Crónica inmediata del concierto de IRON MAIDEN en Madrid

Iron_maiden_logo_1IRON MAIDEN, miércoles 13 de julio 2016 – Barclaycard Center (Madrid)…

Dentro de la gira “The Book of Souls” (y tras el concierto en el Resurrection el pasado fin de semana), los británicos IRON MAIDEN aterrizaron en Madrid llenando el Barclaycard Center el miércoles 13 de julio. Un pabellón abarrotado, aunque no como nos lo contaron cuando se pusieron las carísimas entradas a la venta hace muchos mese,s pero que sirvieron para confirmar que los británicos tienen cuerda para rato. Ambiente muy variopinto, muchas generaciones juntas disfrutando de La Dama de Hierro y público de todas las edades y “estratos sociales”. Os lo contamos…

No pudimos llegar a los teloneros, THE RAVEN AGE, porque trabajamos un pelín lejos,  pero ya se sabe que las bandas que abren para estrellas del Metal, se esfuerzan lo indecible por gustar pero a su vez la gente va a lo que va y las miles de camisetas de MAIDEN, que se movían por todos lados y que abarrotaban en bar y los WC cuando tocaban, lo demuestran. Lo sentimos pero un miércoles laborable a veces tiene estas cosas… Les veremos este fin de semana en Barcelona de todos modos…

IRON MAIDEN:

Cuando se apagaron las luces y cuando el vídeo del “Ed Force One” nuevo (el avión que les lleva por todo el mundo) se mostró por las pantallas, empezó la fiesta, el espectáculo y, más que nada, la unión entre la banda y los fans en una ceremonia que lo menos bueno fue el público, cada vez más mainstream y “pasota”, pero nos lo imaginábamos, así que no nos pilló de nuevas esta vez… aunque se eche de menos cuando veíamos a IRON MAIDEN años atrás en el mismo pabellón, o donde fuera, con otro ambiente…

Aunque volvemos a verles en más fechas de la gira, sí os diremos que hubo luces y sombras en su descarga madrileña. Lo mejor, con  mucho, ellos pero en especial ÉL, Bruce, Bruce Dickinson; el vocalista que tras vencer a un horrible cáncer de lengua (ahí es nada) y que creíamos que le había retirado ya de por vida, vuelve a subirse a los escenarios demostrando que sabe más que nadie hacer felices a los presentes y a sus fans. Muy bien de voz, excepcionalmente bien de voz para lo que ha pasado, sabiendo acoplar los tonos tan altos a otros no tantos pero que después de su enfermedad está totalmente justificado… salvando ese ajuste, y actuando con mucha más teatralidad si cabe, aportó mucha más simpatía, mucho más espectáculo de su persona encima del escenario. ¡Muy grande!

13631442_10153775378228526_4851515980143812829_nDe hecho, nunca se ha cambiado tanto de ropa en escena (mucho más que en cualquier fecha de la gira anterior), volviendo a demostrar que encima de un escenario y controlando al público no le gana nadie. Eso sí, aquí en Madrid el respetable no estuvo a la altura de su esfuerzo, sólo volcándose cuando sonaron las notas del “The Trooper” (que por cierto, lo podían dejar ya de tocar, jeje) y costándole sudores que el show en la capital fuera lo que ha sido durante tres décadas. También, ofreció menos charla que en Graspop (también sabedor de que para bien o para mal aquí entienden inglés cuatro, y ellos son muy británicos con y para eso), los  obligatorios “¡Scream for me, Madrid!” (alternados con  varios “Scream for me, España”!), alusiones a la hermandad y conocedor de nuestra variedad de zonas dentro de la península (Basque Country) y sacando al final su lado Dickinson, el enfadado dando una patada a un par de objetos arrojados en la parte izquierda del escenario. Pero sigue corriendo, sigue saltando y está muy, muy bien de voz… para lo que le ha pasado eso sí, ayudado en el volumen después del intenso “Children of the Damned” (que no conocían nada más que un 1/3 del lugar, por cierto).

El resto de la banda. Steve Harris muy apagado, muy soso y sin apuntar tanto a la peña con su bajo, que se notan los años cada vez más, pero uniéndose físicamente más que en otras giras a Dave Murray (cada día más calvete), que estuvo insuperable, con su sonrisa de siempre. Por cierto, en esta gira se lleva un poco más de protagonismo alguien que siempre se ha mantenido ahí (cuando ha estado) un tanto en la sombra. Hablamos del señor Adrian Smith pero que Bruce le da vidilla dejándole que no nos deleite (sí, que nos espanta) con su voz al final en “Wasted Years”, luciendo un chaleco que queda despedido su asesor personal.

El que mejor se lo pasa, o para eso le pagan, Janick Gers, haciendo lo que bien sabe hacer: sus bailecitos y carreras más saltitos, aunque creo que cada vez más apartado del resto de la banda, que hizo piña en la parte izquierda (salvo Nicko en la batería, claro) y él a su bola animando a parte del público con sus divertidos movimientos. Bien, pero cada vez más animador y menos guitarrista, una pena…

13697204_10153775377468526_173752394926703245_n¿Sonido?… Bien después de los primeros temas, que sonaban muy bajitos de volumen y, al menos en mi zona, dejando que se nos cayeran las lágrimas con la intensidad del “Tears of a Clown” por ejemplo, que es un temazo… Bueno no, son dos o tres temas en uno. En definitiva, sonido bien y luces bien pero se esperaba más sobre todo para el precio de la entrada (de 70 euros para arriba) teniendo fuego, algún petardazo y un Eddie que salió pero sus movimientos obscenos y gamberros se quedaron para los fans belgas, pues aquí el calor madrileño le afectó un rato.

Por otro lado, los mismos telones de siempre incluyendo los de las imágenes del último “The Book of Souls”, motivo principal del atrezzo de esta gira,  que también adornaron algún tema de antes… Eso sí, no entiendo porqué esa decoración también cuando Bruce y sus compinches se marcaban un extraordinario “Powerslave”, cosas de la edad de nuevo… Lo de los telones en MAIDEN es genial: cuando una banda de nada lleva pantallas modernísimas, ellos siguen tirando a mano de los telones de siempre.  Un detalle clásico en una banda que sí, tienen futuro y que anoche callaron muchas de las bocas que llevan enterrándoles desde finales de los 80.

El final, de nuevo con un Eddie cabezón (que se resistió un poco a aparecer) y que provocó un mar de móviles encendidos para dejar a una gran imagen del Demonio en el “The Number of the Beast”, otro de esos que podían quitar ya por favor del repertorio y poner otros como el solicitado “Dance of Death”, en un cartón aparecido en las pantallas. Soso, muy soso le quedó al público el “Fear of the Dark”, que no supo saltar cuando debía pero que ellos, IRON MAIDEN, fueron los que salvaron el tema… no el 90% del público que se notaba que era la primera vez que les veía o similar. Que sí, que todo el mundo tiene derecho a ver a las bandas que quiera… pero no es lo mismo, todos sabéis de lo que hablamos… Y pasó con AC/DC, y pasa con METALLICA, y pasa con AEROSMITH…

13680723_10153775377593526_324717321785483188_nCon las luces verdes intermitentes que utilizan en el comienzo de “Wasted Years”, muchos no podían imaginar que era el final tras casi dos horas (faltaron dos o tres canciones al menos para redondear), IRON MAIDEN se retiraron no sin antes dejarnos la imagen de un instante emotivo y entrañable: Bruce dejando que su “adorado” compañero de banda, Nicko McBrain, se dirigiera a la banda dando las gracias… Claro que este detalle al 90% de los presentes le dio igual, pero a los fans de verdad nos llega, como llegó a nuestros oídos el corta-rollos, la banda sonora de “La vida de Brian” que marca desde siempre el final de un espectáculo grandioso…

Sin ser ni de lejos el mejor concierto que les hemos visto, IRON MAIDEN siguen en forma, y lo disfrutamos incluso como para dejarnos completamente enamorados de ellos una vez más. Up the Irons, Up the Irons y Up the Irons!… Bueno, cerramos que toca coger el coche ya y volver a rendirnos ante ellos en Barcelona en un par de días. ¡Qué grandes!… aunque el tiempo no pasa para nadie y el público ya no es el que era en sus conciertos.

Texto: Rocío Gómez – rocio@redhardnheavy.com

Fotos: Live Nation Oficial 

13680717_10153775378433526_4207601246828346481_nP.D. –  Tengo que decirlo, que tengo que ponerlo o me muero; una auténtica vergüenza, un despropósito, un horror total el repugnante detalle de alegoría del maltrato animal en una vomitiva camiseta con el Eddie subido a un toro que supuestamente nos representa a la población de aquí. Me pareció triste, repugnante e indigno, y cuidado con esas cosas que dicen muy poco de la capacidad “creativa” de los autores de la camisetita. Un asco… 

Debajo podemos ver, como muestra un botón, de uno de los momentos álgidos del concierto de ayer… y tras ello el setlist completo de esta noche en Madrid…

Set list en Madrid:

  • 13669082_10153775377223526_3921865309634241969_nDoctor Doctor (UFO song – Intro)
  • If Eternity Should Fail
  • Speed of Light
  • Children of the Damned
  • Tears of a Clown
  • The Red and the Black
  • The Trooper
  • Powerslave
  • Death or Glory
  • The Book of Souls
  • Hallowed Be Thy Name
  • Fear of the Dark
  • Iron Maiden
  • The Number of the Beast
  • Blood Brothers
  • Wasted Years
  • Always Look on the Bright Side of Life (Monty Python – outro)

Comments

3 thoughts on “Crónica inmediata del concierto de IRON MAIDEN en Madrid”

  1. Barbudo Melancolico says:

    Yo no se que esperáis de Iron Maiden en el 2016, el disco es de 0/10 pero los fans y los “metaleros” de hoy en día solo van a ver a grupos grandes porque es lo único que escuchan, esto es así, luego vienen Aria y vamos 4, siendo mil veces mejores (y no comerciales) que los Maiden, que es el grupo más fácil del jebi, nos ha jodio que solo conocen el trooper porque es lo primero que sale cuando buscas en yutuf y hoy en día ya no se escuchan discos, se esuchan temas sueltos, del spotify o del yutuf, es así. Vosotros tenéis una idea romantica de esto porque sois de otra generación y sentís la música, además de ser profesionales del rollo, pero si vais a ver a estos grupos es lo que os vais a encontrar, el set list más malo no puede ser, igual se salva el Children of the Damned pero ya no la puede cantar igual, el resto lo típico y la mierda de los nuevos tiempos, blood brothers, que horror de canción, en fin si queréis ver público jebi pues a los conciertos del underground o a los que fueron grandes hace años y siguen rondando por ahí.

    Fuck the Irons

  2. dan lawrence says:

    Rocio,la redacción no es lo tuyo,te vendría bien leer un poco mas,y no me refiero a prensa musical.
    estoy de acuerdo con lo de la camiseta de Eddie y el toro,siempre quedaran paletos que la compren y se la pongan…

  3. GhostofCain says:

    Hombre, la camiseta en la que Eddie cabalga a lomos de un toro nada tiene que ver con el maltrato animal (especialmente teniendo en cuenta que en Reino Unido somos mucho más respetuosos con los animales y las corridas de toros se ven como algo repugnante). El corazón es el de Eddie o, en todo caso, el del torero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »