Crónica del concierto de LOS SUAVES en Barcelona

LOS SUAVES: Sala Razzmatazz, Barcelona. Sábado 25 de abril de 2015…

Nos fuimos a Barcelona a disfrutar del que fue el primero para nosotros de esta gira de despedida de LOS SUAVES, “La música termina”, os lo contamos… El 25 de abril en la Razzmataz de Barcelona era la fecha en que íbamos a poder disfrutar por primera vez de esta última gira de LOS SUAVES, que recordamos ya había comenzado el pasado 27 de Marzo en Palma de Mallorca, marcando el principio del fin de la que para muchos es una de las bandas de nuestra vida.

No fue fácil poder disfrutar de una noche tan especial, y es que al margen de la distancia que supone ir desde Madrid a Barcelona, y de haber tenido que viajar directamente después del trabajo sin siquiera dormir, nadie quiere perderse esta última gira de los de Ourense. Por eso, conseguir asistir al concierto ha sido una dura tarea, que no habríamos conseguido sin la ayuda y el trabajo de un buen amigo, pero tengo que decir, que todo esfuerzo y sacrificio mereció con creces la pena por poder disfrutar de una noche mágica.

Los alrededores de la sala estaban atestados de seguidores suaves, la hora marcada para el inicio eran las 20:30 y el acceso estaba abierto desde las 19.00 de la tarde, con el objetivo de que todo el mundo pudiera estar acomodado a tiempo y que nadie se perdiera ni un solo segundo del show. La suerte estaba echada y estábamos a punto de asistir a una de las más grandes noches de ROCK con mayúsculas a las que se puede asistir en nuestro país.

Yosi2He visto montones de conciertos de LOS SUAVES, y ya les había hecho fotos en otras ocasiones, pero esta era una ocasión especial, y mientras estaba en el foso destinado a los fotógrafos en los momentos previos al inicio de la actuación mi sensación era extraña, una mezcla de sentimientos que no se si podré llegar a describir: alegría por haber podido asistir al concierto por fin; ansia de que saltasen cuanto antes al escenario y sonase el primer acorde; nervios por ver lo que se nos avecinaba y por ser consciente de que era una de las últimas veces que iba a poder hacerles fotos, y la presión que ello suponía para mí; y por supuesto tristeza, por no poder evitar pensar que algo tan grande como es para muchos de nosotros este grupo se acaba, y no podemos hacer nada para evitarlo.

Pero todo eso ya no importaba, eran las 20:27 y comenzaba a sonar la intro que ha acompañado a Yosi y los suyos durante tantos años, “Les Preludes”, los músicos saltaron al escenario y arrancaron con “Cuando los sueños se van”. De repente, ya no hay tristeza, ya no hay nervios, comienza la fiesta del Rock, con Yosi animándonos a cantar desde el primer segundo y un escenario vestido de gala para la ocasión, con unos telones nuevos preparados para esta última gira que arropan a una banda que está pletórica, y lo demuestra desde el comienzo mismo del concierto.

“Palabras para Julia” y “Maldita sea mi suerte” suenan sin dejarnos descansar, con el público completamente entregado, y con Alberto y Fernando juntos delante del escenario, regalándonos como siempre esos magníficos solos que suenan al final del tema, interpretados a la perfección. No nos dan ni un respiro, y las canciones siguen sonando casi sin tiempo para pestañear, es el turno de “Lisa” y la grandísima “Por una vez en la vida”, uno de mis cortes favoritos de toda la carrera de LOS SUAVES, sobre todo por su letra, y es que no hay para mi nadie en el mundo que pueda transmitir con sus palabras tantas sensaciones como lo hace el maestro Yosi, y qué injusto ha sido este país a la hora de reconocérselo.

Pero no olvidemos que, aunque los asistentes tuviéramos esa cierta sensación de tristeza, teníamos mucho que celebrar y, como cada concierto de LOS SUAVES, éste también era una auténtica fiesta, y qué mejor para animarla que “No puedo dejar el Rock”, con una lluvia de confetti que inundó el escenario. Banda y público estábamos en la cresta de la ola a estas alturas del concierto, la comunión entre músicos y fans era absoluta y ya no quedaba un ápice de tristeza, mientras empezó a sonar la intro de “Viajando al fin de la noche”, a lo que un visiblemente emocionado Yosi nos decía algo así como “no todo puede ser tan bonito, tiene que haber algo triste”, y la canción comenzó a sonar como un cañón, con el vocalista cantando cada palabra de la letra, como ya había hecho con el resto de cortes anteriores, (a excepción del momento en que un espontáneo saltó al escenario para abrazarle, retirándole del micro). Y es que está en un estado de forma excepcional, el mejor Yosi que yo he podido ver hasta ahora, después de esos tristes años en que no se quería demasiado a sí mismo.

TinoOtro punto melancólico llegaba, aunque esto es inevitable en la mayoría de las canciones de los ourensanos, con el homenaje al desaparecido cantante de THIN LIZZY, “Sabes Phil Lynnot murió”, pero ni siquiera esto era capaz de borrar la sonrisa de la cara de Charly, y aunque esto es habitual, esta vez la sonrisa se dibujaba también en la cara del resto de sus compañeros, que estaban disfrutando la experiencia al máximo. Llegaba el turno de una canción antigua, muy antigua, la primera letra que Yosi escribió, y otra de las favoritas en mi repertorio particular, “Siempre igual”, en esta ocasión con una parte más lenta y melódica hacia el final de la misma, en el momento que el viejo vocalista cantaba aquello de “(…) regresas de nuevo a casa, siempre sucia, nadie espera…”.

Parece que a pesar de todos los sin sabores y el sufrimiento sufridos por Yosi durante su vida, noches como la que estábamos viviendo hacen que todo haya merecido la pena para él, presentando la emotiva, “Si pudiera” diciendo, “No quiero… no quiero volver atrás”, mostrándose agradecido con todos sus seguidores. Los himnos no dejaban de sonar y, muy a nuestro pesar, el final se acercaba. Hasta el momento todo estaba siendo perfecto, y lo que se me venía a la cabeza era que el set list parecía que había sido elegido expresamente para mi, y para corroborarlo llegaron “Malas noticias” y “Pardao”, geniales, como siempre. No sé que será de nosotros cuando no podamos disfrutar de estas maravillas en directo.

No podía faltar la canción que pone palabras a los sentimientos de todo músico de una banda de Rock, “Mi casa”, esa canción ante la que se rinden incluso grandes letristas de la talla de, por ejemplo, Kutxi Romero de MAREA, y que tiene esa frase que expresa lo que todo el que ha pertenecido a un grupo ha sentido al regresar a casa después de un concierto: “Mi casa es donde regreso, casi siempre perdedor, pero nunca fracasado, mi casa es el Rock & Roll”, sencillamente genial…

Seguía la fiesta, y llegaba una nueva lluvia de confeti que esta vez caía sobre los que disfrutábamos del show desde abajo mientras Yosi recorría el escenario de un lado a otro sin parar, en esos momentos con bufanda del Ourense de futbol incluida en la mano… Así, llegaba otro momento que nunca puede faltar en un concierto de LOS SUAVES, el homenaje que le hacen a su Galicia natal, “El afilador”, rematado con Alberto interpretando el himno gallego con la bandera blanquiazul posada sobre el mástil de su guitarra y Yosi lanzándose al público, y a lo que cuando consiguió volver al escenario comentó, “no he podido evitarlo, y volveré a repetirlo”.

Era el momento de la niña de azul, de la canción más conocida de toda la carrera de los gallegos, y el momento de echar la sala abajo, “Dolores se llamaba Lola” llegaba para marcar la primera despedida y dejarnos con ganas de más. Pero el grupo no se hizo de rogar, y no tardaron en volver a saltar a las tablas mientras atronaba el sonido del tren que marca el comienzo de otra canción mítica, “San Francisco Express”, guitarras potentes, Tino realizando un trabajo impecable tras los tambores, como en el resto de la actuación, como siempre, LOS SUAVES en estado puro.

Pequeños problemas le surgieron a Charly durante el siguiente tema, “Ese día piensa en mi”, teniendo que cambiar momentáneamente el bajo que suele utilizar, pero esto no logró empañar otra de las mejores canciones que pudimos disfrutar durante la noche y que no siempre tocan en directo. De nuevo confeti, esta vez en forma de cubos sobre la cabeza de Fernando y Alberto por parte de Yosi, como es habitual, en la segunda despedida de la noche: “Ya nos vamos”, era la elegida esta vez y, como también es costumbre, Yosi no recordó la letra y cantó un poco lo que quiso, las cosas como son, y es una pena, porque es uno de los mejores tracks del disco “Si yo fuera Dios”… pero la verdad es que nunca queda bien en directo. También Yosi cambió la frase “pronto nos vamos a ver” por “nunca nos vamos a ver”, como claro síntoma de lo que no dejan de ser estos conciertos, una triste despedida… y es que está fino y atento a lo que está pasando, algo que no siempre ha conseguido, como hemos comentado (y visto) muchas veces.

Finalizaron el tema con el solo de “Highway Star” de DEEP PURPLE y comenzó a sonar el “Coro de los gitanos”, los músicos salieron a saludar y despedirse en lo que esta vez sí parecía el fin de la noche… pero aún nos quedaba algo de tralla, y volvieron a salir para regalarnos tres temas más: la clásica, y poco interpretada en reglas generales “Esta vida me va a matar”, la versión de THIN LIZZY, “Massacre” que, como comentaba Yosi, no podían marcharse sin despedirse de Phil Lynnot, y remataron la velada con “La noche se muere” con los solos de Alberto Cereijo (para mí innecesarios e interminables, pero supongo que es cuestión de gustos)… Tras la presentación final de todos lo miembros del grupo en lo que fue el final del show, sonaba la instrumental “Dios es suave”, y la música terminaba en Barcelona, al menos de momento, puesto que ya han confirmado una nueva fecha en la ciudad condal para finales de este año, por suerte para los que se quedaron sin entrada esta vez.

Si sois seguidores de la banda, incluso si no lo sois y queréis haceros un favor, asistid a todas las fechas que podáis, que LOS SUAVES están mejor que nunca y nos quedan pocas oportunidades de disfrutarlos, de nada servirá lamentarse después. Algunos criticarán el hecho de que la gira de despedida repita fechas en las mismas ciudades y que la misma se alargue en el tiempo, pero yo solo puedo decir una cosa: que nunca termine esta gira, que sigan haciéndonos soñar, emocionarnos, gritar, sentir, porque les necesitamos, y el día que no estén, nuestras vidas nunca volverán a ser igual.

¡SEMPRE SUAVES!

Texto: Elena Eguía y Javier Gil

Fotos: Javier Gil

Comments

2 thoughts on “Crónica del concierto de LOS SUAVES en Barcelona”

  1. Shankao says:

    Desde luego a mí los solos de Cereijo no me parecen ni innecesarios ni interminables, sino todo lo contrario.

    Un pequeño borrón para una buena crónica.

  2. lrena says:

    Pues como seguidora incondicional de los suaves, me pareció una gran cada la sala. Un acontecimiento tan grande en lugar tan pequeño?? No me gusto nada, estaba en la parte de arriba, ya que a las 20:30 no hay sitio, y el sonido y la visibilidad fatal, una gran pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »