Review del nuevo disco en solitario de Magnus Karlsson

Cuando eres Magnus Karlsson (factoría Frontiers / PRIMAL FEAR) puedes atreverte a sacar un disco en solitario, tirándote en caída libre pero sabiendo que no hace falta red. Muy bueno este «We are the night» y aquí están nuestras buenas impresiones al respecto:

Free Fall

MAGNUS KARLSSON´s FREE FALL: “We are the night” (Frontiers)

Que Magnuss Karlsson es uno de los jefazos del lugar es algo que los que nos dedicamos a esto tenemos claro desde hace tiempo. Es la mente detrás de las composiciones de los discos de ALLEN/LANDE, STARBREAKER (con Tony Harnell), los discos en solitario de Bob Catley (cantante de MAGNUM y AVANTASIA), THE FERRYMEN… además de guitarrista, compositor, arreglista y co-productor de PRIMAL FEAR desde hace años.

Además, según escuchamos aquí, me da que ya sé de donde vinieron los sonidos diferentes y arreglos de obras como “Delivering the black” y sobre todo “16.6 (Before the devil knows you´re dead)”, que fue precisamente cuando entró Magnus en PRIMAL FEAR, jeje. Imagino que también es la mano en la sombra de muchos de los discos, canciones y artistas en general de la factoría Frontiers en los últimos años.

Magnus Karlsson

Y como le ocurre a casi todos los compositores de siempre (acordémonos desde el celebérrimo Desmond Child, el mismísimo Joe Lynn Turner, o los propios Timo Tolkki, Dennis Ward y/o el protagonista que nos ocupa más en la actualidad), de vez en cuando les apetece dar salida a sus propios temas o más bien unirlos en un álbum “en caída libre”, como ocurre en este caso. De hecho es el segundo disco en solitario (si es correcto decirlo así) del productor y guitarrista sueco. Y claro, el resultado es exquisito y pasa el corte de sobra porque como compositor es excelente, y lo mismo como arreglista, instrumentista y demás. Encima, si tiene acceso a colaborar con una tanda de cantantes de primera, pues poco puede fallar.

El estilo es ese heavy metal melódico de corte 100% europeo, marca de la casa, y ese hard rock clásico a la vez que actual pero con gusto por las orquestaciones, ayudas a nivel de arreglos y sonoridades que en los 80 y 90 eran sintetizadores y ahora son “maquinitas” y programaciones. No soy yo el mayor fan de este tipo de arreglos y orquestaciones, pero Magnus es uno de los compositores y productores más reputados, seguramente con una cuenta corriente saneada y un prestigio fuera de toda duda… y yo un simple plumilla y escriba de segunda división. Así que… ¿quién soy yo para quitarle valor a su trabajo en este sentido y para decir que me sobran muchos de esos adornos extras en temas que de base son muy buenos?

Hecha la broma, aunque ahí lo dejo caer, la realidad es que la calidad es obvia en un trabajo como éste, con un punto melódico exquisito y un mimo en la producción que no admite “peros” más que a nivel de gustos y apreciaciones personales. Sí es cierto, y obvio, que la sensación escuchando el trabajo es que ya has escuchado parte de esto en muchos discos antes, y eso le quita frescura e interés, es inevitable. En este caso es más difícil destacar o diferenciarte de tu banda madre o sonido original al hacer un disco en solitario cuando eres el compositor de tantos discos y proyectos. Y claro, por mucho que cada vez utilices una tendencia distinta o juegues con un estilo u otro, al final son tus composiciones, o tu estilo de componer más bien, así que es imposible que después consigas un trabajo exclusivo o que suene único aunque sea tu disco en solitario (y se supone que hayas compuesto de manera más “libre”).

Magnus

Supongo que es el síndrome del compositor pero no lo digo como algo negativo sino más bien lo resalto como inevitable, y al igual que lo criticamos en muchos de los discos de Frontiers en general (que acaban sonando muy parecidos ya los componga Karlsson, Tolkki, Delvecchio o incluso Sinner), en este caso no puedo dejar de ponerlo sobre la mesa. ¿Aparte de esto? Canciones geniales, sonido exquisito, tratamiento instrumental alucinante, voces de primera e incluso una portada muy chula (también marca de la casa o factoría, pero bueno, sería injusto no destacarla). Y pese a las orquestaciones, arreglos y demás, mandan las guitarras y eso me gusta.

Como banda base, por cierto, que no lo hemos dicho, tenemos al propio Magnus Karlsson tocando guitarras, bajos, teclados y voces (sobre todo coros pero también canta en un par de temas), y al batería Anders Köllerfors… La producción es del propio Karlsson, con la ayuda del gran Jacob Hansen (VOLBEAT, PRIMAL FEAR, KISKE/SOMMERVILLE, PRETTY MAIDS…) en las mezclas (sinónimo siempre de calidad). Primeros espadas, lo que se nota en el resultado final…

Vamos ya con los temas, que hay 12 cortes variados y cada uno con su propia personalidad (alguna marcada también por el cantante que la interpreta, es inevitable). Por destacar algunos de ellos, la propia “We are the night” que da título es un temazo (cantada además por el propio Magnus), el punto a medio tiempo intenso de “Queen of fire”(con Noora de BATTLE BEAST, aunque sigo pensando que la quieren sacar, o ella misma salir, de los registros más netamente heavies y es un error), la caña de “All the way to the stars” (muy STARBREAKER precisamente) o la gran “One by one” (con nuestro Ronnie Romero, que se sigue saliendo).

Cantantes

De todos modos me quedo con las sorpresas, o reencuentros, con un tema 100% SABBATH ochentero, pero melódica, como es “Temples and Towers” (cantada de lujo por el infravalorado y siempre genial Tony Martin), o la intensa y totalmente hipnótica “Under the blackstar” (con un desconocido para mí Dino Jelusick –croata y sin duda uno de los nuevos talentos vocales de la escena, 100% escuela Jorn / Dio, por cierto- que tiene un vozarrón poderoso pero melódico, alucinante), o la ensoñadora instrumental “On my way back to Earth”, perfectamente deudora de Steve Vai o Tony Macalpine (y demostrando que manco como guitarrista no es este tipo).

En definitiva, un trabajo realmente bueno pero que tiene la maldición de los discos en solitario o de los proyectos que nunca se harán conocidos o populares. Joyas escondidas que se quedan en nuestras respectivas estanterías de manera incomprensible y que de vez en cuando rescatas en plan “¡guau, qué bueno era este disco!”. Como tantos genios, Magnus Karlsson se gana mejor la vida trabajando para otros que para uno mismo, aunque de vez en cuando apetece poner sobre la mesa tus propias credenciales… guiñando un ojo a quien quiera coger el envite. Y sí, con buena mandanga bien se disfruta, claro.

Texto: David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com)

Tracklist del disco:

FreeFall

  1. Hold Your Fire (Dino Jelusick)
  2. Kingdom Falls (Renan Zonta)
  3. We Are The Night (Magnus Karlsson)
  4. Queen Of Fire (Noora  Louhimo)
  5. Dreams And Scars (Renan Zonta)
  6. All The Way To The Stars (Mike Andersson)
  7. One By One (Ronnie Romero)
  8. Under The Black Star (Dino Jelusick)
  9. Temples And Towers (Tony Martin)
  10. Don’t Walk Away (Magnus Karlsson)
  11. On My Way Back To Earth (Instrumental)
  12. Far From Over (Tony Martin)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »