Crónica de los dioses (o endiosados, según se mire) THE DARKNESS en Madrid

Recuperamos la crónica y fotos de la gira de THE DARKNESS que pasó por Madrid y que teníamos pendiente. Concierto dividido totalmente en dos partes y que nos gustó mucho… pero a medias. Os lo contamos, como siempre sin pelos en la lengua, y los mostramos de lujo:

THE DARKNESS + DZ DEATHRAYS – Madrid, La Riviera (jueves 30 de enero de 2020)…

Curioso que llevo dos conciertos seguidos en La Riviera en 2020, de dos de mis bandas favoritas (uno nacional y otro internacional) y en ambos casos han estado bastante por debajo tanto de las expectativas como de la calidad de las bandas, y a su vez han sido conciertos muy irregulares. Y en ambos casos por lo mismo: un planteamiento erróneo del setlist y del show en general.

THE DARKNESS

Del reciente concierto de EL DROGAS os hablamos en su artículo correspondiente, pero nos toca torcer el gesto en este caso hablando de los únicos, inefables, tremebundos y geniales THE DARKNESS… que esta vez no acertaron y nos dieron un concierto un punto o dos por debajo de lo habitual en ellos. Sí, les hemos visto varias veces y son una banda excelente en directo, y quizás el que les viera por primera vez saliera decepcionado o alucinado (que la verdad es que son un show en sí mismos, y un grupazo… además de que sólo por el hecho de ver y disfrutar a Justin Hawkins en directo merece la pena cada euro gastado, pero una cosa no quita la otra…). Aunque la impresión no puede ser la misma que los que les hemos seguido desde el principio y les hemos visto unas cuantas veces ya, en gira y en festivales de todo tipo.

De hecho, musicalmente, de actitud, de voz, de calidad e incluso de espectáculo no se les puede echar en cara nada esta vez… pero no acertaron, y creo que la mayoría del público salió exactamente con esa sensación de La Riviera (de hecho, era la comidilla general cuando comentabas con amigos, compañeros, conocidos y demás). “(…) Sí pero no, me esperaba más y mejor, les he visto en mejores conciertos, la primera parte me he aburrido y la segunda me ha costado ya entrar (…)”… Todo cierto y tal cuál fue, y la labor de los periodistas es tanto comentar objetivamente lo que vimos y relatar los hechos acaecidos, como a su vez ser críticos. Unas veces alabamos la excelente labor de los músicos y otras les tiramos de las orejas cuando creemos que lo merecen.

A ver, hablemos claro… Yo me quito el sombrero ante el desparpajo, la soberbia y el rollo que tiene THE DARKNESS. Es su secreto, su magia y la clave de su éxito: tienen un morro que se lo pisan. Pero es que además son unos genios y cuentan con el último rockstar de la escena, que encima es un guitarrista y cantante buenísimo. Pero esa soberbia a veces les pierde… Les perdió con el segundo disco tras tenerlo todo para viajar hasta la estratosfera y más allá con “Permission to land” y fracasar estrepitosamente con “One way ticket” (del que desde entonces sólo tocan el tema título)… tema adicciones y gestión del éxito aparte. Y les ha perdido con “Eastern is cancelled”, que en general ha gustado muy poco y ellos se han empeñado en esta gira en tocarlo entero en una primera parte del show que claramente no funciona.

THE DARKNESS

Bien, empiezan a tope con un tema que no puede fallar como es “Rock n´roll deserve to die”, impactante y majestuoso en directo (aunque empiece “rarito”). Pero en un disco tan pomposo, lento, con intros constantes, partes acústicas… y canciones a medio gas, tampoco tenemos que poner paños calientes a la explicación, pues no funciona. Entonces, empeñarse en tocarlo entero, cambiando de instrumentos CONSTANTEMENTE, parando el show en cada canción y tocando 8 (o 10, da igual) temas seguidos que la gente ni conoce, ni les gusta demasiado (que no, que el disco no ha gustado por mucho que ellos digan que sí)… pues es un error.

De hecho, medio en broma medio en serio, el mejor de la primera parte fue su pipa calvo (que les echa un cable con la segunda guitarra en algún momento) que fue casi más protagonista que la propia banda, interviniendo hasta la extenuación para que los dos guitarristas se cambiaran de instrumento en cada canción, por tema de afinación y demás.

Les alabo el morro que le echan, y que lo hacen porque pueden, y me quito de verdad el sombrero ante eso. ¡Cuánta actitud, morro y desvergüenza hace falta en el rock actual!, pero a su vez si no funciona, no funciona. Y mató el concierto… De hecho, vamos a decir que el resúmen del show fue muy sencillo: tocaron el último disco entero en la primera parte (con ellos vestidos de blanco y acompañando cada tema con proyecciones y juegos visuales varios) y una segunda parte ya roquera total pero tocando el primer disco casi entero y “un par” de pinceladas del resto de discos…

No hay que ser muy sabio para darse cuenta de que eso no funciona… Y sí funciona es en la segunda parte, temazo tras temazo, con ellos de negro y demostrando porqué son ahora mismo la banda más grande del rock… pero yendo a lo fácil y tocando los 6 singles del primer disco (insuperable, tremendo y flipante), una del segundo, una del penúltimo… y poco más. Raro cuanto menos… e insisto NO FUNCIONÓ. Es su mayor virtud y su mayor pecado, algo que parecían haber superado pero no: el ego les pierde y sobre todo tienen esa obsesión tan tremenda de ser los próximos QUEEN (permitirme la broma ahora, pero la tengo que decir: ¡si tienen hasta al hijo del batería en su puesto!) que cuando se olvidan de ser THE DARKNESS no les sale tan bien.

THE DARKNESS

E insisto: son excelentes, buenísimos, unos músicos acojonantes y tienen al mejor frontman y cantante/guitarrista actual… pero eso sólo no vale. Siempre lo digo y siempre lo diré: a los grandes hay que exigirles lo máximo y a los mejores lo mejor. Lo mismo que alabo el sonido (y aún así sonó mucho peor la primera parte del concierto que la segunda, curioso), la actitud de ellos y sobre todo lo buenos que son, las bromas constantes, el juego tanto entre ellos como con nosotros, sus pintas, su vestuario… en este caso hay que tirarles de las orejas porque en esta gira han planteado un show tan ambicioso y a la vez particular, que no les está saliendo bien.

Me juego la coleta a que en los festivales van a tocar el primer tema del nuevo disco, quizás algún tema puntual más movido y divertido como “Heavy metal lover” o “Live till´I die”… y toda la segunda parte del show, tal cual. ¿Apostamos?

DZ DEATHRAYS:

Hay que decir, por cierto, que el show lo comenzaron unos jóvenes australianos que nos gustaron mucho: DZ DEATHRAYS, a los que de hecho no conocía y que dejaron buena impresión. EL show empezó muy pronto, siendo día laborable, con lo que a las 8 en punto ya estaban el trío australiano sobre las tablas, ante una Riviera que, sin llenarse del todo ni de lejos, sí alcanzó los tres cuartos generosos con THE DARKNESS (sin la balconada abierta, es cierto)… pero al principio la gente iba entrando con cuentagotas y a DZ DEATHRAYS les vieron sólo la mitad.

DZ DEATHRAYS

Un power trío de toda la vida, vaya… Por cierto, curioso el hecho de que eran dos guitarras y una batería… sí, sin bajo. Entendemos, y sí, se confirmó escuchando el concierto, que una de las guitarras está afinada más grave y hace un poco la función de lo que puede ser el bajo en MANOWAR o lo que era en MOTÖRHEAD (salvando las distancias estilísticas y generacionales), que es casi una guitarra más. Pues aquí lo mismo pero al revés: es decir una guitarra “normal” y otra haciendo las funciones de bajo… y batería pequeña en el medio del escenario (un maquinón el batera, por cierto) y a dar cera y una buena lección de rock clásico de toda la vida sin cortapisas.

Sin deje histriónico o más espectacular como luego veríamos con los protagonistas, ni sonando necesariamente actuales ni brutos: rock n´roll de toda la vida, buenas canciones vintage y deje old school, llenando bien el escenario y mostrando rollo y actitud. Incluso más cercanos al surf/pop/garaje rock que al metal o al rock n´roll tipo AIRBOURNE, pero gustaron y dejaron buenas sensaciones, que no es poco. Es decir, aunque melenudos, no eran macarrillas ni animales de escenario, pero cumplieron de sobra. Eso sí, tocaron media horita justa pero nos gustaron… les seguiremos la pista.

Vemos debajo la galería de fotos de DZ DEATHRAYS o en el enlace:

THE DARKNESS:

THE DARKNESS

Como decimos, primera parte del show tocando completo “Eastern is cancelled”, ellos totalmente de blanco y cada tema con diferentes proyecciones (algunas muy chulas y otras más así así, pero muy currado de cualquier manera). El problema es el que hemos dicho: que el disco no ha gustado mucho, y tocado entero, de arriba a abajo, no funciona ni funcionó en absoluto. Empezamos todos, ellos los primeros, con mucha fuerza y ganas de la mano del mejor tema del disco como es “Rock n´roll deserves to die”, pero esa primera parte del show se fue desinflando ella sola con los constantes parones y sobre todo con canciones que no funcionan en directo, y menos de seguido y en orden.

Por supuesto que la banda es excelente, y ver a un Justin bigotudo y casi mesiánico es gloria bendita, pero canciones como “Heart explodes”, “Deck Chair”, “We are the guitar men” o una hippy y acústica “Laylow” son un buen purazo en directo. Otra cosa es cuando suenan los temas como “Live till´I die”, con divertidas fotos de ellos de jóvenes (sobre todo de Justin, las cosas como son), o la cañera “Heavy metal lover” con proyecciones de vacas bailonas (sí, habéis leído bien) en la pantalla. O una más moderna y cañera “Choke on it”, perfecto… pero ya digo que esta primera parte del show les salió rana… y yo creo que se están dando cuenta en la gira, espero que recapaciten.

THE DARKNESS

Ya para la segunda parte, tras un largo parón (para que se cambien de ropa y demás) y tras un juego por parte del bajista, comienza el concierto de verdad ya todos de negro (bueno, el bajista con ese punto de sátiro elegante y setentero escapado de la mansión Playboy, jeje) y sin pantomimas ni tonterías entre medias. Se van los seres de la luz y los discípulos de Justin Mesías y sale la banda de rock n´roll… y el día y la noche, nunca mejor dicho. Desde la inicial y fantástica “One way ticket” hasta el inevitable pero fantástico final con “Black shuck” y “I believe in a thing called love” en los bises, con la sala al rojo vivo, que más vale tarde que nunca… la segunda parte fue literalmente otro concierto.

¿Momentazos? Cada uno tendrá los suyos, y aunque el set de grandes éxitos me pareció facilón al máximo, es imposible no rendirse a la fuerza de “Barbarian”, el punto acedeciano y gamberro de «Solid gold», al buen rollo que da “Love is only a feeling” o el cañonazo de buen rollo y gamberrismo sonoro que es “Get your hands off of my woman”… motherfucker!

Lo dicho, una banda única, especial y absolutamente brillante. Y con el mejor frontman y cantante (y guitarrista) de la actualidad. Al final es parte de su encanto, y supongo que si no hicieran lo que les sale de las narices, como les sale de las narices y cuando les sale de las narices no serían THE DARKNESS. Hay que quererles como son… aunque a ser posible para la próxima gira menos soberbia y menos pretensiones, por favor.

Texto: David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com) /  Fotos: Boliche Ángeles

Vemos la galería completa de fotos de THE DARKNESS (de ambas partes del show) en este enlace, o debajo en el slider correspondiente:

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »