Recuperamos crónica de SOTO en Madrid

A veces se nos quedan crónicas en el tintero pero lo justo es recuperarlas, que más vale tarde que nunca. Aquí tenemos nuestro comentario, y galerías de fotos, del concierto de SOTO en Madrid hace unas semanas. Texto de Fran Llorente y fotos de Javier Paredes:

SOTO + JD MILLER + BIG CLYDE: Madrid, 24 de Septiembre 2019 (Sala Caracol)

Big Clyde

Tras un par de años sin actuar en nuestro país, volvió Jeff Scott Soto con su banda SOTO para presentar su nuevo trabajo “Origami”, un plástico de metal alternativo que, vista la trayectoria del ex cantante de YNGWIE MALMSTEEN, TALISMAN, JOURNEY o AXEL RUDI PELL no convence demasiado. De hecho, fue Jorge Salán la gran estrella del evento que, con su magnifica forma de tocar la guitarra, eclipsó casi por completo al cantante neoyorkino.

Un encuentro vespertino amenizado por 2 teloneros de metal a granel: JD MILLER y BIG CLYDE, de esas bandas que das una patada a un bote y aparecen tropecientas mil. Es decir, mas de lo mismo en un pretendido aquelarre de ansias revivaleras por volver a los dorados viejos tiempos, aquellos donde el relevo generacional parecía no tener final, y cualquier banda se llevaba el gato al agua, ya fueran QUIET RIOT, CINDERELLA o RATT, justo la antítesis de esta apocalíptica actualidad de Rosalías por doquier y detritus variados a la vuelta de la esquina. Eso sí, vendidos todos ellos a precio de oro por los mercaderes sin escrúpulos de una escena cada vez más contaminada y donde románticos como nuestro promotor estrella, el gran Robert Mills, sobreviven cada día con más penurias y dificultad.

JD Miller

JD MILLER rompieron el hielo con temas como “Burned alive”, “The desire”, “Game of love” o “Devilstorm” que, pese a sus flamígeros enunciados, no consiguieron encender las mentas en media hora, que al menos pasó bastante rápida y no se hicieron plomizos. Tras ellos, unos BIG CLYDE bastante hard-rockeros, alemanes de escuela rocanrolera (y ciertamente “revivalera”), que apuntan alto pero con canciones que no eran cohetes, por decirlo finamente. “Heartbreaker”, “When the sun goes down” o “Pick off my boots” dejaron buen sabor de boca sin más, a cargo de un combo que le queda una larga ascensión a lo más alto, un arduo y áspero camino, lleno de dificultades y sinsabores, como Sísifo, guitarra en ristre, tratando de llevar la piedra a la montaña.

Vemos la galería de fotos de ambos teloneros en este enlace o debajo en el slider:

SOTO y los palos de ciego, esperando que amanezca…

Jeff Scott Soto anda buscando su lugar en el mundo, el propio acomodo en la difícil escena de hoy en día, con una banda itinerante (aunque bastante estable, las cosas como son), compuesta por Tony Dickinson al bajo y Edu Cominato a la batería, más el mencionado Jorge Salán como guitarra solista y BJ como segundo guitarra y corista de apoyo. Tras las primeras andanadas del show: “Hypermania”, y “Freak show”, comprobamos que iba a ser una velada harto complicada para todos aquellos que esperábamos grandes melodías y espectaculares desarrollos vocales. La oscuridad se había apoderado de una función en la que casi todo el trasiego se desarrollaría en clave de claroscuro.

Soto

Constatado lo evidente, nos sumergimos en las sobresalientes líneas de guitarra de un músico tan dotado como es Jorge Salán, dándole duro al traste en canciones mate “21st century / Colour my XTC” (rememorando a TALISMAN), “Drowning” o “Wrath”, mientras “Weight of the Word” ponía algo de chispa o una algo más brillante “Soul divine”, elevaba un poco la mordiente, corte donde el cantante de Brooklyn (EEUU) se arrancó en clave de blues y soul aterciopelado… De esta forma, trascurrió una noche sin pena ni gloria…

Tonadas como “The fall”, Origami”, “Detonate” lucieron muy planas, mientras JSS y el resto de músicos se calzaban el mono de trabajo para colorear con brocha gorda un concierto que no pasará a los anales de los mejores shows que hemos visto en la ciudad. Entre el bostezo y una cierta incredulidad ante lo que estábamos contemplando (acostumbrados a ver a nuestro protagonista en otras claves musicales y con un sonido bastante más limpio…) iba avanzando la función, hasta que JSS cedió el protagonismo vocal a su guitarrista brasileño, BJ, en “Learn to live again”, dentro de un medley ‘húmedo’ (llamado así por el propio grupo) que incluyó también “What the Fire” y “One love”. BJ cantó como nunca y arrancó los aplausos del respetable.

Superado el ecuador, enfilamos la recta final con piezas más conocidas y melódicas como “Eyes of love” y más temas doblados o directamente empalmados, como “Torn /When I’m older” o “Frozen / Crazy / Give into me” en un pretendido intento de otorgar cierta agilidad a un espectáculo que no conseguía la pretendida remontada ni el esperado in-crescendo en los últimos minutos del encuentro.

Jorge Salán

Empate a cero en un bolo plano que se cerró con los fans algo más encendidos con las últimas perlas como “Cyber Masquerade” antes que los bises: “Livin’ the life” y el nuevo medley “”World gone collide / Tears in the sky / I’ll be waiting” pusieran el punto final a cien minutos que se nos hicieron demasiado largos, donde hubo más popurrís de lo esperado y que estuvo falto de esas melodías que iluminan nuestras neuronas…

La próxima vez será…

Texto: Fran Llorente / Fotos: Javier Paredes

Vemos galería completa de SOTO en este enlace o en el slider debajo:

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »