Comparamos dos discos distintos pero similares: ROSY VISTA y JETBOY

A veces en la web nos gusta jugar y hacer cosas “imposibles”. En este caso nos apetecía divertirnos “comparando” dos discos recientes que nos han gustado. Uno de viejos roqueros y otro de viejas roqueras, ambos clásicos, ambos hardroqueros y ambos muy interesantes. Palabra de Ana Nimas…

ROSY VISTA vs JETBOY

Estamos en una época convulsa y revolucionaria, en la que ya sea por moda, por necesidad o por méritos (según la opinión de cada uno), se está reivindicando activamente el papel y valor de las mujeres, aparentemente infravalorado en los últimos años, décadas, siglos, frente a la denunciada supremacía masculina en esas mismas etapas históricas. Pues bien, no sólo no voy a «poner paz» en esta batalla dialéctica, sino que echaré más leña al fuego: aprovecharé esta tendencia actual para comparar a dos «viejas» bandas internacionales que vuelven a la escena del hard rock tras muchos años de pausa, una de mujeres y otra de hombres, claro. Que nadie se enfade, no hay que olvidar que la intención es hacerlo con criterio y objetividad, pero también con sentido del humor, más vale que no se pierda nunca….

RosyVista

Me estoy refiriendo a las competidoras de las americanas VIXEN en su época dorada (unas de ellas, vaya, junto a PHANTOM BLUE por ejemplo entre otras), las alemanas ROSY VISTA, y a los competidores de numerosas bandas masculinas a nivel mundial, los estadounidenses JETBOY… que no llegaron nunca a primera línea, pero siempre se mantuvieron muy bien en la segunda división del hard/heavy/sleazy de los 80 y primeros 90.

Empezaré con los puntos comunes…

Tanto ROSY VISTA como JETBOY surgieron en los años 80, ellos en el 83 y ellas en el 84. La carrera de ellas fue algo más corta que la de ellos. De hecho, cuando ellos editaban su primer disco, en 1988, ellas estaban a punto de dar por finalizada la aventura. También ellos fueron más productivos que ellas. Las de Hannover sacaron un EP y dos singles. Los de San Francisco, ya instalados en Los Angeles, llegaron a publicar 8 álbumes (aunque no todos con temas originales). Pero en ambos casos se pudo disfrutar de su música en muchos conciertos en sus respectivos países, acompañando a mega-estrellas internacionales. Hay que destacar que ellos además hicieron gira europea teloneando a algunos de estos superventas. No quiero inclinar la balanza en ninguna dirección, pero lo que es, es….

Ambas formaciones dieron por finalizada su trayectoria al finalizar los 80 (ellas) o poco después (ellos). 2008 fue un año importante para todos. En el caso de las germanas, tras un primer encuentro en 2002, fue en este año 2008 cuando se dieron cuenta de que mantenían la buena forma y decidieron volver a trabajar juntas. Lo mismo les ocurrió a los yankees en ese mismo año: celebraron el 25 aniversario de la banda y también algunos eventos en distintos clubes de las principales capitales americanas, y decidieron volver a probar suerte.

Y aquí me voy a las diferencias

Jetboy

Las damas no dieron muchas noticias (o más bien ninguna) en unos cuantos años, pese a haber tomado esa decisión en firme. Los caballeros, en cambio, se pusieron manos a la obra y en 2010, tras haber pasado casi 20 años sin entrar a un estudio, sacaron el que algunos consideraron que fue su mejor trabajo, el EP «Off Your Rocker». Dos años después se reunieron por primera vez en 20 años todos los que habían sido miembros de la banda, para celebrar el 25 aniversario de su primer LP. Siguieron además actuando en festivales y fiestas de clubes por Estados Unidos.

Y por fin llega 2019 y vuelvo a las similitudes: Tanto JETBOY como ROSY VISTA conservan a día de hoy en sus filas a algunos de sus miembros originales. En el caso de las féminas se trata de su cantante Andrea Schwartz, su batería Marina Hlubek y su guitarrista y líder Anca Graterol. En el caso de los varones son los dos guitarristas y fundadores Billy Rowe y Fernie Rod. Y hace poco más de un mes, los dos grupos han sacado al mercado su flamante nuevo LP respectivo.

En el caso de ellos, es su primer álbum de material totalmente nuevo en 20 años. Se titula «Born To Fly» y su leit motiv es la idea de estar destinado a hacer algo grandioso, y nunca rendirse. El caso de ellas es mucho más llamativo. En 35 años de existencia jamás habían sacado un disco completo (un Long Play que se decía entonces). Bueno, nunca es tarde, por increíble que pueda parecer… y por eso se titula «Unbelievable» (traducido: «increíble»). Como ellas mismas explican: «las buenas ideas tardan un poco en madurar, por eso hemos tardado un poco en sacar el álbum».

RosyVista

En ambos trabajos encontramos 12 canciones de estilo hard rock clásico y también vanguardista, si bien ellas le dan un ligero toque más agresivo y cañero, mientras que ellos tienden más a sonidos ásperos, rozando el punk casi, pero con pinceladas blueseras también, más americano supongo. Todos aprovechan la tecnología moderna para actualizar su estilo (y en el caso de ellas, sus viejas canciones), pero ninguno pierde su sonido original de los 80.

Ellos sacan 12 temas originales, compuestos hace muy poco. Ellas en cambio ofrecen 11 composiciones propias (las 5 del EP de 1985, regrabados y, como ya dije, actualizados, más 6 temas totalmente nuevos) y rematan con una estupenda versión de «Born To Be Wild», de STEPPENWOLF, algo típica pero siempre bienvenida.

¿Las chicas son guerreras y los chicos son más fiesteros? Se podría aplicar, pero aquí ya toca volver a separar bandos y profundizar un poco más en cada disco en concreto. Al fin y al cabo, son trabajos muy diferentes, por supuesto. Lo cortés no quita lo valiente, así que las damas primero…

ROSY VISTA

Con su disco de portada oscura (la negra piel de su chaqueta) como fondo de la luminosa foto donde las cuatro se lucen espléndidas, presentan por fin su primer álbum largo, en el que destacan sobretodo la voz principal, la afilada guitarra y las voces corales, sin desmerecer a la batería, siempre bien presente, y al bajo, siempre muy efectivo. La voz de Andrea Schwartz es impresionante, tremendamente fuerte, viaja de tonos más suaves y dulces a voces más elevadas, agresivas y rompedoras. A mi personalmente me recuerda a veces a la gran Tina Turner, a la más moderna Anastasia e incluso a la reina Aretha Franklin (salvando distancias, por supuesto), pero con una fuerza rockera muy personal, muy propia. La guitarra de la líder del grupo, Anca Graterol, destaca en todas las canciones con solos muy potentes y trabajados, muy variados según la interpretación que necesite cada tema. Es una gran guitarrista, sin duda.

Viejas roqueras

Mezclan los seis temas nuevos con los cinco clásicos renovados. Ya desde el primer momento y las primeras notas de «Crazy» salen al exterior como una auténtica bomba. En general todos los temas son muy rockeros, muy rítmicos y, ¿por qué no decirlo?, bastante comerciales también. Los temas del EP del 85 ya lo eran hace casi 35 años y lo siguen siendo… Pese a haber sido actualizados para el siglo XXI, no han perdido ni un ápice de lo que les convirtió en grandes composiciones (aunque tristemente infravaloradas entonces). Las dos baladas, «Too Much Feeling» (nueva) y «Sound Of Your Love», suenan muy apasionadas, con muy buenos juegos vocales.

Por otro lado, la curiosidad de «Hopatina» es una tremenda sorpresa, que suena deliciosamente rara, con tintes orientales tradicionales incluidos. Recuerda a cierta famosísima canción de THE BANGLES, pero más cañera… y es un tema algo largo, pero no resulta pesado. Va a ser muy divertida en los conciertos… Éstos y todos los demás cortes suenan en general muy frescos, totalmente ochenteros (da igual en qué año se escribieron), y alguno como «Rocking Through The Night» hasta muy heavy. Tal vez el que menos me ha emocionado es precisamente el que han compuesto recientemente junto con Barbara Schenker (teclista y hermana pequeña de Rudolf y Michael), «Changing My Mind». Es muy bueno, pero tal vez algo repetitivo.

La gran despedida final es la versión de «Born To Be Wild», donde la voz de Andrea le da una fuerza muy diferente a la que le daba John Kay. De hecho, es un gran trabajo de las cuatro, sobretodo en esta ocasión de la base rítmica. Le dan un toque muy personal. El motivo de elegirla para cerrar el álbum es que la han tocado a menudo y les traen buenos recuerdos. Buena elección por tanto.

JETBOY:

A JETBOY les buscó literalmente la discográfica Frontiers, y les encontró totalmente parados. Fue entonces cuando se pusieron a componer, y en poco tiempo tenían material suficiente para un álbum completo. Hacen rock n’ roll muy clásico, muy puro, pero con claras influencias o similitudes a muchas bandas americanas de la época. Y no diré nombres porque sería interminable, pero suenan muy L.A. como podéis imaginar, entonces y ahora.

JetBoy

Otra vez veo una oscura portada, pero esta vez muy sencilla, sin foto. Los detalles hay que buscarlos dentro, en esta ocasión… También arrancan muy fuerte desde la primera «Beating the Odds», y con la canción que da título al disco, «Born To Fly». En general todos los cortes suenan bastante desgarrados, sensación que se ve reforzada por la voz algo áspera de Mickey Finn, pero son muy bailables y animados. A esto por ejemplo ayuda la armónica del propio Finn en «Old Dog New Tricks». Se ponen tiernos y melódicos en «The Way That You Move Me» (Mickey Finn se la dedica a su hijo), que suena muy californiana, con buenos coros femeninos. Hacen lo mismo en «Every Time I Go», esta vez dedicada a la señora Finn, y a los grandes amores en general.

También se divierten lamentando el desamor y animando a seguir adelante en «Brokenhearted Daydream». Protestan contra la política actual en «Inspiration From Desperation», en un ritmo algo más lento pero más pegadizo. En «All Over Again» y «A Little Bit Easy» siguen con su ritmo afilado y macarra… «She» es pura diversión sexy. De repente aparece el blues más tradicional en «Smoky Ebony», con una bonita voz femenina en un perfecto acompañamiento. Y de nuevo, el album termina en fiesta total, sin disimulo, que para eso se titula «Party Time!» (con exclamación) el corte final, y eso que no es la canción más festiva del disco, pero sí un buen cierre.


Vuelvo a unir a hombres y mujeres para cerrar…

Merece la pena la escucha en ambos casos, tanto si ya les conocías como si les descubres ahora (a ellos y a ellas). Yo iría sin dudarlo ni un segundo a un concierto de ambas bandas. Seguro que sería una gran ocasión de fiesta hardrockera doble, y si además se mezclaran en algún momento en el escenario, mejor. Eso sí, lo de quién abre y quién cierra la actuación, que lo decidan ellos, que en guerras de sexos yo no me meto…. ya no más.

Enhorabuena a ROSY VISTA y a JETBOY por ambos regresos, creo que todos los fans del buen rock lo celebramos. Y enhorabuena por dos discos que merecen mucho la pena, pues han sido dos vueltas muy buenas.

Texto: Ana Nimas

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »