Crónica de ANNIHILATOR, ARCHER y HARLOTT en Madrid

_DSC2566-EditarANNIHILATOR, ARCHER y HARLOTT, 10/10/2015. Sala But (Madrid)…

Después de una accidentada gira de verano, era el momento de ANNIHILATOR de resarcirse en el circuito de salas y, de cara a los fans, ver si Jeff Waters conseguía convencer con su enésima formación.

Y es que tras de una actuación en Barcelona (Rock Fest) muy pobre y un concierto cancelado en el festival Alcatrazz belga como previo bagaje este verano, ANNIHILATOR estaban obligados a hacerlo bien en la presentación en salas de “Suicide Society”, que acaba de salir. Como escuderos para la misión contaron con dos bandas jóvenes como son HARLOTT y ARCHER. Decir que, a diferencia de muchos, ANNIHILATOR en esta gira no cobran a las bandas por ocupar el puesto de grupo invitado (aunque tampoco les pagan, así que palmadita en la espalda pero sin exagerar). Ellos mismos anunciaron a través de Facebook que si un grupo tenía un sello detrás dispuesto a cubrir los gastos derivados de la gira del grupo de su rooster, éste era suficientemente bueno a los ojos de Waters, y a su vez los músicos estaban dispuestos a ser profesionales y no a venir de vacaciones y borrachera por Europa, el puesto era suyo.

Podemos pensar que HARLOTT cumplieron todas las condiciones, si bien en lo musical a mí me resultaron bastante ramplones. Con jóvenes promesas así desde luego que el cetro australiano del Thrash Metal lo van a seguir ostentando los ochenteros MORTAL SIN durante muchos años más._DSC2230-Editar

HARLOTT venían presentando “Proliferation”, un trabajo que intenta seguir la onda de SLAYER. No se olvidaron tampoco de su primer CD, “Origin”, del que pudimos escuchar su tema título por poner un ejemplo. En el poco tiempo que tuvieron de actuación la sala todavía presentaba un aspecto bastante desangelado y la pobre imagen del grupo sumada a la falta de carisma de su frontman no jugó precisamente a favor de HARLOTT, que casi estaban pidiendo la hora cuando terminaron su actuación con “Means to an End”.

Sinceramente, si vas por cada país de habla no inglesa diciendo con arrogancia “no sé si entendéis alguna palabra de lo que digo“, despreciando el nivel cultural de los presentes, ninguna banda va a generar precisamente simpatía entre la audiencia de ningún lugar del mundo. Un consejo de amigo para HARLOTT: si tu música no conecta con la gente, hay algo más que una barrera idiomática pero además, con esa actitud, a los que sí te entendemos no vas a ganarnos tirando una camiseta de la banda.

_DSC2255-EditarLo de ARCHER ya fue otra cosa… Su estilo navega más entre el Thrash y el Heavy tradicional, lo que viene a llamarse Power Metal americano. Con el escenario ya vestido con telones laterales con motivos de su trabajo “Culling the Weak”, ARCHER sí que demostraron cosas. La primera es la envidiable técnica de sus jóvenes músicos, empezando por el guitarra y cantante Dylan Rosenberg que en movimientos y estilo recordaba al Zakk Wylde (OZZY, PRIDE & GLORY, BLACK LABEL SOCIETY) de los 80. De manera muy simpática animaron a la gente a comprar su disco en el puesto correspondiente: “¡Comprad CD’s, necesitamos dinero para cerveza!”. La verdad es que por entrega y actitud se lo ganaron.

Aparte de destacar temas como “Day that Never Cames”, merece la pena subrayar cómo, a pesar de ser un trío, las composiciones no perdían ni un ápice de fuerza cuando la guitarra hacía los solos y abandonaba las rítmicas. Lo único que no me gustó fue la versión de “Tornado of Souls” de MEGADETH. En una posición en el cartel como la que ocupaban ARCHER, pienso que merece la pena dar a conocer tu material propio, si bien, la reacción positiva de la gente tira por los suelos mi razonamiento.

Por cierto, que antes de entrar en la crónica de los protagonistas merece la pena detenerse en el tipo de público que arrastra ANNIHILATOR hoy: unos cuantos thrashers y gente del Heavy también, vale. Si seguimos juzgando por la apariencia, había también público del metal extremo, e incluso de los que les gusta el “metal” pero que rehuyen la palabra Heavy como si les quemara. Una banda de tanta calidad y que ha tocado tantos palos como ANNIHILATOR es de justicia   que tenga un público tan heterogéneo y también que estos compren y compren en el puesto de Merchandise… ¡Menudo éxito en ese sentido!

El caso es que tras el buen concierto de ARCHER era el  momento del plato fuerte de la noche… Mientras los pipas retiraban el backline de los teloneros pudimos ver con claridad los dos telones laterales con la bestia mecánica que _DSC2608adorna la portada de “Suicide Society”. Un buen detalle era que en ambas lonas los ojos del monstruo se encontraban agujereados. En su lugar había sendas bombillas rojas haciéndolo lucir todavía más amenazante. La batería de Mike Harshaw se encontraba adornada con las banderas del Reino unido y Canada, la pantalla trasera proyectaba un gran logo de ANNIHILATOR y el escenario lo presidía en la parte superior un luminoso que,  nada más arrancar el concierto con “King of the Kill”, supimos que servía para proyectar palabras escogidas de las letras de las canciones. Por ejemplo en este primer tema mostraba un luminoso “Kill” invitando a corear.

Los cabezales transparentes Hughes & Kettner completaban el atrezzo del bien iluminado escenario que, a pesar de las poses de los músicos, no sirvió para mejorar la impresión que creaban canciones del último trabajo como “Snap”, “Suicide Society” o “Creepin’ Again”. Demasiado modernas y poco elaboradas para convencer a un público de morro fino como somos los fans de ANNIHILATOR. Los seguidores de la banda demandamos riffs de vértigo y habilidad guitarrera constante, o al menos una melodía que nos vuele la cabeza. Sólo “No Way Out” se acerca a estos niveles, y por ello fue la mejor recibida entre todas las canciones nuevas. Ya lo dijo el propio Waters acertadamente: “una canción nueva que parece de las viejas”. Hago mías sus palabras.

A partir de aquí Waters iba a poner toda la carne en el asador… La espantada de Dave Padden, que a pesar de su poco carisma tenía una voz bastante versátil como para cubrir todas las _DSC2685épocas del grupo, ha llevado a Jeff Waters a elegir muy bien en qué terreno pelea sus batallas vocales. La elección es obvia, que el repertorio se iba a apoyar principalmente en “Remains”, “Refresh the Demon”, “King of the Kill” y varios temas de las primeras maquetas. Una gran mayoría de canciones que ya hayan sido cantadas por Waters, incluso antes de que quedaran recogidas en alguno de los tres primeros discos. La primera excepción iba a ser el siguiente tema en sonar: “Set the World on Fire”. Así como en las canciones nuevas, Waters adopta unas tesituras demasiado James Hetfield (METALLICA), que me sorprendió mucho el buen registro melódico de Jeff en directo. Es más, pienso que podría haberse atrevido con un “Phoenix Rising” o “Snake in the Grass” sin problema; pero no, era el momento de la salvaje “W.T.Y.D.”. No me esperaba que Waters rehuyera completamente las partes del estribillo en las que tendría que haber desgarrado y se las dejara al público. Curioso, pero supongo que ya no tienen el poderío del chaval que grabó la maqueta titulada “Phantasmagoria” gruñendo como un poseso, y no querrá forzar demasiado pues cantar en una gira con tantas fechas a buen nivel exige llevar cierto cuidado con estos cosas.

_DSC2544En “Never, Neverland” de nuevo las partes vocales melódicas quedaron muy bien, y las más agresivas se superaron, aunque sin brillar tanto. Lo que si deslumbraba eran las partes instrumentales. Mucho mejor que el concierto de Barna de este verano en el que la banda se mostró un poco errática en ese sentido y con un Waters al que le costaba encontrar su lugar en el escenario. “Remains” nunca ha sido un disco muy valorado por los fans de ANNIHILATOR, así que la respuesta ante “Tricks and Traps” fue bastante fría. Muchos de los que se movían lo hacían más por inercia que por conocer el tema verdaderamente, me dio la impresión. Puestos a rescatar canciones, de ese disco me habría gustado escuchar “Reaction”, aunque al fin y al cabo no deja de ser un corte escondido en un disco menor, así que realmente las posibilidades de que hubiera sido elegida eran casi nulas. Justo después, una chica de las primeras filas fue invitada al backstage a tomar unas cervezas (y quién sabe si a conocer a la banda después), precisamente por saberse a fondo las letras. ANNIHILATOR cuida a sus fans.

Tanto Aaron Homma como el propio Waters llevaban la Epiphone- Annihilation- Flying V  signature del propio Jeff, aunque era éste último el que acaparaba todos los solos. El único momento de lucimiento para el ex técnico de ILL NIÑO sería la breve intro instrumental “Bliss” previa a “Second to None”. Una feliz recuperación de un tema que no suele llegar a los repertorios del grupo, al igual que “Refresh the Demon” que llevaba una buena temporada sin aparecer tampoco. He visto que en otras ciudades ha caído también “City of Ice”, pero en Madrid se cayó del setlist supongo que por imposiciones de horario de la sala._DSC2718

Hasta ahí los temas más arriesgados, y llegaba el momento de los clásicos. Abrió fuego “Brain Dance” con un par de cambios sobre la manera en la que se venía interpretando en directo hasta ahora. El primero fue en las estrofas iniciales, interpretadas solo con voz y guitarra. El segundo, que la parte más alocada ( todos sabemos de qué hablo…”Out of the pan, and into the fire and back in the pan again…”) se pinchó grabada desde la mesa. De clásico en clásico, pues “Phantasmagoria” y “Alyson Hell” sonarían a continuación. Supongo que habría sido muchísimo pedir que sonaran con ese extra de agresividad de las maquetas que no tienen las registradas por Randy Rampage en “Alice in Hell”, pero ya habíamos visto que Waters no estaba por la labor de desgarrar mucho la voz. Incluso, dentro de lo que son las canciones, las encontré con un punto más de melodía en las partes vocales.

En este momento los pipas hacían visibles señas a Waters de que el tiempo de concierto se estaba acabando y que, implacablemente, la sala iba a cortar sin piedad para abrir como discoteca. Entiendo que por eso la parte final fue un poco atropellada y distinta a cómo me imagino que se planteará en otras ciudades. ANNIHILATOR nos tenía preparado un popurrí con “Chicken and Corn”, “Kraf Dinner”, “21” y “Reduced to Ash”. Las dos primeras fueron presentadas con comentarios alusivos a las letras y cierto humor. La primera porque Waters la hizo para su hijo, l_DSC2639a segunda por la historia que tantas veces se ha contado: Resulta que el título del tema responde a la marca comercial de una conocida cadena de comida precocinada muy barata que come mucha gente con pocos  recursos. Hasta ahí bien, pero sin embargo tanto “21” como “Reduced to Ash” no contaron con introducción, entiendo que para ganar tiempo, y la cosa quedó un tanto rara.

Sin tiempo para descansar, un potente “Human Insecticide” puso la guinda a un concierto que fue de más a menos y que nos sirve para renovar nuestra confianza en ANNIHILATOR, al menos en directo.

Texto: Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

Fotos: Yolanda Moreno

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »