Crítica de “Devorando las calles” de LEIZE, XXX aniversario

Nuestros queridos LEIZE a punto de aterrizar en Madrid como colofón a su gira de XXX aniversario y nosotros no podíamos dejar de recuperar la crítica de la reedición en vinilo de su debút, “Devorando las calles”, al que homenajean en esta gira…

LEIZE – “Devorando las calles” (NOLA)

Primeros años de LEIZE

Treinta años ha cumplido “Devorando las calles” y, aunque suena a tópico, sigue sonando actual. Es más, me gustaría que hubiera salido en 2017 porque eso querría decir que el mundo del Heavy no se encuentra tan adormecido y alejado con respecto a las calles, donde nació, como me da la sensación que se encuentra ahora, embriagado por mil festivales y eventos a cada cuál más caro y desnaturalizado.

“Devorando las calles” tiene como epicentro esas calles (siempre son las mismas, por las que vamos y seguimos “Caminando”) y una credibilidad absoluta para devorarlas. Sabe a asfalto, sabe a cielo gris y lluvia del norte de la península y a mucho más a través de su música. Sobre ella que hablen sus protagonistas con la esclarecedora definición que dieron en su día: “Nos limitamos a hacer la música que nos gusta, con HELLOWEEN a la derecha, ACCEPT a la izquierda y LEIZE en el centro”. De hecho, podéis leer mucho más en la biografía que hemos ido publicando últimamente y que podéis leer aquí. Lo cierto es que la música de LEIZE creó escuela y su camino lo siguieron con suerte dispar KALEAN, GRIS PERLA, LANCELOT o incluso los mucho más contemporáneos KLEPSIDRA mismamente, pero desde luego que ninguno consiguió centrar el tiro como LEIZE para gustar tanto a fans del Heavy Metal como a un público más rockero. Y de este triunfo, el disco estandarte es el querido “Devorando las calles” por encima incluso del segundo “Buscando…Mirando” o el “Acosándome”, que cierra la trilogía más clásica y netamente heavy del grupo.

El sonido y la producción que envuelve las canciones en “Devorando las calles” es bueno para la época, muy bueno me atrevería a decir. Sí, hay mucha reverb, y las guitarras no suenan tan contundentes como lo hacen en los discos actuales, pero es el sonido del Heavy Metal español clásico, y esas marcas al final son como esos viejos vaqueros (elásticos, ¡cómo no!), que no son el último modelo de moda en la temporada, y que ya están algo rotos y desgastados, pero al final son los que mejor te sientan… Ese mismo efecto hacen esos dejes en el sonido tan de aquí a “Devorando las calles”: Le van como un guante y ni una regrabación iba a mejorar lo que ya tenemos, sobre todo porque lo importante es el mensaje y lo bien que empasta en las canciones.

LEIZE

El trio calavera desde los comienzos

La primera en la frente con la poderosa “Absurdo”, que va desvelando su energía desde la breve introducción bajo/batería a la entrada de la guitarra con un riff más grande que la vida, marca de la casa de Paxi. Ahí está la magia de LEIZE: la música te hace apretar los puños de rabia a la vez que la letra. El texto es antidroga en este caso y descubre los turbios entresijos alrededor del mundo de los estupefacientes… y el “algo más” que hubo detrás en el País Vasco en aquella época al respecto… Y eso es sólo el principio del viaje, pues a través de los surcos del vinilo pronto aparece el personaje del “Soñador”, cobarde y envidioso. Enseguida toca coger aire para el “Último instante”. Auténtico Heavy con un riff completamente deudor de los de Wolf Hoffman de ACCEPT, como en ese puente: “cuando se encuentra cada cuál, frente a la muerte”. Música cargada de energía arropando a frases que son como la munición que dispara la guitarra de la portada de “Devorando las calles” y que apuntan en este caso contra lo disparatado de las religiones.

Antes de seguir, la portada del primer LP de LEIZE bien merece la pena que nos detengamos a hablar un poco de ella… Sobre la sima (eso es lo que significa LEIZE en euskera) que se abrió en la guitarra de la portada del single negro o “Escalón”, un heavy de la época dispara su guitarra rabiosa en unas calles arrasadas por las llamas.  Gran trabajo de Jesús Echevarría y una de las más icónicas de nuestra música. ¡Claro que sí!, que hay que seguir disparando así desde el Heavy Metal.

Leize primer disco

Devorando las calles en vinilo

Volvamos a la música con uno de los cortes más fuertes. “Supercaña”, así llegaron a calificar LEIZE a su música también, y “La Rueda” o, todavía más, “Muros” son buena muestra de ello. Hay que contextualizar que estamos a finales de los 80 y nuestra música nacional todavía estaba bebiendo de la NWOBHM o abriéndose a las corrientes Hard que venían de EE.UU y Escandinavia, por ello muy pocos grupos metían dobles bombos y verdadera velocidad y contundencia a sus canciones. Aunque MURO tienen el reconocimiento de haber sido la primera banda en popularizar estas corrientes en nuestro país, no hay que perder el norte con esto, y nunca mejor dicho porque CAID DECEIT (cuyo batería Pedro terminaría en LEIZE poco más adelante), EXODO, MERGUS y muchos más nombres ya olvidados estaban ya trabajando en un sonido mucho más contemporáneo y alejado de los cánones del Heavy Rock popularizado por BARÓN ROJO y OBÚS… y liderando todo esto: LEIZE.

De todos modos, y aún siendo unos primeros espadas en cuanto a meter caña, LEIZE es mucho más. Como muestra tenemos “Beso frío”… Es una canción de amor, sí, pero muy alejada de los estereotipos y con una capacidad de evocación y de transmitir a través de música y letras que no tiene nada que envidiar a la del mejor cine. Hay que poner el foco y fijarse en la fuerza de la canción, que aún estando intercalada entre dos de las canciones más fuertes de “Devorando las calles” como son “La Rueda” y “Muros”, al escuchar el disco del tirón no baja para nada la intensidad. Se me olvidaba comentarlo: es mi canción favorita del grupo, por si hiciera falta la aclaración, aunque seguro que ya me habíais calado al respecto.

El tramo final de “Devorando las calles” es el más descarnado y más actual a la vez, además del más duro de oír, pues evidencia cómo tres décadas después las cosas siguen igual o peor: “Vicio y consumo nos comen la mente”, “El asfalto nos sigue comiendo”… y con todo quizá “encontremos un camino a través del infierno de la gran ciudad por nuestra libertad”… O no, en nosotros está, pero lo que queda claro es que 30 años después no debemos nunca dejar de pelear ni de escuchar “Sangre de barrio” y “Devorando las calles”.

Se acaban los surcos y la aguja llega al centro del LP. Doblando la esquina aparecen los “Principes del placer”, la balada más atípica e incómoda a la vez que valiente. Muy rara vez interpretada en directo hasta esta gira aniversario, aborda la prostitución masculina con toda la crudeza y sin paños calientes. Lo fácil es hablar de motos, chicas y las noches en la gran ciudad, que está muy bien… Pero lo difícil es arriesgar como LEIZE y remover conciencias de verdad, y ellos salen victoriosos de nuevo y con este triunfo cierran un LP que tiene un sitio garantizado entre lo mejor de nuestro Heavy Metal de todos los tiempos.

Texto: Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

P.D. – El disco se ha reeditado en vinilo de la mano de Produlam Producciones y se puede comprar, entre otras opciones, en los conciertos de la gira. 

 

 

 

 

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »