Crónica de THE CURE en Madrid

THE CURE – 20 de Noviembre 2016 – Barclaycard Center (Madrid)…

THE CURE colgó el cartel de no hay entradas en el recinto más grande para conciertos de Madrid, al menos a nivel de pabellón, el llamado ahora Barclaycard Center (dentro de nada con otra denominación comercial igual de extraña y desnaturalizada) donde miles de fans acudieron a ver en directo a la banda británica. Ambientazo tremendo en la puerta y alrededores a pesar del frío y la lluvia que reinaba en la noche madrileña. Allá que nos fuimos porque teníamos mucha curiosidad por ver a uno de los grupos fetiche del rock gótico e incluso new wave/música romántica/neogótico/pop rock… según la época y el momento.

Las entradas no eran baratas precisamente (a partir de 50 EUR) pero eso no fue impedimento para que estos fans que se han apuntado al Rock últimamente volvieran a llenar un espectáculo en directo, cosa que nos alegramos… pero ya podían llenar otros conciertos también, siempre lo decimos (no sólo eventos generalistas y/o “fáciles”). Si las entradas no eran muy asequibles, menos eran las imponibles camisetas al bonito precio de 35 euros… y no muy bonitas precisamente. Allá cada uno con sus compras y sus gustos… Nos sorprendimos también al ver la venta de vasos de la banda, de plástico, como recipiente de cerveza y que todos estos rockeros de pro lucían vacíos a modo de trofeo. No sé el precio pero me imagino que se te quitaba la sed en segundos…

cure-tour-2016Bueno, reseñado esto, vamos a lo que nos importa que fue el concierto musicalmente hablando. Por cierto, pedir disculpas a los teloneros, THE TWILIGHT SAD, a los que no llegamos a ver más que los últimos compases (¿hemos comentado ya alguna vez las incompatibilidades laborales con los horarios de muchos de los conciertos en nuestro país?). Rock gótico sí, pero algo más accesible y que  nos dejaron más fríos… Demasiado indies y alternativos ellos y supongo que nosotros somos demasiado hard/heavy-roqueros a veces… De cualquier manera, que no siempre pasa en este tipo de conciertos mainstream, una banda cercana al estilo de los cabeza de cartel, y seguramente deudores de los mismos.

Primeramente os diremos que THE CURE es una banda mítica, pionera y puntera en su estilo desde su formación en 1977, siendo de los primeros en añadir el misterio, lo oscuro, lo desconocido y tenebroso en notas musicales además de lucir una estética peculiar que conserva genialmente su líder, Robert Smith, espectacularmente conservado a pesar de sus 57 años. Actualmente la banda está compuesta por Reeves Gabrels a la guitarra, Jason Cooper a la batería, Roger O’Donnell a los teclados y Simon Gallup al bajo que acompañan al líder en el tour “The Cure 2016”, en un show que prometía de todo, clásicos, nuevos y rarezas nunca interpretadas en directo antes. De hecho hubo mucho de todo en casi tres horas de show, que se dice pronto. Gustos aparte, como siempre decimos, nos quitamos el sombrero al respecto…

Con una gran pantalla en la parte posterior del escenario, el tema prometía y mucho por lo que nos esperábamos un espectáculo visual acorde con el precio de la entrada y la altísima reputación de la banda. De hecho ellos han enfocado más esta gira a maravillar a sus fans en los oídos que con lucecitas de colores y efectos que desviaran la atención de lo que interpretaron. Un sonido muy nítido, muy bueno ofrecieron THE CURE ofrecieron, destacando lógicamente la labor de Robert Smith, su carismático vocalista que tiene el duro papel de ser el protagonista absoluto del show. Su personalísima voz que fue de menos a más, sabiendo cómo enfocar los temas al principio para no quedarse sin ella al final de, lo dicho, casi tres horas de duro directo en el que casi todo el peso recae en él.

Con su aspecto de siempre (con ligera calvita incipiente pero luciendo los mismos despeinados pelos de siempre, maquillaje lúgubre pero “alegre” y demás), sus New Rock como calzado y su estampa, él es la estrella durante toda la noche. Eso es duro pero supo ganarse a todo el mundo siendo para mí el mejor de todos con mucho. Curioso el hecho de destacarle en su papel como guitarrista, y no tanto como virtuoso sino como tipo particular tocando y sonando precisamente a THE CURE. Además nos sorprendía el hecho de verle cambiar de instrumento de manera bastante profusa durante todo el show, alternando eléctricas con acústicas y con diferentes modelos y sonoridades… interesante, e inesperado incluso, cuanto menos.

the-cure1Durante esas tres horas, THE CURE van ofreciendo muestras de toda su larguísima carrera dejando las joyas para el final como “Three Imaginary Boys”, “Close To Me” o el lastimero pero más movido “Boys Don’t Cry”, aclamada y cantada como pocas… pero no faltaron “Lullaby” o “Friday I’m in Love” que tanto ponen ahora en la radio y que levantó al abarrotado pabellón. Rock FM sí, pero superclásicos de su discografía que en directo siempre suenan con un extra de fuerza y emoción… Repertorio genial, con un repaso intenso muy bien escogido a su larguísima carrera aunque si eres como nosotros, que has visto mucho y muy bueno, esto no lo es tanto. ¿Es bueno?, sí, por supuesto y no seré yo quien diga lo contrario, pero ahora mismo hay dos bandas dentro de una.

Por un lado Robert Smith, como foco principal, y por otro lado el resto casi sólo como banda de acompañamiento sin más. A lo mejor somos nosotros como digo acostumbrados a ver conciertos de rock un tanto diferentes en este sentido, en el concepto de banda a una nos referimos, pero THE CURE es más místico, despersonalizado y casi frío por momento, con una aureola de no comunicación o falta de química entre ellos que se nota un poco y que produce que el show no sea tan dinámico. Ya digo, quizás son sólo impresiones o comentarios desde fuera de alguien que no es 100% fan del grupo, pero el caso es que a profanos como nosotros no nos llenó lo que esperas de una gran banda como ellos.

De cualquier modo es aplaudible que durante casi tres horas no te muevas más allá de tu baldosa de escenario… (salvo el bajista Simon, uno de los originales de la banda pese a su imagen 100% rockabilly, que se dignó en recorrerlo una y otra vez) pero esa frialdad, esas caras de cumplir y basta en una actuación, corta el sentimiento o la buena vibración que esperas recibir de un músico. Eso sí, esto es rock gótico, funciona de otra manera sobre el escenario que el rock de estadios, por decirlo así. Pero es inevitable que a veces sea algo frío, al igual que lo fue la diferencia entre los temas nuevos, mucho más lentos y relajados, que las canciones de los 80, donde las melodías y el rollo brillaban sin duda mucho más. El espectáculo también fue bastante sobrio, incluso con las imágenes bucólicas en las pantallas, algunos colorines en la luminotecnia y poco más en este sentido.

the-cure-2Es decir, nos gustaron THE CURE en directo, nos gustaron cómo suenan y cómo plantearon el concierto… y la interpretación, tres horas dándole y ofreciendo un repaso tremendo a su historia, pero quizás nos quedó ese poso de… esperábamos más. Llamarnos hardroqueros y heavies, que puede ser y quizás por ello nos cuesta más a veces pillarle el punto a otros clásicos en directo no tan movidos, o con otro concepto de show. De cualquier manera, la gente encantada y ellos sonando de lujo y demostrando porqué son una banda mítica y legendaria.

Melancolía sonora, nostalgia, melodías lastimeros y aún lúgubres que los fans, veteranos la mayoría, disfrutaron y degustaron con oscura glotonería. Frialdad bien entendida y buscada de todos modos, y una banda clásica que, como suele pasar casi siempre de todos modos, no defraudó… Y concierto con sonido y luces excelentes, por cierto.

Crónica: Rocío Gómez (rocio@redhardnheavy.com) y David Esquitino

Texto: Victoria Durán (Metal Hammer) – Muchas gracias!

El setlist de Madrid de THE CURE en el Barclaycard Center fue:

  1. Tape
  2. Open
  3. High
  4. A Night Like This
  5. Push
  6. In Between Days
  7. Pictures of You
  8. Kyoto Song
  9. The Blood
  10. The Caterpillar
  11. Lovesong
  12. Just Like Heaven
  13. The Last Day of Sun
  14. The Hungry Ghost
  15. Edge of the Deep
  16. One Hundred Years
  17. End

———– Primeros bises (23 minutos)

  1. It Can Never Be the Same
  2. Burn
  3. Play for Today
  4. A Forest

———- Segundo Bis (22 minutos)

  1. Shake Dog Shake
  2. Three Imaginary Boys
  3. Fascination Street
  4. Never Enough
  5. Wrong Number

———- Tercer y ultimo Bis (21 minutos)

  1. Lullabye
  2. The Walk
  3. Friday I am in Love
  4. Boys Don’t Cry
  5. Close To Me
  6. Why Can’t I Be You

 

 

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »