Crónica de DOKKEN y VANADINE en Madrid

Dokken6DOKKEN+VANADINE (Madrid, Viernes 30 de Octubre, sala Cats)…

Con más sombras que luces DOKKEN volvieron a Madrid tras varios años de ausencia.

Así fue, el grupo de Los Ángeles (California, EEUU) se presentaron ante un público que mezclaba a un reducto de fans incondicionales, con chicos y chicas que pasaban por poco de la veintena y que, posiblemente, veían por primera vez a DOKKEN en concierto.

Para abrir el concierto, DOKKEN contaron como banda telonera con los suizos VANADINE. Según su web, VANADINE no quieren quedar encorsetados dentro del Rock, y por eso incorporan influencias de Soul, y muchas más, a su música. También dicen que cuentan con gran experiencia previa en directo, pero no me pareció que cumplieran con ninguna de las dos premisas. Lo que encontramos fue un grupo en el que lo poco que tenía de rockero quedaba enterrado entre riffs entrecortados noventeros, estrofas semi rapeadas y, una falta de habilidad instrumental y tablas manifiesta. Esto último fue especialmente patente cuando, ante los problemas con el equipo de bajo, el cantante y frontman Mitch no sabía ni donde meterse intentando que la gente coreara “oes” (ndr: amigo, no se piden, se generan espontáneamente con una buena actuación) y ante la nula respuesta optó por presentar a una banda que la mayoría estábamos más deseando que finalizara su show.

Valadine6No sé cómo estará la escena rockera en Suiza, pero GOTTHARD y KROKUS van a seguir mandando allí muchos años si una banda como VANADINE es con quien tienen que medirse, pues temas como “Fuck U” o “Rock U” no pasan de ser una mala broma sin personalidad alguna; y los más inspirados como “Hurts” no dejan de incidir en una veta de Hard Rock modernillo que grupos como SHOTGUN MESSIAH ya explotaron, y agotaron, con mucha más gracia y estilo a principios de los 90. Por más que VANADINE hayan contado como productor con Chris Limburg (VICE, BONFIRE) para su CD “Liar”, no están ni de lejos en la onda que creen estar.

Es más, nos recordaron más a una versión trasnochada de OFFSPRING noventeros que a un grupo de hard rock digno de telonear a una leyenda (aparte de lo que viéramos después) como DOKKEN. Es un tópico, pero válido 100% una vez más… no habrá excelentes bandas nacionales del estilo para tener que recurrir a un telonero extranjero que no aportaba nada y que no tenía nada que ver con el público que allí estábamos? En fin, nada nuevo bajo el sol… pero bluff sin duda, con todos los respetos a su esfuerzo, una cosa no quita la otra.

Cambio de backline y “Without Warning” grabada nos despierta del mal sueño (o pesadilla) que había sido la actuación de “Vanadine”, sin embargo a continuación lo que iba a sonar era “Empire” ¿Es arriesgado abrir con una canción de “Broken Bones” en vez de con un clásico? Pues sí, pero el contraste y las ganas de ver a DOKKEN suplieron el desconocimiento de aquellos más afines a los trabajos clásicos de la banda. De todas maneras, también los seguidores de la época comprendida entre “Breaking the Chains” y “Beast from the East” pronto iban a entrar al 100% en el concierto de la mano de “Into the Fire”, uno de los clásicos imprescindibles e inmortales… levantamuertos más bien, si me permitís el juego de palabras.

Dokken3Haciendo recuento, Jon Levin (ex DORO en los primeros tiempos y ya más de 10 años en la banda… además de abogado de Don Dokken, por cierto) estaba bordando las partes de guitarra de George Lynch (Ex-DOKKEN, LYNCH MOB),el eterno Mick Brown (TED NUGENT) sigue siendo “Wild” a la batería, y Chris McCarvil al bajo se mostraba muy activo en escena y además sacaba a relucir una buena voz en los coros. Una faceta que que apenas pudimos disfrutar el otro día cuando le vimos actuando con HOUSE OF LORDS… ¿Y Don Dokken? Buff, no sabría ni por dónde empezar… He visto al grupo todas  las  veces que ha venido a España como cabeza de cartel y nunca le había visto tan mal. No me refiero a la calidad de la voz de Don, de la que ahora hablaremos, sino de su apatía.

Me explico: en 2003 y 2005 o 2007 no voy a decir que llegara ni al notable, pero cumplió. En 2009 vino completamente afónico y aun así hacía por entonar y terminó el concierto disculpándose por su estado de afonía total que achacaba a haber girado mucho en los meses anteriores (ndr: y en entrevistas posteriores nos aseguraba que se había operado de un problema en la garganta y que estaba vocalmente mucho mejor). Aun así, en los cuatro conciertos pudimos ver momentos en los salió a relucir el carisma que se le puede presuponer a un músico que se ha codeado con los grandes en giras de estadio. Podemos poner como ejemplo el Monsters of Rock americano del 88 que incluía a SCORPIONS, VAN HALEN o METALLICA, además de los propios DOKKEN. Sin embargo hoy por hoy Don no se molesta ni en entonar sus propios temas dentro de la misma octava, convirtiendo su interpretación en pura monotonía y falta de esfuerzo que no suple con actitud ni garra en el escenario.

Y de frontman y de tipo carismático y una de las rockstars por excelencia del hard/heavy olvídate, no queda nada…  A pesar de todo, la banda y los temas son tan buenos que “Dream Warriors”, por ejemplo, puso a toda la sala a cantar. Aun así, no nos engañemos, fue gracias a los coros de McCarvill que salvaba los muebles del naufragio vocal de Don con bastante solvencia.

Dokken5No todo fue malo, al menos aparte de Don en sí. Como aspecto positivo podemos destacar que el repertorio del grupo se había remozado bastante respecto a sus anteriores visitas.  No sé si los cambios vendrían motivados por el registro más cómodo de alguno de los nuevos temas incluidos, o porque ya era hora de darle un lavado de cara al setlist que el grupo lleva haciendo los últimos 15 años, pero lo siguiente en sonar fue “Sunless Days” de “Long Way Home”. Curiosa y acertada elección a la vez la de rescatar un tema del disco que DOKKEN sacaron con John Norum (EUROPE) a la guitarra, y del que no siempre caen temas, o, en las ocasiones especiales “Little Girl”.“Sunless Days” no volvió loco a la mayoría del público asistente, pero fue un buen detalle en cuanto a variedad.

Como en los viejos tiempos, Don se colgó la guitarra para interpretar “Breaking the Chains”. Por cierto, ésta, estaba  decorada con los perros de la contraportada del LP “Back for the Attack”. un diseño muy chulo que contrastaba con la horrible bandolera amarilla de los BEATLES. Guitarra en mano, Don se permitió incluso hacer algún “solo” mientras la gente hacía coros. A todos nos quedo claro que no hace falta ser un gran guitarra para componer buenos temas después de su demostración… Todo lo contrario pasaba con Jon Levin que nos hacía bizquear imitando el vibrato de su admirado George Lynch en el solo de “The Hunter”, que fue uno de los clásicos que mejor sonó con diferencia. Es una de las canciones con más segundas y terceras voces  y gracias a las partes vocales de Mick Brown y Chris McCarvil la cosa quedó bastante disfrutable y similar al original de “Under Lock and Key”.

Por el contrario, ni con toda la ayuda del mundo “Kiss of Death” iba a sonar remotamente parecida al eléctrico inicio de “Back for the Attack”, ni a la del directo “Beast from the East”… para eso habría sido mejor rescatar “Night by Night” que está repleta de coros o “Prisoner” que tiene registros más cómodos en las estrofas… Cualquier cosa mejor que defenestrar uno de los temas más Heavy Metal del grupo, y más sabiendo, una vez pasado el concierto, que ya no hay vacas sagradas en el repertorio que DOKKEN ofrece en directo en la actualidad. Ya lo comentaremos luego.

Dokken1Llegados a este punto me veo casi en la obligación de decir algo positivo de Don Dokken. He esperado hasta ahora, pues en “Alone Again” fue donde este buen aspecto se hizo más patente. Me refiero a que, aunque cante con un hilo de voz, no entone etc., en los tonos bajos Don sigue siendo Don y conserva su timbre especial. Nunca ha sido un gran cantante y su baza fuerte es la belleza de su tono, ése que en contraste con los agresivos riffs de guitarra de los LP’s clásicos forjó la leyenda de una de las mejores bandas de Hard N’ Heavy de la historia. Lástima que sólo pueda hacer gala de él en temas más tranquilos, pero en contraste con lo que venía siendo el concierto fue un placer escuchar un “Alone Again” digno., incluso el final a capella.

El brillo de la power ballad del grupo por excelencia fue un recuerdo a conservar durante la parte más errática de la actuación. No alcanzo a entender cómo “Too hight to Fly” llegó alguna vez al setlist, ni cómo se mantiene ahí ni como mero descanso a la voz de Don. Lo único bueno que puedo decir de la canción es que como es usual incluyó el solo de guitarra de Jon Levin, y que Don se ahorró el bochorno de imitar a un avión con los brazos extendidos mientras el resto de la banda tocaba como le hemos visto hacer en otras ocasiones. Simplemente se retiró del escenario con la misma actitud apática de la que llevaba haciendo gala todo el concierto. No se puede decir que Don Dokken haya sido nunca el señor fiestas en sus directos, pero antes se molestaba en dirigirse más al público y en moverse por el escenario con una actitud distinta de la de el que se está dando un paseo por el campo y ocasionalmente canta unas estrofas a disgusto. Incluso la media sonrisa que nos regalaba en ocasiones por compromiso era más falsa que un billete de Monopoly. Muy mal hasta en esto.

Ya habíamos visto a Levin en “Sunless Days” aprobar con nota a la hora de ejecutar los solos de Norum, y, por supuesto de Lynch en el resto del concierto. Era el momento de ver qué tal se defendía poniéndose en el lugar de Reb Beach (WINGER, WHITESNAKE, ALICE COOPER…), pues otra de las sorpresas en el repertorio iba a ser “Maddest Hater” de “Erase the Slate” (lástima que no cayera el tema título que es un cañonazo, pero no está Don para afrontar retos vocales así...). Como no podía ser de otra manera, Levin lo volvió a hacer y brilló una vez más. La facilidad que tiene para tocar es casi insultante y no hay ligado ni armónico que se le resista. En cuanto al global en la interpretación de “Maddest Hater” a nadie a estas alturas le sorprenderá que no hubiera ni rastro de los agudos del final, aunque lo que sí que me gustó fue lo bien interpretada  que estuvo en lo instrumental con toda la banda coordinada como un metrónomo en el acelerón final del tempo.

Dokken12“It’s not Love” con un fragmento de “All Right Now” de FREE completamente prescindible intercalado, “In my Dreams” y “Tooth and Nail” (ndr: cañerísima, menos en la voz) pondrían punto y seguido al concierto no sin problemas con la batería –“¿Qué has roto Mick?” preguntaba burlón Don Dokken- y con bronca al técnico de monitores que no debía de tener su noche, pues eran continuas las protestas del cantante sobre el volumen de su voz y guitarra en las pantallas y en el pinganillo que éste llevaba.

Tras una breve retirada el grupo volvió con “This Fire” del notable “Lightning Strikes Again” para ya sí, cerrar con “When Heaven Comes Down”. Un final realmente abrupto y sin tocar el habitual “Paris is Burning” que es a lo que me refería antes con que ya no hay vacas sagradas en el repertorio, pues ni “Paris..”, ni “Just Got Lucky” serían interpretadas en este concierto. Bien por modificar el repertorio, pero la elección de éste no fue del todo acertada en el tramo final del concierto. Y se notó que hubo momento de duda en el camerino y que SEGURO que había algún tema más en el set… pero Don no estaba, ni quería estar, para terminar bien el concierto, una pena…

Con todo lo negativo que tuvo la actuación, la entrega y actitud de Jon Levin, Mick Brown y McCarvill contrarrestaron la mala disposición y ejecución de Don Dokken. Como resultado final el balance del concierto quedó en una zona gris de esas que, a la larga, consiguen que los que no habían visto a la banda nunca no se planteen volver, y, por otro lado, disminuyen (todavía más) el ya de por sí reducido número de incondicionales y viejos fans que vamos a los conciertos. Y todavía nos preguntamos porqué George Lynch y Jeff Pilson siguen diciendo rotundamente NO a la reunión…

Texto: Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

Fotos: David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com) y Pablo Mayoral

Comments

One thought on “Crónica de DOKKEN y VANADINE en Madrid”

  1. Pingback: Crítica de “Comeback” de LEATHER HEART |
  2. Trackback: Crítica de “Comeback” de LEATHER HEART |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »