VHÄLDEMAR triunfando en Madrid, ¡a muerte!

VHÄLDEMAR demostrando qué es y cómo se hace el heavy metal en directo, presentando además en la capital su nuevo trabajo. Conciertazo, como nos cuenta Esquitino, con las fotos de Leti, fantásticas…

VHÄLDEMAR + LYZZARD: Viernes 2 de marzo, sala Nazca (Madrid)

VHALDEMAR

En una noche desagradable, desapacible, fría y con multitud de conciertos en la capital (entre ellos un “competidor directo” como era ANVIL + TRANCE), de ninguna manera nos podíamos perder la presentación de “Against all kings” de VHALDEMAR en la capital. Lástima que la sala registró una media entrada (en un día difícil, cierto) porque se perdieron una nueva demostración de poderío y actitud por parte de los de Barakaldo.

Como siempre, con su lema por bandera, ¡a muerte!, y una manera de atacar el escenario como pocas bandas se ven en la actualidad. Divertidos, macarras, durísimos y muy, muy heavies, no hay otra manera de definir a Carlos, Pedro y compañía encima de un escenario. Y como recalcó el propio Carlos en varias ocasiones, al que no vino… que le den por culo, que no les necesitamos y ellos se lo pierden. Alto y claro, como se suele decir, jeje.

“Metal to the World”

Bueno, si a esto le unes que suenan como un cañón, que tienen una retahíla de temazos (y de discazos) uno tras otro y que además son verdaderos animales de escenario, la mezcla no puede ser más perfecta. Y ojo, ni son los más técnicos (quizás Pedro aparte), ni sus conciertos se rigen siempre por un patrón fijo. Es más, siempre está el componente de sorpresa y de locura por parte de Carlos para arrancarte una sonrisa en cualquier momento del show, y eso es impagable: despotrica contra unos y otros, nos hace reír con las mil y una “burradas” que se le ocurren, se baja a la pista a cantar con nosotros (toda la banda lo hizo, de hecho), presenta a la formación sin cortarse un pelo en opinar de ex compañeros y se ríe hasta de su sombra siendo el que más en todo momento, ¡eso es actitud, coño!

Parte del espectáculo y del “personaje” tal vez (entendiendo lo que quiero decir, que creo que en VHALDEMAR no hay personajes ni pantomima de ningún tipo), pero si alguien me pide la definición de una banda de heavy metal de verdad, siempre les diré que VHALDEMAR, VHALDEMAR y VHALDEMAR.

LYZZARD

LYZZARD

Pero antes de ellos la noche se abría con los portugueses LYZZARD, bastante jóvenes y fieles representantes de esa nueva ola de bandas de heavy metal clásico, con todo el ideario, tópicos e imagen incluso representados en el concierto. Y no lo digo en plan mal, ¡eh!, pero es cierto que a día de hoy los veteranos al menos buscamos algo más en una banda de este tipo. Cierto que musicalmente eran muy correctos, que su primer trabajo (que estaban presentando, “Savage”) es muy interesante y que en directo ofrecieron un buen concierto…

Pero a día de hoy quizás me impresionan muy poco ya las bandas de elásticos, parches y canciones con melodías tan MAIDEN (de los principios, claro) y NWOBHM, y retazos de speed metal, vale… Que tienen su mérito, ojo, con dos hermanos (¿gemelos?) además en la formación y bajista femenina, muy correcta, y lo hicieron muy bien ante una sala aún fría y a medio gas… pero de repente la valoración de su actuación se vino abajo en cuanto empezó la de VHALDEMAR: es decir, poniendo de relieve la diferencia entre unos maestros del heavy metal y unos aprendices. Así que lo dicho, estáis en el buen camino pero hasta llegar al nivel de una banda como los de Bilbao os faltan por comer muuuuchos asados de jabalí.

Bienvenidos a la “Metalzone”

Me quedo con temas muy buenos como la propia “Savages”, que nos dedicaron a todos los “salvajes” que nos acercamos pronto a la sala, o la fantástica “Queen of vengeance” y la macarra “Metalzone”, pero curiosamente fue la versión que hicieron del clásico “Maniac” ochentero (¿o versionearon la de FIREWIND?, jeje) la que mejor funcionó. En definitiva, una banda joven con buenos mimbres pero aún con mucho que aprender, un tanto repetitivos y que nos dejaron fríos sin duda a los más veteranos.

Buena banda, buen primer disco y buen directo en general… para quien sólo quiera ver una banda underground de heavy metal ochentero, pero con VHALDEMAR obviamente se subió al primer nivel desde el primer segundo.

VHÄLDEMAR

This song is “Metalizer”

Presentando por mi ex compañero Rafa Basa, salieron VHALDEMAR de la mano de “Metalizer”, que abre su nuevo disco, y aquello de repente se convirtió en una demostración de heavy metal, en una clase maestra de lo que es un concierto de heavy (y no sólo de “metal”) y de cómo es, toca y se comporta un grupo representativo del estilo de verdad. Sonando como un cañón y tocando como verdaderos maestros, que en el fondo es lo que son.

Me sigue sorprendiendo un poco verles con teclado, aunque musicalmente sus temas ganan bastante, y sobre todo vislumbrar con ellos al nuevo bajista, Raúl (al que le conocemos más bien por conciertos de LA FUGA y TAKO que por grupos de heavy metal… pero que no paró de sonreír, de corear todos los temas y de ofrecer una base rítmica brutal). De todos modos está claro que tanto en disco y en directo son los dos jefes los protagonistas y los que se llevan todas las miradas: primero con la genialidad musical del guitarrista Pedro J. Monge, y segundo con la actitud y macarrería pura en escena (¡y buena voz siempre en directo!) de Carlos, gafas de sol y chupa de cuero en ristre… además de su pie de micro metálico, el más heavy y metálico del mundo después del de Halford, jeje. Ya les gustaría a MANOWAR sonar a día de hoy como suenan VHALDEMAR y que su rollo encima del escenario convenza y se lo crea hasta el más poser del lugar.

VHALDEMAR repartiendo Metal

Tocaron muchos temas de su nuevo disco, como decíamos, como la gran “Old king´s vision”, cañerísima, o “Walking in the rain”, con Carlos gesticulando tras sus gafas de sol (metálicas, por supuesto), su báculo metálico con cadenas y la V bien forjada al frente, y su pose de poli malo. Banderas de fondo, portada y logo en pantalla y metal de verdad sonando por los altavoces… con los chicos de LYZZARD ya en las primeras filas disfrutando, merecida cerveza en mano, de una lección de primera mano.

No sólo de nuevos temas se nutrió el concierto, por supuesto, que fue un lujazo disfrutar de otros clásicos del grupo como la grandiosa “Black thunder” o la divertidísima “Bastards” (“todos bastardos e hijos de puta, políticos, heavies de palo, miembros de la Iglesia…. ¡me cago en Ros!”)., “Dusty road”, casi hardroquera, o la gloriosa y más épica “River of blood”. Tras esto nos anuncia Pedro que no han tocado aún temas de los dos primeros discos, antes de arrancarse con “Breaking all the rules”, coreadísima y ultraheavy, y con toda la sala rendida a la explosión de heavy metal que nos llegaba desde el escenario… y Carlos ya cantando abajo con la gente.

¡A muerte!

Quedaba poco para terminar, e iba a ser “Metal of the world” la elegida para cerrar… para que ya en los bises fuera la imprescindible “Energy (Searching the truth)”, su superclásico del primer disco, la que pusiera el punto final con los músicos tocando en la pista entre la gente y la locura desatada totalmente (por si no se había terminado de desatar antes).

Lo dicho, ¡a muerte!, y un diez al concierto de VHÄLDEMAR, que son grandísimos. Y pensar que nos tragamos todas semanas supuestos nuevos aspirantes al trono del metal sin saber que los herederos ya han sido elegidos por derecho propio…

Texto: David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com

Fotos: Leticia Reyes

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »