Nuevo e interesante artículo de opinión, «El rock se desangra»

8405463456_1e07ff3ec8_zEL ROCK SE DESANGRA

Ya hemos dicho hace tiempo, desde el principio de hecho, que en Redhardnheavy nos vamos a mojar, y vamos a dar opinión, y hacer pensar, y tratar de dar esa vuelta de tuerca que no siempre se da en los medios convencionales o generalistas. 

No vamos a adoptar nunca la postura cómoda sino que queremos poner esa palabra altisonante u opinión incómoda y/o políticamente incorrecta que no muchas veces nos atrevemos a sacar a la luz los propios periodistas. En este caso nos hacemos eco de un hecho que, pese a no ser necesariamente la postura mayoritaria de la web ni que refrendemos al 100% (que todo es siempre matizable), sí es una realidad y una idea que desde aquí siempre hemos defendido: el apoyo a la savia nueva y el poner sobre la mesa una realidad, que si no hay regeneración esto se muere. Y hay calidad y cantidad para ello, y suficientes grupos nuevos de primer nivel ya con el cuchillo entre los dientes y la suficiente preparación y experiencia para subir de verdad a la primera división. El problema está un poco en lo de siempre, que los de arriba no quieren dejar la poltrona, ni dar paso, sea loable o no, acertado o no, justo y merecido o no, pero es cierto, y tampoco los promotores ni los que de alguna manera manejan el negocio. ¿Dinero, apostar a ganador, miedo al riesgo, postura conformista del público (que todos tenemos nuestra parte de culpa), ir a lo seguro y en el futuro ya se verá”…? 

Difícil cuestión y complicada solución que, desde Redhardnheavy en este caso (que también lo hacemos y lo hemos hecho siempre en Corsarios) cuanto menos ponemos de relieve una vez más y, de la mano de Javier Paredes en este caso, os invitamos a leer el artículo y, una vez más, reflexionar.  

El Rock se desangra. Los promotores, los medios y el público lo estamos dejando morir. Así de claro…

La mirada de quien escribe se encuentra siempre en la encrucijada. Como periodista musical y músico, me encuentro constantemente girando en el aire, agarrado a las dos caras de una moneda suicida que de vueltas sin parar. Manejamos constantemente el flujo de actualidad y los conflictos de esta música y estilo de vida que nos apasiona, y los protagonistas, a veces como esos actores de teatro que afirman que morirán sobre las tablas, se niegan a plegar unas alas que ya se baten débiles, llenas de las cicatrices que va marcando el tiempo.Judas Priest frontman Rob Halford. Photograph by Graeme Robertson

El Rock nació de la juventud, de la inquietud, de la rabia y la innovación, de la necesidad de romper con todo, pero ya ha madurado y, sentado en su trono, simplemente no se acuerda. Es tiempo de concretar los grupos de festivales y te acercas a mirar. Respiras como periodista, y ves como cabezas de cartel siempre a los de siempre. Grupos rozando la ancianidad que siguen vendiendo el caché de sus tachas y sus achaques a precio de oro. Y es lo que el público demanda, acomodados en esos grupos legendarios que son parte de su vida. Y no importa lo mediocres que sean los shows, cómo se arrastren sus estrellas, porque el público quiere verlas morir encima del escenario, y pagan para ello, para escuchar la versión desdibujada, lenta, bajada varios tonos de guitarra para que la voz aguante, y apagada, de esas canciones que les hicieron vibrar. Ellos pagan, y están en su derecho.

Y todo vale, y los medios los hacemos inmortales, cuando en realidad sabemos que JUDAS ya gastó las monedas de oro y METALLICA ya ni recuerdan el último concierto decente que hicieron. Y así dejamos desangrarse al Rock, diciendo que los padres aún dan lecciones a los hijos y los abuelos ganan pulsos a los padres. Pero no es cierto. Acercas tu mirada y tus oídos hacia las bandas que luchan por hacerse un hueco y ves la realidad que permanece a oscuras, simplemente porque aún no da dinero, y porque sus canciones no escriben el mapa vital del público mayoritario. Cientos de grupos con grandes canciones y discos, con juventud, con energía y con ganas, abren festivales a las cuatro de la tarde con la solana de cuarenta grados, con un sonido espantoso, sin luces y la insolación esperando. Así, difícil verlos… y apreciarlos.

Y se escucha el consejo mediático, que no es más que el amplificador dimensional del vox populi. Esperamos nerviosos a que caigan las giras de los grandes, la fiesta del gran evento, la cabeza de cartel que justifique los cien euros del festival de turno…, y echamos la leña al fuego comenzando a restar o sumar interés, dependiendo del número de dinosaurios que pueblan las fechas y los grupillos pequeños que sirvan de cebo. Así, tenemos festivales de primera o de segunda, ¡porque nosotros lo valemos!. Y curioso que, los festivales con sangre nueva, se quedan con la plata porque no los encabeza ningún grupo de abuelos.

El público lo sabe y paga por ver el circo completo. Ya lo sabemos. AC/DC hace siglos que viven del cuento y de un pasado perfecto, pero no te los puedes perder, hay que asistir al gran evento. Las cifras de los KISS, de récord, aún sabiendo que vamos a ver fuego, plataformas, artificio y, si hay suerte, algún tema tocado con acierto. Así el Rock se desangra por completo, y dejamos en barbecho a los grupos nuevos, los verdaderos héroes de todo esto, a favor de los dioses oxidados que lo tienen todo hecho.

Las nuevas bandas son héroes, y necesitan nuestro apoyo y todo el respeto. Estos músicos son los que bombean la sangre para que la bestia respire. Muchos grupos se lanzan al mar sin un apoyo discográfico. Hipotecan su ilusión para grabar un disco que, a menudo, roza como poco los veinte mil euros. No tienen caché, se convierten en empresa funesta para pagar gastos que no se cubren, pero siguen luchando y sonriendo. Se les ve en las entrevistas llenos de ilusión sin importar el precio. Muy distintos a los Reyes del asunto, a los que sacar unas palabras se convierte muchas veces en un juego imposible y cunde el desaliento.

AngelusApatridaCreo que esto tiene que cambiar y acercarnos a todo lo que huele a nuevo. Lo sé, cuesta trabajo y es un esfuerzo pero, cuando te atreves, y das a tus oídos aire fresco, o te dejas sorprender por un concierto de ALQUIMIA o los IMANA, te das cuenta, y te vas a casa sonriendo. Esto sí  merece la pena y hay que cambiar las reglas del juego. El Rock se desangra y hay que detener la hemorragia. No soy nadie, pero a mí dadme unos DARKMOOR, unos SABATON, unos EVERGREY, unos VITA IMANA o unos ANGELUS APATRIDA rugiendo. Son los que van a seguir después de los entierros. Tiempo al tiempo…

Texto: Javier Paredes

P.D. – Eso sí, también sería interesante escribir la postura contraria, defendiendo el porqué los grandes siguen estando ahí y porqué todavía no hay nadie capaz de quitarles el cetro. Y que incluso estén en su derecho absoluto de «seguir viviendo de las rentas» y mantener su dorada jubilación con la prestación máxima porque todavía nadie les hace sombra en un estudio y, sobre todo encima de un escenario. Habrá que ponerse a ello, ¿no? 😉

Comments

One thought on “Nuevo e interesante artículo de opinión, «El rock se desangra»”

  1. Miguel Gomez says:

    Bueno la verdad es que no hace mucho que estoy escuchando rock pero si me aburre escuchar las mismas bandas de siempre y de las que todos hablan.
    Creobque es bueno ver algo diferente apoyar los nuevos talentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »