Crónica de WASP en Madrid, en La Riviera

WASP: Sábado 24 de octubre, sala La Riviera (Madrid)…_DSC4205-Editar

Ambiente de las noches grandes en Madrid, y es que está claro que ver a Blackie Lawless y sus huestes siempre es un extra y cita obligada para todos los heavies y roqueros de la capital y alrededores. Hay que decir que esta vez había menos gente de fuera de Madrid porque en esta gira WASP está tocando en bastantes ciudades, aunque por otro lado me sorprendió para bien el encontrarme La Riviera prácticamente hasta arriba para ver el show. Además, si vienes con un nuevo disco de los buenos bajo el brazo, está claro que esto siempre empuja a que la gente se levante del sillón. “Golgotha” ha gustado, y mucho, y se notó en el concierto, con el público encantado de ver a WASP presentando nuevo material de calidad y encima demostrando que, pese a detalles que ahora comentaremos, todavía tienen cosas interesantes e importantes que ofrecer en directo.

Antes de entrar en detalles técnicos y del concierto en sí, quiero destacar un detalle… Personalidades, amigos, actitud, morro y miradas perdonavidas. Según el tipo de banda, está claro, pero en el caso de WASP pido eso encima del escenario. Por supuesto que me gustaría ver la carnicería de hace 30 años que nos mostraban en los vídeos o la apisonadora que era la banda entonces, o que hicieran conciertos más largos y que Blackie cantara 100% los temas sin ayudas técnicas (excesivas en este caso, que es la primera vez que lo noto 100% y reconozco… y eso que les he visto muchas veces desde aquella extraña primera vez en el 96, creo recordar, en la gira del “Kill, Fuck, Die” aún en Canciller). Por supuesto, pero sin mezclar conceptos, tengo que decir que aún mojo los calzoncillos viendo a Blackie, envejecido sin duda, pero el mismo Blackie con sus casi dos metros de planta en medio del show. Ya no levanta la pierna como antes, ni se balancea en el micro aquel que todos recordamos, ni siquiera corre por el escenario como no hace tanto tiempo (que además se rumoreaba en los mentideros que lleva semanas lesionado por un golpe en uno de sus costados), ni el show que llevan es peligroso y provocador como antaño. Pero es él, con sus botas blancas de flecos, su melena marca de la casa que no para de atusar con ese movimiento tan característico suyo, sus rodilleras, su manera de abrir los brazos tan particular y su mirada perdonavidas como decía…

_DSC4202Lástima que, tocado por los años, tenga que recurrir cada vez más a ayudas de mesa para cantar los temas, y disparar coros y segundas voces (que creo que con Duda y Doug Blair al quite no deberían ser necesarios), pero aún veo rabia en la mirada, actitud en la pose y provocación en la intención y me quedo con eso. Y también querría escuchar “Animal (fuck like a beast)” en vez de las letras más religiosas y patriotas de los últimos años, además de por supuesto disfrutar SIEMPRE “The idol” en directo, pero eso ya son apreciaciones personales y sería injusto anotarlo en el haber negativo del concierto… Dicho esto, es Blackie Lawless y nosotros como corderitos debajo a su merced, ¡me gusta! Rock n´roll y heavy metal, amigos, que no se trata más que de esto: emociones y calidad musical, además de nostalgia y rabia sobre el escenario, incluso salvajismo contenido. Rendimos pleitesía a nuestros viejos creadores de sueños y, extrayéndonos del hecho de las voces grabadas por momentos y el saber dónde estamos y que la actitud y provocación ya es menos real, o al menos asusta menos, a mí me encanta sentirlo y seguir disfrutándolo las veces que hagan falta.

Por otro lado, la banda es excelente, con los dos escuderos de lujo que lleva Blackie desde hace muchos años: Mike Duda, un bajista normalito pero con gran actitud en directo y personalidad… de nuevo la palabrita de marras, sí; y el gran Doug Blair, en la banda de alguna manera desde los tiempos del “Crimson idol” (¿no lo sabíais?, pues ir leyendo nuestras actualizaciones de la biografía de WASP y descubriréis detalles muy interesantes como éste). Un gran Doug Blair como digo, “oficialmente” en la banda desde hace unos 8 o 10 años pero que ha hecho el escenario y sonido suyo. ¿Chris Holmes?, genial en los vídeos y fotos de antaño, por supuesto, pero a día de hoy no lo quiero en la banda ni de lejos.

Excelente Doug Blair, vaya, con una imagen y sonido espectacular y esa guitarra con la sierra que suena como hacía muchos años que no sonaba WASP en directo (especialmente las canciones de “Crimson idol” y similares… ese “Miss you” por ejemplo con el brutal sólo final). Y por cierto, me sorprendió encontrarme a Randy Black en la batería, el canadiense que fue muchos años miembro de PRIMAL FEAR pero que se estrena con WASP en esta gira si no me equivoco. De hecho en Barcelona, Rock Fest este verano, estaba uno de los “mercenarios” habituales de los últimos años de la banda, toda vez que el gran Mike Dupke decidiera bajarse del carro el año pasado, una pena. Pero lo dicho, grata sorpresa ver a Randy Black en WASP y en Madrid fue espectacular como siempre que le he visto: sobrio, potente y muy directo, como siempre le pido a un buen batería de una banda de heavy metal.

Wasp12En cuanto al show en sí, tres grandes pantallas coronan el escenario, además de dos alargados telones verticales con el logo redondo actual de WASP. En las pantallas podíamos ver según el momento tanto vídeos antiguos (en directo y videoclips según el tema correspondiente), como proyecciones más actuales relacionadas con la temática de las canciones más nuevas (especialmente me gustó el punto de “locos”, asesinos y personajes de diferente calaña en “Crazy”, único tema creo recordar que sonó de 1992 para adelante, aparte de los nuevos), además de esas imágenes únicas de las película del “Crimson idol” que todavía no logro comprender porqué no se ha llegado a editar en DVD de una puta vez. Divertido ver imágenes de Blackie 30 años antes mientras “cantaba” “Love machine” o ese vídeo del legendario “Live at the Lyceum” del 84 en “Hellion”. Y sí, en esos momentos pienso en la macarrería de antaño o en volver a ver calaveras, sierras en las brazos o en el paquete y chicas desnudas sobre el escenario, que es inevitable no hacerlo, pero por otro lado me parecería hasta bizarro a día de hoy en la banda, aunque duela reconocerlo. Fue bonito mientras duró, pero ahora sería grotesco y me gusta casi más ver a WASP en esta tesitura de pantallas y concierto más “serio”…, y el resto en los vídeos o en formato nostalgia en las citadas pantallas.

El concierto en sí fue apenas hora y media, si llegó, y con varias intros y partes grabadas, además de dos medleys que me sigue dando rabia qué utilicen, especialmente cuando empiezas con joyas como “On your knees”, “Inside the electric circus” y “The real me” y las tocas cortadas. Pero bueno, supongo que a estas alturas ni le puedes pedir a Blackie que cante todos los temas (y me jode porque otras veces sí le he visto hacerlo) ni que toquen conciertos de dos horas ni que cambien el setlist base (aunque serían tantas bandas a las que le tendríamos que tirar de las orejas por esto…). ¿Conformismo por nuestra parte o ir a “lo fácil” y autocomplacencia por la suya?, puede ser, pero oye, son WASP y esto lo han hecho así toda la vida, para bien o para mal.

“Love machine” ya caldea los ánimos al 100% y la sala en pleno cantamos aquella alegoría sexual que a todos nos ha puesto contentos alguna vez en nuestra vida, ¿o no? Era el momento de acercarnos al nuevo disco de la mano del single “Last runaway”, muy bien acogido, al igual que “Crazy” de su también fantástico “Babylon”. Más clásicos y ya mirada al que para muchos sigue siendo el mejor disco del grupo, ese insuperable “Crimson idol” del que cayeron hasta tres temas esta noche (ahora cuento porqué… que ellos mismos lo explicaron también en las pantallas). Pero antes de esto era el momento de la locura con “Arena of pleasure”, con Jonathan y compañía haciendo de las suyas en el vídeo de fondo, Duda y Blair cruzándose y dando vueltas por el escenario y Blackie dándole ese punto de macarerría sencillo pero contundente a la rítmica desde la primera línea. Uno de mis temas favoritos desde siempre y, con ayuda vocal o no, la disfruté como un niño con zapatos nuevos.

_DSC4235“Miss you” es del nuevo disco pero en el fondo es el primer tema que Blackie compuso para “The Crimson idol”, y se nota 100% en sonido y rollo. Lo que no me gusta es que sustituya a su joya entre las joyas en directo, y es que quitar “The idol” me parece imperdonable… pero si tiene que haber una canción que le pueda hacer sombra es sin duda este medio tiempo 100% marca de la casa que quedó brutal en directo. ¡Ah!, y una vez más destaco lo mismo, que la voz de Blackie y las tesituras en las que canta en este tipo de canciones son increíbles, pone la piel de gallina. Vuelta a la macarrería de la mano de “Hellion” empalmada con la versión de “I don´t need no doctor” que hicieron suya hace tantos años, para rematar el set base con la propia “Golgotha”, excelente también en directo, aunque a mí me rechinen un poco las imágenes de fondo en las pantallas. Aversión que le tiene uno a la religión, ¿qué le vamos a hacer?… y eso que las tétricas imágenes rojas y negras de la portada son alucinantes.

Sabíamos que quedaba poco pero ya llevábamos como una hora de concierto, que podía haber sido peor en este sentido… Y además venía “Chainsaw Charlie (Murders in the rue morgue)”. Vale, intro de sierra y coros grabado pero en directo es un cañón y nos volvió a encender 100%. Y ya para cerrar totalmente la noche en los bises, era inevitable volver a los dos primeros discos inmortales del grupo de la mano de “Wild child” (con llamas en las pantallas, antes de las imágenes del vídeo original) y el fin de fiesta esta vez con “I wanna be somebody”, que siempre es grande aunque esta vez fue cantada casi al 100% por la gente y ellos sólo tocando. Me sorprendió que dejaran fuera “Blind in Texas”, que lleva siendo el último tema de WASP en directo desde tiempos inmemoriales, pero yo hasta lo agradecí, que nunca fue de mis favoritos en absoluto y menos para cerrar casi por decreto. Y luego, como siempre, eché de menos muchas canciones que me siguen faltando en los conciertos de Blackie&Co., que siempre digo que un show de WASP tendrían que durar mínimo dos horas sí o sí.

_DSC4154-2Pero sabiendo lo que hay en este sentido y sin dejar de lado los aspectos negativos por los que le tiro de las orejas a Blackie en la noche de “ayer” en Madrid (sobre todo el exceso de partes de voz grabadas esta vez), sin duda volvió a ser otra noche grande de WASP en Madrid y la mayoría lo disfrutamos de veras. ¡Ah!, y bastante buen sonido, por cierto, y me gustó también el juego de luces y la compenetración de los temas con las imágenes de las pantallas.

Seguimos siendo chicos salvajes y punto.

Texto: David Esquitino (david_esquitino@redhardnheavy.com)

Fotos artículo: Yolanda Moreno (¡muchas gracias!) / Galería fotos adicional: David Esquitino 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »