Crónica de CRYPTYCO + SLAVEDOWN en Madrid

Con muchas ganas de ver conciertos, nos pasamos por la madrileña sala Barracudas con el fin de ver a SLAVEDOWN como cabeceras y a CRYPTYCO abriendo para ellos el sábado 11 de diciembre 2021. Os lo contamos y lo mostramos…

SLAVEDOWN + CRYPTYCO – Sala Barracudas (Madrid) – Sábado, 11 de diciembre de 2021

Cryptyco

Según Internet, la apertura de puertas era a las 20:00 y como nos dijeron que la venta de entradas iba muy bien, allí nos presentamos a esa hora para coger sitio (la sala es pequeña) pero debe ser que nuestra fuente de información no era la adecuada ya que estuvimos esperando que empezara el primer grupo hasta las 21:45… pero estando en buena compañía la espera es llevadera, que rima y todo. (ndr: tirón de orejas de todas formas… porque no puede ser).

CRYPTYCO

Con ráfagas de humo, salieron a escena con la sala abarrotada de entregadísimos fans. Un grupo formado por José de la Rosa (voz principal y guitarra), Pablo Mantiñán (guitarra), Antonio Gallardo “El Quillo” al bajo y muy escondido Ismael Orozco a la batería, muy en penumbra impidiendo además el humo en ocasiones, verle su gran habilidad. Fue genial comprobar que una banda de aquí, traiga tantísima gente y ésta esté tan entregada a lo que salía del escenario. Hubo una conexión entre el numerosísimo público y ellos como hacía mucho que no veíamos, desde el primer minuto (con “Desde el Abismo”) hasta el final que ya fue la fiesta total yéndose colocados como ganadores de la noche. Son músicos curtidos en muchísimos proyectos y conciertos así que son muy queridos en la escena madrileña, estando ahora en plena vorágine de lanzar esta nueva andadura con su “Vendimos nuestra alma al Rock ‘n Roll”.

Cryptyco

Su sonido es fresco, alegre, cañero y muy divertido ya que estuvieron descargando temas, en castellano y con estribillos sencillos y muy pegadizos (como “Estoy Jodido”, con toques Rap y todo) a la vez que cayeron versiones modificadas de KISS, atreviéndose con el “Detroit Rock City”, llevándoselo a su terreno incluso con el dificilísimo “Burn” de DEEP PURPLE (vienen de un grupo tributo, los PURPLE ROCK); a CRYPTYCO no les para nada ni nadie haciendo que sus numerosísimos fans se lo pasaran en grande. El final fue eso, la fiesta total cantando todos el “Soy un Rockero, llevo chupa de cuero” hasta quedarse sin voz, con saltos e incluso algún mechero encendido vimos, para terminar su fiesta con “La Balada” recibiendo una ovación que les hizo irse como los ganadores totales de la noche, por lo menos en lo que a fans se refiere.

El setlist de CRYPTYCO en la Barracudas fue: Desde el Abismo / Esta es una noche de R ‘n R (BARRICADA) / Vendimos nuestra alma … / Detroit Rock City (KISS) / Estoy Jodido / Burn (DEEP PURPLE) / Roquero / La Balada.

Cryptyco

Galería de fotos de CRYPTYCO en este enlace.

He comentado esto ya que vuelve a pasar lo de antes de la pandemia: termina de tocar el grupo de tus amigos y desbandada general. De estar la sala abarrotada y con un ambientazo muy divertido, a quedarnos los de siempre. Una pena porque así no descubres bandas buenísimas pero… seguimos (y seguiremos) igual. (Ndr: Otro tirón de orejas para lo de siempre una vez más… muy triste, y no cambia).

SLAVEDOWN:

Salieron un poco pasadas las 23:00, con lo que se dieron prisa en ganarse a los presentes por si el set se cortaba y eso lo consiguieron nada más aparecer en el escenario, con su apariencia y actitud adornados por unas molestísimas luces cegadoras y humo, sonando una intro de la peli “Wake Up Dead Man”. Os diremos que, aunque a primera vista no parezcan de aquí, son de Girona y sus miembros son Marc Corso (voz principal), Andreu Runo (guitarra), al bajo Sue Gere y el poderoso Big Villano en la batería, con mucha más iluminación que su compañero de instrumento anterior. Estos cuatro músicos también tienen una larga y productiva carrera detrás al ser músicos que han pasado por bandas tan punteras como ASPID, ROCKSILLA y aunque no os lo creáis pero sí, los geniales WARRIOR SOUL; por algo será y en la Barracudas quedó confirmada su calidad, su presencia y su actitud de aquí estoy yo, con un par, y esa manera de interpretar y actuar, fue simplemente genial.

Slavedown

Tienen nuevo trabajo en el mercado (después de su homónimo de ya casi cuatro años atrás), “The Enemy Inside” del cual escuchamos unas cuantas joyas como con la que abrieron, “S.I.R. (Slave I Remain)”, con una fuerza, una rabia de esas que dices, ohhhh, mola, sí señor. Mención especial para dos niños, con su padre, que disfrutaron cada segundo del concierto y que fue un placer compartirlo con ellos, qué gusto da cuando la banda lo da todo y hay generaciones nuevas que pueden disfrutarlo.

La voz de Marc Corso se hace muy atractiva no por su tono, seco y desgarrado y a veces llegando a límites de rotura, sino por la rabia, las ganas y pasión por lo que hace que sale de sus pulmones. Pidiendo cerveza y sin que le hicieran mucho caso durante alguna canción, nos miraba altivo y desafiante mientras que sus compañeros lo daban todo haciendo gala además, de una maestría en sus instrumentos, como esa deliciosa guitarra a cargo de Andreu Runo, que volvimos a decir eso de ¡ohhhh, wow!. Muy bien.

No sólo cayeron canciones del nuevo trabajo sino que recordaron “One Step Down” del primer disco de la banda, que también debe ser más escuchados por todos, fans y no ya que estamos hablando de mucha calidad, como en este nuevo que cuando cayó “Poison as Cure” te quedas diciendo, qué grandes bandas hay aquí y que pena que no tengan el éxito merecido. Al igual que CRYPTYCO, aquí también cayó una versión pero sorprendentemente los elegidos fueron THE DOORS, con un “Not To Touch The Earth”, canción nada habitual en ser escuchada en directo.

No todo son cosas geniales de la banda, también Marc tuvo un detalle que a mí, en particular, me molestó enormemente y que no voy a relatar aquí, por respeto a la sala y sobre todo a sus trabajadores. Si se lee esto, espero se dé cuenta de su mal comportamiento y poco respeto a todos los que allí estábamos aunque había muchos que, lamentablemente, no vieron el alcance negativo de ello. Una pena porque me hizo en segundos cambiar mi opinión de él. Hasta aquí.

Slavedown

Con un contundente solo de batería, corto pero potente y “Freedom should never taste like this”, se terminó pasadas la medianoche un concierto que musicalmente fue muy bueno, con una actitud de puro Rock con todas las letras y un detalle que… eso, qué pena y qué mal.

El setlist de SLAVEDOWN en Barracudas fue: S.I.R. / You can’t have anymore / One Step / Look Into the Sun / Deliver us from Evil / Come & see the Monster / Poison as cure / Not to Fall Back Again / Sharing the Cross / Forgiveness / Not to touch the Earth (THE DOORS) / Freedom should never taste like this. 

Texto: Rocío Gómez (rocio@redhardnheavy.com) / Fotos: Mar Fuertes Magdaleno

Galería de fotos de SLAVEDOWN en este enlace.

Cerramos con un vídeo del verano pasado en directo, que nos sirve para ilustrar la crónica:

 

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »