Tremenda noche de metal con FIVE FINGER DEATH PUNCH e IN FLAMES

Ya podemos leer la crónica del que ha sido uno de los conciertos de 2017 y/o una de las giras conjuntas más interesantes que han pasado por nuestro país en los últimos tiempos. Doble cabeza de cartel (y doble escenario y espectáculo completo) con FIVE FINGER DEATH PUNCH e IN FLAMES que “lo petaron” en Madrid y Barcelona:

———————————————

FIVE FINGER DEATH PUNCH + IN FLAMES:

Lunes 11-12-2017 (Wizink Center, Madrid)

Of Mice And Men

Brutal la noche de metal que vivimos en Madrid hace unos días en Madrid… Me comentaban poco antes de ir a ver a IN FLAMES con FIVE FINGER DEATH PUNCH que, aunque los primeros abrían, el concepto de la gira era la de “dos giras en una”. Pensé que exageraban y que, abriendo IN FLAMES, tendrían que sacrificar su clásico poderío visual en el escenario, en pos de recoger pronto los trastos para los FFDP. Pues tengo que decir que por suerte me equivoqué: IN FLAMES fueron con todo (y qué todo) en su cita pre-navideña con Madrid.

Por cierto, disculpas a la primera banda de la noche, OF MICE AND MEN, un combo muy interesante de death / thrash metal pero a los que no llegamos a ver por razones laborales… los conciertos en lunes es lo que tiene a veces, sobre todo con tres bandas en el cartel. Disculpas y prometemos hacernos eco de ellos la próxima vez que tengamos ocasión…

IN FLAMES:

Hay que decir que los suecos no se dejaron nada en la recámara a nivel de luces y sonido en la defensa en vivo de su polémico (otra vez) último lanzamiento “Battles”. Ellos van a lo suyo y, conscientes de que tienen un buen trabajo entre manos, y coherentes de su actualidad, centraron el setlist de la descarga en su último redondo. Hasta seis cortes de “Battles” dejaron en las tablas, empezando el show con “Drained”, para ir deshojando su última margarita musical con  “Drained”, “Here Until Forever”, “Save Me”, “The End” y “The Truth”. Muy valiente, y, como decimos, muy coherente. Para tocar clásicos y pasar de refilón con un disco “excusa” para volver a la carretera, mejor te quedas en casa. Luego, a nivel visual y sonoro, lo de IN FLAMES hace ya varias giras que roza la matrícula de honor.

In Flames

De hecho, junto con RAMMSTEIN o MESHUGGAH, cuando vas a ver un espectáculo de IN FLAMES, es que “vas a ver un espectáculo”, donde la banda en global se mimetiza con un escenario brutal y exuberante en el que las pantallas de LEDS forraban literalmente todo el espacio escénico, a varias alturas. Sin límite en el marco de una pantalla, los vídeos iban apareciendo impregnando todo el escenario, apoyados por un juego de luces sincronizado al milímetro, haciendo que la música sea la banda sonora ideal de todo lo que está ocurriendo ante tus ojos. Los miembros de la banda pasan a ser secundarios, excepto el vocalista Anders Fridén, muy comunicativo con el público, y muy correcto en su labor vocal, consciente de sus limitaciones actuales.

Respecto a los nuevos fichajes de estos renacidos IN FLAMES, pues decir que no se notan mucho las ausencias del batería Daniel Svensson y el bajista de toda la vida, Peter Iwers. Sus reemplazos cumplen bien y, como digo, sobre todo en directo los músicos se someten a las canciones y al espectáculo, quedando visualmente en segundo plano. Joe Rickard, el reciente batería reclutado clava tanto el material antiguo como el nuevo, y el sustituto (ya veremos si definitivo) de Iwers, Håkan Skoger, saca el trabajo sin muchos problemas, aportando un curioso toque de juventud a unos IN FLAMES a los que se les están empezando a marcar las arrugas.

Metal actual

Volviendo un poco al set, sabedores de la carga de temas que lleva del último plástico, los suecos “rellenaron” con trallazos incontestables, más o menos históricos, y sobre todo de la etapa más reciente del combo, que son infalibles en directo. Entre la representación de “Battles”, sonaron “A Sense of Purpose” y “Alias” del disco “The Mirror’s Truth”, las endiabladas “Drifter” y “Trigger” de “Reroute to Remain”, “Darker Times” y “Deliver Us”, también muy recientes en su discografía, dejando sólo representados sus primeros años con “Only For the Weak”, “Moonshield” y “The Jester’s Dance”. En resumen, hubo de todos y para todos.

Como cierre a esta crónica, he de decir que he tenido la suerte de verles en sus últimas visitas a la península y jamás me han defraudado. Vienen, disparan un cañonazo visual y sonoro y se marchan. No sé bien de dónde sacan algunos críticos con los suecos que IN FLAMES hace años que van de capa caída y que sus mejores tiempos terminaron. Creedme si os digo que, gira a gira, cada vez se les ve mejor y con más medios para contar sin límites lo que nos quieren contar.

IN FLAMES son y serán vanguardia admirada y odiada de un género tan complicado como el death melódico. Los enterrarán o los encumbrarán, de acuerdo, pero yo jamás me los perdería en directo… y viendo lo que ví en el WIZINK, les quedan ideas y cuerda para rato.

FIVE FINGER DEATH PUNCH:

Tras esto venía la sorpresa de la noche para el que firma, que IN FLAMES sorprenden visualmente pero no tanto en el sentido de no saber qué esperar o qué tipo de concierto vas a ver: “sencillamente” lo ves y lo disfrutas, porque sus shows son perfectos. Con los norteamericanos no sabía literalmente qué esperar, ¿unos saltarines / brincolines?, ¿una banda de nü metal noventera?, ¿unos metaleros modernos?, ¿unos heavies de antaño vestidos de metaleros?, ¿unos poperos con distorsión?…

Jack Hook

Pues bien, nada de eso sino más bien una bandaza de tomo y lomo con un directo espectacular. Muchas veces pecamos los heavies, yo el primero, de girar la cara a las nuevas tendencias o a las nuevas bandas que lo petan en todo el mundo o que más gustan a las nuevas generaciones… por algo será (ndr.: en muchos casos, que en otros no hay por dónde coger a ciertas bandas de éxito, todo sea dicho). No es el caso obviamente de FIVE FINGER DEATH PUNCH que, tras el éxito por ejemplo en Download el año pasado, en el Wizink Center se coronaron definitivamente como una de los grupos por los que sin duda pasa el futuro del metal.

No estaba lleno el Palacio, cierto (de hecho era su formato pequeño) y habría unas 2500 / 3000 personas viendo a la banda, pero la impresión sin duda fue ver a unos MÖTLEY CRÜE actualizados, a unos SLAYER o PANTERA a principios de los 90 o a unos TESTAMENT o MEGADETH bien rejuvenecidos. Que no os engañen, como a mí, sus pintas más modernas, o sus crestas y/o rastas, o su actitud de “malotes callejeros de instituto americano”, que estos tíos tienen acero y metal en sus venas para dar y tomar, y en directo son un puñetazo con puño de hierro en la cara… ¡si es que el nombre les viene que ni pintado!

Además, escenario Old School y grande, con una enorme calavera con dos bates de beisbol de atrezzo delante del gigantesco telón, unas luces alucinantes y un muro de sonido perfecto y atronador, del que te tira de espaldas sin distorsionar ni por un momento. Además, se ha hablado mucho de las malas relaciones entre ellos y sobre todo de lo loco que está su cantante, Ivan. Bien, pues de lo primero no hubo nada, más bien todo lo contrario, y de lo segundo lo que vimos fue arrepentimiento público del cantante por sus “idas de olla” del año pasado y por hacer sufrir a sus compañeros, a sus seguidores y a su gente/familia en general, y una actitud bestial de demostrar que los demonios se habían ido.

Ivan Moody

No paró de dar gracias, de subir a fans al escenario en un par de temas (los “chavales” alucinaron y fue super emotivo), de pedir perdón públicamente y de asegurar que está rehabilitado y 100% con la banda. Excelente Ivan como frontman, como cantante (con muchos registros en su repertorio, desde los más suaves hasta los más brutales) y con una comunicación con su gente excepcional, un 10 para él sin duda. Por otro lado, la banda suena supercompacta y bestial, no puedo decir otra cosa, con un punto muy interesante entre heavy metal clásico y un punto metalero demoledor más actual, donde quizás reside la magia de la banda. Por cierto, ¿habéis visto un bajista en escena más macarra que Chris Kael?, ¡puff!, la versión metalera de David Jones de “Piratas del Caribe” y un tipo que impacta sin duda.

Y guiño destacado para el guitarrista Jason Hook, protagonista actual del grupo (aunque el que manda es el batería Jeremy Spencer y el guitarra rítmico Zoltan, creadores del grupo en 2005). No en vano el amigo viene de haber tocado años ha con ALICE COOPER y VINCE NEIL, así que poca broma y poco “moderneo”. De hecho, a ningún veterano se nos escapó que el juego que hicieron con “Crazy train” (OZZY) o “Enter sandman” (METALLICA), que demuestra que esta gente no ha crecido escuchando KORN o LIMP BIZKIT precisamente… El tío además no paró de lucir repertorio de guitarras, a cuál más chula (de colores, con luces, de doble mástil…), de jugar con la gente y sus compañeros y sobre todo de escupir riffs y melodías demoledoras, ¡pedazo de guitarrista! (nota mental: hay que quitarse los prejuicios, los que los tengan, por ciertas pintas o lo que sea).

Desde el primer momento con la caña de “Lift me up” o “Never enough”, o la brutal “Got your six”, me dejaron con la boca abierta, ¡cómo sonaron estos tios en el Palacio!, y la gente como loca con ellos. Es cierto que la base de fans del grupo es bastante joven pero, por el contrario, me encantó comprobar que había representantes en el público de muchas edades, desde jóvenes metaleros como decía hasta viejos roqueros, como el que firma, y es muy buena señal. Aquello se caía con “Burn motherfucker”, con Ivan “repartiendo” con su bate de béisbol (que después regaló), para después llegar a los momentos emotivos de la noche con temas a medio tiempo que me encantaron como “Wrong side of heaven” o esa gloriosa “I apologize” que, aunque la letra es un homenaje a los compañeros caídos (como vemos en el precioso videoclip del tema), Ivan lo aprovechó para pedir disculpas él mismo, casi a punto de saltársele las lágrimas y con la mano en el corazón, muy emotivo (y aparentemente muy real).

Fuck u!

No me olvido del momentazo casi bluesy de “Far from home”, de lo mejor de la noche, empezando acústico y casi a capella y terminando con un solo de Hook de los que te dejan clavado en el suelo, ¡guau!… Para rematar, que el concierto fue corto, eso sí, no faltaron cañonazos de sus primeros tiempos como “Under and over it” o la tremenda “The bleeding”, más melódica y perfecta para poner punto final antes de sonar la música de outro mientras se despedían cerrando una noche espectacular.

Si los nuevos grupos de metal y el futuro de la escena es así, ahora sí podemos levantar el puño y gritar bien alto que hay “cantera” y sobre todo… ¡larga vida al metal!

Texto: Javier Paredes y Corsarios (Madrid)

Fotos: Manuel Dameas (Barcelona)

P.D. – Lástima que allí, al ser en sala, FFDP no pudieron utilizar la enorme calavera con los bates de beisbol ni IN FLAMES todo su montaje escénico. Aún así, ofrecemos los vídeos de Madrid para verlo completo, que en ambos casos era impresionante.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »