Crítica de «Raise a Little Hell», el nuevo disco de THE ANSWER

The-Answer-Raise-A-Little-Hell“Raise a Little Hell” (THE ANSWER)…

Escuchar álbumes que te emocionen mínimamente en los tiempos que corren se ha convertido en una cuestión de azar o quizás de alineamiento de astros, diría yo. Y no tienen porqué ser discos redondos de principio a fin, como algunos de los 80 o de los 70, no. Basta con que rezumen ese aroma de clásicos en algunos de sus temas y que –sobre todo- la actitud sea honesta y manifiestamente íntegra. Con THE ANSWER tuve esa sensación allá por 2006 cuando salió “Rise” (ndr: y cuando muchos les conocimos teloneando a AC/DC en su anterior gira mundial). Su actuación en Madrid me demostró que tenían ese algo difícil de encontrar y que no se aprende en academias. Quizás su Irlanda del Norte natal les dé ese hecho diferencial alejado del mainstream… o quizás sea un poco que estamos siempre intentando buscar los nuevos ZEPPELIN o los nuevos PURPLE en pleno 2015 y nos aferramos a sentimientos nostálgicos cada equis tiempo. El caso es que los siguientes discos no me emocionaron demasiado (a pesar de que “Everyday Demons” sea un gran trabajo, eso sí).

De repente, llegan ahora y se sacan de la manga una serie de temas que se te cuelan por determinados recovecos y no logras explicar el porqué. Y es que el inicio del álbum con “Long Live The Renegades” es fulminante… un single de los que impactan. Sacado de las entrañas directamente. Y el comienzo no desentona con los siguientes tres temas (“The Other Side” es otro corte ganador, lo admito). La adrenalina sigue fluyendo con “Aristocrat” y su ritmo inicial que cabalga entre los 70 y este futuro venido de repente, y las reminiscencias zeppelianas continúan con” Cigarettes & Regret”, uno de mis favoritos.

Aires psicodélicos completamente lícitos en una banda como ellos para «Last Days of Summer”, quizás de lo más experimental del álbum, y una delicia como “Strange Kinda’ Nothing” a continuación, muy folk y campestre. Y esa voz del señor Cormac Neeson, que quizás sea el activo de más valor del grupo ahora que han regresado a los básicos que nos cogieron por las solapas en ese mencionado 2006. El siguiente, “I Am What I Am”, sigue demostrando que han grabado un álbum con agallas, aunque es cierto que el estribillo suena a cosas ya oídas. Y con “Whiplash” alcanzan la cima: para mí junto al inicio es el mejor tema del disco. Desbocada canción que en directo debería funcionar de maravilla.

1280x720“Gone Too Long” es el medio tiempo que tan bien se le da a este grupo componer, y a una voz como la del señor Neeson bordar. El trabajo del resto del grupo es destacable a lo largo de todo el vinilo, y esa sensación de no querer figurar como virtuosos y sí como compositores de verdaderas canciones les ayuda. La guitarra de Paul Mahon consigue ecos de THIN LIZZY, de blues-rock tamizado con la modernidad de estos años, cosa a señalar muy positivamente. “Red” y “I Am Cured” van rematando una aventura que no esperábamos a estas alturas. Y el final “Raise a Little Hell” con su riff nos termina de dejar el buen sabor de boca que veníamos intuyendo. Hay críticas que inciden en la bajada de intensidad del disco a medida que van pasando los temas, pero yo creo que es de esos álbumes que necesitan sedimentarse con varias escuchas hasta posicionarse en su lugar adecuado.

Personalmente en el pasado he tenido esa misma sensación con muchos grupos y entregas no tan próximas como esperaba y con el paso de las escuchas se convirtieron en referencias importantes (TESLA y su “Psychotic Supper”, THE BLACK CROWES y su “Lions”, etc, etc, etc)…Vamos, que ahora mismo hasta casi es preferible una primera escucha que apunte sensaciones y progrese en el tiempo a inmediateces que se queden sólo ahí. Pero vamos, cuestión de gustos…

La edición completada incluye versiones que nos dan otra visión de ciertos temas del disco y temas adicionales. El clásico regalo de estas ediciones que siempre es bienvenido, y que hace interesante su adquisición física sí o sí… ¡Ah!, y no me olvido de la portada: un lujo dentro de lo que se lleva actualmente. Portada para comprarte en camiseta y lucirla siendo la envidia de unos cuantos. Gran trabajo gráfico, vaya, con una ilustración principal muy descriptiva de lo que encierra dentro, que hoy en día se echan de menos este tipo de portadas y de diseños en los nuevos discos.

En definitiva: uno de los vencedores de lo que llevamos de 2015 y que al final del mismo quedará también entre los discos del año, no tengo duda.

Texto: Francisco Javier Carreño Beltrán (¡muchas gracias, amigo!)

maxresdefault

 

Comments

Un comentario en “Crítica de «Raise a Little Hell», el nuevo disco de THE ANSWER”

  1. Pingback: Recordatorio de conciertos de las primeras semanas de Mayo. |
  2. Trackback: Recordatorio de conciertos de las primeras semanas de Mayo. |

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »