Crónica de la jornada del Jueves de Wacken 2018

El jueves amaneció con un sol abrasador en el WACKEN, algo inusual en esta zona, y muy duro si estás dentro de una tienda de campaña. Un clima soleado que acompañó durante todo el festival y que calentó el ambiente de la jornada que abre oficialmente el festival alemán y que aquí os contamos.

WOA Header

W.O.A. 2018: Primera Jornada oficial – Jueves 2 de Agosto 2018 

En esta 29 edición del WACKEN OPEN AIR, no podían faltar SKYLINE como apertura oficial (tras la jornada de presentación del miércoles). Como todos los veteranos del festival sabéis, son una banda con  la que los organizadores del evento tienen una muy fuerte relación y son unos históricos del evento, en el que empezaron a participar desde la primera edición, por ello han convertido en una tradición que den el pistoletazo de salida oficial a las actuaciones.

En las primeras ediciones de Wacken el Gran Jefe, Thomas Jensen, tocaba en sus filas, no hay mucho más que contar, simplemente se dedican a hacer versiones logradas de IRON MAIDEN, PURPLE (atreviéndose con un logrado “Burn”), de OZZY para terminar con un “AszchezuAzsche” de RAMMSTEIN. No  van más allá de cumplir su misión: abrir el festival de la mejor forma posible y ellos cumplen con ello año tras año; simplemente entretener de forma entrañable por ser parte viva del festival.

Esa jornada el Heavy Metal clásico tenía fuerte presencia con las actuaciones de DOKKEN y del carismático VINCE NEIL. Dos figuras esenciales en la istoria del Heavy Metal que actualmente presentan la cara y cruz de la misma moneda. Don Dokken quiere y no puede, pero VINCE NEIL lo da todo y más manteniendo viva la música de MÖTLEY CRÜE. El show de Don Dokken se caracterizó por mostrar a un cantante en el declive de su carrera y que sólo ofrece su nombre y esos maravillosos temas que a todos nos han encantado en un momento o en otro.

Mick Brown de Dokken en Wacken

A plena luz del día y con poca luminotecnia por la hora de actuación, Don dejaba claro que no se ha cuidado mucho y también que los años transcurridos desde sus primeros pasos a finales de los 70 le han pasado una factura más que elevada. ¿Lo mejor?, el setlist sin duda. Joyas como “Breaking the Chains” o “Tooth & Nail” son inolvidables pero era preferible escucharlas y no mirar mucho el escenario, y eso que hacía muchos años que no veíamos al grupo y al propio Don tan motivados en escena. ¿La banda?, pues encantados de tocar allí como decíamos,  pero creo que preocupados ante su futuro laboral inmediato con el vocalista, una pena.

Cambio de escenario y ¿qué decir? Lo pasamos genial con el siguiente artista ¡VINCE NEIL! Vamos a confesar: por el cantante de MOTLËY CRÜE tampoco es que apostáramos mucho justo antes de su actuación, pero nos dejó a todos sorprendidos y encantados de lo que hizo, tanto él como su impresionante grupo (su banda de apoyo son SLAUGHTER, no lo olvidemos). Digamos que Vince no es que tenga sobrepeso, es que se ha comido a sí mismo varias veces, pero esto no le impide estar sorprendentemente ágil y darse carreras por el gran escenario casi como hacía en los 80s. Vince también tiró de repertorio fantástico.

Todo canciones de los CRÜE pero tocadas a su velocidad, con fuerza y con la voz  tan característica del rubio no natural mientras su grupo le daba la réplica al líder en cuanto a espectáculo sin dejar de moverse y, sobre todo, mención especial a su batería, Zoltan Chaney (también en SLAUGHTER, claro), que tan pronto tocaba con manos, con pies, con el taburete en los platos, …. Espectacular y asombroso, de los mejores baterías de todo el festival y por allí pasa lo mejor de lo mejor. Además, entre tema y tema, VINCE se ayudó de una nueva “Nasty Habbit Girl”, preciosa y que daba aún más vistosidad a su show. Repertorio inmejorable, actitud sobresaliente, voz estupenda, él en forma hicieron de su actuación una de las mejores de todo el festival; para no olvidarla, de diez.

De EE.UU. a Alemania, pero sin salir de los clásicos. Una de las últimas fechas del Tour de U.D.O. celebrando la música de ACCEPT antes de centrarse de nuevo en su propio material tenía parada en Wacken. Después de un inicio de gira estelar y una segunda parte bastante regulera , la voz de ACCEPT retomó su mejor cara para el festival alemán, y eso que el principio con la prescindible “The Beast Inside”  no fue nada halagüeño. Analizando la banda, Andrey Smirnov como guitarra principal sigue quedándose bastante corto y (el recuperado para estos conciertos) Stefan Kaufmann aunque toque la guitarra rítmica no podemos olvidar que su puesto en ACCEPT era el de batería.

Wacken a los piés de UDO

Es decir, que en ese sentido la ejecución igual no es la mejor del mundo, y menos desde la marcha de Kasperi Heikkinen. Lo bueno es que un repertorio con “Midnight Mover”, “Breaker”, “Love Child”, “Russian Roulette”, y así hasta casi 20 clásicos más, funciona solo. Los fans hacemos la vista gorda y nos relajamos para disfrutar al máximo del legado de una de las bandas de Heavy Metal más grandes de todos los tiempos y punto.

Los alemanes OOMPH! Aparecieron en un LOUDER STAGE abarrotado, compitiendo con su compatriota UDO ayudados de un entregadísimo público que aguantó la altísima temperatura ambiental esperando saltar con los fuertes ritmos de marcado carácter industrial que practican. Les vi en Madrid en sala y me encantaron con lo que tenía muchas expectativas puestas en ellos aunque al principio no salieron con la fuerza que esperaba.  Escenario sobrio, con un molesto sol de frente que les daba de pleno, y que hizo que les costara meterse en el show empezando, a mi entender, demasiado lentos con “Das WeisseLicht”. Es un medio tiempo intenso, pero no el que hubiera sido deseable para satisfacer a la masas que tenían delante. La cosa  cambio un poco con “Gottistein Pop Star” , si bien seguíamos notando que estaba más animado el público que ellos.

Tuvieron que pasar varios temas para que se nivelara el nivel de energía entre la banda y los fans; estos saltaban y gritaban desproporcionadamente con  lo que estaban recibiendo, si bien este tesón hizo que el show cambiara a mucho mejor, logrando que Dero, el altivo vocalista se lanzara al público que le llevó encantado en volandas. Les costó bastante remontar el concierto que fue de menos a más aunque sus temas llegan a resultar un tanto monótonos en su desarrollo. Si te gustan RAMMSTEIN, estos tienen mucho que agradecer a unos OOMPH! Que fueron de lento a bastante bien.

Cristianos, temblad ante BEHEMOTH

Más fuertes que nunca y con un Nergal ya felizmente recuperado de su Leucemia, BEHEMOTH son una auténtica bestia en directo, y más cuando la salvaje puesta en escena del grupo (incluyendo distintas máscaras, telones, fuego,  ofrendas sangrientas y mucho más) está arropada por un sonido cristalino y una producción acorde al nivel que exhibe el grupo en directo.

Bien flanqueada por clásicos como “Chant for Eschaton 2000” o “Conquer All”, BEHEMOTH se dieron el gusto de estrenar una canción que formará parte de su próximo trabajo titulada “God = Dog” como premiere mundial en Wacken e incluso arrojaron varias copias del disco nuevo al público.La escena extrema polaca con VADER y BEHEMOTH a la cabeza puede estar tranquila sabiendo que el legado de los pioneros como TURBO y KAT está más que a salvo.

En plena celebración de su 30 aniversario como grupo, DANZIG llegaban a Wacken con ganas de agradar, y aunque se notó que durante su actuación mucha gente optó por descansar, ir a ver qué había en otros escenarios… lo cierto es que no por ello su concierto dejó de ser masivo. Comandados por un Glenn Danzig  mucho menos hercúleo que antaño, rápido sacaron la artillería pesada y enseguida pudimos escuchar “Twist of Cain”, “Not of This World” y “Am I Demon”, rindiendo homenaje al primer disco y conquistando a fans y no tan fans.

Si estáis pensando que el momento álgido del concierto fue “Mother” no os equivocáis. El single de éxito de DANZIG tiene todavía mucho peso y dudo que hubiera un alma en el infield de Wacken (o incluso más allá, dónde alcanzaran los watios) que se resistiera a cantarla. Lo bueno es que en la recámara todavía quedaban dos trallazos como “She Rides” y “Snakes of Christ” para teñir metafóricamente de negro ( pues todavía brillaba un sol de justicia) los escenarios principales del festival.

The Priest is back… to Wacken

Por último, los cabezas de cartel del día. He podido ver a JUDAS PRIEST en este “Firepower Tour” en tres ocasiones, cuatro contando la de Wacken que ya os adelanto que ha sido la mejor de todas, y no porque el listón no lo hubieran dejado alto en Graspop, Download Madrid y Barcelona Rockfest, sino porque en Wacken, PRIEST ejercían de headliners absolutos en un entorno perfecto, con el mejor sonido y luces posibles,  y además un sutil cambio en el repertorio hizo de este concierto mi preferido de los que he visto del tour.

El fan que llevo dentro está gritando que JUDAS PRIEST es la mejor banda del mundo, que tienen los mejores discos, que su estado de forma es óptimo  y que además han sacado una obra de arte este año, pero vamos a silenciarle y analizar algo más objetivamente cómo no se había visto cantar así a Halford desde el 2000 en la gira en solitario de “Resurrection”; hablemos de cómo Ritchie –Falcon- Faulkner ha hecho lo que parecía imposible y brilla como guitarra solista de JUDAS y de cómo Andy Sneap (SABBAT) ha pasado de ser un recambio de emergencia a dejar caer varios solos como el de “Tyrant”, clavándolo.

JUDAS están haciendo todas las canciones a su velocidad y tono y no queda más que bizquear ante la energía de “Sinner”, sumergirse en el tártaro con “Saints in Hell”, dejarse aplastar por “Grinder” o apretar el puño y ser  arrastrado por la velocidad de “Freewheel Burning”. Lo mejor es que los nuevos cortes como “Lightning Strikes” o “Rising from Ruins” no desmerecen un ápice a los clásicos y son genialmente recibidos. Para cerrar el capítulo del repertorio, chapeau a la inclusión de “Night Comes Down”, y sobre todo chapeau a ir cambiando el setlist sorprendiendo a los seguidores en cada fecha, y más en este tiempo en que todo se sabe por internet y pillar a los seguidores desprevenidos es más y más complicado.

Después de que “Painkiller” no dejara piedra sobre piedra y cientos de moshers volaran por los aires todavía quedaba el momento más especial: Glenn Tipton subiendo al escenario y uniéndose a sus compañeros para hacer “Metal Gods”, “Breaking the Law” y “Living After Midnight”. Parece mentira lo rápido que pasa el tiempo cuando te lo estás pasando tan bien, pues casi sin darnos cuenta Halford ya estaba lanzando elogios a Wacken, a los Metal Maniacs y a su apoyo y… ¿Qué queréis que os diga? A mí me suena sincero y sigo esperando a escuchar la próxima vez eso de ladies and gentlemen… The PRIEST is back!

Texto: Rocío Gómez (rocio@redhardnheavy.com) y Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

Fotos: Redhardnheavy y RRSS oficiales de las bandas.

¿Vamos con el viernes?… pero antes un poco de PRIEST para cerrar la crónica del día:

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »