THE NEAL MORSE BAND en Madrid, una gran aventura musical.

Sin palabras estamos después de asistir al increíble final de gira de la NEAL MORSE BAND en Madrid,  en una abarrotada sala MON. El show de la presentación de su “The Great Adventure” fue tan bueno que es difícil narrarlo pero aun así os lo contamos…

NEAL MORSE BAND: Domingo 14 de abril de 2019 (sala Mon, Madrid)

NEAL MORSE

THE NEAL MORSE BAND terminó en la sala madrileña una numerosa serie de conciertos en los que el repertorio, de casi tres horas completas de duración (salvo una pequeña interrupción de “visite nuestro bar”), se basa en ese disco conceptual que apareció a principios de año, “The Great Adventure”, denso para escuchar en casa por su complejidad y atrevimiento fusionando estilos pero que, en directo, resulta sumamente atractivo dejándote absolutamente fascinado.

A las 20:00, tras una intro solemne, acompañada de unas bonitas imágenes del espacio interestelar, fuimos invitados a aterrizar en un mundo imaginario en el que sobre todo el multi-instrumentista norteamericano, Neal Morse, se explayó narrándonos sus aventuras: con disfraces, con mucha teatralidad mientras su espectacular banda le arropa mostrándonos lo fantásticos músicos que son todos, ¡de diez! Pero antes de meternos en lo que fue el concierto tenemos que decir que, aparte de tres modelos de camisetas a 20€ (con la extensa gira detallada por detrás, como Dio manda), nos impactó que había platos de Portnoy firmados para que la gente ¡pujara! por ellos, además de toda suerte de “souvenirs” del genial batería a cada cual más caro. La camiseta cayó pero el resto pues… lástima, ahí se quedó. Lo de pujar por un artículo así no lo habíamos visto nunca. Cosas modernas…

El público recibió con una gran ovación la aparición de todos ellos a escena, estando Mike Portnoy  (batería) a la izquierda compartiendo zona trasera del escenario con el teclista (Bill Hubauer) y teniendo en el frente a un serio señor al bajo, Randy George, y al joven Eric Gillette a la guitarra, todos haciendo coros y todos completando una maravilla de show. Neal Morse apareció el último, vestido de blanco, con una pinta un tanto rara con la que se ayuda para hacer del concierto una explicación visual y musical de su última obra además de sentir hasta el infinito, todas las notas y estrofas que han salido de su cabeza, de forma algo exagerada pero la teatralidad está totalmente justificada en este raro viaje mientras sonaba “The Dream Isn’t Over” y “Welcome to the World”.

NEAL MORSE BAND

Ahí de momento no estaba bien, dando muestras de que tantos conciertos habían hecho mella en su garganta, sonando su voz muy rota, demasiado seca y sin esa delicadeza a la que nos tiene acostumbrados… pero para eso está su banda, sobre todo dando muchísimo protagonismo a Bill Hubauer que compartió teclados con Neal y voces en numerosas ocasiones durante el concierto, no sólo coros. El público estaba fascinado, sumamente entusiasmado con ellos, no sólo con el principal ya que no sabes a quién mirar porque todos ofrecen algo que te deja enganchado.

Es una maravilla ver a los dos teclistas, (a Morse y a Hubauer), mano a mano a los dobles teclados que sonaban increíble pero es también una barbaridad la forma que tiene el archifamoso Mike Portnoy (ex DREAM THEATER por si alguien está despistado) de tocar la batería y amenizar los shows. Se levanta y se vuelve a sentar mil veces, inquieto, nervioso pero sin fallar absolutamente ninguna parte rítmica, haciendo voces ayudando a Neil y a la vez haciendo coros, quitándose de esa forma tan “delicada” el micrófono de en medio, que resistió sus modales como pudo.

Todo un fantástico espectáculo en sí mismo, luciendo una sincera sonrisa y su perilla verde que le sienta genial, muy guapo y virtuoso, ¡un crack! Lástima que tuviéramos a Randy George demasiado delante de Portnoy puesto que es el más estático, más serio y soso en escena pero verle los dedos acariciando su bajo no tiene precio. Todo esto gracias a que la sala Mon, o el técnico, optó por adornar con unas columnas de humo espectaculares, que le daban mucha solemnidad al acto pero que desaparecían de tu vista sin dejar secuelas así que el escenario se podía apreciar con todo lujo de detalles, nada que ver con el concierto entre tinieblas de FAUN unos días antes.

NEAL MORSE BAND

Unas luces claras, perfectas adornaban a cada uno de los músicos en sus momentos de protagonismo, sobre todo realzando la actuación de Morse, con sus gestos de predicador, levantando sus brazos al Cielo mientras su teclado se convertía en el órgano de una iglesia, todo intenso, fascinante mientras ritmos lentos, densos, rebuscados y complejos daban paso a locuras muy influenciadas por los FLOYD  (sobre todo en “The Wall”) y en muchas partes por SUPERTRAMP, tanto en las voces como en la estructura de las canciones. Es un todo:la música, la interpretación y las escenas que nos iban ayudando a comprender la gran aventura que es el último trabajo de estos increíbles músicos, que nos llevan a su mundo porque parece que no son de éste.

Se había pasado una media hora del concierto en nada de tiempo por lo que llegaba la hora de cantar con ellos. Para esto qué mejor que “I Got To Run”, uno de los videoclips que han lanzado y cuyos coros fueron efectuados de forma delicada por ellos y un poco peor por toda la sala que estaba más que encantada con lo que estaba viendo. Todos cantando, todos sonriendo y en la MON disfrutando como locos. Se les notaba que era el último show, pues había muchas miradas de complejidad entre ellos y se les notaba que estaban muy agradecidos a la respuesta del público madrileño, que siempre ha sido muy receptivo a las visitas de la banda tal y como nos agradeció Portnoy casi al final del show.

Neal Morse fue el maestro de ceremonias perfecto, metiéndose totalmente en su papel de aventurero en un mundo en el que “cualquier cosa puede suceder” y que era precisamente lo que podíamos esperar del show; podías escuchar partes de Jazz sin ser aburridas, disfrutar con unas partes llenas de fuerza, desbocadas pero a la vez controladas al final de su interpretación, escuchar voces angelicales (cómo canta Bill pero a la vez cómo canta Eric, el guitarrista, una barbaridad), ver dos teclistas competiendo a ver quién saca notas más bonitas pero totalmente desenfrenados en otros momentos para pasar a escuchar guitarras de doble mástil y riffs complejos a cargo de nuevo de Eric Gillette que es un nuevo guitar heroe que dará mucho que hablar en un futuro.

NEAL MORSE BAND

Iban cayendo los temas en el orden del CD mientras seguías fascinado con todo, con el nítido sonido (fantástico), con ellos, con su maestría y con lo divertido que hacen un show tan largo y que al final te dejan con ganas de más por lo dinámico que resulta. Puede que el Progresivo más atroz, más rebuscado no sea lo que más te guste y te aburran en disco pero verlo, delante de ti a estos grandísimos músicos, a su química en el escenario, su profesionalidad, su gran experiencia y las ganas de transmitir todo lo que llevan dentro y son capaces de hacer, te deja fascinado.

Fue Mike Portnoy el que bromeó diciéndonos: el que quiera se puede echar una siesta… pero eso es imposible viendo el maravilloso concierto que se marcaron. Ya llegando a la segunda parte del concierto, en la que muestra Neal lo que va descubriendo en su Gran Aventura, en ese nuevo mundo imaginario, los temas se hacen más instrumentales, más complejos y rebuscados, difíciles a priori pero para eso está Mike dándole a los timbales como loco, como si le fuera la vida haciendo que esas complicadas partes sean un espectáculo atractivo de ver a la vez que se une con Neal en una especie de ceremonia que te deja encantado de la vida.

Fue asombroso el silencio que reinaba en general entre el público, nadie hablaba nada mientras ellos tocaban, todos atentos a las maravillas que estábamos viendo y oyendo, dejando estallar su aprobación con numerosísimos y sinceros aplausos al final. Ovaciones que ellos agradecían una y otra vez, mostrándose cada vez más simpáticos, más agradecidos a la calurosa respuesta del público sobre todo en la tercera y última parte del concierto en la que ya se cierra el último disco y se da paso a las canciones más famosas de  otras etapas de la carrera de la formación americana.

Portnoy

Después de dos horas y cuarto, que se pasaron volando, pudimos escuchar su clásico “The Temple of the Living God”, con Morse interpretando intensamente la letra (de hecho él es una persona profundamente creyente), “Leviathan”. Y, ya para el final, “The Call” con todos cantando, incluso Randy George, ya no tan serio, incluso bromeando y posando para las fotos, cerrando con el intenso “Broken Sky / Long Day” de “A Similitude of A Dream”.

Así se terminó un concierto impresionante por todo, interpretación, ambiente, sonido, luces… y por la suerte de poder ver a cinco maravillosos músicos dándolo todo y más. Inolvidable.

Texto: Rocío Gómez (rocío@redhardnheavy.com)

Fotos: Javier Paredes (galería completa en este enlace de Facebook, y también debajo del vídeo, en slider)

El setlist de THE NEAL MORSE BAND en la Mon fue:

Overture: The Great Adventure / The Dream Isn’t Over / Welcome to the World / A Momentary Change / Dark Melody / I Got to Run / To the River / The Great Adventure / Venture in Black / Hey Ho Let’s Go / Beyond the Borders / Overture 2 / Long Ago / The Dream Continues / Fighting With Destiny / Vanity Fair / Welcome to the World 2 / The Element of Fear / Child of Wonder / The Great Despair / Freedom Calling / A Love That Never Dies / Bises : The Land of Beginning Again / Reunion / The Temple of the Living God / The Conflict / Leviathan / It’s for You / Momentum / The Call / Broken Sky / Long Day (Reprise).

¿Vemos la galería completa del show para cerrar?

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »