Crónica de STEVEN WILSON en La Riviera

Hay conciertos para bailar, moverse, cantar y demás y otros sencillamente para disfrutar de manera más relajada, escuchando, sintiendo y viendo a uno de los genios de su estilo. Un tipo particular como es Steven Wilson pero que sin duda a día de hoy es uno de los Reyes del post-prog. Nos cuenta Javier Paredes su última visita:

Logo

STEVEN WILSON – Sala La Riviera (Madrid, 16-01-2019)

STEVEN WILSON

Siendo su último trabajo, “To The Bone”, el disco que realmente me ha reconciliado con STEVEN WILSON, tenía muchas ganas de asistir a lo que sería la presentación en vivo de este redondo en Madrid. Esta idea se había reforzado aún más en mi cabeza ya que, cosas de la industria, hace semanas que tengo en mi poder el Blu-Ray de esta misma gira grabado en el Royal Albert Hall londinense: “Home Invasion: In Concert At The Royal Albert Hall”, por lo que ya sabía de antemano lo que nos íbamos a encontrar esta noche en La Riviera los seguidores del prolífico artista post-progresivo.

Sin retrasarse un minuto, a eso de las ocho de la noche, se apagaron las luces de La Riviera y el universo Wilson comenzó a envolvernos, hipnotizados por una enorme pantalla que no paró de engalanar las noche con unas proyecciones de altísimo nivel, todas ellas completando audiovisualmente los conceptos musicales que la banda fue desplegando en forma de canciones. Impecable la puesta a punto del escenario, más limitado que el de la presentación en Blu-ray como es evidente…. O no, que creo que podrían haber traído todo el atrezzo desplegado en la fantástica grabación.

Dicho esto, una Riviera a medias, siendo generoso, pudo disfrutar de un extenso concierto que pasó con creces de las dos horas, agradecidos  todos de lo bien que sientan los conciertos de pop-rock a la mayoría de las salas: la falta de distorsión aberrante y sonidos más claros, hace que estos conciertos se disfruten casi como si estuvieras escuchando un disco en casa. ¿Y qué nos encontramos? Pues todo el universo emocional que el post-progresivo de Wilson es capaz de desplegar.

STEVEN WILSON

Sí, aquí se trata de fundirse sonora y emocionalmente con cortes como la primeriza “Nowhere Now”, “Home Invasion”, “The Same Asylum as Before” y ese largo etcétera de obras de arte que fueron cayendo una a una, llegando para mí el climax con los dos mejores temas que ha parido STEVEN WILSON desde que está en solitario:“Pariah”, con Ninet Tayeb representada en un vídeo y su voz disparada en una grabación y “Refuge”, la otra gran joya de su último “To The Bone”.

Y lo cierto es que la tarde dio para todo, incluida una defensa de cinco minutos de Steven Wilson sobre qué es de verdad tocar la guitarra, y metiendo cera a los que se toman esto de las seis cuerdas como una carrera a ver quién es más rápido. Tras la charla, cañonazo con la citada “The Same Asylum As Before” y “Ancestral”. Hasta aquí, horita de concierto un poco fría, pero más que correcta y, ¡pam, coitus interruptus!… WILSON comenta que hace una pausa de veinticinco minutos y tú te quedas con cara de “no jodas”. Así se las gasta el británico es esta gira. Realiza dos sets de más o menos una hora cada uno, con parón en medio… vaya.

Pero a Steven se lo perdonamos todo. Vuelven los vatios de luz y sonido después del respiro y van cayendo “No Twilight Within the Courts of the Sun”, “Index”, “Song of I” y “Lazarus”, entre otras. llegamos a las dos horas y no se me va de la cabeza la idea de que estoy viendo un concierto muy profesional, pero emotivo sólo a tramos. Quizá el problema es que veo a una banda muy en segundo plano y simplemente cumplidora porque ya sabemos quién es el jefe del tinglado. No obstante, dejando el “matoneo” a un lado, sí me gustaría destacar la gran calidad musical e interpretativa del batería Craig Blundell, el guitarrista Alex Hutchings, el teclista Adam Holzman y el pintón bajista Nick Beggs. Poco mejor acompañado se puede ir encima de un escenario para asegurar un bolo. Brillantes.

SW – batería

Con poco lance que comentar a nivel anecdótico en la sala. Pasó el segundo set y WILSON  salió a rematar con los bises “Blackfield”, la versión de PRINCE “Sing Of The Times”, “The Sound of Muzak”, para terminar con “The Raven That Refused To Sing.” Fueron dos horas de concierto largas, más que suficientes para que ninguno de los asistentes se fuera con ganas de más… Así fue el paso de STEVEN WILSON por Madrid: emocional, inmersivo y algo frío en algún tramo del concierto, pero con tremenda duración, los toboganes de intensidad son casi imposibles de eludir dentro de un set list.

Creo que todos nos fuimos más que saciados, y STEVEN WILSON demostró que su figura sigue creciendo en el panorama, con poca pinta de que vaya a volver por ahora PORCUPINE TREE. Por ahora, nos quedamos en la retina con esta fantástica noche donde no faltó de nada.

Texto y fotos: Javier Paredes

¿Vemos para cerrar un vídeo de la noche?

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »