Crónica del Z! Live 2019: Segunda parte – Sábado 15 Junio

Tras la intro / resúmen general, y la completa crónica del primer día, vamos con la aún más completa crónica del sábado, una excelente segunda jornada del festival, muy variada y que cerró de lujo esta edición de 2019 del Z! Live.

ZLive!

Crónica del segundo día – Sábado 15 de junio: 

El sábado amanecimos con el Sol Invicto sobre nuestras cabezas y con una temperatura, esta vez sí, acorde con la época cuasiestival que marcaba el calendario. Ello derritió los témpanos y nos hizo entrar afortunadamente en calor. Todo perfecto para disfrutar de una jornada que prometía sobremanera y, en efecto, no defraudó.

Zlive_Klanghor

A las 17:00, con puntualidad británica aparecieron sobre el Red Mediaria Stage los locales KLANGHOR, reunidos tras algunas turbulencias para participar en la gran cita metalera de su ciudad. Practican un Hard Rock/Heavy clasicote y no demasiado contundente (lo que no significa peor, ojo). Se les notaba algo nerviosillos y no excesivamente conjuntados, pero lo cierto es que estuvieron correctos y cumplieron sin alardes ni tampoco pifias. Sí se les veía con ganas, y estuvieron apoyados por un puñado de sus incondicionales en las primeras filas. Les deseamos mucha suerte para el futuro.

Bajo un Sol de justicia, y ante un público aún exiguo, fueron los madrileños EON los encargados de inaugurar la jornada en el Thunderbitch Stage. Con un sonido francamente bueno, la banda defendió su propuesta de Hardcore/Nu Metal, en la línea de unos HAMLET que aún resonaban en nuestros tímpanos, dejando un saldo igualmente positivo. Batería potente, guitarras machaconas y partes melódicas intercaladas con otras más bestias y guturales, EON defendió con ganas sus dos álbumes hasta la fecha, (In)Visible y Médula. 

Zlive_Eon

Nos dejaron en la retina la imagen de su vocalista, Diego Cardeña, tirado en el suelo entre el público frente al escenario, defendiendo de forma agónica el tema Víctima cubierto por una nube de fotógrafos de prensa y público. La música también es teatro, señores y señoras, y esta banda lo ha comprendido perfectamente. Y tras ello, corrimos hacia el Red Mediaria, donde nos esperaba una de las grandes actuaciones del festival...

No exagero si sentencio que la de KILLUS fue una de las actuaciones más memorables de este Z! Live Fest. En los tres cuartos de hora que ocupó su actuación, los de Villarreal nos dejaron, especialmente a los que como yo nunca antes les habíamos visto sobre un escenario, verdaderamente con la boca abierta. Con una puesta en escena espectacular, corpse painting incluido, y ante un Astro Rey castigador a las 18:20 horas… A priori no supone el mejor escenario para su Metal Industrial, estos chicos demostraron que una buena banda debe saber batirse en directo bajo cualquier circunstancia, sin excusas.

Zlive_Killus

Su flamante nuevo fichaje, el cantante Javi Ssagittar (sustituto del “histórico” Cristian Gómez, más conocido como Supersixx), cumplió a la perfección tanto a nivel técnico y vocal como en su rol de frontman, si bien es cierto que en este particular grupo el bajista Premutoxx y sus dos guitarristas se implican también notablemente. Presentaban su álbum Imperator, voz latina que encubre un homenaje a la última entrega de la saga Mad Max (Fury Road), y que hizo las delicias de un respetable ya numeroso que acabó (acabamos) botando y bailando en tribal frenesí.

No faltó la versión de una de sus principales influencias: NINE INCH NAILS, ejecutando el Wish del combo de Trent Reznor. Con un público entregado y el maquillaje chorreando por el sudor, cerraron con su “tema insignia”: Ultrazombies. ¡Matrícula de honor para los castellonenses!, a los que a partir de ahora habrá que seguir de cerca.

Zlive_PrimalFear

El Thunderbitch volvía a ser ocupado por una banda de Metal alemán, y es que llegaba el turno de los sensacionales PRIMAL FEAR. Una banda que pisa con mucha frecuencia España (algunas semanas después repetirían en Barcelona, sin ir más lejos), y que, como muy acertadamente señala mi amigo Pablo Mayoral, nunca hacen un concierto malo. Siempre con sonrisas y mostrando pasarlo bien sobre las tablas, los teutones descargaron diez de sus temas más celebrados durante la hora exacta que ocuparon el escenario.

Si nos queremos buscar pegas, cierto es que no innovan demasiado su show ni su repertorio (si lo hiciesen quizás también les lloverían críticas), además de que el musculado Ralph tiende a abusar de sus juegos vocales con el público. Pero, como decimos, una tarde suya con el piloto automático es garantía de buen Heavy Metal y diversión para sus fans.

Ajustando la actuación al tiempo disponible, cayeron clasicazos como Angel in black, Running in the dust, aquel Nuclear fire epónimo de su álbum del año 2.000 (con un Ralph aún melenudo jeje…) hasta ir calentando el ambiente con The end is near (y su característico y pegadizo estribillo do you wanna dieeeeeeeeeee??). Tras presentar a la banda (y ser él mismo presentado por el bajista y peso pesado, en todos los sentidos de la expresión, Matt Sinner), Ralph Scheepers entonó su himno Metal is foreveeeeeeeeeer!!! que sirve de clímax y colofón a sus directos. Zamora es ya otra muesca más en el cinturón de estos alemanes curtidos en mil batallas. 

Zlive_Aphonnic

Que me disculpen los seguidores de APHONNIC, pero asuntos personales me llevaron a perderme la actuación de esta banda gallega de Hardcore/Nu Metal, estilo bien representado en esta edición del festival. La próxima será, que no siempre se pueden ver todos los conciertos en los festivales y alguno hay que “sacrificar”. De todos modos, los comentarios generales fueron positivos de su actuación y nos lo apuntamos en el debe para la próxima ocasión que tengamos de verles. 

A las 21:05 (en realidad empezaron con algo de retraso) estaba concertada la cita que personalmente, aunque habrá opiniones para todos los gustos, me había decidido a decantarme por este Z! Live en lugar del malagueño Rock The Coast: los suecos (en realidad, combo ya multinacional, con representante española incluida, de la que ahora hablaremos): THERION. Tradicionalmente concebidos por el gran público como una banda de Metal Sinfónico mejor adaptada a las posibilidades y florituras del estudio antes que a los rigores del directo, los “Fiera” (que es lo que significa el nombre de la banda, por cierto, en griego moderno) están echando abajo tales prejuicios desde la salida al mercado de su último álbum Beloved Antichrist. 

Therion

Si ya su gira de presentación en salas fue espectacular, como tuvimos ocasión de contemplar en España hace unos meses, su paso ahora por festivales (en nuestro suelo a este Z! Live aun habría que añadir el BCN Rock Fest) se encargó de disipar cualquier posible sombra de duda. Aún con luz diurna apareció la banda de Christopher Johnson sobre el Thunderbitch, desplegando todo el gigantesco potencial de su barroco, atmosférico y operístico Metal Sinfónico y evocador. Cierto es que la banda ha trabajado con buen tino su adaptación a la campaña de festivales, sacrificando algo de lirismo (por supuesto sigue ahí en su punto justo, pero sin recargarlo en demasía) en pro de mayor utilidad y operatividad en los escenarios.

Así por ejemplo, su puesta en escena resulta bastante sobria comparada con anteriores giras, prescindiendo de adornos de atrezzo (ni telón de fondo llevaban en Zamora, aunque sí lo desplegarían en Barcelona) y optando por vestimentas relativamente (repito: relativamente) austeras a excepción del propio Christopher (con su levita, corbata y sombrero de copa) y algo sus tres vocalistas de ambos géneros. En este sentido, la ejecución de un más que consolidado Thomas Vikström (recuerdo su primera actuación en la cuerda floja dentro de la banda, en Wacken 2007) fue como siempre magnífica, mientras que lo de sus partenaires femeninas es capítulo aparte.

Therion

Chiara Malvestiti es la diva que te transporta a otros tiempos y lugares con su impresionante y bellísima voz de soprano. A su vez, el nuevo fichaje, la española Rosalía Sairem, se está ganando el puesto con dos pedazo de actuaciones vocales y su desparpajo como frontwoman. Y a fe que no lo tenía nada fácil la ilicitana, ya que suplir a toda una Linnea Vikström no está al alcance de cualquiera. Pero lo está haciendo de escándalo y le deseamos el mayor de los éxitos, que también es el del Metal español en una banda de primera línea mundial. Tampoco olvidemos al resto de la banda, donde sobresale el buen hacer del guitarrista argentino Christian Vidal.

Su actual espectáculo comienza con los acordes de todo un The rise of Sodom of Gomorrah (un tema particularmente querido para mí por ser la sintonía del programa radiofónico Las Arenas de Cronos, que servidor conduce en Radio Enlace), primer corte de aquel gigantesco Vovin con el que cerraron el Milenio anterior. Himnos como Flesh of the gods, la bellísima Lemuria (con una descomunal Chiara de rodillas en la frontal del escenario transmitiendo el sentimiento de melancolía por el continente perdido de Mu en aguas del Océano Pacífico), Son of the Sun, An arrow from the Sun o la ya histórica To Mega Therion (de su debut Ho drakon ho megas) con toda la banda, menos el baterista, lógicamente, alineados en la frontal del escenario en poderosa escenografía.

Un diez para estos maestros del Metal Sinfónico y excelente elección venir a Zamora por mi parte. ¿Vemos un vídeo de su actuación para rematar?

Al llegar al Red Mediaria Stage, aún transportados por la magia de THERION, nos encontramos con la actuación de CELTIBEERIAN ya bien comenzada. Lástima porque siempre son garantía de diversión y esta vez tampoco fue diferente. A pesar de su juventud, la banda ya se ha pateado todos los escenarios habidos y por haber, siendo habituales en todos los festivales de nuestra Piel de Toro y aún más allá. Esto, mezclado con la línea ascendente de sus cuatro álbumes (siendo el más reciente Keiwos) les ha convertido con justicia en una banda tremendamente popular, como pudimos comprobar una vez más en Zamora.

Zlive_Celtibeerian

Su Folk Metal de inspiración prerromana sonó una vez más, con su habitual despliegue de gaitas, flautas y vientos por Dagda, violín y voz. Y ojo que esta chica canta realmente bien, como se puede comprobar por ejemplo en la bella The wolf I am, presente también esta noche, por parte de una Patricia difícil de reconocer bajo sus flamantes rastas violetas. La batería de Vity es una garantía, así como la guitarra de Julián, que parece haberle dado cierto aire fresco a la banda tras su regreso. Finalmente, Gus hace de maestro de ceremonias con su bajo, sus chistes malos y su Barón Dandy, perdido por el camino esta vez según declaró, jeje.

Temazos ya convertidos en himnos como las épicas Kladimoi, Fields of Celtiberia, Win another battle o las fiesteras y borrachuzas The booze song y This simple life fueron coreadas y bailadas con gran alborozo por sus seguidores. Quizás la pega fuese el solapamiento debido al retraso de THERION, que tornó su actuación, o mejor dicho la parte de ella que pude disfrutar, en demasiado corta. Algo con fácil arreglo, ya que a buen seguro les seguiremos viendo a menudo sobre nuestros escenarios durante largo tiempo. ¡Grandes!

Kamelot

A las 23:00, todo listo en el Thunderbitch para la banda que, de alguna manera, actuaba a modo de cabeza de cartel de todo el festival: los internacionales KAMELOT. Durante la hora y media que estuvieron sobre el tablao zamorano, apoyándose en un muy notable sonido y acompañados por diferentes elementos escenográficos, como cañones de humo, luces, etc… la banda demostró por qué ahora mismo es una de las principales propuestas de Power/Simphonic Metal a nivel planetario.

Comenzó a sonar la intro Knight´s March para descargar a continuación mi tema preferido de ellos, un Phantom divine (Shadow Empire) que no puede ser más épico. Toda una declaración de intenciones para una banda de cuyo álbum Epica (2003) tomó su nombre la banda de Simone Simmons (como es sabido, esposa del teclista, Oliver Palotai), Mark Jansen y compañía, con varias giras compartidas y admiración mutua.

Y no fue Simone sino Lauren Hart quien ya apareció en este primer tema desde las escaleras del fondo del escenario con su ceñido traje de superheroína, perfecta tanto en las partes guturales como más líricas. Su rol es el de la Alyssa White-Glutz (otra frontwoman que también ha colaborado con la banda) de KAMELOT. Si bien por exigencias de guión goza de mucha menos presencia en los temas, cada vez que aparecía lograba galvanizar al público con su buen hacer. Se había confirmado además la participación en el concierto de Diva Satánica de BLOODHUNTER, quien había tocado el día anterior en el Rock the Coast malagueño y que realizó una parada en Zamora de regreso a su base de operaciones en Galicia. Dicha colaboración a mi juicio se hizo esperar demasiado, ya que no fue sino hasta Sacrimony (Angel of Afterlife), el penúltimo tema antes de los bises.

Kamelot

La Diva realizó su parte perfectamente (y nos alegramos mucho por ella y por el Metal español, valga lo ya señalado para Rosalía con THERION), compenetrándose con Tommy y Lauren a las voces perfectamente. Sin embargo le reservaron exclusivamente partes líricas, quedando las guturales para la vocalista de ONCE HUMAN, así que particularmente eché de menos la potencia y agresividad de la gallega Rocío. Respecto al resto de la formación, señalar simplemente que se trata de una banda enormemente trabajada y muy profesional donde cada uno tiene muy claro su rol: el guaperas Tommy Karevic, simpático, andarín y comunicativo con el público, ha hecho olvidar ya a todo un Roy Khan (de vuelta con CONCEPTION, por cierto) que significó muchísimo para esta banda.

Thomas Youngblood (guitarrista y líder) es muy consciente de su papel de director de orquesta, y aunque prefiere normalmente quedarse en un sobrio segundo plano, en Zamora se mostró en cierta medida simpático y con afán de protagonismo. El bajista Sean Tibbets es un torbellino sobre el escenario, agitando sus rastas sin parar un momento de girar sobre sí mismo y saltar, mientras que Oliver y el baterista Álex Landenburg ejecutan su función con austeridad desde lo alto de las escaleras del actual montaje, en una complicidad que les lleva a batirse en “duelo de instrumentos” hacia el final del show dando descanso a sus compañeros.

Y es que tras el cañonazo inicial, y con un público cada vez más entregado, fueron cayendo temazos como Insomnia, The great pandemonium, Veil of Elysium, Karma, Center of the Universe o, ¡cómo no!, una Forever que parecía cerrar el espectáculo. Pero tras el manido juego de retirada y bis, aún quedaría tiempo para el epílogo de la mano de Liar liar (wasteland monarchy) y la outro (Ministrium –shadow key-) aprovechada para el ritual de aplausos, reverencias, lanzamiento de baquetas y púas, etc… compartiendo sonrisas de satisfacción músicos y público.

Conciertazo de KAMELOT en Zamora, sin paliativos, aumentado por el hecho ya referido de poder disfrutarlo desde las primeras filas en este formato de festival tan cómodo.

Zlive_Zenobia

Ya metidos en la madrugada del domingo salieron al Red Mediaria Stage los riojanos ZENOBIA, quienes a pesar de no ser santos de mi devoción, veía por segunda vez en mes y medio en suelo castellano-leonés, tras su participación en el Galia Metal Fest de Pozal de Gallinas en abril. Si bien en tierras vallisoletanas su cantante Jorge Berceo se disculpó por encontrarse “a medio gas”, debido a problemas de salud en su garganta (pese a lo cual cuajó una muy notable actuación, todo sea dicho), en esta ocasión parecía en plena forma dándolo todo una vez más. Es innegable que ZENOBIA atesora una legión de fieles seguidores, ganados por su amplio pateo de carretera a lo largo y ancho de toda España. Juntos corearon temas de la banda como Borraré tu nombre, La fiebre del oro o la balada Ante tus ojos. 

Con un Víctor de Andrés que, inconfundible tras su peculiar aspecto hippie, carga todo el peso de ser guitarra solista, ejecutaron el mediático Malefic Circus. Si bien en la versión de estudio aparecen las voces de Jake E. y Fernanda Lira de mis admiradas NERVOSA, en Zamora fue Juanlu Simarro de GUARDIANS el encargado de escoltar la voz de Jorge. En Una de piratas dos jóvenes corsarios del metal (jeje) subieron al escenario enarbolando la célebre “Jolly Roger”, el blasón de la calavera y tibias cruzadas. Sólo quedaba tiempo para que todo el respetable corease su tema de cabecera Lo llevo en la sangre, y cosechar unos buenos aplausos por parte de sus incondicionales.

Zlive_TierraSanta

Y aunque cambiamos de escenario no nos movimos (en sentido figurado, claro) de La Rioja, ya que tras ZENOBIA eran sus paisanos de TIERRA SANTA quienes nos esperaban en el Thunderbitch. Hubo un momento extraño cuando comenzaron a ejecutar La momia mientras muchos estábamos descambiando el precio de los vasos de plástico retornable, tratándose solamente de una prueba de sonido. Siempre he dicho que TIERRA SANTA es una de las mejores bandas españolas de Heavy Metal, y está dentro del grupo de las que si fuesen guiris íbamos a tener hasta en la sopa. En esta ocasión había ganas de verles, ya que la banda celebra su cuarto de siglo (que se dice pronto) en la música. Ellos no lo dudaron y eligieron un setlist de grandes éxitos, coreado a voz en grito para despedir el escenario Thunderbitch en esta edición del Z! Live.

La épica de su Heavy Metal clásico de inspiración histórica y/o mitológica no puedo faltar, enloqueciéndonos con himnos del Metal como La momia, La Armada Invencible, Legendario, Indomable, Juana de Arco, Caballo de Troya, La caja de Pandora o, por supuesto, el inmortal poema del poeta romántico extremeño José de Espronceda, La canción del pirata, que provocó que Arturo Pérez-Reverte dedicase una columna en “El País” aplaudiendo a la banda y al Heavy Metal en general.

Zlive_TierraSanta

Parece que el tiempo no pasara por un Ángel San Juan (como siempre austero y parco en palabras, y quizás sea éste uno de los principales defectos de la banda) que clavaba los temas en relación al estudio, ayudado por el bajista Roberto como capitanes clásicos de la banda, mientras que el resto de miembros (David, Juanan y Dan) ejecutan a la perfección sus temas. Con ellos nos fuimos hasta las 3:15 largas tras noventa minutos que a algunos nos pasaron volando sobre Alas de fuego (tema que también tocaron, jeje…).

Pero bueno, todo esto está muy bien pero una vez terminados todos los teloneros y todo el montaje desplegado a lo largo de dos días, por fin llegó la banda que habíamos venido a ver y por la que se había montado en realidad todo el festival (jeje): las deidades del Mal, GIGATRÓN. Como a todo aquel que sepa caminar y mascar chicle al mismo tiempo, me encantan estos diosecillos valencianos. Quiero decir que no solamente me parto de risa con sus letras, sino que además me gustan verdaderamente sus canciones. Si en estudio no son aptos para llevarlos en trabajos, funerales y situaciones que exijan un rictus serio, en directo son la caña de España y el azote del Rock.

Diversión garantizada no exenta (quizá por esto me cautivan del todo) de un frikismo erudito que se refleja por ejemplo en Visigoth Kings Powerlist. Y precisamente de su The aluminium paper álbum, además de aquélla, tocaron la trilogía Alluminati (con Charlie Glamour disfrazado de Faraón y peleándose contra las caídas de su corona, ayudado con dificultad en tan titánica tarea por un joven “esbirro”, en palabras del propio vocalista) y la discotequera Viking Bugui que puso a todo quisque a mover el esqueleto entre hachas de plástico, pelucas de colores y gorros estrafalarios.

Gigatron – Foto Fran Cea

Tampoco faltaron himnos de su primigenio Los dioses han llegado o de sus obras maestras Mar de cuernos, Apocalipis molón o Atopeosis 666, tales como Rebeldes de cuero, Metalocracia, Speed Thrash Big Bang,la propia Apocalipis molón, además de Rollo primitivo, la muy oportuna Festival del Mal o la versión de TWISTED SISTER Heavy hasta la muerte, que hacían no querer finalizar nunca el festival a unos últimos irreductibles, entre los que por supuesto nos contábamos.

Intercambiando con los brazos las Señales del Martillo de los poderosos MANOWAR con Charlie, éste finalizó el festival con la imposible Te peto el cacas con el que ¿rinden homenaje? a los suecos EUROPE. Casi a las 4:30 del domingo, desalojamos finalmente el recinto del Z! Live. Hay que señalar que GIGATRÓN no descansan este verano, participando en el exitoso Norwegian reggeton con los italianos NANOWAR OF STEEL o preparando (atención a esto) su disco para niños GIGATRÍN, para el que han arrancado un crowdfunding y que promete y mucho.

En resumen, una magnífica cuarta edición del Z! Live que ha terminado por consolidar a un festival en clara expansión. Brindamos por muchos años más de Metal en Zamora.

Texto: Saúl Martín González 

Fotos: Boliche Ángeles

Podemos ver la galería de fotos completa del segundo día en este enlace.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »