Crónica de THE QUIREBOYS+THE WILD ONES en Madrid

P1210253QUIREBOYS+ THE WILD ONES, Madrid, 23 de Enero de 2016…

Una descarga de Rock en toda regla fue lo que ofrecieron Spike y los suyos en Madrid el pasado sábado.

Se encargaron de abrir la velada THE WILD ONES, una joven banda barcelonesa de Rock clásico, del de tupé y peine. Desde un punto de vista estrictamente personal, su elección como teloneros me pareció combar demasiado el espectro de gustos del público de LONDON QUIREBOYS (como eran conocidos en sus inicios). Está claro que los ingleses beben de clásicos como THE FACES o ROLLING STONES, y sí, una banda como THE WILD ONES es rockera, vaaaaale, pero encontrar una cierta conexión de estilo es como remontarse al tío que pintó la primera caverna para hablar de cubismo.

Dicho esto, THE WILD ONES salieron a hacer su partido y consiguieron entretener, que no emocionar, a la gente… con la salvedad del momento en el que Spike de los QUIREBOYS salió a tocar la armónica con ellos en un tema en el que sí que fueron algo más jaleados por los asistentes, que iban llenando la sala conocedores de la hora a la que los protagonistas saldrían al escenario.

THE QUIREBOYS

Con un lleno que si no alcanzaba el sold out lo rozaba, el concierto de THE QUIREBOYS arrancó de manera un tanto atípica: «Black Mariah” de “Well Oiled” seguida de la nueva “Too Much of a Good Thing” abrirían fuego. No son cortes tan emblemáticos como “Misled” que fue la siguiente en sonar, pero el buen estado de la banda era tan apabullante que el público llevó al grupo en volandas desde los primeros compases. Hay que destacar especialmente a Spike que, dentro de su rango y timbre, interpretó las canciones de manera excepcional y esta vez estaba en mucho mejor estado (digámoslo así) que hace pocos meses con SPIKE&TYLA…

P1210338En esas condiciones “There she goes again” era obvio que iba a levantar pasiones. Si tienes una edad, seguro que viste varias veces en la parabólica (si disponías de ella) su vídeo promocional. Hablamos del momento en el que salió “A Bit of What You Fancy”, nada más y nada menos que 1990.

Seguro que la mayoría del público que abarrotaba la sala pertenecía a esa franja de edad, la que recuerda el programa de MTV “Headbanger’s Ball” presentado por Vanessa Warwick, así como espacios similares en la RTL alemana. Por eso y porque es su obra más conocida, eran las canciones de «A Bit of what you fancy» las que se estaban llevando las mejores reacciones.

“Roses a nd Ring” relajó el tempo, pero no la intensidad. Reforzaba lo sensual y juguetón de la letra y de la música la habitual puesta en escena de Spike y sus sinuosos bailes. ”Gracie B” no alcanzó el mismo nivel de magia en las tablas y eso que la Sala Copérnico es un lugar ideal para ello con su cercanía entre la gente y el escenario, y porque «Recuerda a un barco pirata» como comentó Spike entre bromas. Desde luego que sí que hay que decir que es el club ideal para disfrutar de un concierto de buen Hard añejo, y si no, a la última actuación de MICHAEL MONROE allí me remito.

“This is Rock and Roll” iba a devolver la marcha al concierto a puñetazos si hacía falta, como las peleas de Rockers y Mods de las que trata la letra… Y ¿¡qué decir de “Mona Lisa Smiled”!? QUIREBOYS tan pronto nos sacudían con vatios y distorsión, como hacían que su música nos abrazara, y mucho de eso venía del buen hacer de las guitarras de Guy Griffin,  eterno escudero de Spike en el grupo.

“Whippin’ Boy”, “Tramps and Thieves” y mi preferida:  “Hey You”. Me gustó que delante de mí tenía a un chico de instituto con sus padres que no paraba de bailar y corear tal cuál lo podía estar haciendo yo. Todavía son pocos los chavales que se ven en los conciertos de Madrid desde que se levantó el veto a que los menores accedieran a estos, pero seguro que con lo que cuenten chicos como éste  a sus compañeros de clase y amigos de actuaciones tan buenas como la que estábamos viendo, recuperemos a los más jóvenes para el Rock.

P1210374Bien, apartemos los deseos a un lado y volvamos a la crónica pues el concierto estaba ya en plena traca final con “Beautiful Curse”, “Sweet Mary Ann” y, por supuesto el himno fiestero del grupo por antonomasia: “7 O’ clock”. ¡Qué bien construidas están las canciones de QUIREBOYS!, con cuatro acordes la verdad es que el grupo consigue no mucho, ¡muchísimo! Lástima que la actuación ya estaba tocando a su fin, aunque para el gran final estaba reservada la imprescindible “Sex party” la cuál se interpretó con el saxofonista de THE WILD BOYS, algo desafinado, sobre las tablas.

Al salir no se veían más que rostros con sonrisas de oreja a oreja subiendo la escalera que lleva a la calle… más noches de Rock como ésta es lo que hace falta.

Texto: Fernando Checa (fernando@redhardnheavy.com)

Fotos: Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »