TONY MACALPINE en Madrid: noche guitarrera de ensueño

Está claro que va a ser un otoño muy guitarrero pues si hace nada nos visitaba YNGWIE MALMSTEEN, este pasado viernes lo hacía otro “guitar hero” de primera como es TONY MACALPINE… Os lo contamos.

Quizá no tan reconocido por estos lares como puedan serlo Steve Vai o Joe Satriani, pero ha tocado con ambos, ¿casualidad?Y en breve viene Greg Howe, Walter Trout… otoño guitarrera al 100% como decíamos… pero centrémonos en lo que nos ocupa.

TONY MACALPINE – Sala Nazca, 28/09/2018 (Madrid)…

TONY MACALPINE

Tenía muchas ganas de volver a ver en acción al señor MacAlpine, dado que su prevista anterior visita en 2015 no pudo realizarse  al detectarle un cáncer de colon que afortunadamente ha superado y, como todos pudimos comprobar, está en un estado de forma genial… y con un ánimo excelente.

El concierto de Madrid era el primero de la gira europea y la verdad es que comenzó accidentado.  Si bien la actuación estaba programada para las 21:00, el caso es que empezó unos 20 minutos más tarde de lo anunciado ya que la banda llegó con algo de retraso, pero por fin suena la intro y sabemos que el concierto va a comenzar. ¡Fans de la guitarra expectantes!

Bueno, de hecho la intro sonó tres veces: la primera  fue un amago al pillar a los músicos desprevenidos, suena la segunda vez ya con la banda en el escenario y Tony MacAlpine comienza a tocar al teclado los primeros compases de “Shundor Prithibi” de su último álbum “Death of Roses”…  y ¡zás!, el amplicador del jefe se queda sin energía.  Os podéis imaginar la cara que se le quedó a Tony pero en vez de mosquearse se lo tomó con buen humor, que ya se sabe que las cosas del directo son así… y somos veteranos en estas lides.

El caso es que, en lo que se solucionaban los problemas técnicos, Tony MacAlpine bromeaba con el público mientras hacía gestos a sus compañeros, Gergo Borlai a la batería y  Stuart Hamm al bajo… Y el bueno de Hamm, otro ilustre veterano del rock, nos hacía reír con sus ocurrencias en su español – mejicano, como él mismo lo definió. Genial cuando él mismo se presentó como “ Stuart Jamón” por aquello de ham = jamón

Rápidamente se solventaron los problemas con el equipo de MacAlpine y, como dice el refrán, a la tercera fue la vencida y volvió a sonar la intro por fin y atacaron de nuevo “Shundor  Prithibi” para continuar con “The Stranger” del maravilloso álbum “Edge  of Insanity”, grabado en 1985 nada menos. A todo esto Tony MacAlpine se ocupaba simultáneamente de los teclados y la guitarra, mano izquierda en el mástil de su Ibanez de 7 cuerdas  y la derecha a los teclas,  por lo que a lo largo de parte del concierto quedaba  algo oculto por el teclado. Este desdoblarse en dos provocó otro de los momentos divertidos de la noche cuando alguien del público le preguntó por qué no llevaba un teclista a lo que MacAlpine con una divertida sonrisa le contestó… ¿Otro más? Seríamos dos en esta banda.

“Poison Gardens” de su penúltimo álbum, “Concrete Gardens”, cuya portada ocupó durante todo el concierto la pantalla superior, por cierto, fue el siguiente corte al que siguió “Day by Dey” aderezado con un solo de bajo del gran Stu Hamm (recordemos que ha sido bajista con Steve Vai o Joe Satriani entre otros, aunque el mérito aquí es de Mohini Dey, bajista prodigio hindú que da nombre al tema) y otro solo del fantástico batería húngaro Gergo Borlai (que ha tocado entre muchos otros, sobre todo trabajos de sesión, con Al Di Meola).

Hasta la próxima TONY MACALPINE

Ambos forman una increíble base rítmica sobre la que fluye el virtuosismo de Tony MacAlpine pero en  la que tanto Stu Hamm como Gergo Borlai despliegan todo su bagaje y hace que el conjunto resulte espléndido y se pueda apreciar nítidamente todos los matices de cada nota independientemente del instrumento que la ejecute.

Hubo también momento funky con “Radio Free Albemuth”, del disco homónimo de Stu Hamm, marcándose el tipo un slap de categoría. Y nuevo detalle de Tony MacAlpine al presentar este tema como propio del Sr. Hamm diciéndonos  que en el merchandising  no sólo estaban sus discos sino los de sus compañeros de gira. ¡Bien por ambos!… y lo que debería ser, no a lo que nos estamos malacostumbrando en los últimos tiempos… y no hablemos de pases VIP y similares, por cierto.

Tiempo para un solo magistral de guitarra de esos que hacen que te animes a corearlo, y que fue uno de los momentos en que Tony MacAlpine se acercó al centro del escenario y, claro, todos embobados con su manejo de las 7 cuerdas. “Sacred Wonder” del disco “Maximum Security” y “Time” del “Masters of Paradise” sirvieron para llevarnos  al Tony MacAlpine rockero y con “Electric Illusionist” volvimos a su último trabajo “Death of Roses”.

Y así como quien no quiere la cosa nos vamos acercando a la parte final del concierto, pero antes MacAlpine nos confiesa que no habla español y eso a pesar de estar casado con una española, vasca por más señas,  y que las pocas palabras que sabe no las puede decir porque hay niños en la sala, jeje. La traca final se abre con un solazo de batería, que el anterior fue sólo un aperitivo, y disfrutamos de un temazo  como “Streat Dream” del “ Freedom to Fly”.  Tampoco podía faltar un solo de piano que, si Tony MacAlpine es un virtuoso a la guitarra, al piano tampoco se queda corto. Y para cerrar una velada irrepetible vuelta a su primer álbum “Edge of Insanity” con la poderosa “The Taker”.

La banda de MACALPINE en acción

Pero nos faltaba el bis y el punto elegido fue “Concrete Gardens” de su homónimo penúltimo trabajo, temazo que comenzó con un solo de esos que te ponen los vellos de punta.

Tony MacAlpine es un enorme guitarrista, y pianista no lo olvidemos, que no es tan conocido como pueden ser Joe Satriani o Steve Vai (incluso ya nadie se acuerda de su participación en el excelente proyecto M.A.R.S., en sus comienzos, con Rudy Sarzo y Rob Rock… y él con melena rizada y camisa de chorreras de la época, jeje), pero que sin necesidad de alardear de técnica ni hacer punteos tras punteos, técnicamente fabulosos pero que pueden llegar a aburrir,  te lleva donde le da la real gana a base de melodías… a veces tremendamente sutiles y en otras ocasiones espectacularmente vibrantes.

El caso es que con cada acorde te hace sentir y, al menos yo, eso es lo que busco en la música: que tenga ALMA… Sr. Macalpine, ¡¡vuelva usted cuando quiera!!

Texto: Ángeles Salmerón y Corsarios

Fotos: Boliche Ángeles

P.D.: La cercanía de Tony MacAlpine y sus compañeros se extendió a todos los que, acabado el concierto, nos acercamos a la zona de merchandising, firmas, fotos y comentarios a tutiplén. Ojalá aprendieran todos los artistas en la actualidad y bajaran a la tierra… 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »