WACKEN WINTER NIGHTS 2019 – Más magia en The Holy Land (Intro)

Como no podíamos esperar hasta el mes de agosto para disfrutar del Wacken, este año hemos optado por descubrir la otra versión del mismo, asistiendo a su edición invernal así que estuvimos en el WACKEN WINTER NIGHTS. ¿Empezamos con la intro y comentario general?

WWN

WACKEN WINTER NIGHTS: 22, 23 y 24 de febrero (Itzehoe, Hamburgo – Alemania)

Esta celebración del festival alemán en pleno invierno se celebra en la misma localidad del Norte de Alemania desde el 22 al 24 de febrero 2019. Son tres días en los que la pequeña localidad vuelve a brindar su hospitalidad a cuantos allí nos acercamos. En esta, su tercera edición, alrededor de 3.000 personas de todo el mundo, muy bien abrigados, nos encontramos en lo que es la Meca del Metal, en The Holy Land.

Wacken

Antes que nada, y previo a describir las increíbles actuaciones que tuvimos el placer de disfrutar (en próximos días tendréis publicado el reportaje completo), os contaremos que el WACKEN WINTER NIGHTS es algo muy especial. Es pero no es un Wacken… Es decir, es el hermano pequeño que recoge lo mejor de su edición veraniega pero a la vez, hay que reconocer que hay que ser muy amante de las tierras nórdicas para pasarte allí 5 increíbles días al fresco. Bien abrigados, como dice el tema de ASFALTO, llegamos allí tras probar varias clases de efectivos transportes alemanes… pues no es fácil la ida pero más complicada es la vuelta hasta el aeropuerto de Hamburgo, que no está muy cerca precisamente y menos en invierno.

Queramos o no, es una pequeña localidad y, aunque la Organización se esmera porque todo resulte más que cómodo para que vayas, no deja de ser un pueblo alemán en el tienes que estar muy diligente para coger los últimos buses o trenes porque, si no, allí te has quedado… Nosotros optamos por ir de camping y acertamos de pleno porque cuenta con todo lo que podáis necesitar: unos baños limpísimos, duchas para los más pulcros y un pequeño bar para desayunar. Todo esto acompañado del olor de las hogueras que abundan por todas partes para calentar las frescas noches del Norte de Europa.

Eso sí, en la edición anterior nevó todo y más, y aquí se ha cambiado el manto blanco que esperábamos por unas heladas genuinas, pero el sol nórdico ha sido el que ha acompañado el festival volviendo incluso con buen color, eso sí, donde no había bufanda o gorro cubriéndote todo. También hubo lluvia congelada el primer día mojando las tiendas, como bienvenida, pero un tiempo estupendo… aunque una nevada no hubiera estado mal. Si estáis interesados en ir pero sois amantes de las buenas temperaturas, tenéis la opción de alquilar tanto caravanas como unas pequeñas cabañas, más cómodo pero incrementa el precio de las vacaciones considerablemente.

WWN

Como decimos, no es Wacken, con lo que el ambiente es muy tranquilo por la noche, sin apenas ruido y horarios de actuaciones que te permiten descansar todo y más sin tener que estar corriendo para ver los conciertos como en su hermano mayor. Eso sí, las distancias, a pesar de ser un festival pequeño, ponen a prueba tu resistencia. Me explico: se celebra en el pueblo pero está al otro lado, en el bosque… con lo que las caminatas a la civilización o al recinto de los conciertos, son considerables.

También tengo que decir que jamás se me olvidará la imagen que me llevé al llegar y ver la calle, la Hauptstrasse (la calle Real o Mayor de allí, la más transitada, metaleramente hablando, del mundo) sin nadie, nada, ni un alma. Más aún cuando no está el Metal Place, ni las muchas carpas de bares y tiendas, reinando un silencio que te obliga a mirar a la Torre y a la Iglesia varias veces para creerte que estás allí, en la Meca del Metal mundial.

Volviendo a WACKEN WINTER NIGHTS como tal, el recinto es una preciosidad, todo muy nórdico y medieval en un entorno incomparable que además la Organización se ha encargado de decorar aún más, ayudando a la Naturaleza a estar todavía más bonita… con unas fantásticas luces de colores en los árboles de noche que conseguían un ambiente mágico, ¡increíble! Muchos bares, mucho vino caliente necesario para mitigar la agradable temperatura ambiente, diversidad de comida (vegana y vegetariana también), además de muchos puestos con unos vestidos y unas cosas que te querías llevar todo a casa. Todo ello sin agobios, sin prisa, sin nada más que sonrisas por todas partes y ganas de disfrutar, tanto los vendedores como los asistentes.

Wacken

Hay dos escenarios digamos “normales”: el “Ice Palace (una carpa grande), que se ve y se oye fantásticamente bien; el “Theater of Grace” (una especie como de almacén) en los que daba gusto estar, con bares y, en este último, con el puesto de merchandising oficial tanto del festival como de las bandas. Los otros escenarios, los llamados “Mystic Woods”, eran simplemente unas tarimas debajo de los árboles en los que era una auténtica gozada ver a bandas tan deliciosas como DRAGOL, un regalo para los sentidos.

No faltaban otro tipo de sorpresas como seres mágicos salidos de lo más profundo del frondoso bosque en el que estábamos: La Muerte, simpática como ella sola, que recorría el recinto “asustando”, o hadas buenas, y no tan buenas, jeje, con las que vacilar y hacerte mil fotos. En las galerías de fotos del final del artículo podéis ver mejor todo esto.

Espectacular de bonito y especial: el ambiente, la gente… casi todos vestidos de épocas ancestrales, todo mágico y precioso. El frío era lo de menos pues ese ambiente con calor no se puede lograr. Eso sí, si  el frío os echa para atrás y no estáis abiertos a tendencias musicales folklóricas, paganas y medievales, pues éste no es vuestro sitio, las cosas como son. Es un festival de metal, sí, pero con muchas cosas más y tocando muchos más estilos… pero aquí podéis llenaros de sensaciones que ya nunca saldrán de vuestro corazón.

Lo bueno es que el recinto no es grande y los horarios te permiten hacer todo: disfrutar de unos conciertos increíbles, comprar merchandising (dos modelos de camisetas) sin prisas ni agobios, estar con gente de todas partes, que incluso desde Australia, Canadá o Japón se habían desplazado a la Tierra Sagrada de Wacken para vivirlo de otra forma, en pleno invierno. Estamos seguros de que ahora, los Winterheads, nos volveremos a ver en 2020 en este festival que es más una maravillosa experiencia para los sentidos que un evento en sí.

Faun

Si hay que poner un pero es la falta de merchan de FAUN y de los impresionantes HEILUNG (inenarrable, como os contamos en las crónicas), las distancias al pueblo y al camping y, ya por pedir, se agradecería que la pulsera de prensa fuera tan bonita como la normal… Es decir, que fuera de tela y que la bolsita de bienvenida estuviera a disposición de todos. ¿El resto?, de notable alto a sobresaliente.

Lo dicho, ¡nos vemos en el Wacken Winter Nights 2020!, con nieve o sin ella, donde volveremos a vivir la Magia… ¡Más info en las crónicas!

Texto y fotos: Rocío Gómez (rocio@redhardnheavy.com) y Lucía Delgado. 

Galerías de fotos (de ambientación en este caso): Ambiente / Fotos nuestras / Conciertos

Artículo completo con las crónicas de los tres días de festival en breve, pero mientras nos ponemos los dientes largos con el trailer oficial de la edición de este año:

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »