Conciertazo de ELTON JOHN ¿despidiéndose? en Madrid

Un grande como sir Elton John nos demostró que a la vejez viruelas, y que sigue siendo por derecho uno de los grandes de la música. Más de 70 años y épocas de locura, adicciones de todo tipo, altibajos y demás, pero los grandes siempre demuestran sobre el escenario porqué son y han sido leyendas. Os lo contamos

ELTON JOHN – Miércoles, 26-06-19 (Wizink Center, Madrid)

Elton John – Foto: Oscar Lafox

En estos tiempos de giras de despedidas interminables, regresos, remembers, etc. ya uno no sabe cómo tomarse cuando un artista anuncia su gira de despedida, Es decir, no sabiendo si es de verdad o es otra estratagema comercial “a lo Scorpions”. Elton John es una auténtica leyenda, y a los 72 años anunciaba su gira de despedida “Farewell yellow brick road”, la cual pasaría por España en un único concierto en Madrid en el Wizink Center. Despedidas o no aparte, cualquier excusa es buena para ver a alguien de éste calibre, por lo que no dejamos escapar la oportunidad de ir.

Con un Wizink, con sillas en la pista, lleno hasta la bandera, lo primero que llamaba la atención era la imponente pantalla de cine del escenario (una de las más grandes que he visto en directo), arropada por un marco emulando a madera donde estaban tallados diferentes símbolos importantes en la carrera de Elton como El rey León, su Fundación contra el SIDA, sus míticas gafas… apoyada visualmente por un marco de luces que iba cambiando de color, muy bonito, y una imagen de un dibujo de Elton John entrando en la tierra de Oz muy colorida. De hecho ésta era la elegida para promocionar la gira, e iba recibiendo a la gente que iba entrando. El resto del escenario era sobrio pero efectivo, con la banda dentro de otra especia de marco que parecía que hacía el reflejo de lo que salía por la pantalla. Y al borde del escenario, arropado por unas luces que salían de debajo del suelo, estaba comandando todo el gran piano de Elton.

La banda sería la misma que acompaña a Elton desde hace muchos años, y la mitad está compuesta por miembros que están con él desde principios de los 70, ¡casi nada!, haciendo sonar todo de una forma muy compacta. Llama la atención que alguien de la categoría de Elton, con una música con tantos detalles, sólo cuente con una banda “básica” con un guitarra, un teclista y sin coristas, labor llevada a cabo sólo por el guitarrista, el bajista y el percusionista. Los únicos músicos de apoyo son dos percusionistas, uno que apoya a la batería, y otro que realiza labores más “orquestales” y rítmicas.

Elton John – Foto: Oscar Lafox

Así, la vieja guardia se compondría del batería Nigel Olsson ataviado de unos guantes blancos y un traje que le daban un aspecto de mayordomo de la Casa Blanca, el cual hizo una labor impresionante, tocando todo con gusto y precisión; y el percusionista Ray Cooper, el cual también realizó una gran labor con gran carisma. El único que faltó a ésta cita es el mítico guitarrista Davey Johnstone, que ha tenido problemas de espalda pero volverá a la gira dentro de poco, y fue sustituido por otro guitarrista que no recuerdo el nombre pero que hizo una grandísima labor a la guitarra y coros. Como curiosidad, decir que el bajista era el mismísimo Matt Bissonette, quien acompañaría a DAVID LEE ROTH en los 80, aunque en éste caso el aspecto era muy diferente, con traje y sombrero, y destacó en la labor de coros.

Pasadas las 9 de la noche hacía acto en escena la estrella de la noche, el gran Elton John, ataviado con uno de sus míticos trajes elegantes pero con un toque de color, y empezaron el show de forma poco movida con “Bernie and the jets”, pero eso no impidió que el público disfrutara de la voz y el piano de Elton, acompañado milimétricamente por su banda. Era la primera vez que veía a Elton en directo y me sorprendió su voz, que sonaban más a un chico negro de Nueva Orleans que a la voz fina que todos hemos oído en “Your song”. Impresionante el nivel vocal que desempeño en las 2 horas y 40 minutos que duró el show sin perder nada de fuerza al final. Destacaban también las imágenes que salían en pantalla en tonos azules de forma muy artística que quedaban muy bien, ya que siempre he dicho que tanta pantalla para poner imágenes normales restan protagonismo al show, pero detalles artísticos, como en este caso, sí potencian la música.

Con el siguiente tema “I guess that´s why they call it the blues” anticipaba que iba a ser un concierto de clásicos, como no podía ser menos en una gira de “despedida”. De todos modos, el primer plato fuerte de la noche llegaría muy pronto con un “Tiny dancer” sonando espectacular, con un Elton John soberbio al piano y la voz, y apoyado de lujo por los coros de su propia banda. La única pega eran las imágenes de la pantalla que ponían como imágenes de una Tiny dancer moderna por las calles de Los Angeles que más que aportar quitaban protagonismo al show.

Elton John – Foto: Oscar Lafox

A partir de aquí iría alternando clásicos con temas no tan conocidos, y otro plato fuerte llegaría con “Rocketman”, que ahora ha vuelto a estar de moda por la película sobre Elton John del mismo nombre. Aquí sí quedaban muy bien imágenes del espacio en la pantalla y otras cosas artísticas. A destacar el sonido, sonando realmente potente cada instrumento y con una calidez muy de directo, cosa que por ejemplo eché de menos en el concierto de Roger Waters, que todo sonaba perfecto pero que parecía un CD. Aquí sonaba todo con una garra que no la consigues poniendo el disco a toda pastilla.

La primera parte del concierto de cerraría con un “Candle in the wind” cantada a solas por Elton en su piano que fue muy bien recibida por el público. La banda se fue y parecía que iban a tener un descanso cuando empezaban a sonar unos truenos por los altavoces a una potencia que parecía una tormenta real, y el escenario se fue llenando de humo con luces a modo de rayos que dejaba un ambiente realmente intenso. Todo ello tornándose en algo tétrico con imágenes de un candelabro y luces que salían de debajo del escenario sobre el humo mientras la banda tocaba la instrumental “Funeral for a friend”, y de repente Elton John apareció sobre su piano moviéndose sobre el humo como si estuviera volando, y el efecto quedó realmente impresionante. Terminarían esa performance con “Love lies bleeding” como es habitual, que sin duda fue uno de los momentos álgidos de la actuación.

Después volverían al formato original de temas del show y otro punto fuerte vendría con el tema “Believe”, donde antes de empezar Elton John explicó que a finales de los 80 su vida iba sin rumbo y lo que le hizo reencontrarse consigo mismo fue hacer su Fundación contra el SIDA, y así la interpretación del tema con imágenes de Elton haciendo cosas para su fundación quedó muy intenso. Otro tema muy bien recibido por el público y muy coreado fue “Don´t let the sun go down on me”, cantando parte en solitario con su piano sólo. En “The bitch is back” destacaron unas imágenes de unas drag queen en una mansión que ésta vez si aportaban a la canción. Acabarían antes de los bises con las canciones más potentes del show, como son unas animadísimas “I´m still standing” y la rockera “Saturday night´s alright for fighting” con un público que parte de ellos se levantó de sus sillas y se puso delante del escenario.

Foto: Raúl Blanco

Para los bises aparecería Elton John solo para hacer una emocionantísima interpretación de “Your song”, demostrando que pasadas las 2 horas y media de show su voz seguía tan potente como al principio. Cerraría el concierto con el tema que servía para dar nombre a la gira “Goodbye yellow brick road”, con una performance al final de Elton subiéndose a una plataforma que se dirigía a la pantalla mientras se abría una puerta por donde Elton desaparecía despidiéndose por última vez de su público, y una vez fuera salían imágenes en la pantalla del propio Elton dirigiéndose hacia el camino de baldosas amarillas.

Resumiendo: Conciertazo de Elton a sus 72 años, el cual demostró que si realmente se retira no será por pérdida de facultades, porque tanto él como su banda dieron un grandísimo show de 2 horas y 40 minutos que haría sonrojar a cualquier banda de veinteañeros. No sabemos si se retirará, hará cosas puntuales, o alargará su gira de despedida durante 10 años como otros “pillos” del rock, pero haga lo que haga Elton John es ya historia de la música.

Texto: Carlos Esquitino

Fotos: Oscar Lafox (fotógrafo oficial Wizink Center) y Raúl Blanco (de Fotoconciertos). ¡Gracias!

Genial este vídeo resúmen de Jaime Vilbar para hacernos una idea de lo que fue el concierto:

Tracklist:

  • Bernie and the Jets
  • I guess that´s why they call it the blues
  • Border Song
  • Tiny dancer
  • Philadelphia freedom
  • Indian sunset
  • Rocket man
  • Take me to the pilot
  • Sorry seems to be the hardest word
  • Someone save my life tonight
  • Candle in the wind
  • Funeral for a friend/Love lies bleeding
  • Burn down the mission
  • Daniel
  • Believe
  • Sad songs
  • Don´t let the sun go down on me
  • The bitch is back
  • I´m still standing
  • Saturday night´s alright for fighting

Bises:

  • Your song
  • Goodbye yellow brick road

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »