Crónica del Boni en Madrid, comenzando segunda parte de su gira

BONI + TRES POLLOS: Sala Gruta 77 (Madrid) – 11 de Marzo de 2016…Boni12

Si BONI (banda y artista) es capaz de llevar bien la nueva coyuntura de tocar en salas pequeñas podremos asistir, como en este caso, a conciertos gloriosos. Las distancias cortas le favorecen, la cercanía con el público le sienta bien.

Tras la salida de su disco en solitario pude verle, primero, en la sala Caracol y, después, en unas fiestas de una localidad cercana a la capital. Sin duda alguna el concierto de este año en el Gruta 77 ha sido el mejor que he visto entre ellos. En Caracol falló la asistencia de público y, aunque por el cariño que le tenemos nos de rabia que tenga que tocar en sitios más pequeños, está claro que es mucho mejor así. Si Boni, como he dicho al principio, tiene la pasión y los arrojos de tocar, y mantiene la cabeza en la realidad, tendrá unos conciertos y una carrera en solitario muy leales a sí mismo.

Y no paramos de escuchar que BONI es el rockanroll… y efectivamente así lo creo también, pues pone patas arriba los corazones. La sala se convirtió en una olla desde el principio porque si hay algo que le agradezco en el alma es que no ha perdido el espíritu combativo. Sus nuevos temas lo demuestran, que hay mucho por lo que combatir. A día de hoy me sigue gustando el espíritu positivo y de fuerza de la unión de la gente que desprende “Incandescente”. Quizá el cuerpo me pida ahora más que nunca más mala hostia quizás, pero eso es cosa mía. En el momento de la salida del disco también yo creía un poco más en la capacidad de reacción ante este acoso pero la realidad es de nuevo bien distinta y preocupante.

En una entrevista reciente al propio Boni para un documental sobre el rock urbano lo dice claramente: Nos sentiríamos huérfanos si no tuviéramos a nuestras bandas cantando y rabiando por nuestras cosas. Y “nuestras cosas” suelen ser las injusticias a todos los niveles y hay que seguir denunciando, hay que seguir sudando. Y últimamente los conciertos son terapia para poder continuar y en el Gruta 77 hubo una gran hermandad gritando a la vez contra todo… soltando todo.

TresPollos4Pero no nos adelantemos que hay que comentar un par de detalles extras antes de meternos 100% con el concierto tan especial que nos brindó BONI esta noche, estrenando a su vez nueva banda (en este caso con nuevo guitarrista pero manteniendo acertadamente bajista y batería, muy joven, de los últimos meses). Lo primero es que el concierto empezó tardísimo, que no está ni bien ni mal pero hay que comentarlo, por mucho que sea lo habitual en el Gruta. De hecho, no fue hasta casi las 12:30 de la noche cuando empezaban ¡los teloneros!… Bien, que hubo más cervezas y pre-concierto de lo habitual en el bar, pudiendo charlar incluso un rato con los protagonistas antes del show, que siempre se agradece… pero cuesta un poco cambiar el chip de los horarios casi Disney a los que nos hemos acostumbrado en Madrid y volver al crapulismo y horarios calavera.

Por cierto, abrieron la noche una banda local, TRES POLLOS, punk sucio de toda la vida que, sin ser ni mucho menos la mejor banda del estilo ni los más virtuosos de sus intrumentos, animaron el cotarro y nos dejaron ya preparados para comenzar a darlo todo con el Boni y sus secuaces, que es a lo que habíamos venido. Bakali y compañía, tres pollos, nunca mejor dicho, aportaron ese punto desvergonzado y casi amateur del punk pero estuvo bien escupir algunas consignas, pasarlo bien sin pretensiones (ellos los primeros) e incluso hacer algún guiño cómplice a BARRICADA sabiendo lo que venía después.

Incluso contaron con la colaboración de un amigo/compañero a las voces en la última parte del show, quizás improvisado pero el punk en el Gruta es así, y no nos quejamos, al contrario, que esta noche estábamos predispuestos al combate, a la suciedad y a mostrar pasión por el ruido, sin exquisiteces al respecto… al menos hasta que empezara el protagonista… Bien sin más TRES POLLOS, que nos entretuvieron y nos mantuvieron alerta durante la media hora larga que tocaron, que no es poco. En definitiva, tres pollos muy divertidos y cañeros que me gustaron bastante. Les seguiré la pista que van como unos kamikazes…

Y ya pasada de sobra la una de la mañana era el momento de que BONI pisará con fuerza y rabia, como no podía ser de otra manera, el pequeño escenario de la sala… Por cierto, que el concierto empiece directamente con “Pruébame “ e “Incandescente”, que son una muestra clara de la intención de BONI en su andadura solitaria, pues ya dice mucho de lo que íbamos a vivir. Arriesgando todo otra vez y a fuego quemando. Y todos a sudar… Realmente son muy positivas y muy enérgicas pero son dos canciones duras del “pasito” que supone tirar para adelante. Aún así, comienzo triunfante, y los presentes como locos.

Boni5La banda, mucho mejor también que la que estuvo en la sala Caracol, como decíamos. Es cierto que la personalidad arrolladora del Boni en un escenario eclipsa bastante a los demás. Aún así su intención es de darles su protagonismo ya que hubo varios gestos por su parte para que el guitarrista fuera para adelante en algún solo y que se luciera un poco, aunque no sea la palabra correcta, sino más bien que asumiera su lugar en ese momento, “que BONI somos todos”, como quien dice.

Y empieza el combate con “Desakato”, “Incomunicado”, “Cuchillas”… BONI habla poco pero lo que dice es con mala hostia, y de corazón, así que perfecto. “Por delante” y “Contigo un secreto”, caldeando aún más si cabe el ambiente para llegar a la parte en la que podemos escuchar los temas de BARRICADA, esperados también. Soy una auténtica fan loca de EL DROGAS y su trabajo en sus temas propios y las modificaciones que realiza de las canciones de la banda madre. Pero para sangre… la forma tan directa y más sucia de interpretarlas…esa guitarra y ese sonido….pues BONI.

Cuando empezó con “Callejón sin salida” aquello se cayó abajo. Escuchamos “Aguardiente”, “Cierra los ojos”, “Por la libertad”, estas tres de la última etapa de la banda, “Bajo control”, “A toda velocidad”… También recuperó dos de los mejores temas de su disco “Peligroso animal de compañía”. La que da título al disco, ya todo un clásico, y “Combatiente”… y nosotros encantados y cantando a voz en grito cada palabra, cada frase y cada giro vocal. Excelente comunicación entre banda y público, y sudando juntos, como nos gusta a todos.

Estábamos disfrutando de un puro concierto de rockanroll, de un puro BONI en una pura sala carabanchelera. Recuperando recuerdos maravillosos barrikeros y unas letras y energía nuevas y renovadas. Y nos esperaba la traca final, que yo sinceramente puedo decir que estaba borracha de música y emociones. De hecho, la parte final la recuerdo de una forma caótica porque todo era demasiado ya: Mucho calor, sudor, mucha fuerza , muchos temazos, muchos amigos vibrando a la vez…

Boni18Nos esperaban “ Lluvia torrencial”, superpositiva en el fondo y pegadiza, con ese ritmo in crescendo que pone las pilas, ”Siniestro”, ”Explosivo”, que ya es otro clásico atemporal más, y “Crónica de Iguala” rematando todos los temas eléctricos de su disco. Y a partir de aquí sinceramente ya llegó un desmadre final y una fiesta auténtica de las que no se olvidan… Hay que estar allí y hay que vivirlo porque es difícil expresarlo con palabras… De repente me ví aupada por dos amigos al escenario para cantar “Esta es una noche de rock and roll” y ¿qué voy a decir?, pasé un ratillo inolvidable. Otro amigo se lanzó del escenario como cuando teníamos veinte años y eso ya dice mucho. Es que ya todo da igual, estás jodidamente feliz y punto.

“Okupación”, y la sala se viene abajo, recuerdo a KOMA con ese “Aquí huele como que han fumao” y la eterna “Pasión por el ruido”, que resume perfectamente lo que vivimos todos esa noche en el Gruta, fueron la puntilla para no dejar allí ni un superviviente. Un ritual camuflado de diversión… No importa qué haya detrás… Cada vez que BONI os invite a venir a bailar y sudar con el ruido, hacedle caso porque encontraréis verdadera pasión…, por el ruido digo.

¡Aúpa!, y por mucho tiempo, estas descargas feroces que se pueden vivir tan intensamente en las salas que sobreviven en los barrios con más solera de la capital y son los que mantendrán el verdadero clima de las auténticas noches de rock and roll.

Texto: Elena Sánchez y David Esquitino

Fotos: David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »