Garage Sound – primera parte (intro y viernes)

GARAGE SOUND FESTIVAL – Auditorio Miguel Ríos, Madrid. 14 y 15 de julio de 2017

Ya podemos leer la crónica y artículo en sí referente a nuestra experiencia en Garage Sound de hace pocas semanas. Lo vamos a relatar en tres partes, y por capítulos, que el señor Fernando Galicia hace gala de su vena de escritor y narrador, y Boliche Ángeles nos lo cuenta en imágenes… 

Primera parte: Introducción y Viernes: 

Viernes 14 de julio, 17:00. Un alma en pena sube una calle desierta en el poblado de Rivas. Algunas caras escondidas tras las ventanas lo miran como el que mira al forastero en el lejano Oeste: está loco, o es un insensato que valora poco su vida. No es para menos: el termómetro sube por encima de los 43 grados a la sombra. No es un calor sofocante: es aplastante, pero su objetivo esta claro: el Auditorio Miguel Ríos. Si no fuera porque ya lo sabe, nada ni nadie diría que está a punto de comenzar allí mismo un festival de rock. Pocos días antes, esas mismas calles estaban atestadas de gente y el ritmo era frenético. Tocaban AEROSMITH, pero claro, era casi de noche, y hacía fresco.

Cerca del Auditorio aparece una figura solitaria en lontananza. Otro insensato, que a medida que se acerca le resulta familiar. Va a buscar refugio en un bar (si es que lo encuentra, ¡pobre infeliz!), porque la apertura de puertas se ha retrasado media hora. Maldita sea su suerte… Media hora que, en esas circunstancias, es como pasar medio día entero tomando el sol en el infierno. A las 17:30 se abre por fin la entrada del Auditorio… pero no la de las barras, que en medio de la incertidumbre no podían servir ni cerveza fría ni agua, porque aún no saben ni los precios. Se masca la tragedia por deshidratación… si no fuera porque un ángel de la guarda había dispuesto abundante agua en la zona de prensa. No está fría (imposible ciertamente: los milagros son en otro lado), pero servirá.

Nuestro hombre, que entró en solitario por la puerta, acudió a la llamada de las guitarras, que ya sonaban desde el minuto 0. Había empezado Garage Sound Festival…

CAPÍTULO 1:  A lo bonzo, o de cómo empezar un festival sin empezarlo: 
NEON DELTA

Confusión. Confusión, sí, porque aunque NEON DELTA ya estaban llamando a los fieles, delante de la valla sólo había cuatro personas más. No es una forma de hablar: una, dos, tres y cuatro, contadas con los dedos de una mano. Ni siquiera la prensa estaba allí (salvo que los cinco –yo también me cuento- que estábamos delante fuéramos a ello, que ya os adelanto que no).

Tan desolador que uno no sabía si la banda estaría probando sonido, o la realidad era más dura de lo que imaginaba. Por otra parte, si pensamos que los más de 43 grados a la sombra se convertían en unos 50 al sol… y que éste aún castigaba todo el recinto (todo, todo)… Fue la entrega y actitud del grupo la que despejó la duda: ¡estaban actuando! Encomiable labor la del encargado de abrir el fuego dentro del fuego, sabiendo que se iba a quemar sí o sí, y a pesar de todo estar dispuesto a bailar con la más fea (que caliente, aunque lo estaba, no es el término apropiado).

Y triste al mismo tiempo, muy triste, porque después de tantos esfuerzos, NEON DELTA por fin pisaban un gran escenario… y les valdrá para poner en el currículum, pero poco más, porque mucho feedback no tuvieron. ¿Se les vio contrariados? Pues sí, no nos vamos a engañar, pero eso no empañó una entrega total mientras descargaban su hard rock fresco (¡al fin algo fresco!) y desgranaban los temas de su único álbum, Imparable, o una gran versión del “God Save the Queen”, de SEX PISTOLS. Sobresaliente para ellos, a pesar de estar tocando para Belcebú y cinco más.

TAX THE HEAT

Cuando salieron a escena ocurrieron tres cosas: una, el público se había multiplicado (más o menos por cuatro, tampoco para hacerse ilusiones). Éramos casi veinte personas intentando rapiñar un cachito de valla, que es lo único que empezaba a estar a la sombra (y esta es la segunda cosa). Y tres, a los ingleses nadie les avisó de nuestro verano. Vamos, digo yo, porque salieron de largo, con las camisas abrochadas hasta el botón del cuello, y un chaleco encima. Que para cojones lo suyos… o se estarían acordando de los de otro. Buen hacer para una banda con un estilo que se mueve entre el rock clásico, el rhytm & blues… y aderezado con ciertas notas de stoner. No fue para tirar cohetes, es cierto, pero en directo van ganando enteros, y dejaron buen sabor de boca con temas como “Feed the lions” o “Highway Home”.

SHAWN JAMES & THE SHAPESHIFTERS no sólo tienen complejo el nombre. Su estilo, muy cercano al de formaciones como TYPE O NEGATIVE pero con un tinte de blues sureño, era denso, duro, pesado… tal vez demasiado para la hora y el calor que hacía aún, lo cual no permitió disfrutar del todo de su show. Con un violín y un banjo en el line up, cierto es que aportaron una nota de color o de originalidad, aunque en el momento de la verdad ambos instrumentos tenían muy poca presencia en su sonido de cara al público. Sin embargo, consiguieron enganchar con una audiencia ya por fin algo más numerosa (la sombra ya se extendía algunos metros al frente del escenario, y empezaba a soplar algo de aire, lo cual no era una tontería después de las horas iniciales). Interesante banda a la que habrá que seguir la pista en mejores condiciones de espacio y tiempo.

CAPITULO 2: Garage Sound arranca motores (de verdad) 
THE ANSWER: 

Después de una salida irregular, Garage Sound empezaba a parecer un festival. Aunque en el aspecto del motor de momento había pasado bastante desapercibido (los niños con las minimotos y el show de coches no generaron apenas expectación), cuando THE ANSWER comenzaron su actuación se notó un cambio significativo en el ambiente. Los irlandeses, que nos han visitado ya en varias ocasiones, demostraron que han crecido mucho (iba a decir que habían cogido solera, pero eso, en un día como este, lo damos por hecho en todos los sentidos).

Con un sonido menos vintage y mucho más sólido que otras veces, dieron un buen espectáculo, incluso con un Cormac Neeson que se atrevió a bajar a cantar entre el público (bastante más numeroso ya si lo comparamos con lo que había dos horas antes). Presentaban su último álbum, Solas, y empezaron con la canción que le da título. El setlist fue variado y atractivo, muy propio de un festival, y sabiendo que, a pesar de tener nuevo disco, los fans quieren escuchar también los temas que les han colocado donde están. Es así que sonaron canciones como “Under the sky”, “Never too late” o “Raise a little hell” para deleite de sus seguidores. Buena actuación y buenas sensaciones para un grupo que sigue creciendo y afianzándose.

Setlist:

    • Solas
    • Under the Sky
    • Demon Driven Man
    • Come Follow Me
    • On and On
    • I Am What I Am
    • Never Too Late
    • Thief of Light
    • Spectacular
    • Raise a Little Hell

THE DARKNESS

Con la noche llegó la actuación más esperada del día, los cabeza de cartel del viernes. No son los ingleses una formación que me apasione, tengo que reconocerlo. Sin embargo, he de decir que me lo pasé (y me consta que todos lo hicimos) muy bien durante su concierto, con un Justin Hawkins que dejó claro que THE DARKNESS dependen totalmente de él. Entregado, cercano, divertido y dicharachero, supo manejar los tiempos a su antojo, embutido en un mono azul eléctrico que le hacía poca justicia (por momentos parecían una suerte de Parchís rockeros, con uno vestido de cada color).

Los británicos derrocharon energía a raudales, y consiguieron que nos olvidáramos del calor durante una hora y media (que se hizo corta), haciendo un recorrido por su discografía e incluso presentando temas de lo que será su próximo disco, como “All the Pretty Girls”. El momento álgido, como era previsible, llegó con su hit “I believe in a thing called love” ya al final, durante la cual Justin bajó a hombros a tocar entre el público, del mismo modo que acostumbra a hacer Joel O’Keefe con AIRBOURNE. Como apunte, había ganas de ver al batería Rufus Tiger Taylor, hijo del mítico batería de QUEEN, Roger Taylor, y que lleva con la banda desde 2015.

Por otra parte, siendo el cabeza de cartel, no puedo por menos de señalar que el público congregado hubiera cabido perfectamente en una sala como La Riviera (y sin reventarla), aunque en un recinto para 15000 personas. Una lástima.

Setlist:

  • Black shuck
  • Growing on me
  • All the pretty girls
  • Givin’ up
  • Mudslide
  • One way ticket to hell and back
  • Every Inch of you
  • Japanese Prisoner of love
  • Love is only a feeling
  • Solid Gold
  • Barbarian
  • Southern Trains
  • Friday Night
  • Get your hands off my woman
  • Stuck in a rutt
  • I believe in a thing called love
  • Love on the rocks
Capítulo 3. Un error de cálculo: 
GOD SAVE THE QUEEN

Con la noche cerrada, buena temperatura (¡aleluya!) y los acróbatas del Freestyle poniendo los corazones en un puño (especialmente tras el desgraciado accidente en Madcool unos días antes, y que todos teníamos tan presente), era turno para DIOS SALVE A LA REINA… Grupo tributo a QUEEN (¡para algunos el mejor tributo!), las sensaciones eran encontradas. Por una parte, hay que reconocer que son fantásticos; pero por otra no dejan de ser fantásticos… copiando.

Pablo Padín clava a Freddy Mercury (incluso la voz la tiene muy bien trabajada, con lo complicado que es), y daba incluso mal rollo. Las horas de vídeo que se han tenido que estudiar sí merecen un premio. Pero por bueno que sea el grupo, intentar ofrecer “el espectáculo que muchos no pudieron disfrutar en su día” es una quimera. Habría que preguntarle a Rufus Tiger Taylor, que acababa de estar tocando, qué opina de todo ello, por curiosidad. Dicho esto, desgranaron un repertorio que, lejos de ofrecer alguna novedad interesante, repasaba los clásicos más clásicos de QUEEN (como era de esperar), ante un público que ya había empezado a disminuir considerablemente.

La nota curiosa, comentada en corrillos por todo el recinto, fue la peluca de Francisco Calgaro para “hacer de Brian May”… madre mía, sólo debieron encontrar abiertos los chinos ¡Era como una mezcla de Manuel Martínez en moreno, y el bajito de Los Morancos haciendo uno de sus sketches!… Resumiendo: como decía un profesor mío, muy bonito pero no me gusta. Dios salve a la Reina… y a nosotros de tanto tributo y tan poca originalidad.

MUSTACH

Cerrando la primera jornada del Garage Sound aparecían MUSTASCH, una de las bandas que más expectación habían creado antes del festival, por su buen hacer y su propuesta musical, sin duda además los más heavies (que decir menos roqueros es incorrecto) del día. He aquí el error de cálculo: tenían que haber invertido el orden con el tributo anterior, visto lo que ofrecían ambos grupos, y el público al que iba dirigido el festival. Cuando los suecos hicieron acto de presencia no quedábamos allí ni doscientas personas (siendo generoso). Viernes, con la gente que había ido a trabajar por la mañana, el calor aplastante de la jornada… estaba claro que sólo algunos valientes iban a aguantar hasta tan tarde (y estando tan lejos de Madrid ciudad).

Para colmo, el sonido les jugó una mala pasada, y durante los primeros temas bajo y batería casi no se escuchaban, además de un ruido de fondo continuo durante toda su actuación. A pesar de su entrega, se les vio incómodos, y aunque disfrutamos de una descarga más que decente (con todo en contra), la sensación fue la de quedarnos con ganas de haberles disfrutado mucho más y mejor. Esperemos que vuelvan a traerles para poder ver lo que pudo haber sido realmente. A ellos nada que objetarles visto el panorama… ¡más bien todo lo contrario!

Setlist:

  • Double Nature
  • Black City
  • Deep in the Woods
  • Mine
  • Speed Metal
  • Heresy
  • Bring Me Everyone
  • Down in Black
  • I Don’t Hate You
  • I Hunt Alone

Y para cerrar, un vídeo grabado por un fan del concierto THE DARKNESS donde interpretan su archiconocida “I Believe in a thing called Love”:

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »