Crónica pendiente de OBÚS en Valdemoro (Madrid)

El mismo concierto de siempre (desde hace 13 años), fuera de las grandes ocasiones. Y no lo decimos a malas, en absoluto, pero sí es cierto que hay algunas bandas que a veces se relajan un poco y van a lo básico para cumplir, que es quizás lo que ocurrió con OBÚS en Valdemoro hace algunas semanas.

Concierto sencillo, de manual, cumpliendo y divirtiendo, pero hemos disfrutado de mejores conciertos de los madrileños en otras ocasiones… Por cierto, crónica que se nos quedó en cola entonces y que ahora recuperamos.

OBÚS: VIERNES 26 ENERO, Sala Sagitario, Valdemoro (Madrid)…

Fortu poniéndosela “morcillona” a la gente de Valdemoro

Cambian los lugares pera la esencia permanece intacta. En un viernes muy frío (climatológicamente hablando) tuvimos doble ración de la banda madrileña. Por la mañana, en la Fabrica de Cervezas de ValleKas (donde el grupo presentó su cerveza artesana de marca propia, como os contamos en el artículo correspondiente) y luego por la noche, en la localidad madrileña de Valdemoro, re-inaugurando la discoteca SAGITARIO (antigua Sala Moa / Mirinda ) en un concierto sin pena ni gloria, que no pasará a los anales de la banda vallecana.

OBÚS llevan más de una década haciendo el mismo concierto base, y tiene mérito la cuestión, pero como la fórmula les funciona ¿para que vamos a cambiar el repertorio?. De este modo, se quedan en el tintero grandes piezas, tan necesarias y de actualidad (en estos tiempos criminales) como “Crisis”, “Mentiroso”, “Rómpelo”, “Estúpido acusador” o “Cállate”, a las que se suman las estupendas rolas del álbum “Desde el fondo del abismo”, tonadas de muchos quilates como “El crack”, “Cautivos”, “Cualquier noche sale el sol” o “Pagó por ello” (amén de la homónima que da título al elepé) que merecen de sobra brillar con luz propia en el recorrido (y en el set) del combo que nos ocupa.

(NDR.: Cierto es, muy cierto, que en ocasiones especiales les hemos alabado precisamente por lo contrario, como el concierto de 35 aniversario en La Riviera hace unos meses, que fue de quitarse el sombrero… como de hecho hicimos en la crónica correspondiente).

Despreocupados al respecto, se marcan siempre el mismo trasiego que puede causar furor en formato grande (fiestas patronales veraniegas, festivales y demás…) y dejar boquiabierto al espectador que contempla ese show periódica, pero cuando has visto por enésima vez la función, causa cierto hastío en este humilde escriba y en sus allegados, más cuando salen a cumplir, como en la noche de autos, imbuidos por la ley del esfuerzo justo en una sala de mediano aforo, cuyo escenario (algo cutre, por cierto) no se presta a grandes alardes, ni de luz, ni de sonido. 

COSTRAFINA, teloneros para amenizar la velada

KOSTRA FINA

La banda local, COSTRAFINA, rompió el hielo en una sala cuyo público apenas cubría la mitad del aforo. Este sexteto rocanrolero y algo amateur puso toda la carne en el asador en complacer a una audiencia ávida de watios y sensaciones fuertes. Por momentos nos recordaban a MAREA y en otros tramos al desaparecido Manolo Tema (CUCHARADA y ALARMA además de su carrera en solitario más generalista), cuyo magisterio pretenden emular en canciones a las que todavía les falta un hervor sonoro.

De cualquier forma, estaremos atentos a su evolución en los próximos meses… ¿Vemos galería de fotos de su actuación?

OBÚS, otra noche en el tostadero de la misma matraca… 

¡Cállate!

Con las cartas marcadas, como los viejos tahúres del Mississippi, como diablos que se las saben todas, con muchas tablas a sus espaldas, siempre juegan en casa (y aprovechan tal vez la ingenuidad de los metaleros más jóvenes y la complacencia de los viejunos).

De esta guisa salieron nuestros protagonistas a llevarse de calle al personal, con buena parte de la concurrencia entregada a la causa de antemano y sin el menor atisbo de rubor ante un show tan enlatado y de cartón piedra como el que manejan en sus noches menos buenas.  A fin de cuentas, ‘la Banca siempre gana’ como ellos mismos rubricaron en “Cállate”, así que mejor callarse y seguir la corriente…si queremos gozar de un poquito de rocanrol auténtico, que está dura la cosa…

Las primeras perlas de la función: “Juego Sucio”, “Más que un dios”, “Necesito más”, o la impagable “La raya”, que siempre nos arrancan un a sonrisa y buenos recuerdos, de lo mucho que hemos disfrutado con el combo a lo largo de sus casi cuatro décadas de historia, que se dice pronto. A ello se suman otras embestidas muy potentes como la magistral “Pesadilla nuclear”, “Te visitará la muerte”, “Autopista” y es que, sin lugar a dudas, son “El que más”. Hasta ahí todo bien, impecable y con pocas dudas al respecto, ¡al revés!, que efectivos y solventes en directo son un rato, y más sabe el diablo por veterano que por ídem.

El bajón viene al verlos repetirse hasta la saciedad (con el numerito de las señoritas invitadas al escenario, quizás fuera de lugar) en “Complaciente o Cruel” y sobre todo con la extensa presentación del grupo (fanfarria y piruetas varias, más solo obligado de batería sui generis -con escalera metálica- incluido) que es verdaderamente gracioso la primera vez que se contempla pero que, cuando ya se ha visto cien veces, deja de tener tanta gracia, como un manoseado chiste contado mil veces. Para entonces, “Dinero, Dinero” y sobre todo “Prepárate” se vuelven demasiado previsibles, ya sabemos que va a ‘estallar’ el OBUS y que “Vamos muy bien”, sobrios como cubas, ¿y qué ?

Si llevaras mi rollo en la sangre…

En definitiva, que lo disfrutamos pero esperamos que la próxima vez se lo curren un poquito más y saquen algún otro conejo de la chistera, pues la parroquia más fiel ya nos sabemos de memoria todos los trucos de un festín que, sinceramente, te deja con cierta hambre y repite demasiado (como las riquísimas patatas ali-oli, que no por ello dejan de estar sabrosas… pero que conviene degustar de tarde en tarde, espaciadas, para no sufrir una indigestión).

Cayó al principio, cierto, pero necesito más… Lo dicho, que bien, y siempre son divertidos y cumplen, eso no se pone en duda, pero a estas alturas les pedimos un esfuerzo extra también en este tipo de conciertos.

Texto: Fran Llorente

Fotos: Amanda Gerpes

¿Vemos un vídeo del comienzo del concierto para terminar?

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »