Crónica de DEATH ANGEL y AGRESIVA en Madrid

agresiva_06DEATH ANGEL+AGRESIVA, 9 de Julio, Sala Caracol (Madrid)…

Para alegría de los propietarios de los bares colindantes a la Sala Caracol, el asfixiante calor reinante en Madrid el pasado jueves disparó el consumo de cerveza entre los thrashers. Fans que esperaban pacientemente a la apertura de puertas refrescándose como buenamente podían, mientras esperaban a ver a los legendarios DEATH ANGEL, un grupo bastante caro de ver por nuestro país.

Se encargaron de abrir la velada los madrileños AGRESIVA, que siguen sacando rédito a su notable “The Crime of Our Time”. He visto a la banda madrileña en varias ocasiones así que me atrevo a decir que no fue su noche. Empezaron con problemas de sonido y es que durante “Our Time has Come” la guitarra de Miguel no se escuchó apenas. Aun luchando contra un setlist recortado por la falta de tiempo y con pocos watios de luz en el escenario, sacaron adelante su actuación a base de tablas y de que Samuel provocara al público entre tema y tema para que reaccionara a canciones como “Ecstasy and Lust” de “Cronophobia”, “Pounding United” o “Hell Town”. De hecho la mayor respuesta la tuvo la versión de ANTHRAX, “Caught in a Mosh”.

agresiva_01No sin cierta decepción reflejada en sus rostros, AGRESIVA anunciaron que su tiempo en escena se estaba acabando. Para dejar el pabellón lo más alto posible optaron por tocar su tema más conocido, “Sent to War”, con un fragmento de “Running Free” de IRON MAIDEN intercalado. Hay que decir que están haciendo toda la gira española de DEATH ANGEL como banda invitada, así que a poco que hagan lo mismo que en Madrid, pero en unas condiciones más favorables, seguro que dejan una buena impresión al público en todas las fechas. Contra viento y marea en la capital también lo consiguieron.

Tras una breve espera era el momento de DEATH ANGEL. Por mi parte sólo había visto a la banda una vez, en un inolvidable concierto interpretando íntegro “The Ultra Violence”. Ahora era el momento de ver a los históricos Mark Osagueda y Rob Cavestany (voz y guitarra respectivamente) comandando la banda y presentando en Madrid “The Dream Calls for Blood”, el cuarto trabajo del grupo desde que decidieron alargar en el tiempo lo que iba a ser una unión temporal para los conciertos destinados a recaudar fondos para el tratamiento del cáncer de Chuck Billy (TESTAMENT) en 2001.

death angel_02“Left for Dead” y “Son of the Morning” abrieron el concierto igual que abren el nuevo disco, con Thrash furioso y sin concesiones. “Claws in so Deep” de “Relentless Retribution”, “Fallen” y “Buried Alive” completarían el repoker de temas nuevos que íbamos a escuchar por el momento. DEATH ANGEL están en un gran momento compositivo y además su directo se beneficia de que son unos años más jóvenes que muchos de sus compañeros de generación musical. Además, despliegan una energía sobre el escenario envidiable, por lo que el headbangin’, las poses… sobre las tablas estaban dando un plus al concierto muy a tener en cuenta, y es que la entrega de los músicos era total.

Los temas nuevos están bien, sí pero, salvo alguna excepción, entre el público apenas nadie iba ya a cumplir ni los 20 ni los 30, así que el verdadero revuelo y los primeros pogos serios empezaron con “Evil Priest” que nos transportó al 87, a uno de los mejores discos de Thrash Metal técnico editado nunca: “The Ultra Violence”. A pesar de lo jóvenes que eran DEATH ANGEL cuando salió a la calle, su complejidad es impresionante y desde luego que aupó a Rob Cavestany al altar de Guitar Hero del Thrash a la altura de un Alex Skolnick (TESTAMENT) o un Josh Christian (TOXIK). Una lástima que en uno de los temas estrella como es este «Evil Priest», Mark Osagueda, enrollara el cable del micro en el clavijero del bajo de Damien Sisson por accidente. Aun así, sólo la parte final se quedo con la base rítmica coja mientras se sustituía el instrumento por otro en escasos dos minutos.

death angel_10Inevitable que volver a la actualidad de la mano de “Execution-Don’t Save Me” supusiera un pequeño bajón, pero Mark Osagueda es un frontman notable que se las sabe todas, así que para hacer más suaves esas transiciones no dudó en arengar al público felicitándonos por haber acudido al concierto independientemente de que éste fuera entre semana o, dando tragos a la botella de Bombay Sapphire que la banda tenía en el escenario (ginebra sin tónica y sin una ensalada de botánicos flotando, ¡que esto es Thrash Metal, babies!).

El material más antiguo y el más nuevo se iban a dar la mano a continuación otra vez ya que DEATH ANGEL interpretaron “Truce”, una de las canciones más pegadizas de “Relentless Retribution” y, a continuación “3rd Floor” del despreciado segundo trabajo “Frolic Trough the Park”. La vuelta al pasado la culminaría “Seemingly Endless Time” de “Act III”. No puedo ocultar que, aunque disfruté como un enano con ambos temas, no acabó de convencerme del todo que DEATH ANGEL optaran por hacer un repertorio de caña sin concesiones obviando facetas tan interesantes del grupo como la grandiosa electro-acústica  “Veil of Deception” también de “Act III”. Me gustan los temas de Thrash duros, rudos y agresivos como al que más y entiendo que la excesiva experimentación en sus trabajos fue una de las losas que el grupo no pudo levantar y que culminó con su cambio de nombre a THE ORGANIZATION en el 91, pero no creo que yo fuera el único que se quedara con ganas de escuchar canciones en otros registros.

Desde luego que “The Dream Calls For Blood” no es uno de esos temas distintos, pero su velocidad y coreable estribillo la convirtieron en una de las mejor recibidas del último trabajo con Mark Osagueda arrodillado al borde del escenario y fuera de monitores para animar a las primeras filas a cantar. “Caster of Shame” mantendría al público caliente antes de la traca final con “Bored” que, según la propia banda, hacía muchísimo que no tocaban en directo luciéndose haciendo Slap el bajista Damien Sisson aprovechando los pequeños toques de Funky en la base rítmica de la canción. ¡Menuda fiera del bajo!, por cierto, tocando a dedo y sin púa a semejante velocidad durante todo el concierto… “Bored” funcionó fenomenal poniendo el contrapunto al Thrash sin concesiones de “Mistress of Pain”; es a lo que me refería antes en cuanto a que me habría gustado un repertorio más variado.

death angel_17Para acabar, Rob Cavestany se junta en el centro del escenario con el habilidoso guitarra rítmico Ted Aguilar y las primeras notas de “The Ultra Violence” comienzan a sonar. Cuando ya nos imaginábamos montando en esa montaña rusa de solos de 10 minutos de duración, un brusco cambio desemboca en “Thrown to the Wolves” que fue el single de ataque tras un silencio discográfico de la banda de 14 años y todo lo que se quiera decir de él, pero cuando han quedado fuera canciones mucho más obvias para cerrar como “Kill As One” o “Final Death” es inevitable quedarse con una sensación agridulce y un “Estuvo muy bien, pero…” en los labios.

Texto: Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

Fotos: Yolanda Moreno

Comments

One thought on “Crónica de DEATH ANGEL y AGRESIVA en Madrid”

  1. Pingback: Documental y nuevo directo de DEATH ANGEL |
  2. Trackback: Documental y nuevo directo de DEATH ANGEL |

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »