Power metal en España: Aparición, auge y permanencia del estilo

Como os contábamos en el primer artículo, de todas las fuentes internacionales beben enseguida nuestros músicos nacionales. Tras la intro previa hablando de Europa en general, repasamos cómo fue / es el Power Metal en nuestro país.

Sin pretender filosofar, ni sentar cátedra, ni siquiera profundizar en sí, en este caso pretendemos revisar a vista de pajaro, qué fue y cómo fue en España el power metal… Lo hemos repasado a modo de aparición, auge y permanencia del estilo y resumido en un artículo (aunque tengamos la intro previa para poner en situación). Ya decimos, sin pretender ofrecer un decálogo de lo que fue y cómo el Power Metal en España, sí nos apetecía recordarlo y comentarlo… 

Header

Como decíamos en el artículo previo, y enlazando precisamente con cómo acabamos la intro… Justo en una época en la que parecía que el Heavy Metal iba cayendo lentamente (o rápidamente, según se mire), entre otras cosas por la arrolladora entrada en escena del Grunge, rock alternativo, Nü metal y demás. Y este nuevo estilo Power vino a salvar la caída definitiva. Desde mediados de los 90 se produce una explosión de bandas de Power, algunas muy buenas, otras no tanto, algunas infravaloradas que merecían mucho más… Surgieron nombres de todo tipo a los que se les puso enseguida esta nueva etiqueta (aunque muchos eran más Heavies que Power, siendo a veces difícil definir los límites entre uno y otro estilo).

Centrándonos ya en España, y por empezar a comentarlo en algún punto (no porque sean los primeros sino por comenzar aquí nuestra exposición en este artículo), en los años 90 sale a la luz el primer disco de unos aún bisoños EASY RIDER (ahora de nuevo en acción, por cierto, y con chica al frente). Pese a un primer intento previo en inglés, fagocitado por el tiempo, en el 97 sale «Perfecta creación», aún mitad en inglés y mitad en castellano. Y a ellos les ocurre lo mismo que les pasará también a grupos que nacen en ese momento, casi todos un poco de la mano, como ANKHARA, FURIA ANIMAL, MOONLIGHT FEAR o LÁNDEVIR.

Todos ellos harán un parón forzoso algunos años después, intentando todos ellos retomar sus carreras ya en plena década de 2010. De ellos, ANKHARA y LÁNDEVIR lo han hecho con éxito, los demás no tanto. Esperemos que EASY RIDER resurjan con fuerza también, aunque es cierto que realmente su etapa power fueron sus dos primeros discos, porque después abrazaron ese punto más técnico y con dejes más progresivos como hicieron en Europa otros grupos entonces como KAMELOT o los propios STRATOVARIUS mismamente, sin dejar de lado su punto más heavy.

En esta década de los 90 nacen también DARK MOOR (más adelante «divididos» entre la continuación de DARK MOOR, ya sin Elisa a las voces, y DREAMAKER), DÜNEDAIN (aunque tardarán algo más en publicar su primer trabajo), y unos VALHALLA, más heavies de todos modos, que pararán también unos años después e iniciarán un nuevo estilo más adelante como EL RENO RENARDO (curiosamente relacionados o «hermanados» con GIGATRON, ¿quién lo iba a decir?), del / de los que os hablamos a continuación. Incluso AZRAEL en Granada, aunque más cerca del heavy metal clásico que del power, las cosas como son.

Surge también otra de las agrupaciones en las que inicialmente estuvo involucrado Pacho Brea, KNELL ODISSEY (que por desgracia no podrá resistir muchos años ni llegará muy lejos con su único disco). Y aparecen otras bandas a las que les irá mucho mejor, tanto que siguen hasta la actualidad con mayor o menor estabilidad, como son TIERRA SANTA, SARATOGA (con sus cambios de formación y el exitoso proyecto de Jero Ramiro, SANTELMO, entre medias), LUJURIA, MÄGO DE ÖZ, (bandas a las que menos les encaja esta etiqueta Power Metal, tal vez), OPERA MAGNA, SAUROM (entonces SAUROM LAMDERTH) o VHÄLDEMAR (también mucho más heavies pero que en sus primeros años tenían una vena power muy influenciada por GAMMA RAY sin duda).

Vale que muchas de estas bandas hacían power metal de refilón, o sólo en algunos temas o discos / momentos puntuales: Por ejemplo nos cuesta decir que MÄGO DE OZ o los propios SARATOGA eran o son bandas de power metal, pero sin duda en aquellos años permanecieron en el estilo de manera más que notable. También nos acordamos de los HYBRIS de Pacho Brea (cantante de ANKHARA), cuando se fue a vivir a Canarias ya en los 2000, o el caso que decíamos de AZRAEL, también los gaditanos SPHINX, e incluso de LUJURIA (que tocaron el power pero de manera muy tangencial y más por estar ahí en esa época que otra cosa). De cualquier manera, todos ellos merecen ser citados de manera rotunda en el artículo.

Siguiendo con los nombres clave del estilo en nuestro país, en los 90 aparecen también AVALANCH, ellos sí con un marcado sonido Power Metal (si bien en 2001 darán un giro hacia el rock casi alternativo e incluso con dejes más progresivos en su sonido, y sobre todo mucho menos power, tras cambiar de cantante), hasta que en 2012 dan por finalizada su carrera… en su primera etapa. Tras esto, ya sabemos que la reunión se produjo en 2015, aunque sólo con Rionda como capitán del barco y único músico que permanece de la primera época del grupo… Primero para celebrar el 15 aniversario de «El ángel caído», posiblemente el disco más importante del estilo en nuestro país, y después para seguir adelante como ahora os contamos.

Precisamente su cantante estrella, Víctor García (aunque en el primer disco del grupo aún hubo otro cantante), es expulsado en 2012 junto al batería del grupo, Alberto Ardines, y crea un nuevo nombre de relevancia en la escena Power: WARCRY, que sigue imparable a día de hoy. Y por su parte Alberto Rionda forma ALQUIMIA (donde cantaba Isra Ramos tras dejar en dique seco su banda AMADEÜS), si bien el grupo desapareció cuando su líder decidió retomar de nuevo AVALANCH en 2016 (de nuevo con Isra Ramos). Ahora parece que WARCRY se han tomado unos meses de parón, la situación de Isra Ramos al frente de AVALANCH no está nada clara y no se sabe si ALQUIMIA volverá en algún momento (más claro parece que Isra sí recuperará pronto a AMADEÜS, con quiénes incluso ya se han grabado un par de temas nuevos).

Algo parecido ocurre con NÖRTHWIND, que al comenzar el nuevo milenio produce otras dos formaciones a tener en cuenta: DARKSUN y VENDAVAL, si bien la primera lleva ya un tiempo parada (y que fueron de los que tiraron por tendencias más modernas y dejes más progresivos… y no les terminó de funcionar) y la segunda resiste discretamente. Es curiosa la facción asturiana dentro del power metal español, por cierto, que fue una cantera excelente de bandas en los 90, aunque AVALANCH y WARCRY estuvieran sin duda a la cabeza. Incluso algunos, quizás exagerando, nombran a Alberto Rionda como “nuestro Kai Hansen”. Bueno, sin quitarle mérito a Alberto, nos parece un tanto exagerado, todo sea dicho…

Antes os decíamos que en los 90 surgen GIGATRÓN y una banda llamada VALHALLA… que a mediados de la década de los 2000 renacen como EL RENO RENARDO (poco antes de que GIGATRÓN vuelva tras un largo parón). Hay que mencionar a ambos como algo totalmente diferente en cuanto a su estilo, apariencia y letras totalmente jocosas, irónicas y hasta ridículamente absurdas (o geniales, según el rasero bajo el que se mida), con sus peculiares frontmen (Charly Glamour y Jevo Jevardo, respectivamente) llamando la atención de todos. Pero merecen mención porque una cosa es el tono burlesco y otra la calidad musical, y si bien el primero no tiene por qué gustar a todo el mundo, la segunda es indiscutible, que son “cómicos” pero son buenos músicos también.

Y otro debate (el tercero o cuarto que nos abre este artículo) iría por aquello de si las bandas parodia merecen ser destacadas en estas categorías o mejor meterlas en otro saco aparte, de los grupos con letras de coña, divertidas y demás. Yo (Esquitino) soy de los que destaca su genialidad musical, compositiva y letrística, y como tal les aplaudo rotundo el mérito, y por ello no les aparto de estas consideraciones ni les hago de menos en absoluto. Otros opinan lo contrario, y es loable también. El debate sigue abierto… pero no es en este artículo donde debamos tenerlo.

También en esa época surgen compañías discográficas que enseguida se dan cuenta del filón que hay en esos grupos, como la independiente Locomotive Music, que además de llevar a grupos clásicos como BARÓN ROJO y LOS SUAVES, en algún momento de horas bajas de ambos, se encargarán de grupos en boga entonces como los ya mencionados EASY RIDER, AZRAEL, MÄGO DE ÖZ y LUJURIA (en estos dos casos últimos con sendas polémicas graves incluidas y una separación muy agria entre ambas partes… y con un gran litigio que duró varios años en el caso de MÄGO, con mucho dinero involucrado) y también TIERRA SANTA en sus inicios.

En Guipúzcoa aparece Goimusic (de la mano de nuestro buen amigo Josean Morán entre otros detrás), produciendo discos para DARKSUN, VALHALLA y VENDAVAL, entre muchos otros. Y sobre todo la también independiente Avispa Music, trabajando entonces con AVALANCH, WARCRY, SARATOGA, STRAVAGANZZA (e incluso distribuyendo aquí las foráneas ANGRA y AVANTASIA, o MASTERPLAN), por citar solo algunos de sus grupos de este estilo (vale, volvemos al debate pero permitirnos usar el «saco» en este caso). Y hubo más, algo más pequeñas, pero no las vamos a nombrar todas.

La realidad es que, pese a ser el nuestro un país muy de rock clásico y sobre todo heavy metal, el Power Metal se instaló con fuerza en España, pese a las reticencias de ciertos sectores. A finales de los 90, los locales heavies no apoyaban mucho este tipo de música, por ejemplo, al menos no de manera rotunda o unánime. Pero sí se apostó por un gran festival que diera voz a este estilo, el Eurometal 99, que se llevó a cabo el 22 de mayo de 1999 en la Cubierta de Leganés (Madrid), en un intento de demostrar que el Heavy Metal no estaba ni muerto ni estancado. Empezó con mal pie cuando los cabeza de cartel, BLIND GUARDIAN, decidieron no asistir… o más bien se cayeron del cartel por razones aún no aclaradas.

Aun así, el Eurometal 99 funcionó bien, con público llegado de muchos puntos de España. El recinto no se llenó, aunque sí registró una buena entrada, y el sonido no fue muy bueno, pero contó con los nacionales BRUTAL THIN, EASY RIDER y MÄGO DE ÖZ, y con los internacionales TEA, los italianos LABYRINTH, y con HAMMERFALL, ANGRA, GAMMA RAY y STRATOVARIUS como puntales fuertes del cartel.  No hubo más festivales Eurometal, pero fue un evento fantástico y que tuvo mucha trascendencia en nuestro país… y años después lo seguimos recordando con cariño, como los primeros Rock Machina, en Moncofa (Castellón) con mucha presencia de estas bandas de power nacionales, o los primeros Atarfe (en Granada) y demás.

Lamentablemente, como ocurre muchas veces, la burbuja (y el negocio) se infló tanto que acabó explotando. Como os estamos contando, aparecieron muchísimas, tal vez demasiadas bandas, que hacían más o menos lo mismo… y no todas eran buenas precisamente. Había también mucho grupo prefabricado “a medida”… a medida de vender lo máximo posible decimos. Se llegó a una saturación excesiva y muchas formaciones no sobrevivieron (aunque en algunos casos merecían haber tenido más suerte… y otras murieron porque sencillamente no tenían el nivel), y quedaron las que lo merecían.

En los últimos años, sin embargo, ha habido (o está habiendo) un gran resurgimiento del género. Como ya os hemos contado, algunos grupos veteranos que estaban más o menos desaparecidos han vuelto a poner su nombre en las palestras de las redes sociales, principalmente. Ya os hemos mencionado a ANKHARA y LÁNDEVIR, por ejemplo, aunque bien es cierto que los primeros han optado por volver en una onda netamente de heavy clásico, y los segundos con un punto más hardrockero quizás. Algo parecido a lo que les ha pasado a TIERRA SANTA, y los que siguen con un punto mucho más heavy o clásico como los citados LUJURIA, AZRAEL o los propios SARATOGA, que a su vez sí mantienen un punto quizás más power que las bandas anteriores ya no tienen tanto… U OPERA MAGNA desde Valencia, manteniendo un sonido muy power pero quizás más elaborado en la actualidad.

Sin olvidarnos de MÄGO DE OZ o SAUROM quienes, con un punto más folk, son dos de las bandas que sin duda más arriba han llegado. Los primeros con todos sus cambios y etapas, son indudablemente una de nuestras bandas más grandes (gustos y polémicas aparte) y los segundos siguiendo un camino quizás más recto y subiendo pasito a pasito hasta el gran nivel de éxito actual del grupo (y posiblemente ya lejos de la etiqueta power de antaño, aunque realmente no hayan cambiado tanto musicalmente… evolucionado su sonido y estilo sí). 

Atención al documento de SAUROM que destacamos (de 1997)… lo han publicado ellos mismos, de uno de sus primeros temas, aunque lo editaron en disco varios años después:

Pero además de ellos, y de los que os hemos dicho ya que resisten, están apareciendo muchas nuevas bandas que se apuntan a los sonidos potentes, rítmicos y sinfónicos, y a las temáticas cada vez más variadas, por cierto (manteniendo dragones y princesas, letras de fantasía y épicas, vaya, pero introduciendo temas sociales y medioambientales también, por ejemplo). Podemos mencionar aquí a los que aparecen nada más empezar el nuevo milenio, como los ya desaparecidos ARKANIA (aunque pronto parece que nos darán alguna sorpresa), pero también a los resistentes DRAGONFLY, NOCTURNIA o ZENOBIA (que sacan nuevo disco, el sexto ya, aunque su sonido es algo más actual y duro en estos tiempos)… o los propios DÜNEDAIN que antes citábamos de pasada.

Y poco después a STRAVAGANZZA y ZERO3SIETE (ambas con un Leo Jiménez ya veterano tras su paso por SARATOGA… y con una propuesta mucho menos power, al menos no en el sentido estricto del término, pero sí con conexiones evidentes), LORDS OF BLACK (también con su estilo más personal e internacional, y ahora de nuevo en activo tras unos meses de zozobra, y de nuevo con el cantante Ronnie Romero al frente), MANDRÁGORA NEGRA, LAST DAYS OF EDEN, TAKEN, THIRD DIMENSION, los citados HYBRIS, NOVA ERA o ZYPHRA (aunque de estos últimos no sabemos mucho últimamente). 

Cada uno en su estilo, ojo, que bandas nuevas como fans de power metal no nos surgen tantos nombres en los últimos años, destacando por ejemplo a los madrileños THIRD DIM3NSION, que lamentablemente ya no existen (aunque sí LETHARGUS, con varios músicos de los anteriores implicados) o los asturianos ARENIA, que son fantásticos, o unos ARGION, DRUIDAS o DAGORLATH que recuperan ese sonido de aquellos mediados y finales de los 90… además de por supuesto la actualidad de los ya veteranos como AVALANCH y demás (de lo que ya hemos hablado).

También hay retazos de power en bandas de metal extremo y de black metal, pero eso lo dejamos para otro reportaje, o dejamos ese posible nuevo debate para otro momento.

Conclusión: 

Aparentemente hay presente y futuro en el Power Metal español. Solo esperamos que no se repita la historia, que entre virus y demasiada oferta para una demanda algo escasa (proporcionalmente) no vuelva a explotar la burbuja otra vez. De cualquier manera, adorado por muchos y denostado también por otros, sin muchas de estas bandas en los 90 y primeros 2000 seguramente la actualidad de nuestra escena sería bien distinta. Y nuestro reconocimiento y agradecimiento va por delante en este artículo.

Texto: Mar Fuertes y David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com)

Y esperamos todos seguir, por muchos años «Indomables»:

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »