EL DROGAS celebrando el 40 aniversario de BARRICADA en Madrid

Se nos quedó colgada esta crónica, y el verano es perfecto para recuperarla. Concierto muy especial en Madrid de EL DROGAS celebrando el 40 aniversario de BARRICADA (que ya, que no es lo mismo, lo sabemos), recordando por supuesto a Boni, y con toda la parroquia barriquera rindiendo pleitesía a unas canciones inmortales e inigualables. Esquitino estuvo allí y nos lo cuenta y muestra:

El Drogas

EL DROGAS – Sábado 21 de mayo 2022 (La Riviera, Madrid)

En una noche difícil en Madrid, especialmente los fines de semana, ya de nuevo cargados al máximo de actividad y conciertos (bendita sobreoferta, tras lo que hemos pasado, que dirán algunos… aunque se empieza a dar la vuelta a la tortilla), la cita con la historia de BARRICADA era obligada. Había más opciones, grandes y pequeñas, pero uno que lleva tatuada en el alma la historia de una de las bandas más especiales que ha dado y dará este país, lo tenía claro. Y ojo, teniendo MUY CLARO que esto no es BARRICADA (sin Alfredo y sobre todo ya sin el Boni, pues no hay vuelta atrás ni conjeturas de ningún tipo), la coherencia, calidad, intensidad y magia de esta noche en Madrid fue de primera.

Agotado desde hace (muchas) semanas, y con público total y absolutamente barriquero (y sí, el 99.99% de los presentes entre 40 y 50, año arriba y año abajo, pero éramos todos “los de entonces”, animales calientes deseosos de recuerdos y volver a sentir una pequeña porción de “aquello”), fue bonito participar de esta noche. Y en La Riviera, donde en su momento vimos a los Barri varias veces (y a EL DROGAS en solitario ya también, las cosas como son, pero esta vez era diferente), en la gira de 25 aniversario por ejemplo, un par de veces con “La tierra está sorda” si no recuerdo mal, y alguna más, anterior y posterior. Que sí, que en pabellones, festivales, grandes recintos y demás mola, pero en las salas de este tipo, con la cercanía y calor que transmiten, siempre ha sido más especial.

El Drogas

Y tras esta pequeña intro / contextualización, vamos al turrón, que me apetece mojarme… Por cierto, podemos añadir la obviedad, por si alguien está despistado, que EL DROGAS está celebrando en esta gira el 40 aniversario del primer concierto de BARRICADA con varios conciertos con repertorio exclusivo de su banda madre, a modo de homenaje, de recuerdo y, ¿porqué no?, de reivindicación… e incluso algo de autobombo, que no pasa nada, que con el marchante de BARRICADA detrás imagino que la transición a la nueva normalidad se lleva mejor, y para nosotros también. ¿Porqué digo esto?, pues por algo muy sencillo: Sin pretender menospreciar ni por un segundo la actualidad de EL DROGAS, y por favor que no se me entienda así, pero es una realidad que los barriqueros admitimos muy bien tanto TXARRENA como los primeros tiempos ya como EL DROGAS, pero quizás está costando algo más los últimos experimentos.

Bueno, en esta tanda de conciertos especiales “es otra cosa”… y si encima sumamos repertorio completo de BARRICADA a la ecuación, la fórmula no falla. Él lo sabe, nosotros lo sabemos, los promotores lo saben… y sobre todo los seguidores agradecemos que el recuerdo a BARRICADA esté siempre presente. Todo ello de la mano de una formación excelente a todos los niveles, y que con la tontería llevan ya juntos… ¿10 años? Con lo que el nivel, sin comparar ni por un segundo con el original (nadie lo pretende), es excelente.

El Drogas

El caso es que brujas, acústicos (que tienen su encanto, y su público, ¡por supuesto!), R&B, faceta de cantautor irreverente, poeta y artista prolífico está muy bien, y es más que respetable, pero al final BARRICADA es BARRICADA y los que crecimos (de verdad) con ellos, queremos otra cosa. Por eso digo que, sin malinterpretar mi mensaje, y sin querer faltarle el respeto ni por un segundo al jefe… ¡Así sí, Enrique, así sí! Y oye, me quito el sombrero una y mil veces ante Txus, el Flako y el Brigi que han formado una banda increíble, supersólida, muy muy rotunda sobre el escenario, y que suenan como un cañón… Pero no es lo mismo verles tocando canciones de un quíntuple disco o en un repertorio particular de rythm&blues en un teatro (que es diferente, y mola insisto, como os hemos contado muchas veces), que verles en una sala con la gente como loca, empapada de sudor y coreando himnos uno tras otro.

Así comenzó el show, curiosamente con menos gente en el foso haciendo fotos de lo habitual (lo cual nos sorprendió, no voy a decir lo contrario, pues la sala estaba totalmente llena), y mientras estábamos “afotando”, sonaban como una apisonadora la primera retahíla de clásicos, curiosamente, de los primerísimos tiempos de BARRI, con “La silla eléctrica”, “Barrio conflictivo”, “Pon esa música de nuevo” (los pelos de punta)… con la gente más que entregada, y la banda poniendo galones sobre las tablas. Y sí, no están el Boni ni Alfredo, pero los temas suenan, claro, a su manera, actualizados en ocasiones, pero no fallan. Y Enrique está pletórico, en su papel actual de titiritero irreverente, sin cortarse en afilados comentarios y presentación con chispa, pero cómodo sin duda con el repertorio… “Campo amargo” y de repente “Okupación” dinamita por primera vez La Riviera esta noche… y es que no estábamos los presentes para tonterías ni detalles pusilánimes. Ya he dicho que los presentes éramos los de BARRICADA, los de siempre, ni un infiltrado, ni un curioso ni perdido… nada. Veteranos/as curtidos en mil conciertos barriqueros, y rockeros de los nuestros, y que habíamos venido a eso.

El Drogas

“No sé qué hacer contigo”, “Tentando a la suerte”, “Problemas”… hasta que el riff de “Bahia de Pasaia” corta la respiración de todos, en una de las canciones más polémicas y duras en su momento… y que hoy casi seguro que no se podría publicar ni se permitiría, una vez más, sacarla a la luz. Por eso estos momentos son tan importantes, aunque me siga dando pena y rabia que los veinteañeros (sí, mi acusación es directa) estén a otra cosa y a por uvas. Si hubierais crecido con esto en vez de con tiktok, Instagram, influencers y chuminadas varias, otro gallo cantaría. Y sí, nosotros sí hemos corrido delante de las porras, en Euskal Herria y en Madrid, y en muchos más sitios. Y sabemos de muchas cosas sucias que de verdad han existido y existen, en los cuarteles, en las cárceles y en las calles. Y no necesitamos de fake news ni de Internet para ocultarlo y saber qué, sin que se pudiera hablar mucho de ello, existía y pasaba. Gracias, chicos, por seguir tocándola sin amilanarse…

Seguimos festivos pero reivindicativos de la mano de “A toda velocidad” (con un nudo en al garganta como ocurre con todos los temas que nos recuerdan a Boni) y “Ten cuidado con el perro” (demasiado modernizada para un servidor pero bueno), pero es el momento de mirar hacia “La tierra está sorda”, y no olvidar ni a las 13 rosas ni a los de las sotanas. Algo rara me sonó una particular versión de “Tu nombre” en acústico, pero era momento de recordar los últimos 90, combativos pero menos populares, de la mano de otros clásicos de entonces como “Sean bienvenidos” y “Víctima” (y no, el sol sigue sin calentar igual para todos).

El Drogas

Dentro del set, para un servidor lo más destacable, por diferente, fueron lógicamente los temas menos habituales o que hace mucho que no escuchamos en directo, como “Ninguna bandera”, con letra muy clarita y sonando realmente dura. Aunque de repente suena “Animal caliente”, cantada por el público, como siempre ocurría en los conciertos de BARRICADA,  y aquello se cae… Y mucho más cuando EL DROGAS anuncia con la voz entrecortada que ciertos temas son difíciles de cantar, recordando a su eterno compañero y amigo fallecido, mientras los gritos unánimes de “¡Boni, Boni!” retumbaban en La Riviera previos a “Objetivo a rendir”… Un, dos, tres, ¡fuego!

Llegaba la última parte del show y los pesos pesados del repertorio, comenzando por “Oveja negra” (que tantos años después sigue siendo una de las canciones más rotundas y de las letras más brillantes que se han escrito en este país), siguiente por “Todos mirando”, la canción “gamberra” por excelencia, o “En blanco y negro”, el clásico por excelencia. Aún quedaban los bises, que diría el maestro Rosendo, y no pudieron ser más certeros, comenzando con otra de las más mordaces, como es “La hora del carnaval”, siguiendo por el momento más intenso que siempre es y será cantar “No hay tregua” en directo (y de nuevo nudo en la garganta recordando al Boni y otra de “sus” canciones) y rematar a la vieja usanza como “Esta noche (no es para andar por esas calles)”.

El Drogas

Ya hay pocos, muy pocos conciertos que emocionan y de los que sales con esa sensación mágica y esa sonrisa única de antaño tras los conciertos especiales. Éste fue así…

Texto y fotos: David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com)

Galería de fotos completa en este enlace.

P.D. – Las réplicas, valoraciones, disquisiciones, debates, dudas, conveniencia, elucubraciones y demás…, o si está bien, mal o regular esta gira de 40 aniversario de BARRICADA “así” lo dejo para otro día, que “hoy” era para disfrutar y/o sencillamente recordar sonriendo.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »