QUEEN: 70s vs 80s – ¿Evolución o adaptarse al mercado?

Aprovechando el concierto que se nos avecina el sábado en el Wizink Center madrileño con la mítica banda británica, compuesta por su guitarrista Brian May y su batería Roger Taylor, acompañados del gran frontman Adam Lambert, vamos a aprovechar para echar una mirada hacia atrás y hacer una pequeña reflexión sobre la carrera de La Reina.

Oficialmente la carrera de la banda inglesa capitaneada por Freddie Mercury discurre entre los años 1973, debutando con su álbum homónimo (durísimo pero ya tremendamente variado y muy adelantado a su época) hasta 1991 con el grandísimo album “Innuendo”. Después vendría el disco póstumo “Made in heaven” (que finalmente salió en 1995) donde Freddie dejaría su voz grabada antes de su muerte en 1992 para que el resto de la banda lo completara.

Está claro que hay una gran diferencia compositiva y de producción entre los discos de los 70 con canciones icónicas como “Bohemian Rhapsody” o “Somebody to love”, donde sólo empleaban instrumentos y voces reales, dando unas composiciones más de rock clásico, y los discos de los 80 con momentos como “A kind of Magic” o “The miracle” donde daban paso a sintetizadores y producciones mucho más elaboradas.

Claro está que los discos de los 70 eran también producciones muy elaboradas con capas y capas de voces y guitarras, arreglos y sonidos varios dando lugar a una “orquestación” rockera, muy inspirada por la ópera y la música clásica, pero no eran tan variadas como en los discos de los 80. De hecho, posiblemente fueron, sin saberlo, pioneros de lo que muchos años después ya bandas o proyectos como AVANTASIA o AYREON, la TRANSIBERIAN ORQUESTRA y demás hicieron suyos, pero los comienzos están en QUEEN y además en sus primeros años.

Del estudiante de arte con mil ideas en la cabeza y una creatividad desbordante, además de un cantante, pianista y frontman superior, toda una estrella del rock incluso antes de que existiera hasta el concepto del mismo, unido al talento superior de otro estudiante de arte como era Brian May (actualmente astrofísico, que seguramente “algo” tuviera que ver en la magia y expansión mental y sonora de la que siempre hicieron gala QUEEN). La base rítmica más “sencilla”, más roquera, más de vieja escuela con unos Roger Taylor y John Deacon centrados en apuntalar las bases para que May y Mercury volaran.

Es curioso cómo en los discos de los 70 escribían en los libretos la frase: “No usamos ningún sintetizador”, vanagloriándose de no sumarse a la nueva “moda” para luego “traicionar” a los fans más clásicos ya en el álbum “Hot space” de 1982 donde abiertamente se entregaban a la música disco y las nuevas producciones. Y eso que aún no había llegado el disco en solitario de Mercury ni los peores vicios sonoros y comercialidad 100% propia de los 80. Supongo q en la época habría muchos fans completamente decepcionados y aún a día de hoy hay mucha gente que se queda sólo con una de las dos épocas, a pesar de que QUEEN es una de las bandas que más llegan a todo tipo de personas.

De hecho conozco muy poca gente que diga: odio a Queen…. O sencillamente “no me gustan”. Pocos grupos hay o ha habido más generalistas en el mundo y que hayan conseguido satisfacer a más tipos distintos de oyentes. Desde los más duros de “Stone cold crazy” o “I want it all” a los más moñas de “Love of my life” o “Crazy Little thing called love”.

Pero volvamos a lo que estábamos contando… QUEEN siempre ha sido una banda muy ambiciosa compositivamente y de producción, y en los 70 subieron un peldaño lo que habían hecho bandas como la E.L.O. juntando música rock con instrumentos orquestales y sintetizadores. Así, la banda de Freddie Mercury (permitirnos llamarla así ahora) además de hacerlo con mucho gusto y con canciones absolutamente históricas tenían un toque de originalidad usando sólo sus voces y muchas capas de guitarra para obtener un sonido orquestal basado en el rock y cogiendo mucho de la ópera. Brian May aportaba el toque rockero, incluso la imagen netamente dura, Freddie Mercury la ópera, y el productor Thomas Roy Baker (después con METALLICA, MÖTLEY CRÜE y muchos otros… pero empezando con QUEEN) fue otra figura clave para acabar el puzzle llevando la locura ya probada en las producciones de SWEET a otro nivel.

Ni mucho menos queremos quitar importancia al batería Roger Taylor y el bajista John Deacon, como decíamos antes, que con sus composiciones y voces terminaban la ecuación perfecta. EXCELENTES coristas y cantantes los 4, por cierto. De hecho, no es casualidad que tanto Roger Taylor (en los 80) y Brian May a finales de los 80 y principios de los 90) hayan grabado discos más o menos en solitario con ellos como cantantes principales.

Bueno, el caso es que a finales de los 70, quizás sobrepasados por el éxito en Europa, ellos mismos vieron que para subir otro nivel y triunfar en EEUU tenían que simplificar su sonido y abrirse a nuevas propuestas. Así “The game” fue clave en la transición de década dándonos temamos como “Crazy Little thing called love”, totalmente Elvis Presley, o la disco-rock “Another one bites the dust”, una canción 100% New Age con una producción mucho más directa y abriéndoles el camino dorado hacia el nuevo continente. Después, como hemos dicho antes, arriesgarían demasiado con “Hot space” en 1982, un LP de producción Disco genérica, de la época, y momentos poco inspirados (¿quizás su disco más flojo?).

A partir de ahí ya no habría vuelta atrás en su sonido, pero recuperando su grandeza, reinventándose y convirtiéndose entonces en, posiblemente, la banda más grande del mundo. Con el disco “The works” subirían el nivel de los temas, y en “A kind of Magic” en 1986 directamente se saldrían con un discazo mítico y un sonido que, sin ser muy innovador tampoco, entraba de lleno en la introducción de sintetizadores de todo tipo pero tendría un alma propia y es un disco que no ha perdido con los años.

También fueron pioneros en videoclips, y no sólo teniendo en cuenta que posiblemente el de “Bohemian rhapsody” es el primero como tal en la historia de la música popular, sino que el nivel imaginativo, creativo y visual de los vídeos de canciones como la propia “A kind of magic” o el cinematográfico de “Princess of the universe”, banda sonora de “Los inmortales”, son aún hoy referencia.

En los siguientes discos yo incluso hablaría de una tercera etapa, ofreciéndonos unos QUEEN más maduros y operísticos, seguramente influenciados por el disco de Freddie Mercury con Monserrat Caballé, y en “The miracle” suben la apuesta del anterior trabajo y tenemos a unos QUEEN creativamente desatados y absolutamente originales con unos temas como que el da título al disco que nos deja algo que no habíamos escuchado antes por ningún lado. “Innuendo” sería para mi el epitafio perfecto y posiblemente el mejor disco del grupo en los 80, con canciones insuperables como ”The show must go on” o el propio “Innuendo”. Freddy sabía que se iba pronto y los 80 nos dejan a unos QUEEN serios y maduros a la par que originales con una producción muy equilibrada. La pena es no saber dónde podrían haber llegado si Freddie Mercury hubiera seguido vivo porque ni con su álbum póstumo “Made in heaven” bajaron el nivel de calidad y originalidad.

Bueno, no nos extendemos más que con éste repaso sólo quería dejar mi opinión de que la evolución en una banda no tiene porqué ser simplemente dar más de lo mismo, sino que por ejemplo pasar de “Bohemian Rhapsody” a “Innuendo” es evolucionar en el sentido de hacer algo de la misma calidad pero diferente… incluso cerrando el círculo con dos de las canciones más grandiosas de la historia de la música y a su vez “similares” entre ellas. Quizás ésa sea la clave para que un grupo dure tantos años y entre en el Olimpo: Saber mantener la calidad avanzando por caminos diferentes acordes con la etapa de la vida en la que se encuentran.

Así no queda más que recomendaros el concierto del sábado en Madrid (el día después en Barcelona) donde Brian May y Roger Taylor mantienen toda la esencia original mientras que el “bombástico” Adam Lambert da otra vuelta de tuerca a la banda con una chispa y garra tremenda. Para gustos los colores, y opiniones, que no entramos, ni vamos a entrar en si “esto” es QUEEN o no, como no lo hicimos cuando les disfrutamos con Paul Rodgers (BAD COMPANY) años atrás.

Sólo por el legado del grupo, y su eterna capacidad de cambio y evolución merece la pena estar ahí. Y cualquier reverencia por la aportación de Brian May y Roger Taylor (permitirnos resumir en ellos ahora) a la historia de la música es poca.

¡El rey ha muerto, larga vida a la Reina!

Texto: Carlos Esquitino (con la colaboración de David Esquitino)

 


Queen + Adam Lambert

Recordamos que QUEEN + ADAM LAMBERT nos visitan el próximo fin de semana con dos fechas en nuestro país, Madrid y Barcelona:

La nueva gira europea del grupo británico, de nuevo con el vocalista Adam Lambert, tendrá dos paradas en España: 9 de junio en el WiZink Center de Madrid y 10 de junio en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Estos conciertos llevan una megaproducción espectacular basada en el 40 aniversario de “News Of The World”.

La formación actual de QUEEN incluye a Adam Lambert a la voz, Brian May a la guitarra, Roger Taylor en la batería, Spike Edney a los teclados, Neil Fairclough al bajo y Tyler Warren a la percusión.

¿Nos vemos allí?

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »