Recuperamos crónicas completas del Wacken (W.O.A. 2019) – IV (sábado)

Seguimos (y ahora rematamos) recordando lo que fue la última edición de Wacken, sobre todo ahora que, ya lo sabemos, la de este año será sólo virtual. Nos vemos en 2020 en la Holy Land, rain or shine… or virus. ¿Vamos con el sábado?

Header WOA 2019

Tras recordar cómo fue el martes / miércoles, el jueves y el viernes de la edición de Wacken del año pasado, y mientras vemos cómo se desarrolla el Wacken World Wide 2020 (online), vamos a recuperar la crónica de la última jornada del Wacken del año que viene.

W.O.A. 2019 – Sábado 3 de agosto: 

Llegamos al soleado sábado 3 de agosto 2019 en el Wacken Open Air, el último día del festival en el que nos aguardaban momentos increíbles de no olvidar y algún otro contratiempo, os lo contamos… Por cierto, como siempre decimos en estos casos, en los festivales tan grandes es IMPOSIBLE verlo todo, así que os tenemos que ofrecer un resúmen de lo que vimos (y sí, faltan cosas o no vimos muchos conciertos… pero sí estuvimos presentes en muchos otros). ¡A por ello!

SUBWAY TO SALLY

Foto: Sven Mandel

Con el recinto a rebosar ya que en Alemania son muy grandes, la banda alemana tocaba a pleno sol, algo raro cuando ellos generalmente han estado cerrando el festival a altas horas de la madrugada. Renovada imagen, con cambio en la formación, uno de los referentes del Mittlealter Folk Metal ofreció un show mucho más moderno dentro de su estilo, mostrando una banda con miras a explorar nuevos horizontes sin olvidar sus raíces.

Precioso momento cuando sonó el clásico “Kleidaus Rosen”, con miles de fans agitando brazos y coreando esa preciosa canción con ellos, otro momento Wacken de los que ponen los pelos de punta, ¡maravilloso! Sí vimos a su vocalista, Fish, no muy bien físicamente pero tampoco su nuevo look ayuda. Basaron una gran parte de su set en su nuevo álbum, “Hey”, bien recibido pero para esa hora en la que tienes que calentar mucho el ambiente. Creo sinceramente que abusaron de él dando la impresión de haber salido de turbulencias y querer renovarse o morir. Veremos el futuro ya que el presente de SUBWAY TO SALLY es firme y como siempre, original.

BATTLE BEAST

Con un ambiente increíble, nublado pero con calor y con toda la audiencia con unas ganas increíbles de disfrutar contigo, no se puede hacer un concierto malo y estos finlandeses no lo hicieron. Además, conocen muy bien el festival alemán (no en vano ganaron la Metal Battle 2010) y saben cómo ganarse a todos saliendo a muerte, arrasando, con más fuerza y ganas de lo que es habitual en ellos… y ya es mucho.

Foto: Sven Mandel

Lo primero impactante, la imagen de Noora (su vocalista) con vestimenta poco favorecedora para su volumen actual (increíble como en meses su peso cambia, nunca está más o menos igual). De voz, tremenda, espectacular, impresionante, es brutal, pocos hay ahora que tengan esa fuerza arrolladora saliendo de su garganta, habiendo ganado mucho en presencia encima de un escenario así como su banda, con unos riffs elaborados y complejos, combinación perfecta con ella.

Todo energía, todo movimiento, ritmos endiabladamente veloces pero con tramos que puedes desmadrarte bailando y saltando en plan discoteca lo que hace a su sonido muy original y atractivo, incluso la presencia de samplers no es tiroteada en un festival tan “true” como éste. Buen sonido, unas luces perfectas y sobre todo ellos, ¡qué gran banda y qué conciertos más buenos! Genial… ¿Vemos un ejemplo en vídeo?

RECKLESS LOVE

Con toda la frescura y diversión de una banda joven que está viviendo su momento, RECKLESS LOVE convirtieron la carpa Bullhead en una fiesta de Hard Rock. Conscientes de que su material más fuerte no es el de su último trabajo, «InVader». éste sólo fue representado por un par de temas, siendo singles como «Hot» o «Animal Atraction» las canciones que más iban a caldear el ambiente provocando una respuesta desaforada entre un público que iba a llevar a los fineses en volandas hasta el final de su actuación con un «Night of Fire», que puso a bailar hasta a los camareros de las barras.

OF MICE & MEN

Nos quedamos a ver un poco de los californianos antes de continuar corriendo de escenario en escenario. En el enorme Harder Stage, ellos dieron rienda suelta a su oferta de buen MetalCore, fuerte y poderoso. Era su primera vez en el festival alemán y aprovecharon la experiencia sin parecer verse desbordados por la experiencia, logrando una buena respuesta del público que a la mínima ya participaba en divertidos circle-pits ardientes por el tremendo calor reinante…

No me gustó mucho la sequedad de la voz de Aaron Pauley, el digamos «nuevo», prefiriendo su lado instrumental sobre todo el inicio de “How To Survive” aunque roto demasiado pronto por la aparición de las voces pero cayó “Bones Exposed”, uno de los más fuertes. Sin ser inolvidable, lo que vimos estuvo bien.

URIAH HEEP

Fotografía: Rainer Keuenhof)

Aquí sí que estuvimos alucinando todo el rato… En primer lugar intentando llegar a un sitio del retirado Louder Stage (el antiguo “Party”) que ahora ha crecido de tamaño pero evidentemente el hueco con la valla del recinto (The Holy Ground) ya no se puede estirar más para los miles de millones que querían ver a los legendarios británicos dar clase maestra por primera vez en el festival germano. Sólo podemos calificar a este magnífico show como elegante, de los más que han pasado por Wacken en mucho tiempo.

La banda británica es sinónimo de clase, adquirida en las 4 décadas de carrera pero si a eso le unes un sonido maravilloso, perfecto, nítido como pocos, un ambiente cálido, un público que está más que entregado desde el minuto uno contigo, que corean y aplauden todo sin pedirlo,… pues la sonrisa de los míticos Bernie Shaw o Mick Box era de foto. Hard Rock clásico, elegante, dulce y poderoso al mismo tiempo, voz perfecta, guitarras cristalinas, una base rítmica perfecta para una hora y 15’ que supieron a poco y a la vez donde incluso los más fans de sonidos más extremos cantaban a muerte “Gipsy”, “Lady in Black” y el archifamoso “Easy Living”, una auténtica barbaridad.

Nunca he visto a la banda así, ni en sala ni en otros festivales, simplemente un show maravilloso y digno de recordar para animarte el día. Muy contentos todos, la banda y fans.

POWERWOLF

Foto: Markus Felix

Una preciosa tarde, sin amenaza de lluvia ni otra tormenta, la HolyGround (la zona de conciertos) estaba a reventar para ver el esperado show de esta banda que año tras año se ha ganado a la gente de Wacken. En esta ocasión venían en un puesto muy alto del cartel, tenían el escenario para poner de todo: los más grandes telones con sus preciosos lobos, toda la imaginería escénica que recuerda a una iglesia, cruces y todo lo inimaginable para que resultara un show de los que no se olvidan.

Con “Fire and Forgive” se inició ese ritual católico-burlesco que tan bien saben hacer POWERWOLF, ayudados por columnas de fuego además de dos lanzallamas que su vocalista (mucho más delgado), Attila, se encargó de disparar subiendo aún más la temperatura y el ambiente. Todo perfecto, todo entrega y pasión además que se dedicaron a descargar un show muy estudiado, mezcla de clásicos con recientes como “Demons Are A Girl’s Best Friend” que fueron coreados por todos. Fantástico ambiente, una voz de Attila perfecta, cantando incluso mejor que otras veces,  todos saltando (ellos y nosotros), participando en su divertida misa que ha calado muy bien en Europa. No pararon de moverse, de hacer bromas, de invitarnos a participar y es que eso en Wacken hace que se te pongan los pelos de punta al ver la inmensa conexión entre ellos y el público.

Momento Wacken increíble fue la interpretación de esa fantástica canción llamada “Where The Wild Wolves Have Gone” al piano, ardiendo, con un efecto de luces o no sé qué era pero parecía que les nevaba encima… todos en silencio escuchando, sin apenas móviles que fastidiaran la visión. Momentazo inolvidable; todos disfrutando de una banda que ofrece esa mezcla de Metal con diversión, crítica despiadada a la Iglesia pero llena de gracia y salero, para bailar, cantar y pasártelo en grande. Un show fantástico que disfrutamos mucho y que terminó con el consabido “We Drink Your Blood”, saltando y cantando hasta los que estaban en el pueblo.

Cada vez mejor… como vemos en el vídeo:

AVATAR

Foto: Wojciech «Loki» Nowak

Montaje espectacular, puesta en escena de primera y un grupo que en unos años va a estar encabezando festivales. Lo tienen todo para triunfar: imagen, actitud y canciones como «Tsar Bomba» o «Smells like a Freakshow» con suficiente carisma y personalidad para llevarlos a lo más alto aupados por la personalidad del vocalista Johannes Eckerström que juega a placer con la audiencia cuando no está haciendo headbangin’ o poniendo muecas histriónicas.

Sonido clásico y una banda que no es un refrito de ninguna con un directo arrasador. Desde aquí apostamos por ellos.

PROPHETS OF RAGE

Esta súper banda con miembros de otras tan importantes como CYPRESS HILL, AUDIOSLAVE o los que más se ajustan quizás al Metal RAGE AGAINST THE MACHINE, sabían que no es su festival, que los asistentes no son muy fans suyos pero con su entrega, su actitud y su set plagado de éxitos archiconocidos de sus otras bandas como “Know Your Enemy” o el onmipresente en radios “Killing  in the Name” de los RATM, supieron salir más que airosos de un show tan difícil como éste.

La audiencia del más importante festival del Metal mundial saltaba a ritmos de Rap con estos estadounidenses que con su presencia altiva encima del escenario, lograron la locura provocando tantos mosh-pits como con otras bandas más Extremas.  Había ganas de soltar adrenalina y en eso, estos «modernos» saben cómo provocarla. Un show distinto y de calidad en el Wacken más Rapmetalero de sus XXX años de Historia. Para verles una vez, ¡bien!

BULLET FOR MY VALENTINE

Foto: Andreas Lawen

Los británicos no paran de actuar en festivales desde el inicio de su carrera y, a estas alturas, ya saben qué tienen que ofrecer para ganar tu atención… musicalmente hablando porque , visualmente, resultan un tanto monótonos ya que su show no lleva nada más que ellos. Sí que se tomaron esta enésima aparición en Wacken con más interés, ofreciendo ritmos más rápidos y contundentes como “Walking the Demon”, donde no cesaban los crowdsurfers de llegar al inicio del Faster Stage, y dejando los temas más aburridos para mejor ocasión.

Más duros que otras veces y crecidos como banda… aunque para mí sigue faltando algo para llegar a un nivel superior.

SAXON

Poco o mucho hay que decir de SAXON en Wacken una vez más: La banda en una forma increíble, con una producción a la altura de los grandes, con Biff y compañía mejor que nunca y la gente entregada a ellos. Si le unimos a que toquen anocheciendo y con la pradera abarrotada de gente de todo el mundo rindiendo pleitesía a la mejor banda del mundo, lo tenemos hecho.

Espectáculo, setlist, luces… y banda y público de 10. Siempre un lujazo y, como todas las veces que les hemos visto este verano (Barcelona, Córdoba…), y desde «Motorcycle man» para empezar hasta «Princess of the night» para acabar, perfectos.

RAGE & LINGUA MORTIS ORCHESTRA

Una pena que fuera Peavy Wagner y sus compañeros los encargados este año de cerrar la increíble XXX edición del festival germano porque a esas horas (cerca de las 2 de la mañana), muchísimos fans ya estaban o recogiendo o dentro de sus coches saliendo ya que la vuelta se hace dura. Un ambiente frío, por los pocos allí presentes y el tremendo cansancio que fue lo único que deslució en parte a esta maravilla de cierre, pero a estas horas y después de ver lo visto en 4 días completos, se quedó sin el resultado que esperaban.

Tuvimos el honor de ver como encargado de dirigir a la LINGUA MORTIS ORCHESTRA, a nuestro compatriota Pepe Herrero (STRAVAGANZZA), elegantísimo para la ocasión, totalmente metido en su papel, poniendo pasión y mucha elegancia mientras los sonidos más fuertes salían de la banda con Peavy esforzándose como siempre en darlo todo abriendo el show con un fantástico “From the Cradle to the Grave”. Sonido perfecto, luces increíbles y la ocasión de ver a antiguos compañeros del excelente bajista germano con él, con la maravillosa orquesta detrás, solemne, mientras Marcos Rodríguez, a la guitarra, se lo pasaba en grande, iluminando la fría noche alemana con sus carreras, sus riffs magistrales y una amplia sonrisa cerrando la edición del festival con “Higher Than The Sky” cuando ya teníamos que decir todo tristes aquello de “see you in Wacken 2020, rain or shine”.

Esperamos que otro año podamos verles en otro día del festival, a esta hora no les favorece nada. Y se acabó… nos vemos el año que viene (el 2021 queremos decir).

Texto: Rocío Gómez (rocio@redhardnheavy.com) y Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »