Crítica del primer trabajo del súper grupo PHANTOM 5

El tema de los súper grupos es delicado, y no siempre ha salido bien en el mundo del Heavy Metal y el Hard Rock. Afortunadamente el caso de PHANTOM 5 es como el de BLUE MURDER u otras bandas que han facturado grandes discos, y no el de GOGMAGOG, la formación en la que se juntaron Neil Murray (WHITESNAKE), un Clive Burr recién expulsado de IRON MAIDEN, Janick Gers antes de pasar a las filas de la dama, Pete Willis (DEF LEPPARD), y el frontman Paul Di’Anno también rebotado de IRON MAIDEN. O algunos otros…

Su tema titulado “I Will be There” es la prueba de que los nombres por sí solos no garantizan nada, pero cuando los músicos famosos se juntan y dan en el clavo salen cosas como “Phantom 5” . El disco ha sido perpetrado por Claus Lessmann (vocalista ex BONFIRE), Michael Voss (guitarra y también voz según el caso en MAD MAX, MSG, CASANOVA e incluso BONFIRE en algún momento… y reputado productor), Francis Buchholz (ex bajista de SCORPIONS y actualmente con MSG – TEMPLE OF ROCK), Axel Kruse (batería en MAD MAX y JADED HEART) y Robby Boebel (guitarra en FRONTLINE y TALON entre otros).

Los músicos se juntaron inicialmente como SUPREMACY, pero decidieron cambiar a PHANTOM 5 para evitar coincidencias de nombre con un puñado de agrupaciones ya existentes. No entiendo muy bien la jugada. Aunque hayan añadido un 5 al nombre, PHANTOM también es una denominación bastante común, pero bueno… ¿Importa todo esto cuando tienes entre manos el trabajo de Hard Rock o Hard&Heavy del año? La verdad es que no y no creo que haya muchas confusiones con bandas underground ya olvidadas como los PHANTOM americanos que sacaron aquel fantástico “Dead or Alive” en una onda algo más cañera, pero podría haberse trabajado un poco más este aspecto, si bien es de las pocas máculas que se le pueden señalar al disco.

phantom5band2016_638A tenor de los miembros de la banda el sonido apuntaba hacia el Hard & Heavy, ¿verdad? Pues así ha sido. En concreto las mayores similitudes se pueden trazar, obviamente, con BONFIRE y MAD MAX; especialmente por la voz de Lessmann y las composiciones de Michael Voss. Hilando un poco más fino, el timbre de Claus se lleva comparando con el de Klaus Meine de SCORPIONS desde los tiempos de “Don’t Touch the Light”, por lo que las referencias sonoras de la banda están bien claras, aunque en algún corte la cosa tire más a CASANOVA… pero ya habrá tiempo de profundizar en esto más adelante.

El disco lo abre “All the Way” y, como en los mejores tiempos del Hard a finales de los 80, contiene una pegadiza melodía de voz se despliega sobre un riff más duro. Puño de hierro con guante de seda: comercial, pero no moñas, ¡como debe de ser! Ponen la guinda unas buenas melodías de guitarra y algunas teclas discretas, todo en su justa medida. “Blue Dog” sigue la misma buena senda, con los teclados mandando un poco más y un estribillo 100% BONFIRE que bien podría haber salido de “Point blank”, una pasada, vamos.

Muchos lanzamientos contemporáneos de los grandes nombres del Hard tienen un sonido más actual, o carecen de la chispa de los trabajos de antaño, pero “Phantom 5” es una perfecta máquina del tiempo y bien podría ser una joya escondida y rescatada de los 80.  Es el caso de “Someday”, con la cuál me pasa una cosa curiosa: las guitarras, la estructura de los estribillos… todo es tan MAD MAX que se me hace hasta extraño que no la cante Michael Voss. Y es que se trata de una canción como los que solía facturar para su banda. Por cierto, que me quito la careta de crítico y me pongo la de fan para decir que exijo que, tras “Thunder, Storm and Passion” (que yo mismo reseñe hace un tiempo y cuya crítica podéis leer aquí), el material nuevo de MAD MAX tiene que estar como mínimo a la altura de PHANTOM 5”. Seguro que sí…

Phantom-V-1-750x410Guiño o no a BONFIRE, la pista siguiente se titula “Don’t Touch the Night”. Se queda a una sola palabra de titularse como el primer trabajo de la banda, si no tenemos en cuenta cuando se hacían llamar CACUMEN en los primeros tiempos del grupo. Con esta idea en mente al ver que la siguiente canción se titula “Renegade” (Renegado) y teniendo en cuenta que Lessmann ya no está en BONFIRE (por razones que desconocemos) cada uno que decida si se trata de un mensaje, una coincidencia o una broma… Por mi parte me quedo con la segunda y con que ambos son temas de factura exquisita destacando una vez más los magníficos estribillos, y el feeling de “Renegade” en la que la voz de Claus se hace protagonista a tope.

La segunda mitad del disco (y esperemos que cara B del LP, si es que este trabajo se edita finalmente en este formato) no afloja para nada. Da igual que hablemos de “Flying High” con su ligero groove al estilo del que podían meter FIREHOUSE en “Rock you tonight” y canciones similares, o de “Since you’re gone” que  se trata de un claro ejemplo de que se pueden hacer baladas cargadas de fuerza y sin caer en la ñoñería.

Eso sí, si hay un tema que destaca en este último tramo es “They won’t come back”. Es una pena que sea una práctica un poco en desuso el tema de producir un videoclip de primera calidad porque este tema lo merece. Los que no “volverán”, si traducimos el título, son los caídos del Rock and Roll con los que se juega (ndr: a lo “We will remember” de SAXON), y homenajea, a través de combinar sus nombres con los de sus temas emblemáticos o la denominación de sus bandas. Si al oír “Ronnie was a Holy Diver”, “Randy Crashed “(Randy Rhoads de Ozzy Osbourne’s BLIZZARD OF OZZ, claro) no vibras, esto no es lo tuyo. En el resto del texto aparecen Lennon, Jani Lane (WARRANT), Steve Clark (DEF LEPPARD) y muchos más que os animo a descubrir.

“Frontline” en sus textos ofrece una curiosa analogía entre las broncas domésticas y la guerra. Una canción sorprendemente dura también en lo musical, que prueba que el abanico musical de PHANTOM 5 es mayor de lo que podía parecer.  Uno de los temas con más Heavy Metal de todo el CD, y es que “Phantom 5” es una auténtica caja de sorpresas.

Para cerrar el disco un par de temas que retoman la senda principal de Hard & Heavy con un extra de melodía de tal manera que su sonido se aproxima más a CASANOVA. Se titulan “We Both had our time” y “Why” y sirven como perfecto colofón a un trabajo que va directo a mi lista de mejores discos del año 2016. Por si no estáis convencidos del todo, os dejamos para cerrar debajo con el vídeo de “Someday” para corroborarlo…

01. All The Way
02. Blue Dog
03. Someday
04. Don’t Touch The Night
05. Renegade
06. Flying High
07. Since You’re Gone
08. They Won’t Come Back
09. Frontline
10. We Both Had Our Time
11. Why
12. Sing Along (Bonus Track)

Texto: Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »