EUROPE, y KING KING, reinando en Madrid

EUROPE volvieron a nuestro país a presentarnos su nuevo disco y su “nueva” etapa, ya más que asentada, como bien nos cuenta el gran Fernando Galicia, nuestro Doctor en Heavy Metal y Rock por excelencia. Y encima con teloneros de lujo… ¡Os lo contamos!:

EUROPE + KING KING: Madrid, sala La Riviera / Domingo, 7 de octubre de 2018

Hay veces en las que las tardes de concierto son especiales… Vale, de acuerdo, todas son especiales, pero algunas más que otras. Y eso se palpa en el ambiente.

A mí me ocurre como cuando voy al estadio a ver a mi Atleti: siempre tengo ese gusanillo en la tripa, pero hay días en los que el partido se empieza a vivir horas antes, y se nota en los alrededores. Pues eso mismo es lo que me ocurrió el domingo: ya he visto a EUROPE muchas veces, es cierto, pero algo me decía que este era un concierto especial… Y sí, se notaba también en torno a la sala.

Con las entradas agotadas desde hacía días, estaba claro que había expectación, y se contagiaba de unos a otros… ¡Entradas agotadas!… ¡Cómo me gusta escuchar esa frase! Y ojo, que no venían a tocar The Final Countdown, como la última vez, sino a presentar Walk the Earth, su último disco, de esos que no gustan a los que únicamente vienen por el rollo revival este que nos domina desde el cambio de siglo. Pero no nos precipitemos, que antes tocaron KING KING, una banda escocesa de blues rock que nos dejó picuetos a más de uno, y a la que quiero dedicarle unas líneas…

KING KING:

Los de Glasgow, capitaneados por el enorme Alan Nimmo (no sólo por tamaño), “el hombre de la falda”, como él mismo se presentó, dieron una auténtica cátedra de lo que es abrir un concierto como invitados: aprovechar los minutos al máximo, y enganchar al público a base de calidad, energía y carisma. Salieron a ritmo de “Highway to Hell”,  y ya desde el minuto uno, con “(She don’t) Gimme no lovin’”, lograron su objetivo. No hubo nadie en toda la sala (prácticamente llena ya) que no les dedicara toda su atención, y al que no se le movieran el pie y la cabeza como en un acto reflejo.

KING KING

Alan Nimmo no sólo canta muy bien, sino que también toca muy bien la guitarra, y no es muy habitual ver a un cantante que a la vez haga las veces de guitarrista solista… y salga airoso. Lo suyo es un blues rock de corte muy clásico, con unas gotas de AOR e incluso por momentos de soul, y no miento cuando digo que, pese a lo complicado de la combinación, lo que sacaron de la coctelera fue delicioso. A destacar, temas como “Long History of Love”, “Rush Hour” o “Stranger to Love”, en la que incluso Joey Tempest no pudo evitar salir del camerino para cantar junto a ellos.

Personalmente tengo que reconocer que yo sólo les había visto en algún vídeo, y que sobre el papel no terminaba de verles como invitados de un grupo de hard rock como EUROPE (tal vez encajarían mejor con algún artista como JOE BONAMASSA, por ejemplo), pero sin duda me convertí después de verles. Y no sólo éste que escribe: cuando el público le pide a los teloneros que hagan un bis, es que algo han hecho bien, ¡muy bien! Aunque no volvieron a salir (como es lógico y previsible), ése fue el reconocimiento del público madrileño, y el mejor resumen de su actuación.

KING KING

Setlist KING KING:

  • (She don’t) Gimme no Lovin’
  • Waking up
  • A long History of Love
  • Rush Hour
  • Lose control
  • Stranger to love

¿Vemos galería de fotos de su concierto?

EUROPE:

EUROPE

Cuando los suecos salieron al escenario el ambiente ya estaba más que caldeado. Aunque EUROPE son una de esas bandas que nunca defrauda, la incógnita siempre está en cómo reaccionará el público con el setlist. Más aún cuando el grupo tiene clarísimo que no piensa vivir de las rentas del pasado. El hecho de que las entradas estuvieran agotadas ya era buena señal, pero como aún quedan muchos de esos que piensan que EUROPE sólo tienen dos discos, y que han vuelto para llenarse los bolsillos con “The Final Countdown” y “Carrie”, nunca se sabe lo que te vas a encontrar entre el auditorio.

La última vez que pisaron La Riviera lo hicieron para interpretar The Final Countdown entero, y la compañía se encargó de publicitarlo a bombo y platillo. Salas a reventar, claro. Pero ¡ay! ellos tenían un as en la manga, y sí, tocaron su superventas íntegro… después de hacer lo propio con War of Kings, que habían editado por esas fechas. Genios y figuras… De las caras desencajadas de gente con tacones, jersey de pico y copa mejor no hablamos.

Por eso mismo, y perdonad que insista, me sorprendió el llenazo de este pasado concierto: ya no venían a hacer una gira de grandes clásicos sino a presentar su reciente lanzamiento, y no era ningún secreto. Tanto cree EUROPE en su nuevo material que incluso interpretaron más canciones de sus seis últimos álbumes (los de su nueva etapa) que de los cinco primeros; un dato que, en la era de Internet, tampoco es que estuviera oculto antes del show. Todo ello me anima a pensar que se han salido con la suya, y que poco a poco están consiguiendo volver a triunfar siguiendo sus propias reglas. Y eso, en el momento actual, no es ninguna tontería.

EUROPE

Otro de los indicios que me hace creer en ello es que el público ya canta los nuevos temas: desde “Walk the Earth” se vio que eran muchos los que se sabían la letra. Está claro que estas canciones aún no pueden (ni podrán) competir con las que crecimos tantos de nosotros, pero sin duda es buen síntoma que se empiecen a normalizar en el repertorio de EUROPE que cada uno tenemos en la cabeza.

A Joey Tempest se le vio muy activo, muy contento, y como siempre llevando todo el peso del espectáculo (tampoco es muy complicado cuando tienes de compañeros en primera fila a John Norum y a John Leven, que se mueven menos que las olas del Mar Menor; mención especial al caso del bajista: la Gioconda su lado es toda una juerga…). Tempest hizo hincapié en que finalizaban esta gira en Madrid, en este concierto, que les hacía mucha ilusión que fuera así y que pensaban darlo todo para que pasáramos un buen rato. Y no mentía (a pesar de Norum y Leven, que como he dicho tienen otro baremo para medir la “fiesta”).

El show comenzó sonando regular, y la voz algo renqueante. Pero se notaba que no era cuestión de cantar más o menos, sino de que la tenía algo tocada, porque incluso hablando se percibía áspera. Se hizo algo más evidente durante la interpretación de “Pictures”, ese tema con clara influencia de PINK FLOYD que destaca en su nuevo Walk the Earth, en el que le costó llegar a las notas más altas, y del que sin embargo hicieron una ejecución impecable. Afortunadamente, a medida que fue avanzando el concierto la voz se fue calentando, y terminó en un estado fabuloso.

EUROPE

El setlist no albergó ninguna sorpresa comparado con el resto de la gira, y fue acorde a lo que nos tienen acostumbrados en los últimos años: equilibrado entre su etapa antigua y la nueva, aunque por primera vez con más canciones recientes que clásicas, y desequilibrado en tiempos: valga como ejemplo que, de las siete primeras, sólo una (“Rock the night”) era anterior al año 2000, y de las siete últimas, sólo dos fueron compuestas posteriormente a esa fecha.

El peso se repartió, sin embargo, en pocos discos: fundamentalmente Walk the Earth (que venían presentando, del que interpretaron cinco temas) y War of Kings (cuatro) de sus últimos lanzamientos, y The Final Countdown (obvio, del que interpretaron cuatro) y Out of this World (tres) por la parte clásica. También cayó algo de Bag of Bones (“Firebox”) y Last look at Eden (el tema homónimo), así como el “Scream of Anger” del Wings of Tomorrow, y que una vez más fue de las más destacadas.

Lo que me llamó la atención, no obstante, no fue lo que tocaron, sino lo que no sonó: parecen haber arrinconado sus dos primeros (y fantásticos) discos de esta etapa actual (Start from the Dark y Secret Society), así como el Prisoners in Paradise, que por lo que sea no entra en sus planes (y es una lástima, porque tiene canciones buenísimas, como la misma “Girl from Lebanon” que, a regañadientes, parecían hacer pocos años atrás “por presión popular”). A priori siempre se habla de que Norum no quiere tocar lo que era de Kee Marcello, pero la intuición me dice que hay algo más. Quizá algún día lo expliquen…

EUROPE

La gente lo pasó bien, muy bien, que es lo que al final da una muestra de cómo ha transcurrido la tarde. Entre el público hubo de todo: heavies, no heavies, curiosos, nostálgicos, pijos (es inevitable, aunque sólo se sepan dos canciones), abuelos, padres, hijos, nietos… y es que sí, la mezcla de edades era maravillosa (especial ilusión hace siempre ver a niños disfrutando en un concierto de rock). Por estar, estaban en la platea, mezclados con el resto de la audiencia, Erik Martensson y Magnus Henriksson, de ECLIPSE, que dos días más tarde actuarían en Madrid, y que charlaron y se hicieron fotos con todo el que quiso.

La realidad es que, al final, fue una fiesta de hard rock que dejó satisfechos a los fans de la banda, y que convenció y sorprendió tanto a los que se quedaron anclados en el Final Countdown como a los que fueron acompañando a sus mujeres y novias (ese maldito prejuicio mainstream de que EUROPE son un grupo para chicas sigue ahí, creedme… no es complicado de ver entre el público de la sala). La propia banda también lo vivió como una fiesta, agradeciendo el llenazo y el apoyo durante todos estos años de “nueva vida”.

No quisiera terminar esta crónica sin hacer una reflexión muy personal: creo que lo del pasado domingo fue el triunfo de la honestidad. EUROPE antaño lo tuvieron todo, amparados por una industria que, cuando decidió poner de moda el hard rock en la segunda mitad de los ochenta, los aupó a lo más alto del Olimpo musical. Decidieron reunirse con la llegada del nuevo siglo, y con una premisa clara: no volver a ceder ante las exigencias del mainstream, y hacer únicamente lo que ellos mismos quisieran.

Norum

Tras la expectación natural generada en sus primeros conciertos regresaron a las salas de pequeño y mediano aforo, defendiendo en directo con uñas y dientes un repertorio completamente nuevo y alejado de aquel estilo almibarado, sin importarles una potencial pérdida de seguidores. Y así van a seguir, recorriendo el camino inverso al de tantos gigantes del rock acomodados por un puñado de dólares más. Lo tomas o lo dejas: seguir esperando a que vuelvan a hacer lo de antes es una quimera.

Posiblemente sea el caso más claro de re-autentificación que se haya visto en las últimas décadas. Y en Madrid volvieron a llenar, a sabiendas de que la mayor parte del set que iban a interpretar era nuevo. ¡Olé sus cojones…!

Texto: Fernando Galicia 

Fotos: Leticia Reyes 

Europe en España 2018

SETLIST EUROPE:

  • Walk the Earth
  • The Siege
  • Rock the night
  • Hole in my pocket
  • Last look at Eden
  • Pictures
  • Firebox
  • Redy or not
  • Turn to Dust
  • Sign of the times
  • Vasastan
  • GTO
  • Carrie
  • Nothin’ to ya
  • Scream of Anger
  • War of Kings
  • Superstitious (con “No woman no cry” en medio)

Bises:

  • Cherokee
  • The Final Countdown

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »