Crónica del concierto de THE WINERY DOGS e INGLORIOUS en Madrid

THEWINERY8THE WINERY DOGS + INGLORIOUS, Madrid, martes 5 de febrero 2016 (Sala Joy Eslava)…

Estuvimos en la Sala Joy Eslava de Madrid para asistir a la descarga de una súper banda, THE WINERY DOGS acompañados de otra, INGLORIOUS, a la que nunca habíamos visto en directo pero que demostraron ser dignos teloneros de esos tres grandes músicos que giran juntos.

A pesar de ser un frío martes laborable en Madrid, hubo lleno total con mucha gente que se quedó desgraciadamente sin asistir al concierto por no poder conseguir entradas. Os lo contamos…

INGLORIOUS fue la banda que se encargó de calentar el animadísimo ambiente que había en la céntrica sala madrileña… en la cual pudimos ver a jovencísimos fans en las gradas de la Joy pasándolo en grande con el espectáculo, además de viejos roqueros, claro. A las 20:00 aparecieron en escena de una forma arrolladora ayudados por un buen sonido y unas luces que permitían disfrutar de la banda sin molestos destellos, perfectamente visibles en todo momento (no contando con ese humo que a veces distrae e interfiere más que adorna las actuaciones de las bandas).

Son una estupenda banda de Blues Rock fuerte, poderosa y con detalles también del mejor Hard Rock en su versión más rápida. Proceden de Inglaterra aunque también Suecia está presente en sus filas con su pintoresco guitarrista Andreas Zäta Eriksson que acompaña a su gran vocalista Nathan James (con una camisa estampado vacuno sublime) y como base rítmica los jóvenes Wil Taylor  a la guitarra, Colin Parkinson al bajo y a la batería Phil Beaver.

Después de deleitarnosINGLORIOUS1 con dos temas fuertes que fueron muy aplaudidos, Nathan presentó una muy buena versión de “I Surrender” de RAINBOW, coreado por todos los asistentes demostrando lo buen frontman que es, todo actitud,  lleno de entrega y simpatía. Se lo bailó todo, sintiendo hasta el infinito todo lo que cantaba con una voz a veces rota llena de diferentes tonos y matices, muy adecuada para su esa mezcla de estilos en los que se adentra la banda. Por cierto, estaban presentando su primer trabajo, del que os hablábamos hace unos días (como podéis leer aquí).

Saben perfectamente cómo aprovechar su tiempo en escena marcándose un concierto muy animado y divertido en los que se sucedieron temas muy influenciados por legendarias bandas británicas como la mencionada y sobre todo por los primeros WHITESNAKE, a los que tienen mucho que agradecer, además de versionear a gente como Glenn Hughes cantando con PURPLE aquel grandioso “Lay Down, Stay Down” y provocando que la sala estuviera totalmente entregada a ellos, recibiendo una gran y merecida ovación cuando terminaron. Mucha fuerza, una actitud fantástica, unos temas llenos de fuerza (los propios) y unas versiones muy acertadas, a pesar de su dificultad, hacen de INGLORIOUS una banda a la que vamos a seguir en el futuro ya que nos encantaron.

Su setlist en la Sala Joy Eslava de Madrid fue:INGLORIOUS7

  • Until I Die
  • Breakaway
  • I Surrender (RAINBOW)
  • High Flying Gypsy
  • Bleed for you
  • Warning
  • You Are Mine
  • Holy Water
  • Lay Down, Stay Down (DEEP PURPLE/Glenn Hughes)
  • Girl Got a Gun
  • Unaware

THE WINERY DOGS:

THEWINERY2Ambiente impresionante en la sala minutos antes de presenciar el concierto que este trío de ases formado por Mike Portnoy (TRANSATLANTIC, TWISTED SISTER y ex DREAM THEATER, por supuesto) a la batería, Richie Kotzen (ex MR BIG y POISON, además de su tremenda carrera en solitario) a la guitarra y voces, más Billy Sheehan (MR BIG y ex DAVID LEE ROTH y TALAS) dieron al enfervorizado público madrileño… ya a punto y preparados todos por la buena descarga de los teloneros.

Un gran telón ocupaba la parte trasera del escenario con su logo cuando aparecieron en el escenario con la iluminación perfecta para disfrutarles: nada de efectos, nada de sombras ni molestos fogonazos que pudieran estropear los temas e interpretación tan buena que el trío de ases ofrecen. Ya había tenido la oportunidad de verles en Madrid un par de años antes, que me encantaron, y en esta ocasión lo han vuelto a conseguir dejando el listón todavía más alto.

No se puede pedir más a THE WINERY DOGS: una entrega total, una demostración de cómo sacar de un instrumento (guitarra, batería y bajo) unos sonidos que creías imposibles a velocidades que ni te imaginas (léase el solo de bajo de Billy Sheehan con el que nos deleitó durante unos minutos que supieron a muy poco), y una interpretación y actitud perfecta. Es una mezcla de estilos, desde el Rock más puro con toques de Blues en ocasiones, partes rebuscadas más propias del Jazz, melodías dulces y elegantes para luego arremeter con una fuerza brutal totalmente dentro del Heavy Metal con mayúsculas.

Vinieron a presentar su último disco, segundo de su carrera y llamado “Hot Streaks”, del que cayeron varios temas y, a pesar de llevar poco a la venta, consiguieron coros y palmas de acompañamiento por parte de todo el público en todo momento… impresionante la comunión entre banda y público en noches especiales como la que vivimos el martes pasado, vaya. A pesar de ser tan sólo tres, es como si hubiera una orquesta gigante en el escenario: llenan todo él con un espectáculo visual y musical que no olvidas. Eso sí, esta vez he notado que Mike Portnoy estuvo más comedido, mucho más tranquilo y sosegado que en otras ocasiones: no levantándose tanto ni haciendo trabajar en demasía a su técnico, que bastante trabajo tiene en ayudarle y poner en su sitio exacto el micro para los coros del neoyorkino.

Es decir, hubo solo de batería pero demasiado corto para lo que me hubiera gustado, aunque siempre magistral y espectacular en su desarrollo… Vamos, que unos cuantos minutos más y hubiera sido perfecto para mi gusto. Siguiendo con Portnoy, también fue el encargado de dar las gracias, muy contentos los tres de volver a ver al público madrileño (y de más partes de la península venidos para la ocasión) volcándose en ofrecer genialidades además de una combinación de voces perfectas lideradas por Richie Kotzen, tremendo en todos los sentidos, que también se sentó al piano y confirmó que ahora se luce más que en su anterior papel en POISON por ejemplo.

Sonó “Time Machine” misterioso y embriagador en su comienzo, agónico y duro en su ritmo para pasar a presentar al “cuarto miembro de la banda”, la pierna izquierda de Mike Portnoy y su uso en la batería tal y como lo indicó él, provocando risas y aplausos para comenzar el tremendo “Empire”, una gozada mientras Richie y Billy se explayaban con sus instrumentos ofreciendo la imagen de banda híper-profesional: disfrutando en su papel, transmitiendo buenas vibraciones y con mucha química entre ellos, olvidando egos y estrellatos. Richie presentaba al piano un tema tranquilo y lleno de sentimiento para luego dejar a Billy Sheehan dejarnos completamente extasiados con uno de los más increíbles solos de bajo que he tenido el placer de ver…

THEWINERY1Su eterno bajo Yamaha azul claro y blanco sonaba a gloria mientras sus dedos acariciaban el mástil con fuertes acelerones y frenazos en un caos maravilloso que terminó con Mike Portnoy de rodillas ante él, fantástico. Lo que sí noté es que tras esta demostración de Billy, el volumen subió y el sonido se fastidió un tanto, cosa que estropeó en parte el espectáculo porque había estado al nivel justo para empezar a retumbar y sonar confuso en temas tan magníficos como su clásico “I’m No Angel”, con coros del público.

Ya estábamos en la parte final del concierto cuando Mike Portnoy se levantó provocando al público para que hiciéramos más coros y palmas de acompañamiento, y terminar con Billy Sheehan dejando su instrumento para que por segundos los allí presentes cerca de él tuvieran el regalo de acariciarlo. Ya habían transcurrido una hora y veinte minutos que supieron a muy poco para volver la banda a dejarnos con Richie al piano y terminar con “Desire”, cerrando una noche mágica, un fin de concierto espectacular con Mike Portnoy haciendo de las suyas dando con su silla a la batería y teniendo a toda la Joy Eslava rendida a los pies de esta banda increíblemente maravillosa.

THE WINERY DOGS, Los Perros Bodegueros (ndr.: traducción al castellano) la unión perfecta de tres estrellas que brillan con mucha luz. Su setlist en la Sala Joy Eslava de Madrid fue:

  • Oblivion
  • Captain Love
  • We Are One
  • Hot Streak
  • How Long
  • Time Machine
  • Empire
  • Fire
  • Think it Over
  • Solo batería – Mike Portnoy
  • The Other Side
  • Solo de bajo – Billy Sheehan
  • Ghost Town
  • I’m No Angel
  • Elevate

Bises

  • Regret
  • Desire

Texto: Rocío Gómez (rocio@redhardnheavy.com)

Fotos: Javier Paredes (javier@redhardnheavy.com)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »