Artículo homenaje sobre rockeras ya fallecidas (nacional)

Hoy es 8M y nosotros queremos celebrarlo con un homenaje a algunas mujeres que lograron llegar alto en el masculino mundo del rock (al menos en su momento), y además que ya no están entre nosotros. Faltarán muchas, pero queremos que esta amplia representación sirva de recuerdo a todas. En el primer artículo abarcábamos el plano internacional y en este segundo nos centramos en el nacional.

RHNH

Tras abordar en la primera parte el mundo de las roqueras fallecidas a nivel internacional, es justo y necesario hacer lo mismo en esta segunda parte (más breve pero muy significativa) hablando de las chicas del rock que nos han dejado en nuestro país. Es decir, aquí en España también tuvimos destacadas féminas que ocuparon un lugar en el mundo del heavy metal y el punk nacional, vamos con ellas. Y aunque podríamos hablar de chicas relevantes en los 60 y sobre todo 70 que ya nos dejaron hace años (como Cecilia, por ejemplo, que falleció a los malditos 27 en un accidente de tráfico en 1976), de nuevo nos centramos netamente en el rock, punk y heavy metal.

Aparte de esto, al igual que en el artículo centrado en el plano internacional hablábamos por ejemplo de Marsha Zazula, en España también tenemos en nuestro recuerdo a personajes femeninas alrededor del rock a destacar o al menos nombrar. Por ejemplo es de recibo recordar a nuestra añorada abuela rockera que ni cantaba ni tocaba pero apoyaba como la que más: Ángeles Rodríguez Hidalgo, que se hizo famosa en los años 80, en el barrio más heavy, Vallecas. La historia de “la abuela rockera” cuenta (de manera más o menos real) que fue a un concierto heavy con su nieto, y ya no pudo parar. Cambió la lana por el cuero, la copla por el rock (aunque a ella le seguía gustando mucho la copla, jeje), y era habitual verla en conciertos y festivales.

Estatua de la abuela Ángeles en Vallecas

De hecho se hizo buena amiga de muchos de los músicos de entonces, que incluso pasaban por su casa a tomarla, charlar y demás con la abuela… También llegó a participar en programas de radio y televisión, y en revistas especializadas, además de ser la imagen de la portada, cuernos arriba, del disco “Toca madera”, de PANZER. Murió a los 93 años. Una fiel escultura a esa portada la recuerda en pleno barrio de Vallecas (concretamente en el Bulevar de Puente de Vallecas), y nosotros aquí también.

Hecha la matización (y acordándonos también de una pionera que, en este caso desde el punto de vista de la promoción y del trabajo en las primeras compañías de discos en nuestro país, nos dejaba hace poco y que era amiga de varios de los componentes de la web… ¡hasta siempre, Ángela!), vamos ya con el recuerdo a la parte más netamente musical (al menos a nivel de bandas) en el artículo:

La banda bilbaína VULPES fue una de las primeras bandas compuesta por mujeres en el punk español, y Lupe Vázquez «Pigüy Zorrita» fue su batería. Se formaron en 1982 y desataron el escándalo cuando se atrevieron a cantar su canción “Me gusta ser una zorra” (versión del tema «I wanna be your dog» de IGGY POP & THE STOOGES), en un programa de televisión emitido en horario infantil. Tras esta polémica (¿podemos decir que eran otros tiempos?) y este único éxito, se separaron, y Lupe murió 10 años después. No llegó a ver los homenajes que le dedicaron sus compañeras en 2003 ni la reunión de VULPES en 2005, para grabar su único álbum, “Me gusta ser”, tras el cual se separaron de nuevo. Destaquemos la canción que le dedicaron MCD junto a las propias VULPES hace años:

La barcelonesa Rosa Resorte era la teclista del grupo punk ÚLTIMO RESORTE, uno de los más potentes de los años 80. Tardaron un poco en poder grabar, y publicaron un EP y el maxi-single “Una causa sin fondo». Nunca se rindieron, pese a las dificultades. Rosa se unió al grupo en 1985, poco antes de su separación progresiva. Después, se fue a vivir a Amsterdam (Holanda), aunque añoraba su tierra natal y a su gente. Murió allí en 2005, sufriendo varias enfermedades. En 2006, ÚLTIMO RESORTE se reunió para homenajear a su compañera.

La zaragozana Alma Gómez, “Coca”, o una de nuestras cantantes de punk más conocidas. Participó en el grupo ALMA Y LOS CADÁVERES, después llamado COCADICTOS. Alma casi consiguió un contrato discográfico en Madrid, pero la productora se echó atrás después de que la policía lanzara un aviso sobre las letras subversivas de este grupo maño (repetimos la pregunta: ¿eran otros tiempos, o…?). Se dieron a conocer tras grabar una demo con su tema más conocido (“Estoy hasta las tetas”) y participar en la “Muestra de pop-rock y otros rollos de Zaragoza”.

Se grabaron algunas cintas en las que aparecen 4 temas suyos, que incluyen su “Juan Pablo II y sus amigos”. El grupo se disolvió en 1985 y, años más tarde, Alma falleció tras tirarse por la ventana del hospital donde estaba ingresada. Pero aún se les recuerda como una banda mítica en la escena punk de Zaragoza.

Y dejamos a la más grande para el final, por supuesto. Nuestra inolvidable AZUCENA. La madrileña Azucena Martín-Dorado (diciembre 1955 – enero 2005) fue sin duda la voz femenina más conocida del heavy metal español en la década de los 80, aunque sin duda su sombra alargada llega hasta nuestros días. De familia de artistas flamencos (su madre y tía cantaban copla de manera más o menos profesional, y Azucena, niña, viajaba con ellas), dejó los estudios para desarrollar su potente voz, y pasó del Rhythm & Blues al Rock N’ Roll para culminar en el heavy metal… y volver al rock / hard rock en la última parte de su carrera profesional. Alcanzó el éxito en 1983 en la ya histórica banda SANTA, vendiendo miles de copias con su primer disco, “Reencarnación”, y con bastante éxito tanto en España como en Hispanoamérica.

Tras tres discos y algunas discrepancias de estilo y personalidad con el guitarrista Jero Ramiro (SARATOGA), Azucena inició su carrera en solitario. Pero presionada por su compañía discográfica, se vio obligada a adoptar sonidos y letras más comerciales, lo que no gustó nada a los fans más heavies. Su disco autoproducido “Liberación” (1989), que sí era más heavy, tampoco tuvo suficiente difusión, así que Azucena, muy decepcionada por el trato recibido por la industria musical, se retiró de la vida pública. Tras pasar unos años al cargo de un pub rockero en Alicante, volvió a Madrid para intentar recuperar su carrera, pero en 2005 apareció muerta en su casa, sola, por un edema pulmonar, a los 49 años.

Sin duda se la recuerda como lo que fue, la primera mujer que se subió a un escenario español a tocar heavy metal y triunfó, a pesar de unas cuantas zancadillas que tuvo que sortear. Agresiva en su estética y actitud, con un carisma arrollador, reconoció ser una rockera lesbiana en plenos años 80, en un alarde de valentía nunca visto antes. Nunca obtuvo el reconocimiento que merecía, aunque ahora todos la recuerdan con elogios.

Texto: Mar Fuertes

Como os decíamos para cerrar el artículo anterior, esto es sólo una pequeña muestra de lo que el talento femenino puede llegar a desarrollar en el mundo del rock duro y el heavy metal. Por ello dedicamos este artículo a las rockeras que ya no viven, pero deseamos que sirva de homenaje a todas las mujeres luchadoras que creen en sus posibilidades y no se rinden. A estas que hemos citado no las olvidaremos.

¡Gracias y hasta siempre!

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »