STOP STOP! + SEXPLOSION en Madrid, ¡menuda fiesta de rock!

Ya podemos leer crónica del concierto de STOP STOP! y SEXPLOSION que teníamos pendiente de publicar desde hace semanas… Todo llega y aquí lo tenemos, con texto de Esquitino y fotos de Angeles, ¡puro rock salvaje!

STOP STOP! + SEXPLOSION

Stop Stop!Madrid, viernes 23 de Septiembre de 2017 (sala El Perro)…

¡Menuda noche de hard rock / sleazy tuvimos a final de septiembre en Madrid!… Bandas “pequeñas”, cierto, pero nada que envidiar a los grandes del género y a su vez un placer poder disfrutar y sudar en una sala tan particular (un tanto claustrofóbica también) como es El Perro de la puerta de atrás del coche… (sí, se llama así). Quizás no despertó el interés que debiera pero, pese a ser un bar grande / sala pequeña, hubo una interesante media entrada larga y sobre todo, lo más importante, muy buen ambiente, para una velada de lujo de esas que queman toxinas, te abren los poros y dejan salir al rock n´roll motherfucker que todos llevamos dentro… y que de vez en cuando mola dejarlo suelto.

Por un lado teníamos a los barceloneses STOP STOP! (aunque afincados en Birmingham hace 6 años), una banda a la que conocemos desde sus comienzos y a los que tenemos mucho cariño. Y como ya no les tenemos tan cerca y les vemos de pascuas a ramos, es un lujazo las pocas veces que coincidimos. Y ellos, muy listos, no bajan a Hispañistán más que en ocasiones contadas, que viven mucho mejor en UK (un lugar donde sin duda se respeta y se valora más el rock que en nuestra bendito país de pandereta). A su vez, a los locales SEXPLOSION sí les vemos más a menudo, pero aún así siempre sorprenden para bien y ofrecen una buena dosis de rock macarilla del que nos gusta a los que hemos crecido con GUNS, MÖTLEY, TESLA, CINDERELLA y demás.

Comentar que el escenario es pequeñísimo (y de hecho está “escondido” detrás de una barra, que hace de separación entre el público y la banda), todo muy underground, muy de club y a la vez le da cierto encanto (pese a ser un escenario muy pequeño y muy bajo, justito vaya). Pero aún así el sonido, sin ser maravilloso, es apañado, y eso que sobre todo SEXPLOSION sufrieron al respecto los rigores de los comienzos de show en una sala de este tipo… más apañada para conciertos que preparado para ello.

SEXPLOSION

Sexplosion

Aunque tocan a menudo por Madrid, yo hacía tiempo que no les veía y por ello es la primera vez que me encontraba con su nueva formación (en la que sólo permanecen ya Guille, cantante y guitarrista, y el bajista Fer como miembros clásicos). Así, “se me presentaban” el nuevo batería y guitarrista, dándolo un sonido interesante a la banda aunque es cierto que me pecaron de menos imagen y presencia que sus compañeros más veteranos, cuestión de acople y de tiempo seguro.

Comenzando a tope con ese sucísimo “She´s ready to lick” que abría su primer disco, nos dejaron 45 minutos de su rock sleazy marca de la casa, presidido por la voz rasgada de Guille y ese puntazo de canciones como “Justify” en el lado más poderoso o ese precioso medio tiempo sureño que es “Just fight”. Incluso nos presentaron un tema nuevo del que será en breve, esperemos, su tercer disco, en la misma onda rocanrollera y bullanguera del grupo. Pese a que no se podían mover mucho, sudaron la gota gorda y nos hicieron disfrutar como es habitual en ellos. Marcha imperial y hasta la próxima, que venían STOP STOP que, con su permiso, iban a ser los jefes de la noche.

STOP STOP!

Vega, guitarrista

Lo de esta banda es mucho, pero mucho mucho. Y además me enorgullece afirmar que lo que han crecido en estos 4 o 5 años que no les veía es bestial, ¡qué desparpajo, qué morrazo y qué saber estar (y divertirse y hacer divertir) que tienen a día de hoy! Recuerdo que posiblemente una de las últimas veces que les vi acababa de entrar Vega y de hecho me presentaron al que era entonces su nuevo batería (anterior a Danny, con ese peinado imposible que es imposible dejar de mirar, jeje). Me encantó ver a Jacob tan gamberro pero tan frontman, tan seguro de sí mismo y su banda y el nivelazo musical y de directo que han alcanzado.

Puro y puto rock n´roll divertido, gamberro y vacilón, deudor tanto del punto más moñas de KISS hasta el rollo de RAMONES o los LA GUNS o AC/DC, incluso una vena casi punk que me sorprendió para bien. Y es que saben ser los más pintones, los más moñas, los más macarras y los más elegantes en un mismo concierto, y dominan sin duda (y a propósito) cada faceta. Saben que no son los mejores músicos del mundo, ni lo pretenden, pero encima de un escenario si uno no se cree el puto amo y el discípulo más aventajado de Paul Stanley o de Nikki Sixx no eres nadie, y ellos dominan esto a la perfección. Tienen claro lo que hacen, dónde están y que hay que divertir… y así, hacen bromas constantes, se ríen de todo y de todos (de ellos mismos los primeros) pero básicamente su show es actitud, diversión, rockn´roll de toda la vida, creérselo y no dejar al respetable que pare ni un segundo. ¡Y sin dejar de sonreír y provocar!

Venían presentando su nuevo trabajo, ¿el cuarto?, “Barceloningham”, título que deja muy claro por dónde van los tiros, y como tal cayeron muchos temas de su último disco en el concierto, desde la macarrísima “Spit it out” (hay que escupir más, que es muy saludable), “Won´t hold me back” o la divertida “Spanish fly”, de inspiración setentera incluso. Todo ello sin olvidarnos de otras canciones de discos previos como la gamberra “Lola” (dedicada a Lorena Bobbitt, jeje) o una muy loca “Do the party” y la gran “Stop stop” (stop religión, stop políticos, stop hijos de puta… que no podéis parar el rock), que nunca falte. Y todo ello sin olvidarse de los guiños a muchas de las bandas que les han influenciado como AC/DC o el propio Neil Young o rematar de la mano de ese “Used to love her” de GUNS tras bajarse los tres abajo a tocar con la gente y a volvernos aún más locos.

Lo tienen todo para triunfar de verdad, desde una imagen espectacular (y a la vez diferente y particular), una actitud y morrazo (y desparpajo) que tira para atrás, muy buenos temas y un directo de cagarse la perra. En definitiva, que fue una puta fiesta de rock de la que sólo pudimos salir sudados, contentos y con ganas de sex, beers and (more) rock n´roll. Y sí, a mi también me pone el guitarrista Vega, ¿qué pasa?, jeje.

Un abrazo enorme a mis amigos de Barceloningham y que nos veamos más pronto que tarde… Y si os los cruzáis donde sea, aunque sea en un callejón oscuro, no perdáis la oportunidad de acercaros que no muerden (o sí) pero sobre todo os van a arreglar la noche.

Texto: David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com)

Fotos: Boliche Ángeles

Para que veamos cómo se las gastan, vamos con el videoclip de uno de sus éxitos:

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »