Ya podemos leer la review del nuevo discazo de THUNDER

Los británicos THUNDER no fallan, y aquí nos dejan una nueva joya de hard rock dentro de su amplio catálogo de discazos. El disco se llama «All the right noises» y, una vez más, vuelve a dignificar el nombre de sus autores y a destacar en su amplia discografía. Nos habla del mismo Fernando Galicia Poblet:

Thunder

THUNDER – All the right noises (BMG, 2021) 

Cuando pienso en THUNDER siempre me viene a la cabeza una palabra: elegancia. Sin desmerecer a otras, posiblemente sea la banda de hard rock británico con mejor gusto que existe desde hace mucho tiempo, y lo demuestran continuamente, tanto en estudio como en directo. Cuatro años después de Rip it up (2017), su último disco con canciones nuevas (en 2019 lanzaron “Remain seated”, pero son versiones acústicas de otros temas anteriores suyos), regresan con este fantástico All the right noises, en el que vuelven a hacer, básicamente, lo que les da la gana, pero con todos los elementos clásicos de su sonido.

Nunca fueron THUNDER un grupo conformista, ni guardianes de la ortodoxia hardrockera. Tampoco podemos decir que sean vanguardistas ni rompedores. Sin embargo, tienen una extraordinaria habilidad para recoger, incorporar y llevar a su terreno elementos e influencias que llevan en su mochila personal, ya sean procedentes del rock, del hard rock, del heavy metal, del soul, del góspel… Especialmente desde su último parón, entre 2009 y 2011. No lo esconden, ni lo evitan, y así van avanzando y construyendo una carrera que no sólo es ya muy amplia, sino también muy original.

Thunder 2020/21

All the right noises tiene más en común con Wonder days (2015) y sus primeros trabajos que con Rip it up (2017), tanto por el tratamiento del sonido como en lo que respecta al tipo de composiciones. En este sentido, se acerca más al rock de la vieja escuela que destilaba aquél y que, dicho sea de paso, gustó más a sus fans. Ahora bien, en el trabajo que nos ocupa se aprecian más esas influencias a las que me refería, y que sí están presentes en Rip it up. En esta ocasión, es innegable el aroma a soul que se mezcla con los sonidos más rockeros. A ver, no nos volvamos locos: no es un disco de soul, ni mucho menos. Es sólo ese toque de color, que consiguen especialmente mediante la utilización de dos elementos: los coros femeninos y los instrumentos de viento-metal. Aunque todo está metido con delicadeza, en momentos puntuales, y únicamente en algunas canciones (como por ejemplo en la inicial y pegadiza “Last one out turn off the lights”, que ha hecho las veces de carta de presentación del álbum), tal vez los primeros adquieren demasiado protagonismo.

Sé que es una mera cuestión de gustos, pero a mí personalmente me sobran, al menos la mayoría, porque me parece que lo desvían excesivamente del hard rock. Esto no quiere decir que estén mal, ojo. De hecho, están introducidos con un gusto exquisito, y habrá a quien le parezca que lo enriquecen muchísimo. Quizá sea sólo un asunto de “expectativas estilísticas” por mi parte. Sin embargo, no me ocurre lo mismo con los metales, que sí creo que le aportan un puntito novedoso a su propuesta, y ayudan a darle un carácter más festivo al conjunto del tracklist, sin sacar los pies del tiesto.

En la entrevista que hicimos hace unos días a Luke Morley, decía que este es un disco muy variado, y que para ellos es de los mejores de su carrera. Aunque son las típicas frases de quien presenta nuevo trabajo, lo cierto es que creo que tiene razón en ambas cosas. Sobre todo en la primera, que si es o no de los mejores de su carrera es difícil de decidir ahora mismo. Necesita el veredicto del tiempo, y no lo tiene fácil compitiendo contra joyas como Basckstreet Symphony –1990-, Laughing in Judgement day -1992-, Behind closed doors -1995- o The Magnificent Seventh -2005-, por ejemplo, pero desde ya os digo que es serio candidato a ocupar una posición alta en el ranking.

All the right noises es, efectivamente, muy variado. De hecho, los primeros cuatro temas son completamente diferentes uno de otro, lo cual ya nos sitúa en lo que nos vamos a encontrar. Tenemos cortes de hard rock melódico y de aire vacilón, como la inicial y más soul rock “Last one out turn off the lights”, “She’s a Millionairess” con su hard rock repleto de buen rollo, o la fabulosa “You’re gonna be my girl”, totalmente impregnada de un rock and roll casi stoniano, y de las mejores del álbum. Hay temas de hard rock más intenso, como “Destruction” (posiblemente lo más oscuro y denso que hayan grabado THUNDER en su carrera, y que tal vez desentona un poco con el carácter del resto del disco), “Going to Sin City” (otro de los singles lanzados con antelación) o “Young Man”, con su riff machacón e intenso, que puede funcionar en directo a las mil maravillas.

Hay canciones lentas, melódicas y delicadas, marca de la casa, como “I’ll be the one”, a la que aún no sé si atribuir el cartel de balada o no, pero que en cualquier caso es una maravilla para los sentidos, con un inmenso Danny Bowes sacando todos los matices vocales, y de una altísima factura. O “St. George’s day”, un medio tiempo que recuerda mucho a su primera etapa, y a temas como “Low life in high places”. También hay tiempo para mirar hacia las raíces más folk, como en “The Smoking gun”, donde hacen una introspección estilística exquisita. Por otro lado, “Don’t forget to live before you die” y “Force of the nature” se me antojan algo más insulsas, o a mí me dicen menos, quizá por ser de tintes más experimentales (dentro del hard rock puro y duro). Ya se sabe, en esto de gustos… Y aquí uno tiene también el suyo.

Por lo que nos contó Morley, el disco estaba ya compuesto antes de la pandemia, pero la grabación se retrasó por motivos obvios (como tantos otros discos… recordad lo que ya os dije al hablar de los mejores de 2020: ¡saldrían en 2021!). Por lo tanto, nada de letras relacionadas con la situación sanitaria actual. De lo que sí hablan es de muchas otras cosas, como por ejemplo de asuntos tan actuales o recientes como el Brexit (“Last one out turn off the lights”), Trump (“Force of the nature”, con toda la sorna del mundo) o de la inmigración y los refugiados (“St. George’s day”, con muchísimo respeto). De lo que no hay duda es del buen rollo que desprenden THUNDER en todas y cada una de sus obras, fruto a su vez del buen rollo que tienen como formación, como compañeros, como amigos… No en vano, llevan más de 30 años juntos (vale, Chris Childs “solo” 25… pero lo daremos por válido; se lo ha ganado). Se ve en sus vídeos, y se transmite en su música. Y eso es exactamente lo que se percibe en All the right noises, y pocos grupos hay tan transparentes en este sentido.

En los aspectos técnicos, lo primero que llama la atención es la portada, obra del fotógrafo Jason Joyce, en la que se ve el monumento Singing Ringing Tree, ubicado en Burnley (Inglaterra); una escultura que produce sonidos cuando el viento pasa entre sus tubos. Una estampa preciosa que recuerda más a las portadas de discos de rock progresivo que a uno de hard rock, pero que en cualquier caso es efectiva, y que en las ediciones en vinilo gana enteros, pues aparece como “pop up” al abrir el encarte. Esas cosas que pensábamos que se habían perdido, y que están volviendo para deleite del coleccionista de discos. Hasta en eso han sido elegantes…

La producción, a cargo de Mike Fraser, es impecable, y me atrevería a decir que tiene gran parte de culpa de esta vuelta de THUNDER hacia su pasado más rocanrolero y vacilón. Además de ser ingeniero de sonido para grandes bandas de hard rock en sus trabajos precisamente más hard-rockeros, como AC/DC (The Razor’s Edge, Ballbreaker, Stiff Upper Lip…), AEROSMITH (Permanent Vacation, Pump…), AIRBOURNE (No Guts, no glory), ya trabajó con ellos en sus comienzos, haciéndose cargo del sonido de lanzamientos como Backstreet Symphony o Behind closed doors (¿los he citado antes como dos de sus mejores trabajos? Sí, ¿verdad?). No creo que sea una casualidad.

Poco más se puede añadir. Otro de “los mejores de 2020” que sale en 2021 (a este paso vamos a tener que habilitar una categoría especial de “retrasados por la pandemia”), y que si entra perfectamente en la primera escucha, aún gana más a medida que repites. Si eres fan de THUNDER, tienes todos los elementos clásicos de la banda y una mirada hacia sus discos más significativos, así que lo disfrutarás seguro. Hazle caso a Luke Morley, que igual tiene razón al decir que es uno de sus mejores trabajos. Y si no conoces a THUNDER… estás tardando, colega.

THUNDER, la elegancia personificada del hard rock, saca nuevo disco. ¿Qué puede salir mal? No lo pienses, que la portada te está dando la respuesta: es un auténtico monumento a la música.

Texto: Fernando Galicia Poblet

Thunder

Tracklist de “All the right noises”:

  1. Last One Out Turn Off The Lights
  2. Destruction
  3. The Smoking Gun
  4. Going To Sin City
  5. Don’t Forget To Live Before You Die
  6. I’ll Be The One
  7. Young Man
  8. You’re Gonna Be My Girl
  9. St George’s Day
  10. Force Of Nature
  11. She’s A Millionairess

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »