Crítica del excelente “Earthrage” de los hardroqueros W.E.T.

La fórmula cuando juntas músicos y compositores tan buenos en proyectos de esta categoría no suelen fallar, y como tal este “Earthrage” es fantástico: un discazo de hard rock melódico que va a encantar a propios y extraños (siguiendo la línea excelsa de sus dos trabajos anteriores, por cierto). Nos lo cuenta Fernando Galicia…

W.E.T. – “Earthrage” (Frontiers 2018)

“Trío calavera”

Tercer y esperado disco de estudio de W.E.T., el proyecto auspiciado en 2008 por el sello Frontiers en forma de súper grupo de hard rock melódico, con Erik Martensson (ECLIPSE y AMMUNITION), Robert Säll (WORK OF ART) y Jeff Scott Soto (TALISMAN, JSS, TSBO y ex YNGWIE y AXEL RUDI PELL entre muchos otros) como cabezas visibles. Cinco años han tenido que pasar para que, como el Guadiana, volviera a aparecer en público la formación sueca (con permiso de Soto), y lo ha hecho para ofrecer un trabajo impecable que dejará más que satisfechos a sus fans y a los fans del hard rock melódico en general.

¿Pero qué tiene Earthrage que lo hace especial? Calidad, mucha calidad, que es lo primero que se exige a los grupos de un género tan exquisito como el que nos ocupa. En una primera escucha podría parecer que es “más de lo mismo”: rock azucarado con buenos riffs, una base rítmica sólida y coros muy cuidados. Lo que viene siendo el ABC del hard rock melódico. Pero llegado el final uno se da cuenta de que no le ha empalagado; que no le ha parecido largo ni repetitivo (un defecto por desgracia habitual también en este tipo de producciones), y esto es algo significativo.

Earthrage está compuesto por 11 temas de corte muy variado dentro de las limitaciones del género. Así, encontramos canciones arquetípicas de hard rock melódico, como “Watch the fire” o “Burn”, que abren el álbum; baladas como “Heart is on the line” llenas de coros; medios tiempos como “Elegantly Wasted” (que, todo sea dicho, tiene un fuerte aire, tirando a huracán, a “Nothing but love”, de MR. BIG, en las estrofas); temas más hardrockeros como las fantásticas “Urgent” o “Dangerous”; o hits sobresalientes como “Kings on Thunder Road” (con uno de los estribillos más pegadizos y mejor compuestos de este estilo que recuerdo). En definitiva, una buena mezcla de canciones bien compensadas en el conjunto final, y que impiden la fatiga auditiva.

Formación completa de W.E.T.

Pero para mí lo mejor de este Earthrage es el trabajo de la banda. Una formación que, más allá de los nombres, ha sabido funcionar como un bloque homogéneo, en el que no destaca uno más que otro. No hay luchas de egos, y la voz de Jeff Scott Soto, de textura cálida, se equilibra con la de Erik Martensson y con los coros. Las guitarras de Magnus Henriksson (ECLIPSE) y Robert Säll tienen el protagonismo justo, y no compiten en solos interminables ni virtuosos en ninguno de los temas.

A su vez, el bajo, tocado por el propio Erik Martensson, complementa a la batería de Robban Bäck (ECLIPSE), sin tapar las guitarras. Y, finalmente, el teclado se queda, contrariamente a lo normal, en un segundo e incluso tercer plano, con la consecuente pérdida de edulcorante sonoro. Visto de esta manera, y si lo comparamos con los anteriores discos, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que Earthrage es el más potente de los tres.

Dicho todo lo anterior, y por ponerle “pegas”, el álbum va de más a menos, con algunos picos en medio. La garra que desprende al principio se va diluyendo poco a poco a medida que avanza, aunque sin ser nada exagerado. Por otro lado, soy de los que opinan que en el hard rock, ya sea más melódico o menos, las guitarras tienen que tener protagonismo. Y si bien es cierto que me ha gustado el trabajo en bloque del grupo, un mayor desarrollo de los solos le hubiera dado a Earthrage un plus ganador.

Hablando del sonido en sí, cabe decir que el peso de la producción ha recaído sobre todo en el propio Erik Martensson, que ha sabido darle el brillo necesario para resaltar esa compenetración entre los músicos, del mismo modo que un buen técnico de luces es capaz de dar vida propia a una escena de teatro, aunque no haya guión. Y es que las bandas exquisitas hacen discos exquisitos.

Earthrage ya a la venta

En resumen, Earthrage es un magnífico disco que supera a los dos anteriores álbumes de W.E.T., con un puñado de canciones que, en general, suenan más rockeras, y con un trabajo coral de primerísima calidad. Como no puede ser de otro modo, tiene reminiscencias a ECLIPSE (no en vano tres de los cinco músicos –incluido el productor- proceden de la banda sueca), tiene reminiscencias a WORK OF ART, y tiene reminiscencias a TALISMAN, pero sobre todo suena a W.E.T. como marca propia, en lo que supone un gran acierto.

Su sonido, algo menos meloso de lo habitual en este tipo de trabajos, hará que lo reciban bien incluso los menos proclives a este estilo. Pero que no cunda el pánico entre los fans del género: se disfruta de principio a fin y, aunque ha salido a finales de marzo, ya os adelanto que, si no lo remedia nadie, es el disco (discazo) de hard rock melódico de 2018. Recomendadísimo.

Texto: Fernando Galicia

Portada del disco

Tracklist del disco: 

  1. Watch The Fire
    02. Burn
    03. Kings On Thunder Road
    04. Elegantly Wasted
    05. Urgent
    06. Dangerous
    07. Calling Out Your Name
    08. Heart Is On The Line
    09. I Don’t Wanna Play That Game
    10. The Burning Pain Of Love
    11. The Never-Ending Retraceable Dream

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »