Crítica del debut de STANBROOK

a3863718194_10STANBROOK- “Stanbrook” (autoeditado)…

De la unión de músicos de bandas míticas de la zona levantina como son ACERO, BRONKA y GARRA nace esta nueva banda llamada STANBROOK. Curioso nombre, por cierto, tomado de un barco que tuvo un papel protagonista en la Guerra Civil ya que, a través de su capitán, sirvió para salvar un montón de vidas republicanas en Alicante. El disco es conceptual hasta cierto punto, y narra los hechos con profusión. Además, la historia se detalla en el libreto y en el tema que da nombre a la banda…

Pero vamos a lo importante, ¿a qué suenan estos STANBROOK? A ACERO no, desde luego. Su sonido no emparenta mucho con “El Blues del colgao” que relativamente popularizó a la banda en los 80, ni con el resto de sus temas clásicos y de sonido más tradicional y que quedaron ocultos por la niebla de cachondeo del tema estrella. Algo así como lo que le pasó a RAZA con su “Turrón de Marruecos” (imprescindible en los programas de radio de navidad en el DiscoCross de Mariano García), que también ocultó el resto de lo que tenían que ofrecer como grupo. En cualquier caso, el sonido más tradicional de ACERO no aparece demasiado por las pistas. De BRONKA sólo recuerdo que aparecieron en la revista “Heavy Rock” en la sección de “Nuevos Héroes” ya en los 90, pero nunca llegué a escucharlos, así que no sé si tendrían ya algún rasgo que pudiera haber heredado STANBROOK. Por la época quizá pudiera ser, pues STANBROOK se orienta a un Heavy más contemporáneo, aun sin salirse de los estilos más clásicos dentro del género.

11011930_452328804934005_1696747839529538196_nDecíamos que el primer corte es la propia “Stanbrook”, que arranca con unas melodías de guitarra que arropan la famosa declaración radiada del parte de guerra del bando sublevado, que ponía fin a la Guerra Civil. “Desarmado y cautivo el ejército rojo…” ya sabéis…. Terminada esta especie de intro, que todavía pone la piel de gallina y asusta, el doble bombo se adueña de la canción. Lamentablemente el tema no funciona, especialmente por el lado de los coros que intentan aportar una cierta épica que creo que no se ha conseguido reflejar a nivel de producción. Una lástima porque el tema lo pide.

Sin perder contundencia llega “Sin rencor”, que sí que da en el clavo. Sigue la onda de lo que históricos como ZARPA están haciendo ahora, es decir Heavy del de toda la vida. Esto es especialmente cierto en lo musical, pues hay alguna melodía vocal por ahí con un cierto deje de Rock Urbano, aunque en general mande el metal. Quizá sea la voz de Alfonso Peña la que me evoca esto, pues es un sesgo que se asoma en algún momento del EP de ACERO. Buen tema, pero hay un problema: el CD dura un poco más de una hora y eso son muchos minutos que rellenar. La banda en lo que más destaca es en este sonido tradicional convenientemente actualizado, pero se abusa mucho de la repetición de esquemas.

Avanzan las pistas y se van alternando temas más clásicos como “Danza infernal” y “El Halcón y la presa”, con algunos cortes con partes más experimentales como “Provocación”. Muchas canciones y demasiado collage. Entiendo que una banda nueva quiera volcar todo lo que tiene en formato físico, pero a “Stanbrook” le habría sentado mejor quedarse con los ocho temas de un LP y haber dejado fuera canciones que se exceden de genéricas con las mismas ideas, o bien aquellas más distintas que le restan cohesión a todo el disco.

stLas espléndidas guitarras de Luís Frutos (BRONKA) y Jordi Cabrera (GARRA) brillan por todo el CD, pero STANBROOK apuestan en muchas ocasiones todas sus fichas a que las 6 cuerdas den variedad a unas canciones construidas siempre sobre bases similares, doble pedal y con dejes y giros que se repiten demasiado. Cambian las letras, hay matices distintos, ¡claro que sí!, pero los mejores detalles quedan ahogados en la monotonía, y eso cuando STANBROOK no apuesta por justo el lenguaje musical contrario. Es el caso de “Palo tras palo” con un riff mucho, pero mucho más moderno, y unas melodías de voz en consonancia en la que me faltan todas esas melodías y arreglos de guitarra que adornan muchos de los temas.

Tenemos instrumental: “25 de mayo”; tenemos partes semibaladísticas en “Tierra Hostil”, cortes más directos como decíamos antes… pero el resultado final aburre, a pesar de que hay un concepto brillante que recorre todo el trabajo. Me refiero a que no todos los temas tienen la misma relación con la historia del buque Stanbrook. Algunos son evidentes y avanzan la historia, pero otros lo son mucho menos, y sin embargo se pueden conectar también de una u otra manera con la trama. Esta línea invita a repasar el disco pero lástima que, como decía, “Stanbrook” sea tan denso.

En conclusión, buenas ideas y muy buenos detalles instrumentales, pero naufragio en cuanto a pasar un rato trepidante escuchando Heavy Metal. Ahí STANBROOK, si me permitís la broma, hace aguas como el barco del que toma el nombre. Confiemos en que en próximos trabajos saquen el buque a flote que hay buenos astilleros de trasfondo.

Texto: Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

 

 

 

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »