montaje verdaderamente grande del día lo iban a traer al GMM los holandeses. Desde luego que éste es su momento y muchísima gente se agolpaba en el Mainstage 2 para ver al grupo. Tocar en Bélgica para EPICA, al ser holandeses, es casi como jugar en casa, y más con la cantidad de veces que han tocado en el Graspop, y la gente apoya al grupo como uno de los suyos brindándoles un recibimiento de banda de primer nivel.

Aun así, sobre su concierto pesó un gran pero: ya no suenan tan naturales como lo hacían en las giras de “The Divine Conspiracy” o “Consing to Oblivion”, en 2007 y 2005 respectivamente. Al contrario, la cantidad de samples y pregrabados es abrumadora. Yo soy de los que prefiere versiones más crudas de los temas por encima de convertir las actuaciones en directo en algo completamente artificial, pero éste es el nuevo “Metal” y a sus fans parece que les convence.

El público es soberano, y desde el primer minuto la gente estaba rendida a la vocalista Simone Simons, que comparte protagonismo con el guitarra Mark Jansen, y sobre todo con Coen Janssen, a quién su puesto de teclista no le impidió ser uno de los más activos en el escenario. Lo dicho, luces y sombras, pero dudo que ningún fan quedara decepcionado.

EUROPE

El nombre de EUROPE se ha devaluado desde su reunión, y desde entonces hemos podido ver actuaciones bastante grises por parte del grupo y otras (las menos) gloriosas. Sin embargo, en GMM, EUROPE lo bordaron. La base del éxito en esta actuación radicó en que no tocaron los temas antiguos en esas afinaciones bajas que utilizan en los últimos tiempos, sino que sonaron en todo su esplendor. Suele pasar… La banda más popular de la escuela de Hard escandinava funcionando a pleno rendimiento con un repertorio plagado de obras maestras y con pocos patitos “feos” en el repertorio… ¡no se puede pedir mucho más a la tarde noche en Dessel!

Sólo sé que ésta gira de clubes en invierno ha puesto a EUROPE en la buena senda y vuelven a parecerse a ellos mismos, y si a eso le sumamos “Ready or Not”, la muy Heavy “Scream of Anger” o la melódica “Sign of the Times” el resultado es cuanto menos espectacular. ¿Qué ingrediente falta? Pues claro… “The Final Countdown”, que puso la guinda al pastel. Un tema tan conocido sumado al trillón de cervezas Jupiler consumidas por el público hizo que el concierto terminara con un auténtico fiestón.

En fin, que por más que llevemos más de 30 años escuchando el soniquete de teclados del single más exitoso de EUROPE (y por ende casi del hard rock en general), éste sigue levantando muertos, y más en una tarde de conciertos muy grises.

EMPEROR

Los nórdicos funcionan solos, las cosas como son. Segundo gran montaje del día, pirotecnia, proyecciones… y todo para acompañar al grupo más estático del festival. EMPEROR eran muy grandes y a la vez accesibles en sus tiempos. Eso lo consiguieron muy pocas bandas del Black, y menos todavía consiguieron escapar a la etiqueta de “vendidos” al hacerlo. Gracias a ello, retornaron con la vitola de grandes leyendas hace unos años pero sin embargo ahora mismo son un cadáver viviente, y no sería el único que veríamos caminar por Dessel este año.

Ni el repertorio de grandes éxitos consiguió que el concierto convenciera más que los acérrimos. Salvaremos “I am the Black Wizards” por decir algo positivo, si bien no se vio ni un atisbo de la furia y el misticismo del que EMPEROR hacían gala en su día durante toda su actuación. Otra lástima…

RAMMSTEIN

La banda alemana ha estado siempre presente en las peticiones de la gente que va al Graspop, y desde luego que es un grupo perfecto para aunar a las nuevas y a las viejas generaciones del Metal. Nadie puede resistirse a las canciones de RAMMSTEIN si está metido en el metal moderno… y si no te conquista el sonido, el gigantesco e impactante montaje te hará pasar un buen rato aunque seas un heavy de elásticos, balas y flecos, como me pasa a mí, jeje.

Un escenario gigantesco, tanto fuego como para calentar a las 1000 primeras filas y el cantante Till Lindemann convertido en un ángel metálico de inspiración steampunk para cerrar un show espectacular a ritmo de “Engel”. Entre una y otra cosa “Reise, Reise” o “Ich Will” atronaron e incendiaron la noche como la gran fecha de fuego disparada desde el escenario a la torre de sonido. Se puede describir con palabras, pero lo de RAMMSTEIN en directo hay que verlo y vivirlo.

El montaje del grupo, insisto una vez más, era tan impactante como siempre, si bien eché en falta ese toque de humor que sí ha aparecido en anteriores tours durante el desarrollo del espectáculo, siendo éste sustituido por una mayor solemnidad e impacto visual… que tampoco está nada mal.

Los asistentes a Graspop pidieron a AC/DC y la organización los trajo (a tocar al recinto una semana después del festival, pero cumplió). RAMMSTEIN era otra de las demandas de toda la vida, y en 2017 se ha cumplido. De los tres grandes requerimientos del público a la organización sólo queda METALLICA… ahí lo dejo.

Y nada, siguiente reportaje ya el del sábado… sigamos leyendo…

Texto: Lucía Delgado y Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

Fotos: Graspop Oficial (aquí podemos ver galería de fotos completa del viernes)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »