Primera Jornada del Wacken Winter Nights

Después de haberos comentado las impresiones generales sobre el WACKEN WINTER NIGHTS, ahora os comentamos los increíbles conciertos que el festival alemán nos ha brindado en su III edición. Del 22 al 24 de febrero 2019 no hemos parado de ver unos shows inolvidables como éstos…

WACKEN WINTER NIGHTS: 22-24 de febrero de 2019 (Wacken, Alemania)

Wacken Winter Nights

Primeramente, y para calentar el ambiente, estuvimos en la fiesta anterior al comienzo del festival propiamente dicho, yendo el jueves 21 a “Zu Prost” o más conocido como el Wackinger, uno de los establecimientos más emblemáticos y conocidos de lo que es localidad de Wacken y que fue el escenario de la cata de las cervezas “Beer of the Gods” y del show de FORGOTTEN NORTH.

Fiesta de presentación – 21 de Febrero:

Al ser antes del comienzo oficial del festival, pudimos estar en contacto directo con los amables y hospitalarios habitantes de la Meca del Metal, disfrutando de lo que es un invierno allí arriba, en el Norte de Europa donde el calor del recibimiento por parte de todos hizo que nos sintiéramos completamente en familia y como en casa.

En uno de los salones del establecimiento, un pequeño escenario pero con una calidad de luces y sonido espectacular, albergó el show de FORGOTTEN NORTH, una banda alemana, vestidos a la usanza guerrera vikinga y que salieron como recién bajados del Drakkar directamente a conquistarnos como sus ancestros aunque blandiendo otra clase de Metal. A su sonido le denominan ellos mismos Melodic Symphonic Viking Metal, algo un poco complicado pero sí podemos decir que son canciones que enganchan a la primera, sin pretensiones pero animadas y muy fáciles de corear con ellos, con estribillos simples (como en “Vogelfrei”) aunque no sepas nada de alemán.

Lo más destacable, su tremenda actitud, su honestidad de esto es lo que hay y venimos a pasar un rato genial, como así fue, incluso marcándose algún riff guitarrero que otro dentro de sus escandinavos himnos. Simpáticos, cercanos, muy divertidos animaron a todos logrando que se nos pasara el tremendo cansancio y no sintiéramos para nada el frío nórdico que reinaba fuera. Lástima de camiseta que al final no compré, es que no aprendo…

Después, unos cuantos bailes muy en la onda Metal Place del W:O:A. sintiendo a los MANOWAR cuyo “Warriors of the World” se sentía de forma muy vikinga, con mucha más ropa encima de lo habitual en verano y muchísima menos gente.

WWN – 22 de Febrero:

Al día siguiente, ya 22 de febrero, y después de dormir como bebés en la tienda incluso estando a bajo cero, vimos un camping que era más un asentamiento del Siglo X, con múltiples hogueras y todos vestidos a la antigua usanza, todo de lo más auténtico y, salvo por los coches aparcados, te sentías como dentro de la famosa serie de los antepasados de los aquí asistentes. A las 14:00 caminata interminable por el campo para llegar al frondoso y misterioso bosque que es donde está el recinto del W.W.N., muy lejos del recinto de verano.

Tras pasar el control y localizar los 5 escenarios, fuimos al más grande, al Ice Palace para ver la primera actuación fuerte, los noruegos TROLLFEST. Una carpa grande, con un escenario decorado en tonos azules simulando nieve-hielo, sirvió de base para que comenzara el festival ¡y de qué manera tan fantástica! Todavía no había llegado todo el mundo pero los que sí estábamos, participamos de la gran fiesta que esta banda consigue con su aparición desde el primer momento y más cuando se marcaron la versión del “Toxic” de Britney Spears, a su estilo, claro. Vestidos con muchos más globos que habitualmente (casi no se les veía) y con la determinación de saber que estaban en Wacken y que tenían la responsabilidad de preparar a la gente para el resto de los días, se lanzaron a por todas dando lo mejor de sí como show e incluso un poco más de lo que musicalmente pueden llegar a hacer.

Metal

Consiguieron en pocos minutos que se formaran mil trenecitos en los que muy gustosamente participamos, congas, bailes conjuntos, remadas, pogos y bastantes circle pits no muy numerosos (que la gente iba llegando poco a poco) pero sí llenos de buen rollo y “hermanamiento Wacken” a saco. Un show exactamente igual al ofrecido en su visita a Madrid (es la misma gira) con la única pretensión de pasárselo ellos tan bien como nosotros, logrado con notable alto. Entrega total y respuesta fantástica. La cosa comenzó muy bien pero siguió aún mejor.

Los rusos ARKONA eran los siguientes en el cartel confirmando que este es un festival hecho a su medida para que den lo mejor de sí, con un público que sabe apreciar el genial directo de Marsha y sus compañeros. Primeramente, la banda fue recibida con grandes aplausos pero fue cuando salió su cantante, la pequeña pero enorme en directo Masha “Scream”, fue cuando la gente se entregó completamente rindiéndose ante la arrolladora forma de interpretar esos cánticos ancestrales que forman su show. Casi todo el repertorio se basó en el último “Khram”, con Masha mezclando guturales con esa voz limpia tan característica suya, nasal elevando al cielo de Wacken sus semi-plegarias en su ruso natal que resultan tan atractivas.

Una vez ajustado el sonido, aquello era un regalo para los oídos, pudiendo distinguir nítidamente los diversos instrumentos que usan en directo y que, en otros festivales, no hemos podido apreciar como aquí, todo perfecto. Entrega total, una pasión desmedida en Masha por compartir sus temas, sin parar de moverse corriendo arriba y abajo del escenario mientras sus compañeros la dan protagonismo pero al mismo tiempo teniendo sus momentos estelares propios, muy planificado pero a la vez resultando muy natural ya que se notaba que estaban disfrutando el momento y compartiéndolo con nosotros, todo en simbiosis perfecta que llegó a su máxima expresión con su himno, “Goi, Rode, Goi!”.

Arkona

Les hemos visto afortunadamente muchas veces, tanto en festivales como en sala pero en esta ocasión, supieron aprovechar que el escenario, las condiciones de luz, sonido y sobre todo el público eran los ideales para que fuera la mejor actuación de ARKONA que hemos visto. ¡De diez!

Aprovechamos entre los rusos y los siguientes, TURISAS, para descubrir bandas nuevas para nosotros como COMES VAGANTES (Folk) y una pareja que nos encantó, DRAGOL. De momento hay que resaltar que estos pequeños shows se llevaron a cabo en los llamados “Mystic Woods Stages”, en pleno bosque, con tan sólo una pequeña tarima de madera o unas escaleras rodeados de esos altísimos y misteriosos árboles que por la noche, iluminados con luces de colores y el frío reinante junto con el olor de la madera cortada y las hogueras (como vemos en las fotos), creaban un ambiente mágico difícil de describir.

COMES VAGANTES son ideales para un festival así pero su Folk rebosante de gaitas (con un sonido espectacular) no digamos aporta nada nuevo con versiones de temas alemanes medievales archi conocidos. Sí hay que destacar la finura, la elegancia y la delicadeza de DRAGOL, con una imagen rompedora, espectacular y unos temas de Dark Wave intensos como “Atme” que nos cautivaron. Pudimos verles un par de veces más en los otros días del W.W.N. sin cansarnos, algo muy especial para vista y oídos.

Lo bueno del Wacken Winter Nights es que las bandas, digamos más nuevas, están actuando durante el resto del festival en los escenarios pequeños con lo que si te las pierdes un día, puedes recuperarlas como nos pasó con los piratas norteamericanos THE DREADCREW OF ODDWOOD, muy divertidos, a lo ALESTORM (sin pollo) dando ese toque fresco, más actual, lleno de energía a una forma especial de entender el Pirate Metal, muy simpática y con gran comunicación con el público, con chistes, pidiendo coros y logrando que salieran muy airosos de sus shows en un festival tan fuertemente arraigado en lo medieval de verdad, aún siendo de California. Recomendados si queréis pasar un buen rato divertido y animado. Su genial directo hizo que no viéramos el show completo de los finlandeses

Turisas

TURISAS en el escenario grande pero su espantosa y vergonzosa actuación en el Granito Rock no se olvida. Sí vimos un poco y claro, aquí es otra cosa: Luces perfectas, ambiente genial y ellos sin estar cargados de Estrella Galicia (los que estuvieron en el Granito me entenderán) con lo que su directo cambia. Aquí sí vinieron a tocar y dejarse de tonterías. Después de una vuelta y reponer fuerzas, a prepararse porque venía el plato fuerte para mí de la noche: HEILUNG.

Después de su rarísima actuación en el W:O:A 2018, (ver crónica en post anterior) esta impresionante formación alemana-noruega-danesa sí se trajo todo lo que esperas de ellos. Todos sus complementos, sus rarísimos instrumentos, sus lanzas, huesos (supuestamente humanos), pieles, tambores y ese halo de curiosidad por nuestra parte y misterio que han sabido crear, no en vano han recuperado música anterior a la Era Vikinga (antes del S VIII) con un espectáculo que no vamos a olvidar.

Aviso, HEILUNG no es Metal sin más, es algo  que sirve para dejarte hipnotizado, completamente fascinado con su sonido, penetrante, repetitivo hasta la saciedad, oscuro y denso. Es a veces un tanto difícil pero claro, el verlo en el conjunto con ese sonido y esa actitud, con los guerreros invocando a los Dioses con esos brutales golpes de lanzas (incluso mientras estaban esperando para salir a escena), esas voces desgarradas aterradoras mientras ves al Sacerdote con su baile ancestral y a ella, la única, la incomparable Sacerdotisa, María Franz, tan seria, tan fría, tan distante, tan bella en su conjunto con esa voz impresionante poniendo los pelos de punta a todo el Norte de Europa allí presente.

No es un concierto, no es un show, es una ceremonia de limpieza espiritual (HEILUNG en alemán es “curación”) dando rienda suelta a que todos tus sentimientos (malos y buenos) afloren de tí dejándote en un estado de nivel superior. No se oía nada, con todos atentos participando de la ceremonia, soltando alguna lágrima de emoción porque aquello fue muy fuerte tanto a nivel musical como espiritual. No hay más palabras. Sí hay un pero, ese humo tan pesado y molesto que no dejaba ver con claridad (y eso que estábamos cerca) el detalle de los trajes y todo en general. Ella, María Franz, (la Voz de la Madre Tierra) y sus compañeros nos dejaron a todos que si no nos vamos a verles de nuevo al Midgardsblott noruego, nos tiraremos de los pelos.

Heilung

Después de haber sido curados por HEILUNG, fascinados y atónitos por su brutal show, una cena riquísima (ese Knobi Brot) y algún “Holundra” (vino caliente con especias) y a coger sitio para KORPIKLAANI, mis adorados finlandeses en disco y a veces odiados en directo porque según el día y según les dé. Si la actitud de todas las bandas anteriores había sido de 10, aquí ellos no estaban tanto por la labor de conquistarnos. Al igual que en el W:O:A 2018, basaron su setlist en el último, “Kulkija” que resulta a veces un tanto peculiar por no decir difícil de digerir.

Jone dio muestras de haberse pasado por donde vendían los vinos por lo que no estaba muy centrado en lo que estaba haciendo. Fue un show que empezó bastante mal; sonando muchísimo peor que el resto de todos los escenarios y bandas anteriores (y eso que eran los cabeceras de cartel del día), sin ganas o haciendo lo mínimo sin esforzarse para nada, sabedores que aquí se les quiere mucho pero se les perdona demasiado. No lograron ni un solo pogo, ni un circle pit hasta casi el final de su actuación pero es que la lentitud pasmosa de su último disco no da para más.

Menos mal que cayó “A Man With a Plan” para animar un poco pero la gente pedía mucho más fiesta de lo que recibía y hasta ya el final, KORPIKLAANI no se metió en un concierto en que tenían que haber dado todo y más, siendo de las actuaciones más flojas del festival, no pasando del bien raspadito y eso porque son guapos y les tengo mucho cariño. A ver si se dejan de experimentar como músicos y crecer en virtuosismo y nos dan Humppa que es lo que queremos. Otra vez será.

Ya bien entrada la noche y gracias a la insistencia de nuestro amigo Wasp, fuimos al Theater of Grace Stage a ver a BANNKREIS. Qué agradable sorpresa al ver a miembros de mis adorados SUBWAY TO SALLY e IN EXTREMO juntos acompañando a esa preciosidad llamada Johanna Krins encargada de darle ese toque de delicadeza y colorido a unas bonitas canciones, llenas de melancolía y sentimiento como el fantástico “Lebewohl”. Pero no todo es dulzura sino que saben mezclar muy acertadamente la ruda voz de Fish, áspera y seca, con el matiz suave y delicado de Johanna para dar luego rienda suelta a ritmos Folk intensos, llenos de elegancia utilizando alguna ayuda extra grabada, pero justificada para las bases de la deliciosa “Hilf Mir Zu Glauben”.

WWN

Fue genial tenerles tan cerca, con un sonido perfecto, sin nada de humo que molestara verles en plenitud, ellos disfrutando mientras caían canciones tan agradables de escuchar como “Nimmenmehr”, destacando sobre todo la perfecta compenetración de las voces mientras ese precioso idioma germano llenaba el recinto y te regalaba los oídos. Si os gustan los mencionados SUBWAY TO SALLY, esta banda es su versión más delicada incluyendo una maravillosa voz femenina, no podéis dejar de escucharles.

Un broche perfecto para un intensísimo día donde la magia de la música nos hizo agradecer el haber podido venir a disfrutar del frío en la Tierra Sagrada del Metal. El sábado, más, y al día siguiente más, como ahora os contamos…

Texto: Rocío Gómez (rocio@redhardnheavy.com) / Fotos: Organización WWN y Corsarios

En este enlace podemos ver una galería de fotos de ambiente realizada por nosotros en el festival.

¿Vemos un resúmen del viernes?

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »