ROSENDO: Seguimos escaldados y en la trinchera

El Rosendo, el Rafa y el Mariano… y al otro lado unos servidores que aún respetamos y valoramos a nuestros clásicos, estén en su mejor momento o sólo en el digno presente…

ROSENDO: “De escalde y trinchera” (Warner Music)

Rosendo en la presentación del disco en Madrid

A estas alturas la celebración de cada nuevo disco de ROSENDO viene más por el propio hecho en sí, y por seguir teniendo aún por aquí a nuestro abuelo favorito, que otra cosa. Encima, aún mostrándose loco por incordiar y disparando pan de higo, si no como antaño sin duda que dejando las balas de fogueo en casa.

Es decir, ¿estamos ante uno de los mejores discos de su discografía? Pues no, pero tampoco lo esperamos sino más bien el motivo de sonrisa es, al igual que pasaba por ejemplo con “Vergüenza torera” o “El endémico embustero…”, encontrarnos con un trabajo 100% marca de la casa, con el tito Rosen siendo él mismo, sonando a él mismo y ofreciendo aún tres o cuatro píldoras de calidad. De hecho, de todo esto se habló en la presentación del disco, hace pocos meses en Madrid, a la que asistimos.

Sin duda que era necesario para él el parón de un par de años que se ha tomado y ha vuelto con fuerzas renovadas, la rima afilada, la guitarra aún enchufada y la melena todavía al viento, desafiando con canas y sabiduría a estos oscuros tiempos que nos ha tocado vivir… Esos que Rosendo ha sabido reflejar siempre tan bien, con su ironía, sorna, vacile bien dirigido, y lenguaje marca de la casa, desde los tiempos de LEÑO hasta ahora. Y como no podía ser de otra manera, el título de este nuevo disco, “De escalde y trinchera”, nos deja bien claro por dónde siguen los tiros en su ideario habitual: seguimos escaldados y en la trinchera, pero no dejamos de luchar y decirles que así no a los de siempre.

El Rosendo, el Rafa y el MarianoUfano y zascandil, un pecho endurecido por las escamas pero aún dispuesto a dar guerra a los que nos atacan con pérfida intención y la solapa llena de medallas. Poca diplomacia y mucho patriotismo en el entorno… pero aún el rock y el Rosen son el dueño de la pista y el centro de atención… o eso nos gusta creer. Guitarra carabanchelera en ristre, con la compañía de sus sospechosos habituales desde hace tantos años (su mano derecha, el productor Eugenio Muñoz incluido), Rosendo sigue al pie del cañón, que no es poco, y es lo que más le agradecemos, que continúe erre que erre, raca que raca y pim que pum demostrando que sigue siendo un grande de nuestro rock n´roll.

Una especie en extinción de los que se valoran aún más cuando empiezan a caer los pocos auténticos que aún se mantenían dignamente en pie, llámese Lemmy, Malcom o Bowie. Símbolo e icono de nuestro rock, yo mismo soy el primero que le perdono que sus discos actuales ya no tengan esa majestuosidad sucia y callejera de los años de LEÑO, ni el toque mágico y barriobajero de sus mejores trabajos de antaño ya como ROSENDO. Da igual, mantiene integridad, dignidad y filo en sus canciones, y sigue completando capítulos en esta vida de rock urbano, callejero y carabanchelero que ha ido marcando él mismo.

Sólo por eso: merecida reverencia, maestro, gracias por seguir en el candelero y por mantener el ojo, el tino y el tiro en la calle y en lo que nos pasa a los que nacimos y vivimos en la ídem. Sin duda que hay mejores momentos en el álbum, como el genial comienzo con “Cúrame de espantos”, de lo mejor que ha compuesto en muchos años, o puntales geniales, marca registrada, como son “Terciopelo herido”, “Soy”, la sorna y la crítica guitarrera de “El botijo y la pringá”, el puntito de reggae que tando le gusta en los últimos tiempos, en “A pesar”, o la intimista “El túmulo”, casi bluesy y a medio tiempo, para cerrar. Avanzando dignamente, que no es poco.

Rosendo en acción

Su particular crónica de la actualidad, vaya, sin olvidarse de mirar también para dentro, que cuando uno se hace mayor siempre viene bien. Y además uno de esos discos que ganan con las escuchas y a los que se le saca la chicha extra, y de los que mola mojar pan en la pringá a la mañana siguiente y/o unos días después. El Rosen, el Rafa y el Mariano, y al otro lado unos servidores que aún respetamos y valoramos a nuestros clásicos, estén en su mejor momento o sólo en el digno presente…

No hay más que ver que la portada para saber que esto es y suena auténtico. Lo dicho: ROSENDO pa´siempre, ¡gracias!

Texto: David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com)

Cerramos con el último videoclip del artista madrileño:

 Tracklist del disco:

    1. De escalde y trinchera

    Cúrame de espantos. 3:20

  1. Que si vengo que si voy. 3:50
  2. Un capullo dentro de un jarrón. 3:23
  3. ¡Qué bufonada! 4:05
  4. Terciopelo herido. 3:18
  5. El botillo y la pringá. 3:30
  6. Soy. 3:10
  7. Maldita flojera. 3.10
  8. A pesar. 3.35
  9. El túmulo. 3.25 

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »