Intro / Comentario general Wacken 2022 – Luces y sombras

Hemos vuelto de la 31 edición del famoso WACKEN OPEN AIR, el festival alemán ha vuelto por fin a celebrarse y aquí os dejamos nuestras experiencias e impresiones más sinceras para empezar, a modo de intro o comentario general. Todo ello de la mano de Rocío Gómez:

Tras dos años en los que hemos vivido en plena pandemia el W.W.W. (Wacken World Wide), de forma digital y la cancelación in extremis en 2021 (con cartel cerrado), las ganas por volver al norte de Alemania eran tremendas. Deseábamos volver allí, a La Tierra Sagrada del Metal, a estar con todos los fans que son amigos desde hace muchos años y que venimos de todas las partes del mundo. De hecho, en este 2022, hemos ido gente desde 52 países, ahí es nada.

Ya en el aeropuerto de Hamburgo y agradeciendo que nuestras maletas salieran por la cinta, empezamos los emotivos e intensísimos encuentros con amigos mientras veíamos el anuncio de que para 2023, serán cuatro los días que durará este increíble evento. Ya estábamos a punto de ir al paraíso del Metal; nervios y alegría todo a la vez… Al autobús y al lío.

Wacken

Después de una hora y media para salir de Hamburgo (lo que no hemos tardado en la vida), lloramos de emoción al ver un enorme cartel en la entrada donde ponía “Welcome Home” (Bienvenidos a casa) y es que los organizadores saben que el WACKEN OPEN AIR no es un festival, no es una agrupación de buenísimos conciertos, no…. El W:O:A  es algo más que no se puede explicar bien hasta que no lo vives. Sólo el olor indescriptible del pueblo, la vista del camping y sentir ese aire, hace que los habituales no tengamos palabras de agradecimiento por volver año tras año, y más después el horror que hemos vivido en el mundo por el COVID-19 y lo que ha venido después.

Pues ese horror también ha hecho mucho daño, mucha pupa en el WACKEN OPEN AIR, y más en el precioso pueblo alemán el cual ha sufrido la falta de ingresos por las cancelaciones de este evento y de su hermano pequeño (el WACKEN WINTER NIGHTS, al que también hemos acudido en varias ocasiones) con lo que muchos habitantes han tenido que trasladarse a otras zonas de Alemania para poder subsistir. Ya cuando llegamos se notaba algo raro en la calle principal (la que aparece en todos los vídeos que habéis visto durante tres décadas) y era eso, que faltaba algo, faltaba gente y sí, negocios locales cerrados, como el supermercado y cosas cambiadas como el “Zur Prost” (el bar más grande de la calle, el de color amarillo) que ahora ha sido bautizado como el LGH Stage, donde también se hacen pequeños conciertos.

Faltan cosas, faltan negocios y…. faltan incluso los niños con sus bicicletas tirando de carritos llenos de latas de cerveza; una sensación rara y una pena además. Claro que todo esto lo vas descubriendo día a día, dándote la sensación de que la pandemia se ha llevado por delante más de lo que crees.

Wacken 2022

Toda esta horrible situación, la emigración de los habitantes del pueblo que tenían al WACKEN OPEN AIR como su niño, al que cuidaban con muchísimo cariño y esmero, ha hecho que mucho del personal que ahora trabaja en el festival no sea de allí con lo que el resultado ha sido de todo menos bueno. Si me llegan a decir a mí que iba a escribir esto, hubiera dicho que no pero es lo que hay… ¿Qué pasa con esto? Pues que el resultado es que la edición 2022 se caracteriza por las colas para todo. Para beber, para comer, para lo que sea. ¿Colas en el W:O:A?… ¡Qué dices! Pues desgraciadamente sí. Pero no una cola normal, no, colas desesperantes. Un espanto.

En primer lugar, lo que nunca ha pasado, colas de dos horas y media (algunos más) para coger la pulsera. Dos horas y media con el agravante de que ahora lleva el sistema este de pago con chip con lo que estabas esperando una eternidad y aunque tuvieras dinero, no podías ni comer ni beber ya que hasta que no la tenías, no podías cargarla en los cajeros especiales habilitados al uso. Resultado: enfados con razón y lo peor, desmayos y desvanecimientos ya que las elevadísimas temperaturas hacían que necesitaras beber pero no podías. Mal, fatal… Todavía no puedo creerlo pero fue así. Además, gente que había pagado por la entrada del miércoles (como día especial), no consiguió coger la pulsera especial para esos conciertos (AVANTASIA, EPICA, GLORYHAMMER y abriendo VARANG NORD), con lo que el enfado de los asistentes era mayúsculo y razonado.

Wacken 2022

Si lo de la pulsera (por cierto, fea con chip y sin él y la de prensa peor, ya que no tiene ni el año), era increíble, más sorpresa negativa fue ver los precios de la comida y de la bebida. En el W:O:A siempre, desde 1998 que vamos, era más que destacable poder comer (sin esperas) con una variedad increíble a precios más que razonables y calidad excelente; pero eso murió. Había colas en todas partes y lo más barato eran los rollitos de primavera minúsculos a 5€, muy caro pero el resto no bajaba de 9€ y algunas cosas más caras. La cerveza a 5, con el vaso decorado (cada vez más pequeño y más feíto con menos modelos) que te cobran ahora a 2€ y que no cogían en todos sitios si no querías llevártelos de recuerdo.

Entre eso y la pulsera que tienes, no tienes saldo para comer y beber hacía que te desesperaras. También es verdad que los 36 grados de un día (y lo mismo más), hacía que las inmensas caminatas para cargar la pulsera o ir a los distintos escenarios te mataban. Por no decir de las colas de los WC´s, los cuales han sido reducidos bastante con lo que te pensabas si beber ya no sólo cerveza, tampoco agua porque los sitios donde refrescarse no eran suficientes. ¿Estamos en Wacken? – Sí pero… no.

Wacken 2022

Han modificado el recinto de conciertos (el Infield), poniendo el tercer escenario (el LOUDER) no sé dónde, muy lejos, lo más que se podía, con lo que si había algo que te gustara, prepara buenas piernas y si quieres ir al Wasteland (el del ambiente futurista tipo Mad-Max), ni te cuento. Ya no está al lado de la zona vikinga, está más allá y ha reducido enormemente su tamaño, tanto esto como el Wackinger Lande, sin tantas atracciones ni puestos. Por cierto y hablando de puestos, este año el mercadillo estaba por allí, más para allá, para que te dieras una vuelta buena en la que han dejado a gente de alrededores vender sus productos de huerta en una de las zonas. Ya no hay el “Kaufland” (el enorme supermercado de 2019), sino que está esta zona y ya porque dentro del camping tampoco se vende mucho en las pequeñas carpas que te solucionaban los desayunos o algo que se te hubiera olvidado. Desayunar un café era echarle tiempo, ganas y mucha paciencia. Una pena. Por supuesto, había que pagar también con la odiosa pulserita.

Lo único que tiene precios normales (más o menos) es el merchandising que a 25€ tenías la camiseta oficial pero se han columpiado con los 55€ de la sudadera. Según los carteles, había unos cuantos modelos pero en las tiendas oficiales no estaban, y eso en Wacken no ha pasado nunca. Tampoco había la famosa bolsa “Full Metal Bag” (una pena) y por no haber no daban ni el horario ni había posibilidad de comprar el librito informativo. Por no haber no había ni tienda del St. Pauli. En fin…

Camisetas oficiales

Por finalizar también os diremos que las increíbles y maravillosas pantallas para seguir los conciertos, ya no son tan grandes y hemos visto fallos de píxeles en shows principales. Eso jamás ha pasado, viendo como un operario se jugaba la vida intentando que aquello funcionara en condiciones. Incluso los anuncios que salían en las pantallas dejaban bastante que desear, con gente que no pinta nada en el mayor y mejor festival de Metal del mundo mundial.

Pero si todo esto producía pena y no parecía que estuvieras allí, se te quitaba al ver a la gente, a la unión de todos los metalheads de todo el mundo felices, muy felices y unidos, con bailes, con respeto, pasándoselo como en la vida y disfrutando de lo que tanto nos gusta. Eso sí, hay en mi opinión dos Wackens ahora, el de siempre (en los pequeños escenarios – por cierto, adiós a la carpa “Bullhead” por el COVID_19) y el enorme, el de los grandes que es en donde más se notan los recortes.

Slipknot

En cuanto a los shows, os los detallamos en otras publicaciones posteriores habiendo disfrutado de la impresionante descarga de SLIPKNOT, de las tres actuaciones de HÄMATON, la brutalidad de ARCH ENEMY, la elegancia de AVANTASIA y muchísimos más que lo han dado todo en su paso por esta edición. Pero esto os lo contamos más y mejor en próximas publicaciones…

Resumiendo… Una edición rara, una vuelta a casa, a Wacken, llena de emociones y sentimientos muy contradictorios, con unas llanteras considerables, unos rencuentros maravillosos y, ya en casa, a preparar con los organizadores la forma de arreglarlo, para que los fallos de esta edición post-pandemia, no vuelvan a suceder y menos después de pagar el altísimo precio de la entrada para 2023 (ya agotadas, con 4 días y con IRON MAIDEN como gran cabeza de cartel).

Wacken 2023 – Adelanto

El Wacken Open Air, el W:O:A, ha sido tocado y dañado por el Covid-19, pero ahora nos toca hacer que sea de nuevo el mejor sitio del mundo. Y lo haremos, está claro.

See you in Wacken 2023, rain or shine.

Texto: Rocío Gómez – rocio@redhardnheavy.com / Fotos: Wacken Oficial.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »