LOS CALABRIA: Una noche mágica de blues, para recordar

Tras una singladura mítica en su trayectoria anterior, una nueva banda (cuasi familiar) de blues en vena, en formato power-trio (formada por históricos miembros del rock’n’roll patrio) se presentó en la Sala Rockville como los auténticos capos del Rhythm & Blues más auténtico y elaborado, una verdadera ambrosía para nuestros oídos de la que damos buena cuenta a continuación…

LOS CALABRIA: Viernes 5 de Febrero 2021 (Sala Rockville, Madrid)

Los Calabria

Hermes Calabria poca presentación necesita a estas alturas para nuestros queridos lectores. Histórico batería de BARÓN ROJO y de SHERPA en solitario, la última vez que pudimos disfrutar de su magisterio fue en la Sala But, en el rutilante y entretenidísimo concierto que se marcaron LOS BARONES en octubre de 2019 (como os contamos y mostramos entonces). Ése es el sello actual de estos dos rockeros infatigables, inasequibles al desaliento, que parten el bacalao y marcan el compás de nuestro adorado Rock Urbano, Rock Duro, Heavy Metal o como ustedes quieran llamarlo. Un estilo que tiene cuerda para rato, pero que no ve correspondido su esfuerzo y sudor en el parnaso mediático…

Su vástago, Marcelo Calabria, es el discípulo aventajado, el hijo pródigo que ahora vuelve al calor del hogar, tras curtirse en bandas de rock’n’roll castizo y con cierto aroma ‘Rosendiano’, como los CON MORA, primero, y que además mantiene una carrera artística encomiable en paralelo con su marca personal, VALDÉS, y ya dos brillantes elepés a sus espaldas. Amén de ser el pegamento esencial (como guitarra rítmico) en LOS BARONES, combo que las actuales circunstancias de la maldita “PLAN-demia cultural” costriñe a estar en forzado barbecho… Una especia de vacaciones obligadas ante la tamaña adversidad que vivimos…

Hermes

A nuestro dos héroes se suma Fernando García, veterano bajista del rock’n’roll y el blues madrileño (Tonky de la Peña, Ñaco Goñi..) formando una banda de auténticos ‘forajidos’ del Rhythm & Blues. Desde los primeros compases del “Tusk” de ZZ TOP visualizamos que el concierto nos iba a molar mogollón, dado el caudal sonoro y la profundidad con la que este power-trío de curtidos músicos aborda los temas. Hermes toca con una elegancia y una soltura dignas de encomio, como si fuera un chaval, mientras que Marcelo se muestra como un avezado guitarrista y un cantante estupendo. A los que se suma la excelsa labor de Fernando García al bajo, también muy solvente, sacándole mucho brillo a un instrumento que en otras mano solo funciona como mero acompañamiento armónico. Sin embargo, en LOS CALABRIA la base rítmica es de tal calibre que deja boquiabierto al más pintado.

Lo pudimos atestiguar en las primeras rolas de la noche: “Whiskey, Beer and wine” del mítico Buddy Guy, y en las estupendas “Big Mouth” de Mike Fito y “Voodoo Woman” de Koko Taylor. Tras ellas, asomó la magia de “When my guitar gentil weeps”, una canción inmortal de George Harrison, presente en el álbum Blanco de los BEATLES, y en la que Marcelo brilló especialmente, haciendo llorar a las seis cuerdas de su guitarra con gran sentimiento.

A continuación, “Lie to me” de Johnny Lang, “Revelation” de Robben Ford y especialmente la magnífica “Looking for freedom” (Anthony Hamilton & Elayna Boynton son sus autores) perteneciente a la banda sonora de la película “Django Desencadenado”… siguieron por la senda del blues más arrebatado y pasional, hasta topar con otra composición legendaria, “Jealous Guy” de John Lennon, con sabor a rock clásico y blues de barrica, licor exquisito de autentica reserva.

Los Calabria

Fue una velada para relamerse, casi en familia, con una treintena de personas en la sala (lo que permitía el aforo de hecho). Eso sí, todos con mascarilla y cumpliendo con todas las medidas de seguridad impuestas. La temperatura musical fue in crescendo con las gloriosas “Maybe a Leo (DEEP PURPLE), “Rock N Roll Hoochie Koo”, mención especial a Johnny Winter, siempre en nuestro recuerdo, más “Strange Brew”, otro súper clásico de los británicos CREAM, que sonó como una verdadera apisonadora. La estremecedora “Little Wing” de Jimi Hendrix, donde volvió a brillar Marcelo Calabria una vez más, más el sempiterno clásico “Sweet Home Chicago” pusieron el broche final a una noche para recordar durante mucho tiempo, pura belleza y piro derroche en hora y cuarto de auténtico éxtasis…

Chapeu!!

Texto y fotos: Fran Llorente

Vemos la galería completa de fotos del concierto en este enlace.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »