Crónica de SARATOGA y NOCTURNIA en Madrid

¡Cómo disfruto siempre viendo a este cuarteto! ¿será porque llevan mi nombre en el suyo? Casualidades aparte, fue una noche especial la que nos regalaron SARATOGA, y NOCTURNIA, en Madrid. Os lo contamos:

Saratoga

SARATOGA + NOCTURNIA: Madrid, sábado 11 de Enero (sala La Riviera) 

Contaros que el pasado 11 de Enero tendríamos una sala La Riviera repleta de cariño y respeto, empezando por los que llevan acompañando a SARATOGA sus casi tres décadas de andanza, siguiendo por los que aprendieron a apreciarles más recientemente, y continuando con lo que quiero destacar: el absoluto cariño y respeto que derrochan y se demuestran entre ellos mismos sobre el escenario (y claramente, detrás de él). Fueron varios los detalles que nos dejaron claros los “malditos corazones” que tienen estos chicos.

NOCTURNIA:

Nocturnia

Recordemos primero el paso por La Riviera de los toledanos NOCTURNIA, que abrieron la noche ante un público ya expectante que empezó a calentar motores en cuanto sonaron los primeros acordes. Lo hicieron acompañados de una pantalla como fondo de escenario, que nos mostraba la tormenta que se nos venía encima… Se avecinaba “La Tempestad”, con su primer tema de dicho álbum “Siempre hay un lugar” como primera carga de sonido, al que seguirían otras doce canciones. Muchas de ellas, por supuesto, parte de su último trabajo… pero mezclados con sus incondicionales previas como “Alza los puños”.

Además, contaron con un gran invitado durante su tema “Cenizas”, donde pasó por el escenario una Avalancha asturiana como es Alberto Rionda; quien ha sido el productor musical de este último trabajo de NOCTURNIA, y quien de hecho se convertiría en el eje de unión del concierto entre ambos grupos.

Con nuestro otro Alberto (Sÿmon en este caso) iríamos siendo guiados por esta casi hora y cuarto de concierto, donde nos propondrían coros y palmas pero no siempre responderíamos de la forma más participativa. Aún así fue muy destacable la actitud que mantuvo Sÿmon para conquistar al público, y donde también es innegable la presencia y aplomo en el escenario que aportaría su bajista, César Arroyo, quien además trae con él los coros y las propuestas guturales que introduce la banda. En general todos tendrían muy buena interacción con nosotros, igual que muy buena fue su calidad musical por sonar bien compaginados y demostrando ser músicos que respetan lo que tantos años llevan defendiendo con sus siete discos y sus casi veinte años de trayectoria (ndr.: y la nueva formación, con su actual pareja de guitarristas, mantiene el legado de maravilla).

Nocturnia

Tras descargar un buen directo y demostrar ser músicos que respetan lo que tantos años llevan defendiendo, se despedirían con “En busca del tiempo”, para dejarnos contando el tiempo que tardaríamos en ver sobre el escenario a nuestros SARATOGA y dejándome con una de sus púas, lo cual se agradece ya que estos objetos siempre me esquivan de una forma u otra.

Vemos la completa galería de fotos de NOCTURNIA tanto en este enlace como en el slider debajo:

SARATOGA:

Exactamente a las 9:10 de la noche, aparecerían nuestros chicos uno a uno entre aplausos y vítores. Empezando por Dani Pérez a su batería, seguido de Niko del Hierro junto a su inseparable bajo y de Jero Ramiro con su cómplice guitarra, y terminando por el chorro de voz del explosivo Tete, que automáticamente llena el escenario de forma poderosa según lo pisa.

Saratoga

A lo largo de sus casi dos horas de concierto pasaríamos por diferentes emociones que lejos quedarían de dejarnos indiferentes. Desde ver a mitad de concierto a un Niko del Hierro emocionado hasta la médula durante ese “Lejos de ti”, hasta un Tete cómplice que le cuidaba con un abrazo, donde más adelante (tras pasar por la desgarradora “Si amaneciera”) sería Jero Ramiro quien rompería a llorar (y muchos de nosotros junto a él), cuando quiso agradecer su apoyo incondicional a su mujer y a su hija dedicándoles su “Acuérdate de mí”: tema que por sí mismo ya contiene una fuerte emotividad por estar escrita por el propio Jero para hablar sobre la ansiedad; que tantas vidas marca a tantas personas…

Ya es sabido que este cuarteto, a pesar de su desgarro, potencia y fuerza, no deja de tratar en sus letras todo tipo de temas sociales y personales, sin cortarse en ser transparentes. Y me encanta que tengan entre sus letras “Si tú no estás” de Niko, donde agradecen su existencia a la Música… porque no sé vosotros, pero yo creo que es lo mejor que nos acompaña y nada es lo mismo si Ella no está… Pero tras describir toda esta magia, sin duda La Riviera sobre todo se llenó de “power”, porque con SARATOGA sobre el escenario, eso es inevitable (tanta es su entrega, que el propio Tete se desconectó el sonido durante un par de segundos por su forma de espachurrar el micro).

Yo casi salgo flotando con semejante inicio de concierto (no habíamos hecho más que empezar, y ya habían sonado tres de mis favoritas, que son fuerza y garra a más no poder). Empezarían rompiendo el silencio con esa gran “Una vez fuimos héroes” de su gran y más reciente disco “Aeternus”. Y héroes nos hicieron sentir a todos de repente, convirtiendo la repleta sala en una voz al unísono, haciéndonos inevitable el cantar junto a ellos a pleno pulmón. Y así seguiríamos… “A morir”, y sin casi darnos tiempo a reaccionar, nos desbordaban con su “No sufriré jamás por ti” (esta obra de arte que a mí tantas fibras y recuerdos me toca, como nos pasará a la mayoría de nosotros. Porque esta letra, es mucha letra… sobre una base musical de traca). Pero no, no les bastó la potencia creada en el ambiente, que eligieron rematarla con el temazo “Maldito Corazón”, que alcanzó a dejarnos desorbitados tras lo que se nos acababa de venir encima. ¡Menudo comienzo!

Saratoga

Sinceramente, llegados a este punto sentí que ya no estaría igual de emocionada durante el resto del show, porque me habían subido demasiado alto (el propio Tete nos recomendó “racionar, que la noche es muy larga”), pero… ¡no señor, no te dejan caer!, simplemente te cambian unas sensaciones por otras (como cambios de camiseta tendría Tete), pero sin dejar de dar y dar (que si de dar se trata, aprovechó el señor Novoa para dar a Niko un toque en los huevos durante ese “Vuelo del Halcón”, ¡menudo “pájaro”!).

Entre sus siguientes propuestas, Tete quiso hacer una dedicatoria para sus Jero, Dani y Niko, refiriéndose a ellos como “tres titanes en el Mundo del Heavy Metal en España”, valiéndose de su canción para hacer un guiño al cuidado de las relaciones interpersonales (como claramente hacen entre ellos) y aprovecharía para agradecer su día a día junto a ellos con las palabras “por permanecer en un puto escenario a pesar de los buenos y malos momentos, y que SARATOGA dure y viva siempre, siempre unidos, siempre juntos… “Siempre hacia el sol”.

Y si de agradecimientos se trataba, Tete quiso hacer una bonita mención para apoyar a sus compañeros de gira: NOCTURNIA, para pasar a presentar a “la guinda del pastel”. Así subiría al escenario (por segunda vez en la noche) su apreciado Alberto Rionda, para acompañarles “A las puertas del cielo”, como ya les acompañó durante la gira “Aeternus” por América (cuando Jero no pudo viajar por problemas de salud). Las palabras de gratitud de Tete fueron claras con respecto a Alberto: “nos hizo un gran favor al acompañarnos en esa gira, que nos unió en un vínculo que a veces es difícil de explicar

La sala (como suele suceder en torno al rock y al metal por ser tan grandes) se veía repleta de gente de lo más variopinta y de todas las edades, y por ello Tete no desaprovecharía la oportunidad para agradecer la presencia de niños en el concierto: “¡Gracias por traer a vuestros niños, cabrones!”, dedicándoles ese “Vientos de Guerra” “al legado del Rock y del Metal en España”… Y sí, he ido contando el concierto de forma algo desordenada porque he querido centrarme más en describir su esencia, que bien lo vale. 

Saratoga

Sí que quiero destacar, para terminar, que el cierre de concierto fue, tras un parón donde nos dejaban con ganas de más, con su desgarrador “Perro traidor” (que tan bien suena bajo la voz de Tete) y ese esperado “Como el viento” que esta vez iría dedicado a todos nosotros por ser “¡la hostia!”.

Lo dicho, siempre un disfrute ver a estos chicos en directo. Repetimos en cuanto se pueda. ¡Cuernos arriba!.

Texto: Sara Rodríguez (Hippie Metal) / Fotos: Javier Paredes (javier@redhardnheavy.com)

Galería de fotos de SARATOGA tanto en este enlace como en el slider debajo:

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »