Triunfo absoluto de DREAM THEATER en Madrid


Warning: fopen(/homepages/26/d542790665/htdocs/wp-content/plugins/wp-royal-gallery/xml/cat_1441.xml): failed to open stream: Disk quota exceeded in /homepages/26/d542790665/htdocs/wp-content/plugins/wp-royal-gallery/functions.php on line 322

Warning: fwrite() expects parameter 1 to be resource, bool given in /homepages/26/d542790665/htdocs/wp-content/plugins/wp-royal-gallery/functions.php on line 323

Warning: fclose() expects parameter 1 to be resource, bool given in /homepages/26/d542790665/htdocs/wp-content/plugins/wp-royal-gallery/functions.php on line 324

Ver a DREAM THEATER en directo es una experiencia única para cualquier amante de la música. Y si están inspirados y en unas de sus noches mágicas, aún más. Nos lo muestra y cuenta en profundidad un gran conocedor y seguidor de la banda como es Javier Paredes: 

DREAM THEATER – Wizink Center, Madrid (viernes 31-01-2020)

DREAM THEATER

Intentaré escribir esta crónica apartando el hecho no oculto de que, desde hace prácticamente casi veinticinco años, (ya ha llovido), DREAM THEATER son mi banda favorita. Lo son desde que los descubriera con “Images And Words”, casi de refilón y porque me hizo gracia la portada y la duración desmesurada de las canciones para lo que yo escuchaba a mediados de los noventa. Desde ese momento quedé encandilado de estos maestros de la técnica, que están tocados además con el don del gusto y la inspiración, y hasta hoy seguimos en romance musical. Suma a esto que soy músico (o lo intento) y quedo maravillado de todo lo que hacen una vez que lo proceso en mi cabeza. E

so es DREAM THEATER, un precioso tapiz de atrevimiento compositivo, virtuosismo, apertura de estilos y poder metálico y progresivo. Dicho esto, hace meses que estaba entusiasmado con la vuelta de los neoyorquinos a Madrid, después de dos giras de ausencia, seguramente por el batacazo que se dieron a nivel de entrada en su presentación del homónimo “Dream Theater”. Ni el día, ni el precio, ni la taquilla funcionó hace unos años en Vistalegre y creo que los promotores dijeron “hasta aquí”. Tocó volar e ir a verlos a París en dos ocasiones (como os contamos aquí de hecho en su momento).

La suerte es que en esta gira han confluido dos grandes hitos: El primero es que su nuevo trabajo “Distance Over Time” está repleto de buen material y ha funcionado genial a nivel mundial. Y el segundo, y quizá plato fuerte para muchos seguidores, el anuncio de que en esta gira iban a tocar íntegro por su XX aniversario “Metropolis II: Scenes Of A Memory”, el trabajo conceptual que les devolvió a lo más alto del metal progresivo. Toda una joya y, sin duda, su mejor esfuerzo hasta la fecha.

DREAM THEATER

Así las cosas, no hubo mucho problema para que el modo The Box del Wizink Center prácticamente se llenara el viernes pasado en Madrid. Y fue una alegría verlo repleto de fans que iban a disfrutar realmente el concierto. Incluso ver a más de dos llorando al terminar el evento… ¿Reacción exagerada? Veremos… A las ocho y media comenzó un concierto que ya sabíamos que estaba repartido en dos actos y un bis. La primera parte se centró en presentar cuatro temas de su último y excelente trabajo, “Distance Over Time”, aderezándolo además con dos joyas de la corona como las épicas “A Nightmare To remember” y “In the Presence of Enemies, Part I”.

Como para gustos son los colores, todavía tienes que escuchar a algún seguidor diciendo que deberían haber tirado de más variedad del catálogo, a lo que yo respondo: “si vienen a presentar disco nuevo, que se toquen el disco nuevo”. Eso se llama ser consciente de la actualidad de una banda y respetar el hecho que te hace salir de gira… pero aún hay gente que no lo entiende. Bien. Yo quedé encantado, ya que tocaron los mejores temas de su más reciente CD y dos composiciones intocables en su carrera.

Tras la intro “Atlas”, pegaron el golpe en la mesa con el single “Untehered Angel”, ¡y buenas noticias!, aquello sonaba perfecto, cristalino. Sin duda estas giras internacionales ponen toda la carne en el asador a nivel sonoro y visual y, desde luego el Wizink, con su acondicionamiento acústico, ayuda a la tarea de sonar bien. Cuando salimos de allí los comentarios generales eran que el evento, sin exagerar, al menos delante, se había escuchado como un CD. Todos los músicos separados, sin rebotes, sin bola. Perfecto. Algo que comprobé es que DT empiezan a utilizar esos “trucos” o ayudas que hacen que tu show sea un diez y, por ejemplo, el hecho de que Petrucci lleve los sonidos con cambios automáticos y que no se pierda una nota o se genere un error por pisar mal un pedal, da ese punto extra de perfección que te deja con la boca abierta.

DREAM THEATER

La gran duda de siempre, Labrie, fue mejorando con el transcurrir de las canciones, comenzando realmente flojo y rozando el desastre en las notas altas y poco convincente en los primeros momentos del concierto, para mejorar a partir de “Pale Blue Dot”. De todos modos, como siempre digo, busquen a un tipo que se haga ciento cincuenta conciertos de tres horas al año y no cancele nunca. Si lo encuentran, se lo compro, pues eso no se lo puede quitar nadie. El resto de músicos, como siempre, están en otro mundo a nivel técnico, musical y expresivo:

Petrucci tremendo y perfeccionista junto a un Rudess que cada vez tira más del carro. John Myung, como siempre, haciendo fácil lo imposible, absolutamente “autista” en su relación con el público, y centrado en su ejecución y su instrumento. ¿Y qué tal la otra patata caliente desde que se atrevió a sustituir al rey? Pues Mangini estuvo BRU-TAL. Como músico y baterista, intuyo los imposibles que hace en los discos, pero este tipo donde brilla es en directo. Puede gustar más o menos expresivamente, pero su ejecución, perfección, y destreza técnica están muy por encima de Mike Portnoy. A quien no le guste, que tome dos tazas. Lo que vi el viernes hacer a Mangini de forma sólida durante tres horas no es de este planeta. Además, va metiendo apuntes técnicos a los grandes clásicos de THEATER y piensas “¡madre de dios!”. Hoy por hoy, aquí lo dejo escrito, Mike Mangini se come a Mike Portnoy… y que sí, que para gustos los colores.

¿Vamos a desgranar el concierto canción a canción? No tiene sentido, la verdad. El resumen de lo vivido el pasado viernes es la realización de una catarsis total entre una banda tocada por la grandeza y la genialidad y su público después de una ausencia demasiado larga. La gente respondió muy bien a los nuevos cortes como “Barstool Warrior”, “Fall Into Light” o la ya mencionada “Pale Blue Dot”, mientras los músicos se movían por un escenario con plataformas, grandes luces y una pantalla donde no cesaban los videos personalizados para cada canción.

DREAM THEATER

El plato fuerte, “Metropolis II: Scenes Of A Memory”, tocado íntegramente, y sólo con una pausa antes de “Home”, fue degustado con pasión por los que estuvimos allí, maravillado, en mi caso por lo bien y preciso que estaba sonando la interpretación de un trabajo absolutamente imprescindible para entender qué esto de la música, si te interesa la música como ciencia, arte e inspiración. Acabaron el manjar conceptual y regresaron para regalarnos otro temazo de su último lanzamiento, la épica “At Wit’s End”, que sería la despedida final de los de Petrucci.

Ya acabado el concierto otro comentario muy escuchado fue “¿ya ha terminado?”. Y ésa fue la prueba de la noche histórica que acabábamos de vivir. Mira que me gustan DREAM THEATER, pero tres horas de concierto en otras ocasiones se me hicieron algo cuesta arriba. El viernes pasado, con un set list muy bueno, una banda enchufada y un sonido cristalino que no cansaba, se nos pasó la noche en un momento, y me hubiera quedado otra hora más disfrutando temazos sin problema.

DREAM THEATER son los reyes de la parte del negocio progresivo y el viernes muchos volvimos a entender por qué: Están a años luz del resto. Digan lo que digan los que les quieren poner la pala de tierra a nivel compositivo y de importancia en la escena. El delirio y refinamiento musical que nos ofrecieron no lo alcanza nadie de su ramo en la actualidad. Ni se acercan. Si siguen sacando discos como “Distancie Over Time” y montando giras tan brutales como esta que les ha traído a España, tenemos DREAM THEATER para rato, hasta que el cuerpo aguante, y yo estaré aquí para disfrutarlos.

¿Fueron exageradas las lágrimas de algunos fans tras lo visto? No, ni mucho menos.

Texto y fotos: Javier Paredes

Vemos las fotos del concierto en este enlace o debajo en el slider correspondiente:

‘1‘

 

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »